18 oct. 2014

Con Luciano y sin justicia, tampoco
(Por La Retaguardia) Lo afirmó Pablo Pimentel, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos-La Matanza, en el marco de la transmisión especial de Radio La Retaguardia para la Red Nacional de Medios Alternativos, tras la conferencia de prensa realizada por los Familiares y Amigos de Luciano y el CELS, en la que se informó la aparición del cuerpo del joven, que estaba desaparecido desde el 31 de enero de 2009, enterrado como NN en el Cementerio de la Chacarita.

Aún sorprendido por la información, Pablo Pimentel detalló cómo se enteró de la aparición del cuerpo de Luciano: “nosotros estábamos en una reunión con el juez (Ariel) Lijo por el caso de la Masacre del Puente Pueyrredón, para reabrir la causa de los autores políticos de ese desastre y me llaman diciéndome que por favor me dirija urgente al domicilio de Vanesa. Cuando llegué me informa Vanesa que Luciano había aparecido muerto y de esta manera. La verdad que estoy sorprendidísimo y creo que esto nos tiene que apelar a toda la ciudadanía a cuestionar seriamente a las instituciones que tienen que velar por nosotros, por la seguridad. Acá realmente se ha cometido prima facie una discriminación total, porque seguramente si hubiera sido un joven de otro sector social a los días se hubiera sabido. Acá era un joven de un barrio humilde, pobre, que encima había sido asediado por la policía; a su familia se le negó totalmente la información. Vanesa (Orieta) y Mónica (Alegre, hermana y mamá de Luciano) fueron al (Hospital) Santojanni donde hoy se dice que Luciano murió el 1 de febrero a las 8 de la mañana. Ellas el 2, 3 de febrero fueron al Santojanni varias veces y les dijeron que nunca había pasado por allí una persona con esas características. Realmente esto habla del gesto discriminatorio hacia los jóvenes más pobres de nuestro país”.

Las partes faltantes del rompecabezas

Aún queda mucho por saber respecto a lo sucedido con Luciano Arruga, vacíos que con el correr de los días y la investigación se irán llenando. Sin embargo, hay datos que están confirmados, como la presencia del joven en el ahora ex Destacamento de Lomas del Mirador, en un patrullero de esa dependencia y en Monte Dorrego, un descampado cercano: “eso no se puede poner en duda. A partir de ahí hay que empezar a investigar qué han hecho esos policías con Luciano que terminó en la vía rápida de la General Paz a las 3:20 de la mañana atropellado por un vehículo. Después de los casos de (Sergio Daniel ) Díaz y Gabriel Blanco, dos casos paradigmáticos en La Matanza, decimos que han mejorado diabólicamente los mecanismos para que no queden pruebas cuando hay una práctica policial que tiene que ver con la tortura, la muerte, la desaparición, y eso realmente raya con un poder de imaginación macabra si realmente se encuentra como responsables a los policías que estaban esa noche en el Destacamento de Lomas del Mirador, además de que quedó comprobado por los rastros de los perros que Luciano estuvo adentro de ese patrullero. Hay que explicar cómo apareció Luciano ahí, y la familia no va a cejar en investigar a partir de ahí”.
Una de las versiones o interpretaciones que comenzó a circular apenas conocida la noticia es que Luciano murió porque fue atropellado, lo que cerraría el caso, tal como demuestra, por ejemplo, la tapa del diario Clarín de su edición del sábado 18 de octubre. Es necesario entonces desmontar esa construcción. Luciano Arruga vivía a pocas cuadras de General Paz y Emilio Castro y sabía perfectamente de la peligrosidad de cruzar por allí: “además ahí hay un puente por debajo en Emilio Castro, todo el mundo pasa por debajo –explicó Pimentel–, a nadie se le va a ocurrir nunca subir por un lugar en el que tampoco hay una escalera. Eso creo que va a ser responsabilidad de la prensa que quede bien claro que a partir de este hecho, que ahora nos enteramos que fue así, habrá que rearmar todos los canales de investigación para que digan cómo llegó Luciano a esa vía rápida de la General Paz a las tres y media de la mañana”.

Los próximos pasos

En cuanto a cómo serán los próximos días, Pimentel afirmó: “ahora viene el momento de recogerse, de juntarse, de llorar, después de tanto tiempo de incertidumbre, pero ya la familia tiene muy en claro que arranca una nueva investigación, una nueva etapa (…). Por lo que dice la causa (Luciano) fue operado, y a las ocho de la mañana según el parte del Santojanni muere. Lo que vamos a pedir es que se exhume el cuerpo para hacer el cotejo genético y vamos a pedir que antes de la despedida que la familia quiere hacer, se haga una autopsia, porque si hay algo que hemos aprendido durante tantos años es que los cuerpos hablan, por más que hayan pasado muchos años, los cuerpos que aparecen hablan, entonces esa re-autopsia que se haga tiene que justamente ser esclarecedora y ayudar a que Luciano a través de su cuerpo pueda contarnos qué hicieron con él”.

Desidia es poco

Lo poco que se sabe de lo sucedido con Luciano demuestra el claro intento de ocultamiento de su cuerpo, ya que si se hubiera investigado como corresponde en algún momento de todos estos años se tendrían que haber cotejado sus huellas con todos los NN de los cementerios cercanos. Al respecto, Pimentel agregó: “es un caso que creo que estuvo muchas veces en la palestra de todos los medios, con marchas, concentraciones, conferencias de prensa, muchos medios nacionales se hicieron eco, ¿cómo este juzgado no va a percatarse de una cosa así, un hospital público?... realmente es inexplicable, yo creo que la palabra desidia es muy liviana, me parece que acá hay una desidia pero también inducida y lo que hay que dilucidar justamente es quién induce esa desidia como para que quede como un caso más de NN. El de Luciano fue un caso muy discutido y muy hablado, así que ahora viene esa etapa, la semana que viene arrancaremos con todo esto, a investigar esta nueva etapa de la causa”.

Arruga-Blumberg, dos jóvenes, dos Estados

Respecto al modo en que se trató este caso, no solo a nivel mediático sino sobre todo social, en comparación con otros hechos cuyas víctimas provenían de otros sectores sociales, como por ejemplo Axel Blumberg, Pimentel señaló: “el dolor de la familia Blumberg, como el de la familia Arruga, es el mismo, la misma intensidad, el tema es que hay una sociedad que tiene que cambiar y ver con los mismos ojos a todo el mundo por igual, y es lo que como sociedad nos tenemos que cuestionar, porque quienes están en el Estado no dejan de ser un emergente de esta sociedad que de alguna manera avala estas diferencias que se hacen con los sectores sociales. Y es el trabajo fuerte que se tienen que dar todas las organizaciones donde hay intensiones de cambiar un Estado de injusticia, de exclusión, por un Estado de inclusión total, igualitario y que nunca más pueda padecer una familia este grado de incertidumbre, porque si se hubiera obrado con la intensidad que se obró por el caso Blumberg hoy la familia estaría de otra manera. Esta es la realidad”.

Finalmente, Pablo Pimentel expresó su deseo de que el caso de Luciano Arruga se mantenga en los medios con la misma atención y presencia que en la conferencia de prensa realizada este viernes. Algo que es habitual en los medios comunitarios, alternativos y populares pero no en los tradicionales: “esperemos que esta atención de todos los medios se mantenga hasta que se sepa realmente la verdad de lo que ha pasado con Luciano”. De más está decir que nuestros medios seguirán al lado de los Familiares y Amigos de Luciano Arruga como desde el primer día, hasta que se sepa la verdad de lo que pasó con el joven y los responsables materiales y políticos de lo sucedido sean juzgados. Queda un largo camino por delante.

0 comentarios:

Publicar un comentario