4 feb. 2015

Cerca de 6000 personas marcharon
por Luciano y otros casos.
(Por RNMA) El sábado 31 de enero, al cumplirse 6 años del asesinato y posterior desaparición de Luciano Arruga, una multitudinaria marcha ocupó las calles de Lomas del Mirador, en la provincia de Buenos Aires. La jornada que se realiza todos los años desde la desaparición de Luciano, tuvo en esta oportunidad una particularidad: el 17 de octubre de 2014 se conoció la noticia del hallazgo del cuerpo del adolescente, enterrado como NN, en el cementerio porteño de la Chacarita.

El sábado 31 de enero, al cumplirse 6 años del asesinato y posterior desaparición de Luciano Arruga, una multitudinaria marcha ocupó las calles de Lomas del Mirador, en la provincia de Buenos Aires. La jornada que se realiza todos los años desde la desaparición de Luciano, tuvo en esta oportunidad una particularidad: el 17 de octubre de 2014 se conoció la noticia del hallazgo del cuerpo del adolescente, enterrado como NN, en el cementerio porteño de la Chacarita.
A las 11 horas en la Plaza Luciano Arruga, situada en las calles Perú y Coronel Pringles de Lomas del Mirador, se convocaron, familiares de víctimas de gatillo fácil, organizaciones sociales, agrupaciones estudiantiles y partidos de izquierda.
A poco de haber comenzado la transmisión especial de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) junto a FM en Tránsito y FM Fribuay, Vanesa Orieta, hermana de Luciano, tomó el micrófono y así comenzó la marcha.
La caravana incluyó el paso por el Espacio para la Memoria Luciano Arruga- ex destacamento de Lomas del Mirador-; por el nuevo destacamento que funciona en un tráiler ubicado en un descampado llamado Monte Dorrego - a tres cuadras del Espacio para la Memoria-; por la comisaría octava - ex Centro Clandestino de Detención y Tortura- para terminar en Avenida Mosconi y General Paz, lugar donde fue atropellado el adolescente en la madrugada del 31 enero de 2009.
Con tono de denuncia y bronca en su voz, Vanesa comenzó el recorrido alertando e interpelando al barrio, “Vecina, vecino, dejemos de criminalizar y discriminar a la figura de los pibes que viven en los barrios, y empecemos a poner el acento en esa policía  que está al servicio del delito y que somete a nuestros pibes a detenciones arbitrarias, a torturas, a gatillo fácil y a desapariciones forzadas”.
Alrededor de 6000 personas con banderas multicolores y fotos de víctimas, seguieron con atención las palabras de la hermana de Luciano, “Desde la apertura de la democracia hasta hoy diferentes gobiernos no han decidido ponerle fin a la problemática de violencia institucional por parte de las fuerzas de segurida. Son más de 4000 los casos de gatillo fácil, son más de 200 las desaparecidas y desaparecidos de la democracia”, recordó.

Primera parada: el ex destacamento de la calle Indart 106


Vanesa Orieta hablándole a los
vecinos del barrio de Luciano.
Como en casi todo el recorrido Vanesa le habló a los vecinos y vecinas, que se asomaban a los balcones o que salían de los comercios de la zona: “Venimos a denunciar que en su barrio un niño de 16 años fue desaparecido por la policía bonaerense por negarse a robar para ellos. Los casos siempre van a ser relacionados, porque estamos hablando de la impunidad policial, porque la metodología que utilizan para encubrir para desvirtuar son siempre las mismas, seguida de las amenazas a la familia y a los amigos”.
Al llegar a la esquina de Indart y Avenida San Martín, se detuvo la marcha para recordar cómo sucedieron los hechos aquella noche de 2009. Tomó la posta Rosaura Barletta integrante de Familiares y Amigos de Luciano: “Este lugar no solo atemorizó a Luciano, sino que actuó como un verdadero centro clandestino de detención en democracia, todos los jóvenes del barrio pasaron sus peores días allí y los métodos de tortura son fieles a las más ortodoxas prácticas diseminadas por la Escuela de las Américas. Desde el 31 de enero del 2009 luchamos por el cierre de ese siniestro destacamento. A pocos días del hallazgo del cuerpo, conseguimos la sanción legal de la legislatura que garantiza la expropiación definitiva del predio para convertirlo en el espacio para la memoria Luciano Arruga”.
A partir de allí hasta la llegada al nuevo destacamento, se sucedieron en la palabra, familiares de víctimas de la represión institucional, de trata, de la Tragedia de Once y del atentado a la AMIA.

Nuevo destacamento de Lomas del Mirador


La señalización del nuevo
destacamento policial (Foto RNMA)
A escasas 3 cuadras del anterior, en Avenida San Martín 3181, el intendente de La Matanza, Fernando Espinosa, instaló el actual destacamento.
Vanesa Orieta relató a los presentes: “Es un predio que debería estar asignado pura y exclusivamente para el deporte y la recreación de estos jóvene; el municipio de La Matanza ha decido trasladar su destacamento policial”.
También advirtió a la autoridades: “Estamos acá para decirle a esa policía que todavía sigue deteniendo a pibes, que los sigue torturando, armando causas, que estamos presentes, que los estamos observando y que quizás hoy no tengamos todo el poder para impedir que esos hechos sucedan, pero tengan cuidado porque cada vez somos más en la calle y ustedes lo están viendo claramente vecino, vecina”.

Comisaría octava, ex centro clandestino de detención

Es la comisaría de la cual dependía el anterior y el actual destacamento policial.
Julio Avinceto integrante de H.I.J.O.S  La Plata, recordó que maquillado como comisaría octava, se encuentra el ex CCDTyE conocido como “el Sheraton”, que durante la última dictatura militar dependía del I Cuerpo de Ejército a través del Grupo de Artillería de Ciudadela. También se refirió a que a pesar de estar llevándose a cabo juicios por delitos cometidos durante la ultima dictadura cívico-militar, solo hay sentenciados un represor por cada ex centro clandestino de detención.
Quizás fue uno de los momentos más emotivos donde se sintió la voz quebrada de Vanesa: “Cuando Luciano es detenido y lo llevaron el 22 de setiembre de 2008, no me lo cuenta un tercero, yo estaba en ese destacamento cuando escuchaba como a mi hermano la policía bonaerense lo torturaba dentro de la cocina. A mi no cuenta nadie como mi hermano gritaba pidiendo que lo sacara de ese lugar, porque lo golpeando, a mi no me cuenta nadie las amenazas que sufrí personalmente de parte del teniente Diego Herrera, diciéndonos que si no nos tranquilizábamos la iba a pasar peor. A mi nadie me cuenta como la policía bonaerense cuando  nosotros no éramos nada, ni estábamos con nadie, nos humillaba y nos decía que el negrito tenía los días contados, ¡nadie me lo va a contar porque lo viví!¡Porque sufrí con mi hermano las detenciones!, nadie me lo va a contar,  porque yo lloraba con mi hermano”.
En la General Paz
Cuando la columna inició nuevamente la marcha hacia el destino final en Avenida Mosconi y General Paz, Vanesa Orieta tomó nuevamente el micrófono para relatar como sucedieron las cosas: “Estamos cerca del lugar donde Luciano, sufrió el supuesto accidente vamos a seguir con un cierre, les vamos a pedir que lo observen, que analicen cada una de las palabras que venimos diciendo y que sean ustedes, los que sostengan esta denuncia, argumentando que no podía cruzar por esta zona por motus propio y poniendo en el lugar del hecho la patrulla de la bonaerense, la que nunca dio esa noticia porque estaba involucrada en ese hecho”.
Terminaba así el itinerario pautado, bajo un sol intenso que provocó que los asistentes buscaran sombra en los árboles laterales sobre la colectora de General Paz, lugar donde se decidió realizar el acto de cierre.

Los testimonios


Foto RNMA
Como inicio de la transmisión realizada por la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) al cumplirse 6 años de la desaparición de Luciano Arruga, escuchamos un compilado que resume estos años de búsqueda e impunidad.
AUDIO 
La marcha fue convocada con la consigna “Lo mató la policía, lo desapareció el Estado”. Luego de detallar su recorrido y cómo se organizó la jornada, entrevistamos a Rosaura Barletta, del Espacio Familiares y Amigos de Luciano Arruga. Rosaura se refirió a las implicancias legales que incorpora el hallazgo del cuerpo de Luciano y lo que significará este año con el inicio del juicio.
AUDIO
Desde la Plaza Luciano Arruga conversamos con Angélica Urquiza, la mamá de Jonathan “Kiki” Lezcano, quien relató el significado que tiene esta marcha para ella y la importancia de la lucha de las Madres de Plaza de Mayo como antecedente.
AUDIO
Vivian Alegre, la mamá de Facundo Rivera Alegre, desaparecido después de concurrir a un baile en el centro cordobés, subrayó que en esta marcha todos somos Luciano Arruga.
AUDIO 
Desde la marcha escuchamos la voz de Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, que denunció la criminalización de los pibes de los barrios pobres por parte del aparato policial.
AUDIO
Luego Vanesa denunció la desaparición de Luciano y la responsabilidad policial y política. Recordó además, la muerte y desaparición de otros que, como Luciano, eran jóvenes y pobres.
AUDIO
La primera parada de la marcha fue en el ex destacamento policial de Lomas del Mirador donde estuvo detenido y torturado Luciano y que hoy es el Espacio para la memoria Luciano Arruga. Relatamos desde allí las imágenes de vecinos/as del barrio por donde pasó la marcha y la llegada de los manifestantes a este primer lugar del recorrido.
AUDIO
Allí habló nuevamente Vanesa y Rosaura comentó las implicancias que tenía ese destacamento para Luciano y para todos los jóvenes del barrio.
AUDIO 
Pablo Pimentel, titular de la APDH de La Matanza, señaló la importancia de la movilización como forma de visibilizar los casos de gatillo fácil y la necesidad de que la sociedad exija justicia por Luciano y por cada uno de los jóvenes desaparecidos, torturados y asesinados.
AUDIO 
Luego, desde los estudios de transmisión de la RNMA, comentamos la intervención de Pimentel.
AUDIO
Volvimos a la marcha cuando los manifestantes se detuvieron frente al ex destacamento policial de Lomas del Mirador. Escuchamos la voz de Vanesa, hermana de Luciano, denunciando al aparato policial.
AUDIO 
Un familiar de Matías Fernández señaló que su hijo, como Luciano y tantos otros, fue asesinado por la policía.
AUDIO 

