10 abr. 2015

(Por La Retaguardia) Esta vez aparecieron pintadas contra el principal referente del organismo de derechos humanos que acompaña causas por violaciones de derechos humanos producidas en la actualidad. Las agresiones comenzaron a ser sistemáticas tras el avance de la causa en la que se investiga la muerte del joven Gabriel Blanco en una comisaría, y por la que Pimentel soporta una causa judicial en su contra, ya que es acusado de haber prometido beneficios ante la justicia a los presos que son testigos de la participación policial en la muerte de Blanco. En diálogo con Luis Angió durante Otras Voces Otras Propuestas, Pimentel explicó una vez más las razones por las que es hostigado.

"El ataque es a la APDH, a los organismos que estamos acompañando a la familia de Gabriel Blanco, el joven muerto, asesinado por medio de torturas. La agresión también es hacia mí en lo personal; me tratan de corrupto, chorro, extorsionador. Una cantidad de calumnias e injurias que ya hemos denunciado hace quince, cuando apareció un pasacalle, y ahora apareció pintado en varios lugares: Departamento Judicial de La Matanza, la rotonda de San Justo, lugares donde masivamente la gente transita. Esto tiene que ver con un acompañamiento que venimos haciendo desde hace siete años por asesinato de Gabriel por miembros de la comisaría de San Carlos el 1 de marzo de 2007. En ese marco, después de muchos años de investigación, se pudo determinar la responsabilidad en prima facie de cinco miembros de esa comisaría, imputados por este delito gravísimo. Y los abogados que están defendiéndolos, que empezaron a defenderlos cuando los detiene la justicia, utilizan un artilugio muy bajo: utilizan a dos presos para que denuncien contra nosotros. A estos presos les han hecho decir que la APDH los visitó en la comisaría y les habríamos sugerido que denuncien contra los policías, que si hacían eso iban a recibir algún tipo de ayuda de parte nuestra. Esto se utilizó para hacer una denuncia penal contra nosotros".

—Luis Angió: Ante esto, ¿qué han hecho? Imagino que hay un sector en la población que los apoya.

—PP: Hay solidaridad de muchas organizaciones, de mucha gente. Lo han visto, lo están mandando por las redes sociales. Hubo una pequeña movilización hace diez días en la que exteriorizamos la preocupación a la fiscal general. Vinieron Aldo Etchegoyen, presidente de la APDH Nacional; Nora Cortiñas, y también un mensaje de Adolfo Pérez Esquivel. Todos expresaron la preocupación de que exista esta persecución hacia organismos de derechos humanos. Lo único que hacemos es acompañar a quienes nos lo piden cuando se encuentran violados en sus derechos. Hemos hecho la denuncia pública, la denuncia formal en la Fiscalía. Estamos esperando que haya resultados. Queremos encontrarnos con los responsables de estos mensajes amenazantes, estas difamaciones, para poder hacerles una querella y que justifiquen y fundamenten estas expresiones. Hasta ahora no han dado con ellos, estamos insistiendo. También le hemos pedido a la fiscal general que definan esta situación de esta causa que nos han armado hace un año, qué es lo que motiva a estos señores a tratar de la manera que nos están tratando.

—LA: Ustedes han tenido un papel fundamental con el caso de Luciano Arruga. Ha habido una pelea muy importante, ese destacamento, con la pelea de ustedes, lo recuperaron, y esto la Policía no se lo puede bancar.

—PP: Tal cual. Y hay que recordar —y esto se lo dijimos a la fiscal general— que la APDH, junto con distintos organismos que estamos acompañando el caso de Luciano, estamos pagando un costo altísimo por haber tenido el tupé de mantener nuestra coherencia y haber iniciado tres jury de enjuiciamiento a dos funcionarios del Ministerio Público y a un juez de garantía. Creemos que eso no es gratis. El sostenimiento de la causa tiene que ver con esto que hemos hecho. La fiscal general escuchó, no dijo nada, pero nosotros sentimos que tiene mucho que ver. Vamos a continuar, por supuesto, con nuestro compromiso de acompañar a todos los sectores que se encuentren vulnerados, sea del sector que sea, clase baja, media o alta. Siempre decimos que todos los miembros de la especie humana tienen derechos humanos. Y aclaramos para estos señores que están reclamando que los policías también tienen derechos humanos, lo único es que se tienen que someter como cualquier persona a la justicia cuando se lo encuentra responsable de algún delito. Y esto es lo que no se bancan estos señores.

—LA: En el caso de Gabriel Blanco también hay un encubrimiento.

—PP: Hay responsabilidad política, policial y parte de la justicia. Lo que tenemos que reconocer en este caso es que la justicia se ha ajustado a derecho. Reconocemos que el  doctor Carlos Arribas ha hecho las cosas como se tienen que hacer. El doctor Raúl Ricardo Alí exigió todas las garantías para llevar adelante la detención, eso significa que hubo que fundamentar todas las pericias que se han hecho para demostrar la autoría. Y, sin embargo, acá lo que se quiere plantear es que estos señores están presos por culpa de los organismos de derechos humanos, por culpa de la APDH, por mi culpa concretamente. No lo vamos a tolerar ni de ellos ni de nadie. Queremos dar con los responsables de estas injurias para querellarlos y tendrán que rectificar o ratificar. Si se rectifican, bueno; y si lo ratifican, les haremos una demanda, como corresponde, por calumnias a injurias. Tampoco crean que es gratis injuriar y decir cualquier cosa. Pero más que a nadie responsabilizo a los asesores legales de esta gente. Porque, en definitiva, los familiares, por una cuestiones de desesperación, les dicen tal o cual cosa y lo compran. Pero acá hay señores que están matriculados por colegios de abogados, que también tendrán que rendir cuentas de sus matriculados por su accionar, que no tiene nada que ver con la ética y la moral. Acá estos señores se han movido en un marco casi delincuencial utilizando a estos dos pibes para que hagan esta falsa denuncia.

—LA: ¿Hubo otro tipo de amenazas o de acoso?

—PP: No. No hubo amenazas personales ni llamados telefónicos. Sí hubo, ya desde hace un año, robos en la sede, intento de incendio. A la semana que aparece el cuerpo de Luciano, intentaron quemar la APDH. Robaron varias veces. Esto lo unimos también a esta campaña. Y hay que recordar que el 28 de mayo habíamos organizado una marcha para pedir la desestimación de la denuncia que nos hicieron, y estos señores —los policías y familiares— se enteraron y organizaron una contramarcha. Los señores querían llegar a nuestro lugar para repudiar lo que estábamos haciendo. Ahí hubo volantes, discursos. Todo eso está documentado. Y lo denunciamos y le dijimos hoy al fiscal Juan Diomede, quien entiende en la denuncia. Con todos estos elementos, ¿no puede encontrar a quienes nos han injuriado? Vamos a ver si lo pueden hacer ahora.

ESCUCHAR O DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario