15 ene. 2015

Modesto Guerrero y su análisis acerca
de las matanzas en Francia.
(Por La Retaguardia) Lo dijo el periodista y escritor venezolano-argentino consultado por Luis Angió en su programa radial Otras Voces Otras Propuestas que se emite por Radio La Retaguardia. Guerrero también fue crítico con algunos análisis realizados desde la izquierda "que no entienden que el repudiar el asesinato no nos involucra con las clases dominantes a las que pertenecen las víctimas". En su análisis, Guerrero aventura para Europa una polarización entre ultraderecha e izquierda.

"Este es un capítulo más sangriento, espantoso, atroz, de una lucha, de un enfrentamiento múltiple, diverso, complejo, que comenzó a inicios de los '80 cuando el terrorismo islámico aparece en Europa como una de las expresiones de la lucha palestina y en aquel momento también de la lucha libanesa, de los comandos libaneses. Desde entonces y este acto hay una continuidad y discontinuidad. La continuidad en este caso no es la lucha de un pueblo, sino el ataque permanente de todos los imperios a través de todas formas, militares y propagandísticos, de eliminar o ganarle el terreno ideológico a una de las culturas más fuertes del mundo. La discontinuidad está en que el grupo que ataca a los periodistas de Charlie Hebdo, y como otros grupos, por ejemplo ISIS, ya no son la representación de la lucha palestina, y de la árabe en general; ya son lo opuesto: son la degeneración, la expresión del descarnado sufrimiento de ese pueblo expresado de la manera más grotesca. Es la negación de lo que al principio comenzó como una técnica terrorista en aquellos casos en la lucha de un pueblo que lleva setenta años resistiendo.
Este grupo es francés, no son culturalmente árabes, musulmanes, ni de ISIS, el islamismo más radical. Son un producto de la sociedad francesa sin crítica, mezclada, que no ha podido evitar que la importación de mano de obra barata para explotarla inmisericordemente (sic) en Francia, como en otros lugares de Europa, produzca de su seno expresiones de este tipo de terrorismo, que, por supuesto, solo le sirven al presidente francés, que ataca a Siria y a otros países, y al imperialismo mundial que se reunió en esa marcha que hicieron encabezando y capitalizando el dolor de la gente y el rechazo al islamismo radical". Con este análisis, Modesto Guerrero se metió de lleno en el análisis acerca de la matanza en la redacción del semanario satírico que continuó en el supermercado de productos Kosher.

—Otras voces, otras propuestas: Podemos decir que en estos países imperialistas, Estados Unidos, Francia, Alemania, se ve el grado de hipocresía porque los explotan (a los árabes) en sus propios países solamente por ser descendientes, hasta de tercera generación. Pero por otro lado, con esta marcha quieren parecer los adalides de la libertad y de la democracia.

—MG: Eso hacia el interior de Francia, y hacia el exterior, es la puesta en práctica de un dispositivo para controlar un estado de opinión proimperialista, profrancesa, prodemocracia burguesa, prorepublicanismo imperiaista, que comenzó a partir del asesinato en la revista. Porque ellos aprovechan, así como uno aprovecha una agresión de un patrón o de la policía o de un gobierno para generar la propaganda sobre la base de los hechos. La diferencia es que la moral nos separa, porque nosotros lo hacemos sobre la base de los hechos y la reivindicación de derechos sagrados del movimiento obrero o no obrero. Ellos no, separan el hecho real para convertirlo en propaganda siniestra que les permita capturar la opinión pública mundial. Desgraciadamente, millones de jóvenes, no jóvenes, gente buena, sana, luchadora del mundo, cayó en la trampa, porque no lograron separar el repudio al acto terrorista de ese grupo terrorista con la utilización que hizo el imperialismo francés, convocando a sus amigos del mundo, primero para ponerlos a marchar y utilizarlos como instrumentos de propaganda.

—OVOP: Solamente Marine Le Pen no asistió, pero estuvo Benjamín Netanyahu, el primer ministro israelí. 

—MG: Asesino del Medio Oriente.

OVOP: ¿Cómo puede ser que esté esa persona hablando en contra del terrorismo cuando él es parte de esas mismas acciones?

—MG: O el propio François Hollande, que participa de las masacres en dos países de África y uno de Medio Oriente. ¿Con qué derecho? Esa es la diferencia entre ellos y nosotros. Nosotros utilizaríamos un hecho similar (los asesinatos de Mariano Ferreyra, Kosteki y Santillán) para expresar derechos. Ellos no expresan derechos, porque no es un derecho humano, social o político invadir y masacrar como lo hace Netanyahu y todos ellos. El problema es que le han dado base social. Ellos son muy vivos, han logrado capturar una base social intermedia, de clase media, de profesionales.
El día anterior a la masacre de la revista asesinó otro grupo radical islamista en Túnez a cincuenta musulmanes. ¿Por qué musulmanes? Porque todos en esa ciudad son musulmanes. ¿A quién carajo le importó? Al día siguiente profesionales del periodismo convertidos en mártires taparon, obnubilaron, opacaron un asesinato de cincuenta ciudadanos musulmanes en el otro lado del mundo. Eso es lo que hacen normalmente. De Ayotzinapa ya no se habla en titulares, sino como elemento secundario. Para eso lo usan, esa es la diferencia.
Por eso mucha gente de izquierda, sana, no ha tenido la capacidad de diferenciar blanco de negro y, sobre todo, entre negro y blanco, los matices, porque no se guían por un criterio de clase de imperio-nación, sino por un criterio de violencia-paz. Escuché a un muchacho de Marea Popular que estuvo conmigo en un programa de televisión decir que menos mal que estaba el Papa Francisco convocando a la paz.
Es un grado de confusión. Vamos a llamarlo confusión benévolamente. Hay una parte de la nueva izquierda que no entiende que el repudiar el asesinato no nos involucra con las clases dominantes a las que pertenecen las víctimas. Los muchachos de Charlie Hebdo no son de izquierda, son progres, una cosa que no es de izquierda ni es de derecha ni es un carajo; les sirve para cualquiera. Ellos atacan, critican, se burlan de Mahoma, de Buda, de Cristo, de los vedas. No tienen bandera, posición o principio, no les importa y no respetan el derecho musulmán a no ser caricaturizado. ¿Quién eres tú para no respetarlo? Si un día le tocan el rabo a la madre de uno de esos periodistas, un musulmán diría que es su costumbre tocarles el rabo a las madres de los periodistas críticos. Si hay un derecho contra otro derecho, la única solución es la guerra.
Este grupo siniestro de ISIS manifiesta eso. Pero la otra dimensión de este problema es que está expresando la gangrenación de una sociedad progresiva como la europea, que poco a poco, como advirtió en la década del '50 —cuando en Europa todo el mundo soñaba con cien años de bienestar— el biógrafo polaco Isaac Deutscher, que se olvidan de que el bienestar, en algún momento, el capitalismo lo convertirá en terror, en miseria. Eso están haciendo, le están diseminando a Syriza, el partido de izquierda que puede ganar las elecciones en Grecia. Mira la campaña siniestra, grotesca, que le están haciendo a Podemos, el partido de izquierda que también podría ganar, si no la totalidad, la mayoría del gobierno español. Es muy serio lo que está viviendo la burguesía europea que no sabe cómo arreglar los entuertos y entonces brotan de las profundidades de su miseria, en este caso de los musulmanes, porque están en guerra en Medio Oriente.

—OVOP: Europa está recibiendo en estos últimos años a millones de personas que vienen de África, de países que están muy mal como Italia, Grecia, o Melilla.

—MG: Ellos producen la miseria en el mundo, y luego no los quieren recibir.

—OVOP: Los reciben, pero después los usan y fomentan ese odio que termina haciendo que aparezcan estos grupos desclasados.

—MG: Correcto. Porque ellos no pueden asimilar a las clases inmigrantes, clases que despojan de sus pueblos, los obligan a migrar. Son 34 millones de migrantes en el mundo, migrantes territoriales, no económicos. Bueno, son siempre económicos... De esa cantidad, ellos reciben una parte muy pequeña y las convierten en mano de obra semiesclava con salarios de basura. Eso lo pueden hacer, siempre lo hizo el imperialismo hace cien años con la clase obrera expulsada de otros lugares. Estados Unidos es famoso por esa mecánica de integrar masivamente, como lo hizo la burguesía de este país entre 1880 a 1930. Siempre fue así la burguesía, te traga, te incluye, para convertirte en mano de obra semiesclava, y luego te expulsa, y cuando no te puede expulsar te convierten en paria, en miserable interno, así tengas cédula de identidad francesa. Y cuando te rebelas —en este caso no es rebelión, es la expresión distorsionada, purulenta, de la rebelión de hace cuarenta años—, te matan. Como los negritos en España, o en Italia.

—OVOP: ¿Cómo ves esto y las consecuencias que pueden llegar en lo inmediato? ¿Cierran filas los países imperialistas? Hablaste de Syriza. Es un muy buen momento para que la derecha le pegue a un partido que prácticamente está a punto de ganar en Grecia.

—MG: Estamos en unos de esos momentos históricos para un sector del mundo como Europa, la Central y mediterránea sobre todo, donde se polarizan las posiciones políticas. Creció ya la ultraderecha, el 29 % del Parlamento Europeo es fascista, pronazi; y creció la izquierda, es reciente, lleva dos o tres años. Hasta en la India se formó un partido parecido a Podemos o Syriza; es muy importante, la India es una potencia mundial. Eso está expresando es esa polarización que ellos no pueden controlar y como no la pueden controlar, lo más previsible para los próximos meses y años es que se polarice más en términos de política izquierda-derecha, que siga creciendo a ambos sectores y que el terrorismo siga alimentando su odio sin sentido, sin programa, sin historia, proyecto, sin nada, porque ellos no tienen control. No tienen siquiera control de sus propias organizaciones musulmanas. A ISIS, a Al Qaeda, no los reconoce ninguna organización mundial de musulmanes. Me decía un jefe de la comunidad islámica de Argentina que no están reconocidos, están financiados por algunos jeques árabes que los utilizan. No es extraño que veamos nuevos actos de terror de este tipo en Europa, Estados Unidos, Canadá, y no está descartado en la Argentina por
DESCARGAR

1 comentarios:

  1. Excelente programa como el que conducieron Fernando y María Eugenia
    Graciela

    ResponderEliminar