21 mar. 2015

(Por La Retaguardia) Desde fines de agosto de 2013 los vecinos de Parque Patricios se encuentran organizados y trabajando para proteger y recuperar el Cine Teatro Urquiza, ante la manifiesta especulación inmobiliaria no solo de empresarios, sino también del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a partir de la creación en esa zona del distrito tecnológico. Dialogamos con Karina Cicovin, habitante del barrio, quien nos contó la historia del cine y las iniciativas de los vecinos para lograr su reapertura como tal.

“Recuerdo aquel cine de barrio como la primera diversión de mi infancia. Debía tener por entonces unos doce o trece años. Era bastante hombrecito. (…) Llegamos con mi madre a la hora de la matinée, después de haber capeado un vendaval que azotaba el desamparo de la calle (…). Nunca había visto la sala tan llena. Indudablemente el programa había entusiasmado a todas las familias del barrio. Estaban repletas las plateas y el paraíso. Y una animación inusitada, sofocante y aturdidora, espesaba la atmósfera del cine. Había un aire de estreno o mitin político”.
Fragmento de “El cine ABC” de Enrique Wernicke.

Para quienes tienen 40 años, o más, los cines de barrio ocupan un lugar muy significativo de sus infancias y adolescencias. Muchas salas se han ido perdiendo, ya sea porque cerraron o se transformaron en otra cosa, muy distinta. El cine 25 de mayo de Villa Urquiza es uno de los pocos que se ha recuperado. Como el cine El Plata de Mataderos, que hoy funciona gestionado por el gobierno porteño. Algunos como el Alberdi, también de Mataderos, se han convertido en un supermercado chino; otros en templos evangélicos.
El Cine Teatro Urquiza está ubicado en Avenida Caseros al 2800, a pasos del Parque de los Patricios, pero desde hace años está abandonado. Desde agosto de 2013, un grupo de vecinos está peleando para protegerlo y recuperarlo como espacio cultural para el barrio. Una de ellas es Karina Cicovin que, en diálogo con La Retaguardia, contó que se trata de un edificio que fue  inaugurado el 20 de mayo de 1921. Esto implica que lo abarca la ley 3680, que protege edificios anteriores a 1941. Sin embargo, el Cine Teatro Urquiza se ubica en un barrio en el que actualmente se está desarrollando el distrito tecnológico, donde hay muchos negocios inmobiliarios y mucha desesperación por los terrenos y la construcción de torres, impulsado todo esto por el propio gobierno de la Ciudad.
Hace pocos días, el jefe de gobierno, y precandidato a presidente, Mauricio Macri, inauguró las primeras oficinas de la administración pública porteña en el barrio de Parque Patricios.
“Están en la calle Uspallata –contó Karina Cicovin–, detrás del parque. Anoche pasé casualmente por ahí y vi que en una cuadra de la calle Uspallata ahora hay rejas. En este barrio todo es un negocio inmobiliario y el pedido por la protección y recuperación del cine tiene que ver también con que están gastando millonada de pesos en un lugar, están haciendo lo que quieren en un barrio, pero el pedido de los vecinos originarios de este barrio no lo tienen en cuenta. Sacamos plazoletas, metemos asfalto, sacamos adoquines, cementamos, metemos rejas, pero todo lo que tiene que ver con la cultura no nos ocupamos, entonces los vecinos estamos bastante enojados, más allá de que las sombrillas de colores y los toldos amarillos están, hay una molestia general de los vecinos, que tal vez ellos no la ven porque no caminan el barrio, no están en el barrio, no son originarios del barrio, se están apropiando de un barrio llenando de oficinas fantasmas, porque de la cantidad de gente que iba a venir a trabajar por el famoso distrito tecnológico no vino nadie y lo único que les preocupa es un lugar para comer. Entonces nosotros, los que vivimos acá, y sabemos cómo funciona eso, estamos viendo destruir la zona sur”.

Vandalismo

“En este caso puntual, el pedido de los vecinos es que protejamos la cultura, recuperemos el Cine Teatro Urquiza que es un edificio emblemático en este barrio. Ahora está abandonado, y lo están golpeando literalmente, porque tuvimos dos hechos de vandalismo. Primero, le pegaron con un contenedor que levantaron con el camioncito que lo pusieron obviamente abajo del techito del cine para pegarlo y romperlo. Están las fotos y está la denuncia por incumplimiento de la cautelar que ya elevamos y la tiene la jueza Lidia Lago del Juzgado Número 7, y estamos esperando una respuesta. El gobierno de la ciudad niega todo, la empresa constructora del edificio niega todo, nosotros tenemos todo filmado, fotografiado, y con testigos. Hubo un segundo hecho, y a menos de una semana apareció una empresa constructora que estaba haciendo el boulevard de la Avenida Caseros, y nos dijeron que de buena onda venían a picar lo que se estaba desprendiendo porque un vecino se los pidió. Una empresa que no tenía seguridad, cartel, los empleados no tenían botines, no tenían casco, cinturón para protegerse, vinieron con garrafas, con herramientas, a querer tirar el techo que está protegido por una medida cautelar que dictó la jueza Lidia Lago en abril del año 2014. Entonces no respetan nada y nosotros estamos enojados”, detalló Karina Cicovin.

De barrio tradicional a zona de empresas
Según explica el propio gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en su sitio web “el Distrito Tecnológico es un centro de promoción y desarrollo de conocimiento que recibe empresas de tecnologías de la información y comunicación (TICs) (…) Durante los últimos años, en distintas ciudades de los cinco continentes han surgido proyectos urbanos para albergar empresas dedicadas a producir valor en el campo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TICs). Se trata de iniciativas en las que intervienen el ámbito privado, gobiernos, instituciones educativas y organizaciones no gubernamentales (ONGs), y que tienen como principales objetivos el desarrollo económico bajo el nuevo paradigma de la sociedad de la información, la inclusión social de ciertos sectores de la población y la revitalización urbana”.
Estas empresas que mudan sus oficinas al barrio de Parque Patricios obtienen una serie de beneficios entre los que se encuentran la exención del pago del Impuesto a los Ingresos brutos, de las Contribuciones de Alumbrado, Barrido y Limpieza, Territorial y de Pavimentos y Aceras (ABL), de Derechos de Delineación y Construcciones; además de líneas de crédito preferenciales del Banco Ciudad.
Esto ha generado que las empresas ofrezcan importantes sumas de dinero a los habitantes de históricas viviendas, que aceptan vender sus propiedades y mudarse a otros barrios. Así es como muchas cadenas ponen locales transformando a un barrio tradicional de la Ciudad en una zona de empresas, como el microcentro, tal como apuntó Cicovin en diálogo con La Retaguardia.
“Acá hay un centro comercial pequeño que funciona hace años –agregó–, a esos vecinos no les dan ninguna eximición de nada, tienen que pagar sus impuestos religiosamente, a nadie favorecen más que a sus empresas. De hecho, hay lugares donde está el cartelito fosforescente con el número de la empresa del distrito tecnológico, pero adentro no hay nadie. Yo no vengo acá a denunciar cosas de las que no estoy 100% segura y con una investigación y con un expediente iniciado. Nosotros estamos con lo del cine y hablamos de leyes, tenemos cinco o seis leyes que no se están cumpliendo, tenemos una cautelar que protege el edificio y no se está cumpliendo, la desesperación que hay por tirar abajo ese edificio y hacer una torre de nueve pisos de oficinas es tremenda. Todo tiene que ver con un desarrollo, vos tenés en este distrito tecnológico empresas, tenés la jefatura y un montón de gente que supuestamente va a venir a trabajar, también hay que pensar que esa gente puede tener en el después de la oficina o en el camino a la oficina un lugar para la cultura, el arte, para realizar talleres, para que la gente que vive acá no tenga que ir al centro. Porque ellos quieren descentralizar, bueno, qué mejor que eso. Además, en la Comuna 4 no hay un lugar así”.

Iniciativas

Los vecinos de Parque Patricios han presentado una medida cautelar y cuatro proyectos de ley en la Legislatura porteña con el objetivo de, por un lado, proteger el edificio y, por el otro, lograr su reapertura como espacio cultural para el barrio. Según contó Cicovin, la dueña del edificio ubicado en Avenida Caseros 2826 es una empresa constructora, que está notificada y al tanto de estos expedientes.
“Nosotros también estamos activando y tratando, hay cuatro proyectos de ley, de hecho fuimos a la Legislatura cuando se inició la comisión de Cultura, obviamente que todos los bloques levantaron e hicieron propio el proyecto de ley que hemos presentado como ciudadanos, menos el PRO. Evidentemente no hay un interés, estamos tratando por todos los medios una reunión, una audiencia pública para que ellos entiendan la necesidad de un barrio, y estamos esperando que nos llamen, porque ellos siguen intentando golpear y tirar abajo un lugar que las leyes lo tienen que proteger”, agregó la vecina de Parque Patricios.

En el último proyecto, presentado el 13 de marzo pasado, se pide principalmente que se declare “de utilidad pública y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural, el inmueble del Cine Teatro Urquiza”, y que sea el gobierno porteño el encargado, a través del organismo que corresponda, de restaurar, construir y poner en valor la totalidad de la fachada, el interior y las instalaciones del inmueble, conservando las características estilísticas originales. Además se propone que una Autoridad de Aplicación sea la encargada de instrumentar las medidas necesarias a fin de que se destine el inmueble mencionado al financiamiento del espacio cultural “Cine Teatro Urquiza”. Y recuperar así el espacio cultural hoy perdido para el barrio de Parque Patricios.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario