2 oct. 2014

(Por RNMA) En una de las emisiones de Enredando las Mañanas dialogamos con Félix Díaz, referente de la comunidad La Primavera de la etnia Qom, quien nos relató su viaje a Estados Unidos donde denunció en las Naciones Unidas la situación de algunas comunidades originarias en el país. Además, nos contó qué sucedió y cómo recibió presiones del gobierno para que no denunciara más.


-Enredando las mañanas: ¿Valió la pena hacer tantos kilómetros, ir a un ambiente tan hostil, para denunciar, para alzar la voz?

-Félix Díaz: La verdad que fue una experiencia muy interesante en un lugar muy desconocido para mí por el idioma. Me ha costado mucho poder adaptarme a ese lugar por las diferentes dificultades que uno atraviesa al salir de su país, a buscar siempre la difusión de la problemática indígena en Argentina, y creo que me ha servido mucho para poder conectarme con otros líderes indígenas del país y del mundo para poder compartir las experiencias que cada pueblo vive en diferentes lugares del planeta. Hemos podido intercambiar información, también nos comunicamos con la redactora especial de los pueblos indígenas (Victoria Tauli-Corpuz) que está trabajando, y es quien reemplaza al doctor James Anaya, que estuvo recorriendo Argentina en el año 2011. Ella sacó como una recomendación que para el gobierno argentino es un incumplimiento de los derechos constitucionales de los pueblos indígenas, y la relatora va a estar haciendo un seguimiento del pedido de ese querido relator para poder consultar a la Argentina qué pasó, si se avanzó en algo de lo que se recomendó como representante de la ONU.

-ELM: Cuando escuchabas el relato de compañeros de otros países de situaciones que uno cree muy diferentes, ¿encontraste similitudes con lo que ocurre en Argentina o efectivamente son realidades muy distintas?

-FD: Hay muchas similitudes en lo que pasa en el interior de las comunidades indígenas. Eso creo que es como una unificación de criterios de que la única manera de poder seguir resistiendo es la unidad de todos los pueblos indígenas que sufrimos esta carencia de recursos, de integración, también del aislamiento que nos quieren hacer. La mayoría de los líderes viven en el territorio, están resistiendo la irrupción de las empresas multinacionales por la extracción de los recursos naturales, también la exclusión de las comunidades indígenas por el tema de la siembra de soja, maderera, minera, petrolera, un montón de temas similares a lo que está pasando en Argentina.

-ELM: ¿Qué reacciones notabas mientras contabas lo que sucede aquí?

-FD: La verdad que a nadie le sorprende esta información que uno da, todos pasamos lo mismo, así que no hay ninguna sorpresa para nosotros en escuchar los testimonios de otros pueblos que viven en Canadá, en Australia, en México, Ecuador, Colombia. Hay una aceptación de todo lo que está pasando que es similar a lo que pasa en Argentina.

-ELM: En los diferentes países de Latinoamérica, ¿encontrás una unidad común en cuanto a la persecución de los pueblos originarios? Uno quizás imagina que las cosas que ocurren en Argentina no suceden en países con mayor presencia de la población indígena, como Ecuador o Bolivia.

-FD: La verdad que para nosotros los gobiernos parecerían ser como los grandes enemigos de los pueblos indígenas, porque son los que administran los recursos naturales y son los que contratan las empresas multinacionales. Entonces la mayoría de los pueblos indígenas ve como una gran preocupación la falta de voluntad política por parte de los gobiernos de diferentes países de no garantizar la cuestión jurídica en cuanto al territorio que habitan los indígenas en diferentes partes del país y el mundo.

-ELM: Mientras estuviste en Nueva York, buscamos si algún medio tradicional reflejaba tu presencia allá, porque obviamente había una cobertura destacada en todos los diarios de la presencia de la delegación oficial de la Argentina encabezada por la presidenta. La verdad que no encontramos ninguna mención, salvo lógicamente en los medios alternativos. A tu regreso, ¿se ocuparon del tema, te llamó alguien de algún medio tradicional para saber cómo te había ido?

-FD: No, en ningún momento se han comunicado conmigo. Sí me encontré allá con el vicecanciller que estaba preocupado por la imagen del país. Me pidió que no siga denunciando porque Argentina es uno de los países que le da más importancia y participación a los pueblos indígenas. Y en nombre de los pueblos indígenas fue en representación el presidente del INAI, el señor Daniel Ricardo Fernández. Es el representante indígena, pero él no es indígena, pero fue en nombre de los pueblos indígenas. Eso es lo que a nosotros nos preocupa, que el Estado se quiere hacer cargo del liderazgo indígena destinando a su hombre de confianza para poder manipular la lucha de los pueblos indígenas, entonces Fernández dijo que Argentina es el mejor país donde incluye y devuelve las tierras a los pueblos indígenas, mediante la aplicación de la ley 26.160, cosa que no es así. Esa ley es una ley parche, que no es la solución de los problemas, de los conflictos de nuestros territorios, pero no es que nos devuelven las tierras. Entonces para nosotros como pueblos indígenas es preocupante que el Estado argentino no quiera reconocer la falencia que tiene con los pueblos indígenas. Lo ideal sería que el Estado argentino haga un gesto político y tener políticas para resolver estos problemas que nos afectan, porque estos conflictos territoriales generan pobreza, discriminación, aislamiento, y lo que el Estado quiere siempre es que los pueblos indígenas abandonen sus territorios para poder dárselos a otras personas que el Estado tiene que explotan las tierras sin preservar el ambiente.

-ELM: ¿Cómo fue el cruce con el vicecanciller Eduardo Zuaín, y cómo es que te pidió que dejaras de denunciar?

-FD: El gobierno nacional en vez de preocuparse por la problemática indígena, le preocupa más la imagen como nación, ya que es uno de los referentes a nivel mundial de defensa de los derechos humanos, con la justicia que se está haciendo con los represores, con los familiares que han sido encontrados, creo que nadie le puede negar eso a la Argentina, pero los pueblos indígenas no tenemos esa justicia que anhelamos de ser parte de los derechos humanos. Nosotros como pueblo indígena de la comunidad qom tenemos una cautelar que nos otorgó la Comisión Interamericana, que es una mínima parte de lo que puede cubrir las necesidades de la gente de la comunidad para que estén protegidos sus derechos humanos, para poder vivir tranquilamente, pero no es una solución. Tenemos la medida cautelar por una cuestión de seguridad, pero el tema del gobierno entra por el tema salud, y ahí nos matan a través de los abandonos, nos matan con el no acceso a ningún programa social, el tema del agua, salud, educación, porque dicen que mientras esté vigente la medida cautelar no se le puede dar a los pueblos indígenas un programa social porque para ellos debe ser como una forma de mostrar que nosotros estamos como desconfiando del Estado argentino y por eso el Estado argentino no se quiere hacer cargo de los problemas que nosotros tenemos todavía.

ESCUCHAR O DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario