26 mar. 2015

Cristian Farías, una víctima
santiagueña del gatillo fácil.
(Por RNMA) Lo dijo Paola, la tía de Cristian, en la emisión de Enredando las Mañanas de hoy. Cristian Farías fue asesinado en un caso de gatillo fácil en Santiago del Estero el 20 de septiembre pasado. Paola se refirió al nulo tratamiento del caso que hacen los medios tradicionales de su provincia, que solo reproducen la versión de la policía, pero resaltó cómo de a poco los familiares de las víctimas se están comenzando a organizar. Además relató cómo fue allí la marcha por el 39 aniversario del golpe de Estado cívico militar del 24 de marzo.

“Nosotros hemos participado de la marcha del 24 con las agrupaciones independientes, ya que en Santiago del Estero también se realizaron dos marchas, la oficial y la independiente. Nosotros decidimos ir con esta última porque son los que nos han apoyado desde el primer día, los que nos acompañan en las marchas. La verdad que fue un día muy triste, porque hay que recordar a nuestros seres queridos que perdimos, porque estuvimos nosotros y otros familiares más, como el caso de (Rául) Domínguez, que trabajaba en (el organismo de recaudación) Rentas y fue desaparecido y encontrado descuartizado (tras denunciar una estafa), otro chico víctima de gatillo fácil Ezequiel Melián, la chica trans que fue asesinada supuestamente por hijos del poder, Pamela Moreno. Así que estuvimos un pequeño grupo de familiares que nos estamos conociendo y organizándonos con las agrupaciones independientes Barrios de Pie, Libres del Sur, el Partido Obrero”, contó Paola Farías a Enredando las Mañanas.
De todos modos, no es el primer 24 de marzo que Paola sale a marchar: “Participaba antes por los desaparecidos, por todo lo que representaban las madres y ahora estar acá por un familiar, por Cristian, fue muy especial. Una cosa es apoyar la causa, la lucha y otra es vivirlo en carne propia. Fue una mezcla de todo, pero lo importante es que ha acompañado mucha gente que otras veces no se vio en Santiago, o por lo menos yo no había visto. Es como que la gente se está acostumbrando a que hay que salir, manifestarse, hay que demostrar que no queremos más esto en esta provincia, ni en ninguna parte de nuestro país”, afirmó.
En diálogo con el programa de la Red Nacional de Medios Alternativos, Paola se refirió especialmente al caso de su sobrino: “Cristian fue perseguido por la policía el 20 de setiembre pasado a la salida de su trabajo. Iba acompañado por un vecino, menor de edad, del que no puedo decir el nombre porque estamos resguardando su identidad. Apareció un patrullero y como ellos estaban de noche, con el menor y sin casco, suponemos que mi sobrino se asustó y quiso esquivar la policía para evitar el control. Empezaron entonces con la persecución e hicieron un tramo y el chiquito empezó a recibir disparos de bala en su cuerpo, entonces mi sobrino subió más la velocidad hasta que llegaron a un badén donde el chiquito perdió el control de la moto y se estrellaron contra un poste de luz. El menor cayó herido, se había fracturado una mano. Ellos nos dijeron que mi sobrino murió en el acto, pero testigos que estuvieron en el lugar dicen que eso no fue así, que mi sobrino estaba con vida en el suelo y que los policías se bajaron del patrullero y lo empezaron a patear e insultar. No venía la ambulancia y ya cuando vino él falleció en el camino o ahí mismo. Nosotros no lo sabemos porque nos enteramos de todo casi 20 horas después por salir a buscarlo porque el chico no había vuelto de trabajar. Él tenía toda su documentación, los papeles de la moto, el carnet de conducir, el documento de identidad actualizado con el domicilio actual dónde vivía, así que ellos tenían cómo contactarse con la familia y en esas horas que pasaron jamás se acercaron a la familia a avisarnos si no fuera porque empezaron a buscar al menor y nosotros a mi sobrino no dábamos con este triste desenlace”.

