7 dic. 2014

La campaña lanzada para reclamar por
Solano. En este caso Nilda Eloy.
(Por La Retaguardia) Lo confirmó el abogado Sergio Heredia. La familia del joven salteño desaparecido hace tres años en Río Negro había puesto como plazo para que el juez Julio Martínez Vivot tomara esta determinación el jueves 4 de diciembre, en caso contrario iniciarían una huelga de hambre, la cuarta desde que están acampando frente al juzgado. La Retaguardia dialogó también con Romina, la prima de Solano. Hace quince días, un testigo declaró bajo identidad reservada que el cuerpo de Solano estaría enterrado en alguna parte de un campo ubicado a 25 kilómetros de Choele Choel.


“Hace dos semanas se presentó a declarar ante el juzgado Nº 30 que lleva la causa por la desaparición forzada y homicidio de mi primo, un testigo que indica dónde podría estar el cuerpo de Daniel y a esta altura a dos semanas que han pasado el juez no ha tomado la medida correspondiente con respecto a esto. El martes 2 de diciembre el abogado Sergio Heredia fue a pedir al juez poder hablar y que nosotros también entremos con él a ver qué va a hacer, pero el juez le respondió que solamente tenía unos minutos y solo lo iba a recibir a él. Heredia pudo ingresar y hablar con el juez, pero cuando le pregunta si iba a tomar la medida correspondiente para poder ingresar al campo y para poder encontrar los restos de Daniel, la respuesta fue que lo iba a pensar y la verdad que para nosotros esto es como una burla. Hace tres años que estamos acá, acampando frente al juzgado, tres años de que nuestro abogado la vive peleando y luchando junto a nosotros, acompañándonos, para que este juez diga esto de que iba a pensarlo y hasta el momento no se han tomado las medidas correspondientes para poder ingresar a este campo y poder dar con el cuerpo de Daniel. Esta persona asegura que ahí está Daniel”, decía Romina Solano, la prima de Daniel, en diálogo con La Retaguardia, antes de que el juez aceptara el pedido de los familiares.

Google responde más que el juez

Tras la declaración del testigo, los abogados querellantes esperaron una semana para ver qué medida tomaba el juez, pero como no recibieron respuesta presentaron un escrito con fotos de Google Earth, fotos de la ruta donde está el campo, de la casa de campo; es decir, de los lugares donde se debe ir a peritar.
El temor ante el correr de los días sin resoluciones era que quienes enterraron a Daniel en aquel campo modificaran de alguna manera el lugar para evitar que los restos sean encontrados, en caso de que efectivamente estuvieran allí. “El temor es que lo saquen de ahí y que en el momento en que nosotros queramos ir a buscarlo o en el momento en que se le dé la gana a este juez de ir a buscar ya no encontremos los restos de Daniel”, explicaba Romina.
Por este motivo, los familiares de Solano le habían puesto un plazo al juez de la causa. Si para el jueves 5 no confirmaba el inicio de los rastrillajes, se iniciaría una nueva huelga de hambre, la cuarta desde que se lleva adelante el acampe frente al juzgado.
Este viernes, La Retaguardia pudo confirmar con el abogado Sergio Heredia que el magistrado había ordenado comenzar con los trabajos para verificar si el cuerpo del joven salteño se encuentra enterrado en el campo señalado por el testigo.
Cabe recordar que Daniel Solano, miembro de la comunidad guaraní Misión Cherenta de Salta, había viajado hasta la zona de Valle Medio de Río Negro para trabajar en la cosecha de manzanas, a través de la empresa tercerizadora Agro Cosecha SRL, en el establecimiento de la multinacional Expofrut, ubicado en la localidad de Lamarque. Pocas semanas después, el 5 de noviembre de 2011 fue visto por última vez con vida mientras era sacado por policías del boliche Macuba en Choele Choel.
“A lo largo de todo este tiempo hemos tenido más de 20 o 30 rastrillajes o lugares donde ir a buscar. La mayoría de los casos, al principio, fueron realizados por los mismos que habían ordenado la desaparición y la muerte de Solano. Así que siempre hay que tener una cuota de escepticismo en cuanto a los lugares donde uno va a buscar”, afirmó Leandro Aparicio, el otro abogado de la familia Solano, en diálogo con Desde Afuera, el programa de los Familiares y Amigos de Luciano Arruga, que se emite por Radio Zona Libre y Radio La Retaguardia.

Lejos de casa

Futbolista del Club Pomona
de Río Negro, donde jugó Solano,
se sumaron a la campaña.
Romina Solano está en Choele Choel desde hace tres años, como muchos integrantes de su familia se encuentra acampando frente al juzgado. Hoy su objetivo es volver a Salta con el cuerpo de Daniel.
Al ser consultada sobre sus sensaciones, responde rápidamente: “mucha impotencia”. “Uno está lejos de la casa, de nuestra familia, si bien es cierto que acá somos cuatro los que estamos, pero ya es luchar y cada día por encontrar a Daniel, si bien es cierto que ya no lo vamos a encontrar con vida porque hay pruebas contundentes de que a él lo asesinaron, lo desaparecieron, sin temblarles las manos a estas personas que cometieron el hecho, pero de alguna manera con lo que testificó esta persona nos da una esperanza de poder encontrarlo y llevarlo a casa, el lugar de donde nunca debió salir; llevarlo ahí y tener una tumba donde poder saber que por lo menos él está, tener un lugar para ir a encender una vela, es muy duro todo esto que hemos pasado y estamos pasando todavía, es una lucha constante que la vivimos peleamos junto con el doctor Heredia. Más el doctor Heredia porque él se tiene que enfrentar al juez todos los días, ver si nos recibe o no, es una lucha constante”, expresó Romina a La Retaguardia.
La joven contó que Gualdalberto, el papá de Daniel, volvió hace pocos días a Salta para estar con su mamá y su papá y retomar fuerzas: “no se estaba sintiendo bien, justamente antes del 5 de noviembre cuando se cumplieron los tres años de lo que pasó con Daniel hemos decidido junto con un psicólogo que lo ve a él de que vaya para Tartagal a retomar fuerzas y volver después. Pero él desde allá sigue la lucha”.
Ante la pregunta de si alguna vez se imaginó que estas cosas como las que le sucedieron a su primo podían ocurrir, Romina fue contundente: “la verdad que no, uno no se imaginaba nunca pasar por esta situación que nos toca vivir el día de hoy, una realidad triste y dolorosa para nosotros, es difícil”.

Atentados

La familia de Daniel Solano vive en un acampe instalado frente al juzgado de Choele Choel, pero cuenta con una piecita en la Iglesia del pueblo, donde a su vez vive y trabaja el abogado Sergio Heredia. “Estamos todo el día en el acampe y nos venimos a bañar en la parroquia, pero constantemente estamos viviendo, comiendo y durmiendo en el acampe”, explicó Romina.
La Iglesia y su sacerdote, el Padre Cristian, son y han sido muy importantes para la lucha de esta familia. Esta situación no pasa desapercibida para ninguna persona del pueblo, sobre todo para los que están detrás de la desaparición de Daniel Solano, ya que el viernes 28 de noviembre, el Padre Cristián sufrió un atentado. Así lo denunció el abogado querellante, Sergio Hereda: “primero le aflojaron el aire de las cubiertas y le aflojaron de la rueda derecha de adelante los tornillos, y al otro día luego de que revisara eso, salió para Viedma pero se le levantó la capot en plena ruta, le rompió el parabrisas, el techo. No le pasó nada a él gracias a Dios, entonces nosotros le comunicamos esto al juez, pero me dijo que era un hecho aislado. Voy a presentar un escrito porque en el expediente no está plasmada la importancia de la iglesia en lo que se refiere a nosotros, es un soporte muy importante. En este momento yo vivo con gendarmes, ellos me custodian a mí desde hace un año pero están en la iglesia, en estos momentos están arreglando las cloacas, siempre tratamos de hacer trabajo comunitario nosotros, la misma gendarmería colabora, hemos pintado la iglesia. Yo trabajo en un salón muy grande, que es donde vivo también, que es donde está toda la causa Solano, están los expedientes, están nuestras grabaciones, filmaciones, todo lo que nosotros hacemos se lo transmitimos a la iglesia y yo guardo las filmaciones donde nadie sabe”.

Provocaciones

Sergio Heredia adelantó que para este lunes 8 de diciembre, la policía de Choele Choel tiene previsto realizar una gran movilización. Efectivos y retirados, sin uniforme y sin armas exigirán la liberación de los siete detenidos por el caso Solano: “Qué casualidad que justo nosotros damos a conocer esta noticia (del testimonio del testigo de identidad reservada), y viene toda una movida de la policía. Ya les fue rechazada la prisión domiciliaria a todos por el juez, uno solo apeló. Los señores (policías) están en tres comisarías de pueblitos cercanos. Nosotros hemos estado en Chimpay (uno de esos pueblos) y la gente nos ha comentado que por la noche los sacan a pasear por el pueblo, no es que están detenidos en un establecimiento penal, están en comisarías donde están los casinos de oficiales, que van sus familias, y eso fue también por presión de la policía. Para lograr el traslado desde las penitenciarías los señores con sus familias tomaron un penal y así se les concedió el traslado a comisarías cercanas. Otra de las vergüenzas que pasan en este proceso”, denunció el abogado en diálogo con La Retaguardia.

Absoluta soledad

“El caso de Daniel Solano lleva ya más de tres años, hay siete policías detenidos, hay una jueza, un fiscal denunciados, junto a más de 40 policías, hay 26 causas relacionadas con este caso, por trata de personas con fines de explotación laboral, sexual, hay denuncias concretas de narcotráfico”, enumeró Leandro Aparicio y continuó: “nosotros ya sabemos que Daniel Solano fue asesinado, sabemos que lo mató la policía, sabemos que después de eso hubo un encubrimiento para que nunca se sepa qué pasó con él y sabemos dónde pueden estar los restos, Acá hay un encubrimiento por parte de la justicia provincial, del gobierno provincial, del gobierno nacional, de la justicia federal, todos se juntan para ver cómo se pueden hacer los boludos con esto. Pedimos que nos ayuden a poner este caso en el orden nacional, es una cuestión que involucra no solamente la muerte, la trata y desaparición de Solano, sino de miles y miles de trabajadores”.
En diálogo con los Familiares y Amigos de Luciano Arruga, Aparicio explicó que todos los delitos involucrados en el caso Solano no podrían cometerse sin la colaboración - ya sea por acción u omisión - del Estado: “el Estado no quiere que todo esto se sepa, entonces la pequeña ayuda que yo quiero pedir es que se saquen una foto con un cartel con un texto que diga ‘yo quiero saber dónde están los restos de Daniel Solano para llevárselo a su padre, ¿y usted?’, porque creemos que el Estado ni siquiera quiere buscar los restos del cuerpo. Acá tiene que intervenir Gendarmería, no porque nos guste Gendarmería sino porque está implicada toda la fuerza policial y no puede participar ninguna policía de la provincia”.
Al ser consultado sobre si algún alto funcionario se había acercado a interiorizarse sobre la causa Solano, Aparicio relató: “vino (el titular del bloque del Frente para la Victoria de la Cámara de Senadores, Miguel Ángel) Pichetto, vino (el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín) Fresneda, vino uno que era roble, no sé, un súper policía que había resuelto no sé qué caso, pero resulta que después se enamoró de una testigo de identidad reservada, lo echaron a la miércoles, nunca más llamó ese, nunca contestó Fresneda los oficios, prometieron ayuda del gobierno nacional, pero vinieron para la foto nada más, hasta perdieron el oficio que les mandó el juez de acá. Después nunca más vino nadie, estamos en la más absoluta soledad”.

Detrás de la causa Solano

Desde que Sergio Heredia, abogado de Tartagal, comenzó a hacerse cargo de la causa por la desaparición de Daniel Solano, ya no volvió a su provincia. Se instaló en la iglesia del pueblo, donde comienza a tender a las 7 de la mañana, y así continúa hasta las 22 o 23 horas. Recibe a gente del pueblo que requiere su asesoramiento, a la que no se le cobra la consulta. Así no solo ha podido recolectar información sobre el caso Solano, sino también construir el entramado de denuncias y violaciones a los derechos humanos en la provincia de Río Negro, la explotación laboral y sexual, como así también el narcotráfico, todo delitos que tienen a los mismos involucrados.
“El otro día yo he subido un video sobre una niña-madre, a partir de que una señora me cuenta que cuando ella tenía 15, 16 años tuvo dos partos en el hospital de Choele y le sacaron a los chicos. Ahora estoy atendiendo a una mamá cuyo hijo de 17 años murió de sobredosis en la casa del secretario de UATRE (Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) en Chimpay, y la policía le había puesto suicidio de carátula al expediente. La mamá fue a la policía de Chimpay a decir que su hijo estaba consumiendo cocaína hace un mes con ese tipo en la casa y la policía no quiso ir. El Padre Cristian encabezó las marchas en Chimpay por este tema de la droga, entonces nosotros estamos atendiendo a mucha gente que nunca fue escuchada. El secretario de UATRE de Chimpay se llama Herrera, su hija era secretaria de Agrocosecha en Chimpay, de los patrones de Solano. Cuando desaparece Solano, esta Gabriela Herrera pasa a ser policía. En Chimpay están todos los policías involucrados en el caso Solano. Este Herrera también era empleado de Agrocosecha. El secretario general de UATRE tenía tres hijos trabajando en Agrocosecha donde trabajaba Solano, entonces cómo va a controlar el de UATRE. Es todo una trama. Gabriela Herrera era secretaria de la doctora (Natalia) Constanzo cuando la doctora Constanzo trabajaba para Agrocosecha en Chimpay. La doctora Constanzo es la abogada de la delegación de trabajo de Lamarque y era la socia de los dueños de Agrocosecha y era la amante de Adrián Lapenta, ya está probado en el expediente que ella junto a Lapenta y una secretaria de Agrocosecha hicieron desaparecer los legajos de Solano. La pregunta del millón, ¿por qué no está presa la doctora Constanzo? Están allanando los hoteles de la presidenta y nosotros no podemos allanar Agrocosecha, ni detener a estos tipos, de quienes hemos probado ante el juez que son traficantes de cocaína”, detalló Heredia en diálogo con La Retaguardia.
“El otro día vino un senador de Salta a visitarme –continuó el relato el abogado–, y justo había un conflicto de 20 obreros que nosotros defendimos de Orán. Los obreros le decían al senador ‘es cierto lo que dice el doctor, nos traen cocaína a los campos’, es decir, les dan cocaína para acelerar el trabajo, todo eso se lo dijeron al senador de Salta y al intendente de Lamarque, está todo filmado, estos videos se exhibieron en Salta. Al juez le explicaron que la cocaína la traen en colectivos lleno de limones y café. Todo está en la causa, pero la pregunta es por qué nadie hace nada. Nosotros siempre dijimos que Solano pudo haber visto algo vinculado a la droga. Yo antes creía que únicamente era estafa laboral, ahora llego a otra conclusión. Además, la persona que discute con Solano, supuestamente, en el boliche se llamaba Leonardo Fariña que es de Hipólito Yrigoyen, cerca de Orán, Salta. En el expediente, un testigo dijo al juez que el señor Fariña es el que distribuía cocaína en Lamarque y era el socio con el jefe puntero de Agrocosecha distribuyendo cocaína, qué casualidad que justo ese es el chico que discute con Solano. Ese Fariña es un engranaje del plan para sacarlo a Solano, ejecutado por la policía, ¿por qué no lo detenemos a Fariña? Son preguntas sin respuesta”.

"Acá hay narcoprovincias"

El otro abogado de la causa, Leandro Aparicio, también se refirió al narcotráfico, como un elemento preponderante en lo sucedido con Daniel Solano: “todo esto que pasa no puede ser posible sin la participación del Estado, no empieza de un día para el otro. Acá hay narcoprovincias, en Buenos Aires, Gran Buenos Aires está más repartido, hay muchos kioscos donde todos muerden un poco. Acá (en Río Negro) está más organizado. Es un gran cartel, va todo junto, el lavado de plata, la fruta y la frula. Ellos la traen (a la droga) desde Bolivia, la bajan en Tucumán, Córdoba, Río Negro y de ahí la mandan a Europa. Expofrut tiene dos puertos, en San Antonio Oeste y en Villa Regina. Al único que han agarrado es al camionero que llevaba el camión con las manzanas y la cocaína. No está detenido el fiscal que está acusado en Allen, ni ninguno otro. Para llegar a un narcoestado hay narcoprovincias, Jujuy, Salta, Córdoba, Santa Fe, Río Negro, ni hablar de Comodoro Rivadavia. Yo creo que esto también sirve para replantearnos algunos aspectos de la injerencia que tiene y va a tener el narco como la ha tenido en Colombia y México”.
Tanto para Heredia como para Aparicio el caso de Daniel Solano es emblemático de lo que está pasando actualmente en Argentina: “no es el caso únicamente de Daniel, acá hay trata de personas con fines laborales, sexuales, narcotráfico, policías, agentes de las multinacionales, el Estado en todas sus esferas, judicial, policía, Secretaría del Trabajo, cooperando con lo que es la trata y el narcotráfico. Este es un huevo de la serpiente”, aseveró Aparicio en diálogo con Desde Afuera.

Tras la decisión del juez de iniciar los trabajos de rastrillaje en el campo señalado por un testigo de identidad reservada como el lugar donde habría sido enterrado Daniel Solano, se abre una nueva esperanza de que pronto su familia podrá volver a Salta con el cuerpo de su ser querido. De todos modos, la tarea de los abogados continuará ya que a partir de este caso emblemático se han hecho visibles gran cantidad de delitos cometidos por policías, empresarios, funcionarios, todos vinculados principalmente al poder provincial.

0 comentarios:

Publicar un comentario