Hablamos con Jorge Leguizamón y Laura Velozo, papá y mamá de Fernando Leguizamón, asesinado el 18 de diciembre en el Barrio Ciudad Evita, Villegas, cuando tenía 21 años.
AUDIO

El acto de cierre 

El acto de cierre se realizó en el lugar donde un vehículo atropelló a Luciano, en el cruce de de la Avenida Gral. Paz con Emilio Castro (CABA) y Mosconi (Buenos Aires).

Pablo Pimentel (APDH La Matanza): “Luciano tiene que ser la bisagra de esta Argentina que ha impregnado de impunidad el pasado, el presente y el futuro”


Pablo Pimentel APDH La Matanza,
otra voz infaltable.
(Foto González Ve)
 Hoy recordamos que hace ya seis años - y justamente salimos de su lugar de crianza - se vio por última vez a Luciano. Nos preguntaban cuando nos hacían algunas notas diferentes medios qué sensación teníamos.
Lo primero que me vino a la mente y al recuerdo fue a mediados del año 2009, cuando se acercaron un día de atención en la APDH que teníamos en Peribebuy y Almafuerte, Vanesa junto a Damián con una actitud de humildad muy grande pero también con una desesperación, y ahí nos contó lo que estaban viviendo.
Allí empezó el acompañamiento de nuestro organismo, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza. Me acuerdo que le dije a Vanesa que más allá de que tenga al mejor abogado del mundo -y esto es para todas las familias que hoy están padeciendo lo mismo que Luciano y quizá lamentablemente esto va a seguir- el bastión principal, el eje, la columna vertebral es la familia. Y esto es lo que quiero homenajear y por lo menos levantar.
A esa madre, Mónica, que desde su lugar de total pobreza se puso de pie y transformó el dolor, la angustia, la desesperación,  en lucha, como estas queridas dos madres que representan a tantas madres y familiares de nuestros queridos 30.000 compañeros desaparecidos.
A Vanesa, que  ha transformado a una estudiante -en ese momento creo que estudiaba sociología- en una referente e ícono en la Argentina de una joven que socializó su dolor, socializó a su hermano en una cantidad de Lucianos que, como muy bien llevan contabilizados y acompañando la CORREPI, son más de 4300 casos en democracia, todos asesinatos de violencia institucional.
A sus hermanitos, que también desde su adolescencia, desde su niñez, están acompañando con mucha entereza la búsqueda.
Hubo prácticamente cinco años de impunidad, cinco años en que el sistema no funcionó. Y cuando se pidió que se llevara adelante un instituto, que se menosprecia aún todavía -y tengo una madre acá a mi derecha que sigue reclamando por Gustavo Cortiñas, todo el apoyo a Norita para que se le dé lugar a ese habeas corpus y que se lleve adelante-, cuando se le dio lugar al habeas corpus que se presentó junto con el CELS a la Justicia, que fue rechazado en dos instancias pero por suerte a la tercera instancia se le dio lugar, ahí recién la Justicia sentó al Estado y le dijo qué tiene el Estado Nacional y el Estado Provincial para buscar a una persona.
Yo digo que si eso se hubiera hecho en su momento, cuando lo pidió regularmente Vanesa, cuando lo pidió al tercer mes al juez Banco que se dé lugar a un habeas corpus, se hubiera ahorrado cinco años de angustia, de dolor, de desesperación, de incertidumbre.
Y esto la verdad no tiene perdón, esto también se tiene que investigar. Esta falta de accionar del Estado se tiene que investigar. Y a partir de esa ejecución, en un mes se pudo resolver y encontrar esta nueva etapa que evidentemente es otra situación pero que no excluye en absoluto la responsabilidad de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.
Ahora le queda el desafío al doctor Salas y a todo su juzgado federal, que por lo menos queremos decir que a partir de esa ejecución del habeas corpus ha trabajado, está tomando muchos testimonios y está la esperanza en ellos y en la movilización popular y en la familia para que se sepa la verdad y los responsables de tamaño desastre que le han hecho padecer a este niño de dieciséis años. Quien lo haya hecho hacer que lo pague, como lo deben pagar todos los responsables de todas las familias que hoy nos acompañan y las que no están y están en el resto del país y que están esperando justicia. Porque los derechos humanos son para todos, porque todos somos iguales y Luciano tiene que ser la bisagra de esta Argentina que ha impregnado de impunidad el pasado, el presente y el futuro. Tiene que ser la bisagra para equilibrar la balanza de la justicia y que esa justicia que es para algunos, sea para todos.
Eso es a lo que aspiramos como organismo de derechos humanos, en representación de este colectivo que es la APDH, con todos los compañeros abogados que han acompañado, en primer lugar Juan Manuel Combi, un compañero que incansablemente continúa, Cristian Blanco, Alejandro Boys, los compañeros del CELS que también en forma ininterrumpida vienen llevando adelante esto.
Yo quiero terminar, homenajeando y pidiéndoles a Vanesa, Mónica, Mario y Mauro que no bajen la guardia y decirles que van a tener a la APDH como compañera junto a todas estas organizaciones hasta que se haga justicia. Luciano ya no es solamente de la familia Arruga, sino que Luciano es de la historia argentina, porque debe cambiar la historia de impunidad.
AUDIO

Angélica (mamá de Kiki Lezcano): “Donde hay una injusticia y un chico desaparecido, ahí tenemos que estar nosotros”


Angélica Urquiza le puso emoción a
su discurso.
(Foto González Ve)
Estoy muy emocionada por el acompañamiento que tenemos. Siempre decimos que Luciano es de todos. Yo siempre cuento que soy la mamá de Kiki Lezcano, un joven al que también le pasó casi lo  mismo. Tenía 17 años, lo hicieron desaparecer, estuvo dos meses y medio desaparecido. La familia hicimos lo mismo, buscarlo hasta que lo encontramos, enterrado en La Chacarita, después de dos meses y medio. Se pueden imaginar lo que fue encontrar su cuerpo, a mí me hicieron despedir un cajón.
Yo lo vi a Kiki por última vez el 8 de julio, y el 14 de septiembre no lo pude ver. Me encontré en el desierto, sola, sin justicia, sin nada. Y empecé a buscar, y en esos caminos encontré en una marcha a Moni, que estaba con ese cartel como estaba yo, que decía ´buscamos a Luciano´ y yo también buscaba. Se acerca y me dice ´ya va a aparecer tu negrito y mi negrito´ y me da un abrazo, y de esa vez nos hicimos carne el dolor.
Era mi negrito y el negrito de ella. Cómo no voy a venir ahora, a seis años de que le hicieron esto, que lo viven haciendo. Si no te organizás y si no luchás se olvidan del caso de tu hijo, de que hubo un Kiki que lo vimos nacer, que creció y vivió 17 años en el barrio.
Como no decir ‘Luciano Presente ahora y siempre’, como no decirles a todos ustedes que están acá que nos une el dolor, con estas madres que tenemos acá, ejemplo que desgraciadamente tuvimos que recoger. Que hay muchos que no son aparecidos, que muchos han desaparecido pero el dolor está igual, porque cuando no tenemos un hijo en la mesa es lo mismo que esté desaparecido o enterrado en La Chacarita o donde sea. Porque hay un vacío en tu alma.
Por eso a vos, muchacho, amigo, vecino, sobrino, nieto, te digo que lo que hagas hoy es importante para nosotros, ¿sabés por qué? Porque nos sentimos solos, porque sos parte de nuestra causa, ya que el Estado condenó a que lo enterraran a mi hijo como NN y después me dio un cartelito y me dijo ‘vaya a reconocerlo a la morgue’. Santiago Veyga dijo que lo mató en defensa propia, a Kiki y a Ezequiel, todos ellos tienen que pagar. Por eso es muy importante que nos acompañes, porque a pesar del dolor y de la lucha y de todos los recorridos que hicimos, sabemos que ahí hay tortura.
Sabemos que cuando te para la policía y sos un negrito de una villa o de un barrio, seguramente no te van a preguntar bien, primero están las patadas y te dicen miles de cosas, como le decían a Kiki en un video en que se ve cómo lo torturaron durante cuarenta y cinco minutos.
Quizás a vos te parece que es un cuento lo que estamos haciendo, pero esta es mi realidad, esto es lo que me pasó y me fortaleció para pedir justicia, es lo que me hizo salir a la calle y no borrarme, porque esto le puede pasar a otro.
No importa la bandera política, sino todos los que somos acá, que los llevo en el corazón y sé que yo tampoco estoy sola.  Así como Luciano, a Kiki lo hicieron desaparecer, le cortaron la vida, y como a muchos más. Sé que así unidos y organizados jamás nos van a borrar, porque no van a lograr que dejemos de gritar el nombre de nuestros hijos.
La familia Arruga es ejemplo de lucha, porque ellos enseñaron, saben lo que es la humildad, lo que es vivir en un barrio y ver la injusticia. Y donde hay una injusticia y un chico desaparecido, ahí tenemos que estar nosotros.
Nosotros ahora tenemos voz, pero a ellos los hicieron callar. Por eso no quería dejar de decirles: Moni, Vanesa, familia Arruga, este abrazo es para ustedes”.
AUDIO

Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo-LF): “No podemos permitir que esta Argentina siga siendo la Argentina de la impunidad”


Nora Cortiñas y Elia Espen de Madres
de Plaza de Mayo LF, infaltables
(Foto RNMA)
Igual que esta madre, que la mamá, la familia y la hermanita de Luciano, todos y nosotras especialmente sentimos lo mismo. Somos parte de esta familia. Acá tenemos que denunciar la gran infamia de que los tres poderes del Estado fueron y son responsables de lo que pasó con Luciano. No podemos concebir la indiferencia en esta Argentina, que tiene una juventud hermosa como la que está acá, que es solidaria del norte al sur y del este al oeste, que da muestras de la solidaridad y del mirar al otro para ayudar cuando hace falta. Sin embargo, vemos cómo acá hay toda una colección de infames, de gente indiferente, del juez al fiscal, de todos los que intervinieron.
Decir también que médicos, enfermeras, el que maneja una ambulancia son parte de esta infamia, nos da vergüenza. No podemos concebir que un médico, que jura para salvar la vida, vea que hay  una criatura a la que están buscando y le diga a la madre y a la familia que no lo tienen ahí, mientras lo pueden salvar a lo mejor en ese momento. No podemos permitir que esta Argentina siga siendo la Argentina de la impunidad. No se crean ustedes que las Madres, que los familiares, que todos los que fuimos golpeados por el terrorismo de Estado hoy nos podemos conformar con un monumento, con un nombre puesto en una plaza, no. No podemos conformarnos cuando sigue habiendo muerte y tortura. Es muy bueno que haya memoria sobre el pasado, pero queremos la justicia también ahora y acá en el presente. No somos indiferentes a ningún hecho que ocurre acá.
A veces dicen que las madres tuvimos justicia: no, las madres luchamos, estuvimos en la calle cuarenta años y ahora hay juicio, pero es un logro de la movilización popular y del empeño que tuvimos y la pérdida también de madres que buscaban a sus hijos y a sus hijas. No fue fácil, pero no nos conformarnos, porque además no hay justicia completa.
Yo hice mi último hábeas corpus ahora en el 2014, los jueces lo querían ningunear, porque yo exigí que el juez citara a Milani y a Rossi. A Milani porque fue oficial de inteligencia de Videla en la época en que se llevaron a Gustavo. Y a Rossi, porque como encontró ese archivo después de treinta años, pensamos que tal vez en algún otro mueble de algún edificio de las oficinas del Estado puede haber otro paquete de archivos. Por eso el caso de Luciano nos llena de impotencia, de pensar que después de todo lo que pasamos en la dictadura cívico militar, ahora, después de treinta años de gobiernos constitucionales, no hay un equipo que cuando se denuncia la desaparición de una persona el Estado tenga que buscarla.
Nos indignó cuando desapareció por segunda vez Julio López, que el señor que ahora tiene un alto cargo en el gobierno otra vez, Aníbal Fernández, dijo ´bueno, se habrá ido a tomar mate con su tía´, eso me quedó grabado. Porque no puede ser que un funcionario haya dicho eso después de todo lo que vivimos en Argentina. Y ahora con Luciano, no puedo creer cuando dicen cómo ese cuerpito quedó metido en esa Avenida General Paz, que vino una ambulancia, lo cargaron y sabiendo que lo estaba buscando la familia lo entregaron en el hospital y todos acordaron guardar silencio. Me da vergüenza como argentina y como madre. Me da vergüenza pensar que en este país la indiferencia llega a todos los ámbitos. No lo puedo creer. Cada uno tiene la culpa y tiene que responder ante la justicia, cada uno de los que dejó que Luciano fuera torturado y maltratado. Las Madres que durante 38 años estuvimos en la calle, que no nos resignamos, que no perdonamos, que no olvidamos y que no nos vamos a reconciliar jamás con los genocidas, ahora tenemos que seguir insistiendo porque no podemos creer todo lo que estuvo pasando Luciano hasta el fin de su vida.
Este día marca que de acá en más tenemos que seguir con más fuerza todavía para que no quede ningún caso impune. Porque la obligación y el compromiso es que este país termine con la impunidad y que haya una responsabilidad también del Estado, para que formen algún grupo especial para que cuando una familia va a denunciar una desaparición se ponga inmediatamente en marcha un mecanismo para buscar a esa persona desaparecida, aunque sea por un día, no  importa, hay que buscarla.  No tenemos que permitir que la indiferencia reine en nuestro país.
Quiero felicitar y abrazar a la familia de Arruga por la valentía, de día a día buscarlo para tener noticias de Luciano.
Y ahora que sabemos, más compromiso tenemos todavía para decirle al Estado basta de Impunidad y basta de indiferencia. Nuestros 30.000 están acá, porque cada vez que una madre va a un acto los llevamos con nosotras, porque desde donde estén nos dicen ´seguí mamá por todo´. A vencer, hasta la victoria siempre.
AUDIO

Elia Espen (Madre de Plaza de Mayo-LF): “Derechos humanos no son solamente los de los desaparecidos, sino de todo el que sufre algo, sea por trabajo o por lo que sea”

A mí me duele muchísimo que después de cuarenta años de estar peleándola, todavía tengamos que seguir escuchando cosas sobre violaciones a los derechos humanos. Derechos humanos no son solamente los de los desaparecidos, sino de todo el que sufre algo, sea por trabajo o por lo que sea.
En el caso de Arruga fue justamente porque no tuvieron el coraje de decir ´acá está´, y dejaron sufrir a la familia tantos años, como nos hicieron sufrir a nosotras tantos años.
Es cierto que la policía se fija en el color. Si ven un morochito con una gorrita puesta, ya está, ese es un delincuente. Pero este gobierno tendría que actuar de otra manera. Porque dicen que son de los derechos humanos, pero hay bastante corrupción. Tienen un rubio de ojos celestes que es bastante corrupto, lo tuvimos a Astiz, que era bastante corrupto también, entonces por el color de la piel no se puede catalogar a nadie. Hay que catalogarlos por lo que son, nada más, no por otra cosa.
Pienso en todos ustedes, jóvenes, verlos acá y con las ganas que tienen de seguir adelante y pienso hasta cuándo tendremos que seguir peleándola por las injusticias. Con todo el dolor que pasamos, con todas las angustias que pasamos, ustedes, nosotros, la familia de Arruga, la familia de López, ha pasado un montonazo. Creo que hay mucha gente que no aprendió nada, porque la actitud sería distinta. Sigue habiendo mucha soberbia, mucha mentira y mucha corrupción.
Hay que seguir peleándola. No hay que callar, y yo no voy a decir, como dijo cierta persona, que a mí nadie me va a hacer callar. Yo voy a decir que no me callo porque digo lo que pienso y lo que siento en homenaje a todos los desaparecidos, en homenaje a la familia Arruga, a la familia López, a todos los que están sufriendo, a ustedes, a las nuevas generaciones.
Mi hijo fue arrojado al mar y, ¿saben lo que me pasa?, me cuesta mucho estar cerca del mar. Antes no, pero ahora así. Porque pienso en todos los que estarán ahí, además de mi hijo. Y toda esa injusticia y corrupción tiene que ser pagada. Pero no, lo ponen a Milani, no lo entiendo. O sí lo entiendo. No es justo. Que encima nos pongan a Milani, con toda la fuerza que le dan para seguir espiando y enjuiciando.
El trabajo nuestro tiene que ser no callarnos, no tener miedo, por lo visto la familia Arruga no lo tiene, los López tampoco lo tienen. Hay que decir lo que se piensa, porque es la única manera de derrotar tantas injusticias y tanta hambre que hay.
¿Por qué tienen que matar a los Qom? Si son los aborígenes que han vivido primero en esas tierras. Y resulta que sí los matan, los atropellan, no les dan absolutamente nada y aparte de eso ni siquiera los reivindica un Estado que tendría que reivindicarlos.
Sigamos peleando y diciendo lo que sentimos, porque no somos delincuentes. De última, somos disidentes y nada más. Y al que no le guste lo lamento, pero la voz de mi hijo del fondo del mar y de los que están ahí y de los 30.000 y la de Arruga y la de todos los chicos nos dicen que sigamos adelante, no aflojemos y no nos callemos. Ustedes, los jóvenes, no aflojen nunca, por favor. Porque nosotras ya estamos un poco más abajo que arriba, pero dejamos una buena generación, con ganas de seguir peleándola.
AUDIO

Nilda Eloy (Asociación Ex Detenidos Desaparecidos): “Ya no pedimos la aparición con vida, pedimos por los responsables de su asesinato”

Muchas de las caritas que veo acá han bancado mis peroratas año tras año, pero este año es distinto. Este año tenemos que decir algo distinto. La aparición del cuerpo de Luciano implica dos cambios importantes en esta lucha: uno es que permite a la familia y a los amigos empezar de alguna manera una especie de duelo y terminar no con el dolor de la falta si no con la tortura cotidiana que viven cada uno de los familiares tanto de los 30 mil desaparecidos de la dictadura como los más de 200 desaparecidos en democracia. La tortura de imaginar cada día dónde estarán, si tendrá frío, si tendrá hambre, cómo estará. Eso se modifica, ya no hay más que imaginar, ya sabemos dónde está, ya sabemos qué pasó.
Lo otro que se modifica es por qué luchamos. Ya no pedimos la aparición con vida, pedimos por los responsables de su asesinato. Los responsables son los mismos de los que hablábamos cuando exigíamos su aparición y eso no se modifica. Los responsables, desde los ocho canas del destacamento hasta la presidenta de la Nación son los mismos. Las estructuras que se mantienen y hacen posible la desaparición; siguen siendo las mismas, aunque hoy se les cambie de nombre, porque se siguen sosteniendo las estructuras de inteligencia con Milani y compañía a la cabeza.
Lo que no debe cambiar es lo que ha pasado en cada actividad por Luciano, esto de encontrarnos, esto de darnos fuerza entre nosotros.
AUDIO

En nombre de la familia de Franco Zárate: “Así como la policía mató a Luciano, hoy en día encubren al asesino de Franco”

La familia de Franco, que hoy no pudo estar pidió que leamos el siguiente comunicado:
"En la madrugada del viernes 23 del corriente mes Walter Franco Zárate Pérez junto a su padre y su primo fueron a comprar a un quiosco ubicado en la esquina de Basualdo y Bragado en el barrio de Mataderos. El dueño del quiosco llamado Antonio Penacho Giménez quiso cobrarles un monto más elevado que el precio original de venta; los jóvenes no aceptaron el precio y comenzó una discusión. El quiosquero se dirigió hacia ellos con un discurso racista y xenófobo, ante lo que los jóvenes se ofendieron. El quiosquero los amenazó mostrándoles el arma por lo que los jóvenes decidieron retirarse del lugar en el auto del padre que estaba estacionado en la esquina del quiosco. A todo esto el padre nunca había bajado del auto. Por desperfectos mecánicos del coche no pudieron retirarse inmediatamente. Cobardemente el quiosquero salió de su establecimiento armado aprovechando que la ventanilla del auto donde estaba sentado el joven Franco Zárate estaba baja y le propició un golpe en la nariz. El joven Franco salió del auto para defenderse y el quiosquero le propició un disparo en el pecho. El joven cayó inmediatamente muerto”
Familiares, vecinos y amigos exigimos justicia. Este asesino está libre, alegó que lo estaban asaltando y que fue en defensa propia. Una persona racista y xenófoba que no tiene uso de razón no debería tener permiso para portar un arma. Cualquiera pudo ser Franco. Por eso, para que no vuelva a pasar tenemos que estar unidos para pedir justicia. Las familias bolivianas no venimos acá a que nos asesinen si no a trabajar dignamente. Exigimos justicia.
Así como la policía mató a Luciano, hoy en día encubren al asesino de Franco, que sigue en libertad con total impunidad. Para más información la familia y amigos abrimos un espacio en facebook llamado Justicia por Franco Zárate".
AUDIO

Mónica Alegre, mamá de Luciano: “El negro está, y eso también es parte de ustedes”

Lo único que puedo decir es que el ante año pasado le agradecí a todos y a cada uno de los chicos de Familiares y Amigos.
El año pasado le escribí una carta al negro. Este año no tengo nada para decir, no tengo palabras. Sepan disculparme.
Sí quiero dar el agradecimiento de siempre, de todos los años, gracias a todos, gracias por estar, por acompañarme, por hacernos el aguante, por no dejar sola a Vanesa, por acordarse del negro todos los días y por hacerlo parte de ustedes. Gracias a las abuelas. Gracias a mi hija, que le quita parte y tiempo que le deja de dedicar a mi querido nieto. Gracias a todos, no tengo más nada que decir, no voy a hablar de política porque no sé y no me gusta.
Lo encontré, como dijo Vanesa el 17 de octubre. No era lo que yo quería o quizás lo que yo esperaba, muy dentro mío esperaba otra cosa, pero bueno, lo encontramos. El negro está, y eso también es parte de ustedes.

Vanesa Orieta, hermana de Luciano: “Creo que el fruto de seis años de lucha dio la posibilidad de visibilizar la causa de Luciano”

No se deja de hacer otra cosa por acompañar esta lucha mamá, que es la lucha de mi hermano, es la lucha del negro, todo lo que se entrega acá se entrega de corazón, se entrega con amor, y se entrega porque al que desaparecieron es a mi hermano. No dejé de lado nada. Todo lo que dejé de lado se puede hacer más adelante.
Ustedes tienen que entender esta causa, y a través de esta causa entender otras tantas que aparecen, que denuncian otros familiares, familiares que hoy estuvieron acá con nosotros, caminando, marchando, gritando, pidiendo justicia por sus hijos.
Este es último lugar en donde estuvo mi hermano. Es el lugar en donde sufrió ese accidente que nosotros decimos que no fue un accidente natural, a Luciano lo obligaron a cruzar por ahí. Se los dije durante toda la marcha, quiero que ustedes vean el lugar. Luciano tuvo que haber subido por este terraplén, tuvo que haber levantado sus piernas para cruzar, tuvo que haber puesto en riesgo su vida. Y allá está la colectora, donde un testigo dijo que vio un patrullero de la bonaerense. Ese patrullero que si no habló era porque era tan responsable de lo que ocurrió con Luciano como el resto de los policías que estaban en el Destacamento Policial de Lomas del Mirador.
Se que va a costar mucho, pero yo no creo que solamente una comisaría y ocho policías puedan desaparecer el cuerpo de una persona. Aquí otros fueron los que también operaron en la comisaría, otros efectivos, otras instituciones policiales diferentes a la bonaerense, cuerpos médicos, el SAME, hubo instituciones del Estado que colaboraron para desaparecer lo que la policía había asesinado.
Lo último que quiero decir es agradecer a Nora (Cortiñas), agradecer a Elia (Aspen), es agradecer a Nilda (Eloy), es agradecer a Pablo (Pimentel). Les quiero agradecer especialmente a ellos porque son esos adultos de los cuáles uno toma el ejemplo. En esa sociedad en la cual las personas adultas pareciera que no sirvieran más, nosotros tenemos que empezar a aprender de la lucha de ellos, de la lucha de estas personas que son enormes para nosotros y entender que lo que sí hay que tener en cuenta es que lucharon durante muchos años. Lo que no hay que tener en cuenta es que los que denunciamos violencia institucional en democracia, o los que denunciamos desapariciones forzadas tenemos que luchar la misma cantidad de años que ellas para obtener justicia o para obtener el cuerpo de esa persona buscada.
No tenemos que hacerlo, porque vivimos en democracia y porque este Estado tiene las herramientas para buscar a ese desaparecido que desesperadamente se busca y para condenar a los responsables de las muertes de todos los pibes de los barrios humildes. Existen las herramientas, porque estamos en democracia, no estamos en dictadura.
Esta fue una marcha que consideramos exitosa. Quiero decir algo que en algunos medios mencioné: esto toca el corazón, es emocionante, porque nosotros empezamos siendo un grupo de familiares y amigos que luchábamos solos, que enfrentamos las amenazas de la bonaerense, que fuimos perseguidos, compañeros y compañeras nuestras fueron detenidas de forma ilegal, fueron golpeados, fueron amenazados. Creo que el fruto de seis años de lucha, de haber acampado, de haber tomado los diferentes espacios públicos de este Estado, haber hecho marchas, haber increpado a funcionarios judiciales y políticos, todo eso dio la posibilidad de visibilizar la causa de Luciano y que ustedes se enteraran que un pibe estaba desaparecido en el conurbano bonaerense.
También esta lucha dio la posibilidad de que ustedes entendieran que había una familia más junto con otras familias que lo venían haciendo, que denunciábamos que esto no se trataba de casos aislados, que esto se trataba de una problemática que se llevaba la vida de muchos pibes. Todo esto fue lo que hoy generó esta marcha. Así que nosotros no obtuvimos nada de la noche a la mañana. A nosotros nadie nos regaló nada. Nosotros no tenemos la posibilidad de tener contacto con organismos de derechos humanos porque un día se dio que estuvieran todos juntos, no, acá hubo que luchar mucho, hubo que poner mucho el cuerpo, hubo que desgastarse, y afortunadamente somos una familia que a pesar de ese desgaste, de la Justicia, de los sectores políticos, salimos adelante, con valor, con fortaleza, acompañados de quienes tenemos que estar acompañados, esos otros familiares que denuncian la violencia por parte de las fuerzas de seguridad. Familiares a los que les agradezco con el alma porque sé y valoro el enorme esfuerzo que han hecho para estar acá.
AUDIO Mónica y Vanesa
      
Galería de Fotos RNMA

AUDIO Lectura del documento


0 comentarios:

Publicar un comentario