Como es habitual, la policía dio su propia versión. En este caso dijeron que Cristian había salido a robar: “Quisieron armar una causa pero no pueden porque mi sobrino no va a salir a robar con su moto. Él estaba trabajando para una cooperativa, una constructora que hace obras públicas, y esa semana se quedó sin trabajo por falta de material, entonces decidió trabajar esa semana en la gomería porque era un chico de trabajo, que no se quedaba de brazos cruzados, siempre andaba haciendo algo para él, para los vecinos, para cualquiera. Ese día, había estado desde las 9 de la mañana hasta casi las 12 de la noche en la gomería, tenemos cómo probar que él estuvo en su trabajo. Es triste para nosotros que lo quieran manchar y tratar de ladrón, y aunque así haya sido ellos no tienen por qué violentarse de esa manera e inducirlo a la muerte, porque lo que ellos han hecho es matarlo como a un perro. El chiquito está vivo y de milagro, tenemos la versión de él que es nuestro único testigo, que hasta que él no declare en el juicio lo tenemos que cuidar más que nunca. Si no hubiera sido por él nos quedábamos con la versión policial que le han dado a los medios”.
En Santiago del Estero los diarios oficiales repitieron la versión de la policía y ni siquiera se acercaron a la familia de Cristian a escuchar lo que tenían para decir: “nunca nos han permitido dar nuestra versión a la población, entonces la gente a veces cuando ve las marchas y los volantes recién se va interiorizando del caso, porque sino para la opinión pública queda la versión oficial y no la de la familia. Acá no hay ni un medio que nos haya llamado, incluso queriendo nosotros pagar la solicitada para una marcha. Yo he estado en el periódico, me han preguntado el motivo de la solicitada, y cuando les comento me dicen que ahora baja la gente responsable, pero baja el mismo periodista que había estado en mi casa el día del velorio de mi sobrino, que era de policiales, y me dice que va a ver si se puede hacer algo, ‘vos viste que estas cosas acá’, y sí nosotros sabemos cómo es la provincia, pero ellos son medios de comunicación y no pueden hacernos esto, pero después ya uno opta por las volanteadas y los carteles e irnos a donde haya marchas”, aseveró Paola.
La primera salida de la provincia de Santiago del Estero de la familia de Cristian para reflejar su caso fue en noviembre pasado durante la presentación del archivo anual de Correpi en Plaza de Mayo. Durante la transmisión especial realizada por la Red Nacional de Medios Alternativos ese día pudimos escuchar la voz de Cristina, la mamá de Cristian.
Desde entonces, los familiares del joven participaron en marchas por Luciano Arruga en Buenos Aires y por Paulina Lebbos en Tucumán: “Donde haya una marcha vamos a estar llevando el nombre de mi sobrino”, aseguró Paola.
El de Cristian no es un caso aislado, son muchas las víctimas de gatillo fácil y violencia policial en Santiago del Estero. Uno de ellos es Ezequiel Melián de 17 años, que fue asesinado en 2006. Ezequiel también fue víctima de la versión oficial de la policía. Los efectivos declararon que tras un partido de futbol dos hinchadas se habían enfrentado, lo que terminó con la muerte de Ezequiel; sin embargo, lo que en realidad ocurrió fue que un policía de apellido Moreno le disparó en el pecho y lo mató.
De a poco los familiares de víctimas de gatillo de Santiago del Estero se han comenzado a organizar: “Nos conocemos hace poco, hemos empezado con esto hace seis meses, no estábamos empapados del tema, a partir de nuestro caso empezaron a acercarse y ahora estamos en contacto y nos avisamos qué vamos a hacer, para dónde vamos a ir, y la idea es que si hay más familias que se acerquen y hacer una comisión de víctimas de impunidad del NOA, porque en Santiago somos muchos más y mucha gente que ha tenido casos similares y no se anima a denunciar para no tener la persecución y los agravios que siempre suelen haber ante este tipo de denuncias”, explicó Paola a ELM.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario