25 ene. 2015

La sede central de Syriza, la fuerza de
izquierda que hoy puede llegar al poder
(Por Luis Angió*, desde Grecia, para La Retaguardia) Acompañado por una gran cantidad de jóvenes y estudiantes, y sectores del trabajo ocupados y desocupados, el partido de izquierda SYRIZA, encabezado por Alexis Tsipras, logra –según las últimas encuestas– entre un 5% y un 10% de ventaja sobre las otras fuerzas para las elecciones que se realizan hoy. Las críticas recibidas por el Partido Comunista y el gobierno griego actual, además del rol de Alemania, en este análisis realizado desde la propia Grecia a pocas horas de que comiencen las elecciones generales.
Muchos jóvenes y estudiantes ven a Syriza como la única alternativa a la crisis que ha sufrido –y sufre– Grecia, al igual que otros países de Europa, fundamentalmente del sur, a partir de las políticas implementadas desde la Troika (FMI, Banco Común Europeo, y Comisión Europea), y que han arrastrado a millones de griegos a la desocupación y a la miseria.
En los días que llevo en este país pude conversar con algunos jóvenes y trabajadores y es evidente que se han cansado de lo viejo conocido. SYRIZA representa lo nuevo, la experiencia, y quizás sea una esperanza también para otros países europeos.
Como partido, se conformó hace poco más de un año. Es un movimiento que viene de once grupos y partidos distintos que van desde la izquierda quizás más ortodoxa, trotskista, hasta los socialdemócratas y los independientes de izquierda. El único que está afuera es el Partido Comunista Griego.
Por lo que me han comentado, de diez palabras que emite el PC, nueve son en contra de Syriza. Podría decirse que quieren correrlos por izquierda, al señalar que SYRIZA no tiene un programa tan radical y los acusan de reformistas. Como dato importante, debo decir que el PC tiene una considerable fuerza entre el estudiantado, según me han manifestado los propios estudiantes adherentes y militantes de SYRIZA.
Lo cierto es que si leemos algunas de las propuestas de este novel partido, no sé si podemos decir que plantean explícitamente la revolución social, pero considero que para lo que hoy es Europa y los planes de Alemania, Francia, y para lo que es la Troika, resulta obvio que su plataforma significa un paso muy importante.
El actual gobierno griego, liderado por el saliente primer ministro Antonis Samaras, también ha salido a atacar fuertemente a Syriza. En este caso, sus discursos giran en torno al miedo y al terror, es decir a lo que nos tienen acostumbrados los partidos de derecha, los que son hegemonía en Europa y que tienen sus aliados lamentablemente también en nuestros países de América Latina. Prueba de esto es una nota que hace poco leí en el diario argentino La Nación y cuyo título decía: “la ultra izquierda a punto de tomar el poder en Grecia”.
De todas formas, estos ataques tampoco son nuevos. He podido estar en otra oportunidad en Grecia, para octubre de 2013, cuando SYRIZA empezaba a tener una preeminencia de sus diputados en el Parlamento, y el discurso por entonces era el mismo que el de hoy.
En los últimos días, algunos comentarios e informaciones indican que ahora Alemania está intentando –o pretendiendo– liberalizar un poco la economía griega; a través del Banco Común Europeo envía ayuda económica, promete dar préstamos, como dando a entender que no son “tan terribles” como se los quiere hacer ver.
Está claro que recién si SYRIZA llega a ser gobierno en Grecia se podrá dar cuenta del poder real que tendrá, junto a sus votantes, para efectivamente llevar adelante los planes alternativos a la actual hegemonía europea. Para decirle a Alemania y a Francia, entre otros países “hasta acá podemos llegar, pero a partir de ahora vamos a ser nosotros los que vamos a decidir”.
Quedan ya pocas horas para que el nuevo escenario político en Grecia –y el resto de Europa– comience a definirse.

*Conduce el programa Otras Voces Otras Propuestas, que se emite los martes a las 20 por Radio La Retaguardia.

1 comentarios:

  1. La noticia ya es vieja, tiene un día de atraso, pero anuncia algo que puede contribuir a cambiar rumbos a gran escala. No la recomiendo para esos militantes de su propio ombligo que dicen que izquierda y derecha no existen, o peor, que son lo mismo. Que machacan con que todo consiste en vender pancitos hechos "en el barrio" y cualquier otra forma testimonial de hacer como que se lucha, pero no. Que en el fondo descreen que algo se pueda cambiar, pero lo disimulan cargando el cambio a "las nuevas generaciones", que mágicamente harán lo que ellos no quieren ni intentar.

    ResponderEliminar