28 abr. 2015

(Por La Retaguardia) Desde hace un tiempo se están intentado instalar diferentes emprendimientos mineros en el de cordón de Famatina, los vecinos de la zona se movilizaron en todas esas oportunidades para impedirlo y exigirles a los empresarios mineros que se retiren. La semana pasada volvieron a hacerlo. La respuesta fue una denuncia contra 35 de ellos. La Retaguardia dialogó con Carina Díaz Moreno, de la Asamblea de Famatina, sobre este nuevo capítulo de la pelea antiminera. También repasamos la entrevista a Héctor Artusio, asambleísta e integrante de la Radio comunitaria La Voz de los Pueblos, realizada en Enredando las mañanas, el programa de radio de la Red Nacional de Medios Alternativos.

“Los distritos del norte famatinense, como Angulo, Campana, Pituil, Chañarmuyo, La Cuadra, Santa Cruz, están muy cerca entre sí, y hace dos jueves la gente de Campana vio subir dos máquinas hacia este emprendimiento minero que está sobre el Río Blanco. La empresa se llama MIDAIS, pero la hemos googleado, la hemos buscado y no encontramos ningún antecedente, lo que sí dicen ellos es que tienen supuestamente todo aprobado a nivel provincial, desde el gobierno provincial, la Secretaría de Minería, pero nunca han presentado ningún tipo de papel, ni se han acercado al municipio de Famatina, porque acá también tenemos ordenanzas que prohíben la explotación minera a cielo abierto en nuestras tierras”, explicó Carina Díaz Moreno a La Retaguardia. 
Los asambleístas de Famatina tenían información desde hacía tiempo en relación a que se pretendía instalar una minera en Río Blanco, en el distrito Angulo, a 45 kilómetros de la cabecera departamental de Famatina.
En diálogo con Enredando las mañanas, el emprendimiento colectivo de la Red Nacional de Medios Alternativos, Héctor Artusio, criador de conejos, remisero, asambleísta e integrante de la Radio Comunitaria La Voz de los Pueblos, señaló que los representantes de la minera desde hace algunos años se encontraban dando vueltas por la zona acompañados por personas de nacionalidad inglesa, y que desde el momento en que comenzaron a instalarse para explotar el yacimiento, alrededor de 80 vecinos de Famatina se reunieron para definir cómo actuar, y que hace dos semanas les plantearon a los responsables de la instalación la posibilidad de que deberían retirarse. Ante la permanencia fueron finalmente a exigirles que se vayan.
Al respecto, Díaz Moreno detalló: “el jueves de la semana anterior o la pasada, vimos que ya habían subido dos máquinas pesadas para trabajar ahí, nos convocamos y la gente de Campana, Chañarmuyo, Ángulo, Pituil, subió el sábado siguiente. Ahí la gente de la minera, un tal Miguel Urtubey, de manera muy prepotente les dijo que él era ciudadano argentino y que tenía más de nueve pedimentos en la zona para explorar y explotar oro, entre otras cosas. Nueve pedimentos que llegaban incluso algunos en medio de tres piedras y otros muy cercanos a lo que se ha declarado el año pasado Patrimonio de la Humanidad, que es el Qhapaq Ñan o Camino del Inca. Urtubey trató con mucha prepotencia porque había ido un grupo muy pequeño de gente”.
Ante esta situación habitantes de distintos distritos de los departamentos de Famatina y Chilecito se reunieron en la casa de un vecino de Angulo para desde allí subir a la mina: “no estaba el dueño pero sí hicimos que se bajen, les dijimos que no había licencia social, que llevábamos una lucha muy larga y pesada, y que no iban a poder explorar ni explotar nuestro cordón de Famatina. Se bajaron pero a los días volvimos a subir y nos volvimos a dar cuenta de que había gente ahí, incluso un geólogo que pretendía enseñarnos el proceso minero. Los hicimos bajar, estaba la policía de por medio, y el lunes ya volvimos a subir y volvimos a encontrar gente que terminamos bajando nosotros, y ahora dicen que nosotros somos agresivos y que llevamos armas de fuego, y que terminamos quemando cosas, cosas que jamás ocurrieron”.
Lo que sí ocurrió es que 35 vecinos fueron denunciados por la empresa: “nosotros llevamos una lucha de casi 9 años, donde jamás hemos recurrido a la violencia, pero siempre se nos ha tildado a nosotros de agresivos, de violentos, incluso el gobernador ha llegado a tratarnos de indios salvajes, y nunca hemos llegado a la violencia, mucho menos por una minera tan pequeña como pretende o aparenta ser esta. Ahora estamos 35 de nosotros denunciados, estamos esperando que nos lleguen las citaciones a indagatoria. Entre estos 35 está el intendente de Famatina (Ismael Bordagaray), está la diputada Lucía Ávila, el Padre Omar Quinteros y también pobladores de la zona. La justicia va a tener que probar todo lo que argumenta esta minera, como hacen siempre tanto los del gobierno como las mineras, esto de victimizarse, hacerse los pobres tipos, y por otro lado tratan de imponerte minería y de perseguirte y judicializarte. Ya estamos acostumbrados pero no queremos naturalizarlo. Lo que nos queda es seguir resistiendo, se nos van a seguir sumando posiblemente las causas judiciales, por otro lado hay que ver que nosotros no le tenemos miedo ni siquiera al miedo, y no vamos a aceptar ninguna imposición de megaminería en nuestras tierras. Seguiremos resistiendo, no nos queda otra, esta minera se va a tener que ir a la corta o a la larga”, aseveró Díaz Moreno.
En el mismo sentido, Artusio explicó a ELM que de esta manera la minera no sólo buscó impedir que los vecinos accedieran a la ubicación, sino que desde el ámbito legal persiguieron a los manifestantes, acusándolos de destrozos y que a él particularmente lo acusaron de ser el instigador ideológico, debido a que no se encontraba en la movilización. Agregó que esta persecución judicial se enmarca en el reciente encuentro de una carpeta perteneciente a representantes mineros donde se había marcado a distintos activistas, asambleístas y funcionarios como peligrosos.
En todos estos años, los vecinos antimineros han sufrido, además de la judicialización balazos, represiones, gases: “hemos pasado creo yo por todas las formas de imponernos y de represión que ha tenido este gobierno”, dijo Díaz Moreno a La Retaguardia.
La asambleísta relató además que ahora desde la minera, están intentado armar un grupo autoconvocado: “así se quieren denominar, pero a ellos les van a pagar un sueldo un grupo de personas, especialmente hombres, para confrontar directamente con nosotros, lo que atribuyen es que hay que defender la minería y el progreso y el supuesto desarrollo que todo esto trae para nuestros pueblos y es para eso que les van a pagar un sueldo, para conformar un grupo parapolicial para que confronten con los pueblos, los habitantes, los ciudadanos que estamos en contra de la megaminería. Lo que termina pasando en todos lados, terminamos enfrentándonos pueblo contra pueblo”.

Resistencia

Al ser consultada sobre si no tenía temor a que las mineras ganaran esta pelea por cansancio, Díaz Moreno se mostró contundente: “si bien ya llevamos 9 años y esto ha producido un desgaste tanto en nuestras vidas personales como en nuestros trabajos los que están atrás nuestro, nuestro jóvenes, nuestros niños vienen mamando la lucha desde muy chicos y sabemos que vienen con mucha más fuerza y más conscientes que nosotros. Por otro lado, esta minera ha vuelto a enlistarnos como en las épocas de la dictadura, como lo hizo a fines de 2011 Osisko, cuando encontramos las carpetas y saltaron las listas negras. Ellos han vuelto a enlistarnos y con ese listado incluso es con el que nos han denunciado ante la justicia, esta me parece una maniobra más de los gobiernos. Acá en las provincias del noroeste, son pequeños feudos, por ejemplo en La Rioja (Luis) Beder Herrera está hace más de 30 años en el gobierno, desde que comenzó la democracia y es como que se creen los patrones de estancia, no soportan esto de que la gente levante la cabeza con dignidad y se niegue a la imposición abrupta de romper nuestras montañas que son las únicas que nos abastecen de agua dulce. No nos queda otra que seguir resistiendo, no le tenemos miedo al desgaste. Pasamos dos años en Peña Negra, un lugar sin señal, sin luz, sin agua potable y ya hemos pasamos los tres años en Alto Carrizal cuando hemos corrido la tercera minera. Esta es la cuarta, y tarde o temprano se va a ir. Y tarde o temprano la gente a la que están buscando para emplearlos para que terminen confrontando con nosotros se va a dar cuenta que estamos defendiendo el agua que ellos utilizan y el agua que ellos consumen también”.
En cuanto al acompañamiento en la pelea antiminera de la población en general, Díaz Moreno reflexionó: “acá en lo que es la Asamblea de Famatina, la de Chilecito, la de Capital, junto con Lucía Ávila, siempre estamos fortalecidos, multiplicándonos, así que en ese sentido tampoco tenemos mucho problema. El domingo pasado se cumplieron 423 años de la fundación de Famatina y ese día todo el pueblo caminó con nosotros, marchó en los festejos, en los actos y en el desfile cívico militar, al punto de que se ha bajado a todo el palco de funcionarios a caminar también con los asambleístas, con los ciudadanos. Esto de ver el palco vacío, y nuestro cura párroco, nuestra diputada por la capital, nuestro intendente y sus funcionarios caminar a la par nuestra, también nos fortalece mucho”.

La convivencia con lo partidario

“Dentro de las asambleas, cuando hacemos nuestras acciones y nos manifestamos somos apartidarios, pero no tenemos que dejar de tener en cuenta que tanto el intendente anterior que falleció hace poco, Lídoro Leiva, como el actual Ismael Bordagaray han estado desde el principio a la par del pueblo en la lucha, igual que nuestro cura párroco, nos guste o no, seamos o no de ese partido político. Y Lucía Ávila ha sido candidata desde las asambleas, ella salió desde la asamblea como candidata y ganó por la capital”, explicó Carina Díaz Moreno.
En cuanto a las relaciones de estos políticos con referentes nacionales, la asambleísta manifestó: “Bordagaray primero estaba con (Sergio) Massa y ahora es como que ha llegado la candidatura de Julio Martínez, de los radicales, como gobernador y creo que Ismael como vicegobernador. Me parece que a nivel nacional el tema es muy jodido porque todos los candidatos que se muestran son pro-mineros. Y lo que nosotros necesitamos es la seguridad del gobierno provincial y a nivel departamental. No hay candidato a nivel nacional que no sea pro-minero, lo que sí la seguridad de tener paz aunque sea un par de años teniendo a Julio Martínez, que antes de ser candidato también ha estado en la lucha y la ha conocido, y ha soportado incluso la represión en algún momento. E Ismael lo mismo, a la par del pueblo, ha soportado gases, balazos, represión”.
Al igual que lo vienen haciendo desde hace más de 9 años, los vecinos y asambleístas de las distintas localidades del departamento de Famatina resisten el avance minero en la zona. Así como ya lo hicieron en otras tres oportunidades, se encuentran en estos momentos movilizados y organizados para impedir que esta cuarta empresa minera se instale en su lugar en el mundo.


0 comentarios:

Publicar un comentario