11 mar. 2015

(Por RNMA) En el programa de la RNMA, Enredando las mañanas, el jueves 5 de marzo tuvimos la visita de  Abelardo Martín, un trovador incansable, que anda por la vida con un bastón y una guitarra. Le canta a las luchas sociales por las que a su vez milita. En una entrevista íntima en el Estudio Víctor Basterra de Radio La Retaguardia, nos dejó también su música, además de hablar de su pelea personal contra las consecuencias de la poliomelitis que sufrió a los 11 meses de vida, y la que da cada día contra el alcoholismo. Sin dudas, una de esas personas que con humildad y mucho esfuerzo, se ponen a disposición de los otros.


-ELM: ¿Cómo te presentamos? ¿Cómo militante? ¿Cómo músico?, ¿Cómo te presentarías vos?

-Abelardo Martín: Yo siempre digo que soy un trovador popular al servicio de las luchas y de los sueños. Y a eso hay que defenderlo porque cuesta bastante. Sé que tengo un destino, lo tuve siempre y a veces digo que no lo cumplí del todo bien, porque podía haber hecho más cosas, y no las hice, pero seguimos haciéndolas. Ahora estoy con el tema de que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, pero al amor uno siempre lo refleja,  entonces me digo que no tengo que perder el tiempo. Hay cosas en las que uno tiene que estar, porque es necesario... hay que estar y aportar lo suyo, el silencio o el cuerpo, en el lugar. Me pasó, por ejemplo, cuando fui al acampe Qom, y los compañeros te escuchan y después te mandan mensajes diciéndote ‘qué bueno que estuviste’; eso es lo que te alienta y te pone pilas.

-ELM: Cuándo decías yo tengo un destino, ¿te referías a la música?

-Abelardo Martín: Sí, esa es una herramienta que uso para mi destino, la militancia, que es el destino común a todo humano. El destino común de todo compañero que está habitando la tierra es hacer que las cosas marchen para que sigamos subsistiendo como especie y como planeta. Esa es la misión que tenemos todos los seres humanos sean oprimidos u opresores; inclusive, el opresor mismo está ahí pendiente de un hielo de sucumbir ante su propio desmán que hace con la naturaleza, contra él mismo. Este hijo de puta ya no va a tener lugar donde ir a veranear si sigue así porque la playa va a estar contaminada, los bosques van a estar incendiados y los lugares donde había soja van a estar inundados. Porque la soja ha diezmado parte de nuestro país como muchos otros. Entonces, este es el destino de todo ser humano: seguir transformando esta sociedad para llegar a un estado ideal o que se asemeje a un estado ideal, que para mí es el Socialismo, y después veremos qué pasa. Para eso falta mucho, inclusive para pensar en la revolución. Pero sí cambiar a aquellas personas que no piensan en el socialismo y que no hacen cosas propias que llevan a la Revolución.

-ELM:¿Cómo es ser trovador en un país donde la mayor parte de la sociedad lo que vos cantas lo mira con desprecio?

-Abelardo Martín: Lo que recibo siempre cuando canto o digo las cosas, son siempre palabras de aliento.
Debo ser el tipo que más nombra gente en sus canciones, a veces digo: "pará un poco loco", porque quiero mostrar a todos, que se sientan todos identificados.
Si bien soy irrespetuoso, irreverente con los poderosos de nuestro lado, me refiero la dirección de la izquierda en particular. El general de la gente que no entiende mucho, que no tiene quien le explique o nunca lo ha pensado, soy absolutamente respetuoso de ese aspecto. Siempre trato de no crear conflicto, que entre y sea una brecha o un ariete que le abra el corazón, la cabeza, para que me reciba con más amplitud y no a mí sino a mi canción, y las luchas que se desarrollan alrededor y que nombro constantemente.
Hemos visto la solidaridad en el acto de Luciano (Arruga), como el amor vence al odio. El amor de Vanesa, de su madre Moni, ha llevado que ellos tengan un discurso hacia la sociedad si bien confrontativo y tan amoroso y golpeador a la vez, que abre la cabeza de la gente. Es lo que intento  hacer con mi canción, son palabras que uno dice y ha parido en el silencio en el dolor en la esperanza.
Te digo soy un agradecido de la vida pese a que la `polio me castigó cuando tenía 11 meses.
Soy alcohólico, tuve como 20 años llevándolo bien, hasta la etapa que le tomaba el perfume de mi hijo… y lo pude superar. La conducta reprimida por mi crianza y me cuesta. Cuando no voy los compañeros saben que no es lo mismo andar con el bastón, el aparato que me llega a la ingle que pesa como 80 kilos, que andar en zapatilla. Cuando escucho que dicen tengo los pies hinchados andan en ojota, pienso: "que hijo de puta, estás con ojota, yo ando con unas medias y un aparato, jaja".

-ELM: Uno cuando te ve y me imagino que debe joder, a la gente que tiene una dificultad física, decirles: ¿te ayudo?

-Abelardo: En otro momento me ponía loquito que te den el asiento, ahora no, me encanta que me lo den, jajaja. Cambió todo, cuando era chico, a los discapacitados no se les daba bola, porque lo que tengo ahora lo tengo de chico. Una vez me acuerdo me subí al colectivo, y me senté, iba al Echeverría de Hurlingham después me echaron, pase por varias escuelas, bueno  subió una profesora mía y vos sabes que la “guacha”, cuando llega al aula, empezó hablar: "una sola cosa quiero decir, un alumno de esta división, (y me miraba a mí) estaba sentado y no me dio el asiento". No había esa conciencia, ahora miran el cartel sino está no te lo dan tampoco.

ELM: Recién nombrabas al bastón, ¿qué símbolo  le pones a la de allá atrás que vas a agarrar ahora? (señalando la guitarra)

Abelardo Martín: Ésta… como decirlo, me adornó la vida, me proyectó más allá de todo, si bien sé que mis canciones no van a trascender o sí… El otro día me hablo un chabón del Chaco: “en el Impenetrable escuchándote a vos”, me dice: "¿vos te acordás de mí?", (no me acordaba) entonces le digo yo te regalé un cd (porque siempre regalo), qué maestro que sos ¿te acordás? Recién salgo de una reunión estamos 17 comunidades organizados", y digo qué grande, vale la pena.

Historia detrás de una canción

“Me acuerdo como surgió la canción ‘Rock del Motoquero’, fue cuando se hizo la primera reunión que dio lugar al Bloque Piquetero Nacional, bloque que ha surgido nuevamente. y la canción surge porque casualmente tuvimos una reunión en la Mutual Sentimiento, y estaba un compañero de SIMECA (Sindicato Independiente de Mensajeros y Cadetes) interviniendo acerca de lo que había pasado en el argentinazo, el 19 y 20 (de 2001) y contaba cómo habían perdido a un compañero. Entonces me dice ‘hace la chacarera del motoquero’, y yo le digo ‘vamos a hacer el rock del motoquero, varón’. Después fui a verlo para preguntarle cosas, para pedirle data. Entonces me dijo que eran de SIMECA, que se estaban organizando con los compañeros y que eran solidarios; que en las marchas si uno se quedaba, bajaban a ayudarlo; y en las marchas cantaban: ‘Si mandan a la yuta, manden a la montada, que acá en el microcentro los motoqueros mandan’, y por eso, así tal cual como me lo dijo, lo copie y lo puse en el estribillo. Después de verlo, me fui e hice la canción. Pasaron cuatro meses, y yo estaba pagando un crédito en el Banco Hipotecario para que no me sacaran la casa; ese que está en Avenida de Mayo, y estaba lleno de motoqueros en la puerta; entonces daba vueltas, hacía muchos meses que les quería mostrar la canción que había hecho y no me animaba... era como cuando te queres encarar a una mina y estas con ‘le digo o no le digo’, hasta que una vez se las canté en el SIMECA. La canté como cinco veces; los flacos me bajaron en andas, pararon el tráfico, todo. El tema habla de Gastón Rivas, compañero caído en la represión y habla también de todos los compañeros.

Escuchá la entrevista entera y todo lo que nos cantó Abelardo Martín

DESCARGAR

2 comentarios: