20 abr. 2015

Inés Ragni, Madre de Plaza de Mayo
junto a Ely Hernandez.
(Por La Retaguardia) El Tribunal Superior de Justicia de Neuquén resolvió en septiembre de 2014 quitarle los agravantes a la condena recibida por el policía Claudio Salas, hallado culpable del asesinato del adolescente Brian Hernández, ocurrido en diciembre de 2012. Este fallo requirió la modificación de la sentencia a cadena perpetua que el efectivo había recibido; la nueva condena se conoció hace unos días: 15 años de prisión. El programa Desde Afuera, de los Familiares y Amigos de Luciano Arruga, que se emite por Radio Zona Libre y Radio La Retaguardia, dialogó con Ely Hernández, la mamá de Brian, pocas horas después de conocerse la nueva condena. Dolida, pero con la misma fuerza de siempre, Ely contó que ya presentaron un recurso de queja para que el caso por el crimen de hijo llegue a la Corte Suprema e intentar allí alcanzar justicia.

“¿Querés decirle algo a los jueces?”, le preguntó una periodista a Ely Hernández minutos después de conocerse la nueva sentencia contra Claudio Salas. Ely respondió: “la justicia no existe, sabemos que hoy los pobres no tienen justicia, que la clase trabajadora no tiene justicia y que la justicia es solamente para los ricos y para los que tienen la posibilidad de pagarla; nosotros no podemos pagarle a la justicia, como hacen ellos”.
Este audio fue difundido por los Familiares y Amigos de Luciano Arruga durante la entrevista que le realizaron a la propia Ely Hernández en el marco de la última emisión de su programa “Desde Afuera”, que se realiza en el estudio Víctor Basterra de Radio La Retaguardia y se puede escuchar por Radio Zona Libre, entre otros medios comunitarios, alternativos y populares.
Los jueces de la pregunta inicial son Carina Álvarez, María Gagliano y Mauricio Zabala, quienes el pasado 14 de abril redujeron la pena de cadena perpetua recibida por el policía Claudio Salas a 15 años de prisión. Esta reducción se dio a partir del cambio en la carátula realizada el año pasado por el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén; de homicidio calificado, por ser integrante de las fuerzas policiales por haber abusado de su cargo y utilizar su arma de fuego, se pasó a homicidio simple.

Historia de una injusticia

“El año pasado nosotros conseguimos una condena a cadena perpetua para el policía Claudio Salas, oficial de la provincia de Neuquén, que el 19 de diciembre de 2012, asesinó a mi hijo Brian Fernández de tan solo 14 años, con un tiro en la nuca. Ese día Brian había egresado de 7º grado y esa noche como una travesura de cualquier chico de 13, 14 años, sacaron con sus amigos el auto del papá de Damián, un amigo, y se fueron a dar una vuelta por el barrio. Pocas cuadras después el auto se les rompe y le piden socorro a un vecino que era Willy Gutiérrez. Él se da cuenta de que en el auto se había roto la caja de cambios entonces los ayuda y acompaña hasta la casa. En ese trayecto desde que Willy Gutiérrez se sube al auto, se cruzan con un móvil que no le hace ningún tipo de señal, cuadras más abajo se encuentran con otro móvil pero ellos no lo distinguen porque estaba con las luces apagadas, sin balizas, no era un control policial como se dijo en los medios, entonces ellos lo cruzan sin darse cuenta que del móvil bajan 2 policías, que sin mediar ningún tipo de seña, ni palabra, los chicos sienten ese disparo que atraviesa la luneta del auto, que es el disparo mortal que asesina a Brian, no en el momento sino un par de horas después de estar conectado. Fue un momento muy duro para nosotros pero por lo menos nos pudimos despedir de él, nos quedamos con la esperanza de que haya escuchado cada cosa que le dijimos. Brian murió en mis brazos esa madrugada, que para mí más allá del dolor es un consuelo. Brian recibe este disparo en la nuca, le produce instantáneamente la muerte cerebral, y a partir de ahí empezó esta lucha”, relató conmovida Ely Hernández en diálogo con el programa Desde Afuera.
Hernández agregó que se hicieron además varias denuncias ya que 8 amigos que iban con Brian en el auto fueron torturados en la Comisaría del Menor: “los chicos salieron en libertad muchas horas después de estar detenidos, algo que fue totalmente avasallante para las familias, todos chicos menores de edad, de entre 12, 13 y 14 años, los tuvieron más de 9 horas detenidos, un delito gravísimo que en Neuquén se ignoró totalmente. Y comenzamos esta lucha y a 9 meses del asesinato de Brian conseguimos que el policía Salas fuera a juicio, fue gracias a la movilización, a la cantidad de gente que salió a la calle indignada por el asesinato de Brian. Willy Gutiérrez, que era el conductor del auto, declara en contra de Salas en el juicio, porque es el único que pudo distinguir su cara; en la audiencia Willy relata que estaba amenazado de muerte, que lo habían amenazado por si se presentaba a declarar en el juicio. Al día siguiente, a las 8 de la mañana, Willy se retira de su casa para ir a buscar a sus hijas a la casa de su mamá y es fusilado de 6 tiros por la espalda y muere instantáneamente. También sabemos que el asesinato de Gutiérrez fue justamente por un sicario mandado por Salas, por la policía de la provincia de Neuquén”, acusó la mamá de Brian.
Organizaciones sociales y vecinos salieron a las calles, más de 5.000 personas movilizadas por el asesinato del testigo clave en el juicio por el crimen de Brian, pocas horas después Salas recibe cadena perpetua. “Obviamente lo celebramos como un triunfo porque era bastante importante conseguir una condena perpetua a un policía en este país, y ahí es donde juegan con nuestros sentimientos porque nosotros estábamos conformes, pedimos justicia por Willy, encontramos al asesino de Willy, seguimos adelante junto a la familia de Matías Casas para también condenar al policía Héctor Méndez, también conseguimos la condena a perpetua. Pero meses después, la policía de Neuquén se organiza con un sindicato, mágicamente la justicia declara que había que bajarle la condena a Salas y cambiarle la calificación como homicidio simple, lo mismo sucede con el caso de Matías Casas, que un veredicto de un jurado popular lo declaró culpable a Méndez y también le bajaron la condena y ahora la familia está esperando la realización de un nuevo juicio”, agregó Ely Hernández.
El 22 de julio del 2012, Matías Casas de 19 años fue asesinado en el barrio Cuenca XV de la ciudad de Neuquén por el policía Héctor Méndez. Esa noche, el efectivo salió de su casa con su arma reglamentaria y le disparó 4 veces a Casas, mientras el joven intentaba escapar del ataque. La bala que lo mató le ingresó por la espalda, sin darle ninguna posibilidad de defensa. Méndez fue hallado culpable por un jurado popular en mayo de 2014, y condenado a perpetua en agosto de ese año por el agravante de abuso de su función. Sin embargo, a fines del año pasado y a pedido de su abogado, el Tribunal de Impugnación determinó que el juicio se debía realizar nuevamente por considerar que no le cabía la calificación por la que había sido sentenciado.

La Neuquén real

“Esta es una provincia corrupta, donde está Vaca Muerta, el petróleo, donde todo se va para el bolsillo de unos pocos, para los políticos, para los ricos. Los pobres en Neuquén estamos viviendo sin justicia, a los hijos de la clase trabajadora los matan, los torturan en comisarías, y esta política de Estado en Neuquén mira para otro lado y siguen matando a nuestros hijos. Los chicos de Neuquén tienen mucho miedo de andar en la calle, le tienen mucho miedo a la policía; el rol que cumplen acá en Neuquén es terrible como seguramente será en muchas partes del país, vos no podés hablar con un chico en Neuquén que no te cuente que haya sido torturado por la policía a los 13, 14 años. Es muy triste, es la realidad que tenemos en Neuquén, mucha gente pobre, no hay contención para los chicos adolescentes, no hay centros de deportes ni centros culturales, la salud se cae a pedazos, hoy tuvimos por lo menos tres cortes de puentes en la provincia por recomposición salarial, los médicos en los hospitales están con guardias pasivas porque están pidiendo aumento salarial. Esta mentira de Vaca Muerta, esta mentira de los millones que entran en Neuquén con los convenios con las petroleras es todo mentira, y si es real se la están llevando, como siempre, los políticos y los gobernantes, y los poderosos de nuestro país”. Así describió Ely Hernández la realidad de su provincia durante el diálogo con los Familiares y Amigos de Luciano Arruga.

Seguir adelante

“Gracias a la presencia de Fermín (integrante de Familiares y Amigos de Luciano), Nadia Paris y de varios compañeros que han estado al lado mío, esto puede ser un poco más llevadero, porque siempre en la voz de los compañeros está la esperanza de seguir. Obviamente en estas situaciones de impotencia, donde se juega con los sentimientos de las personas, donde perdés un hijo, es muy pesado seguir adelante con todo esto, y realmente a veces uno cree que la solución está en la muerte, en tener que partir... porque con este dolor, es tan difícil cargar cada día con esta mochila, despertarse cada día y ver la cama de tu hijo y ver que no está, entonces yo creo que el apoyo y la contención de los compañeros, de todas las organizaciones sociales que han apoyado siempre desde un primer momento en la lucha por justicia por Brian, por Matías, por todas las víctimas de la represión en Neuquén ha sido un pilar fundamental para mí y todas los familiares de víctimas de gatillo fácil de la provincia”, aseveró Ely al ser consultada acerca de cómo fue enterarse del cambio de pena para el asesino de su hijo.
En cuanto a los próximos pasos judiciales a seguir, la mamá de Brian Hernández explicó: “nosotros ya tenemos un recurso de queja presentado ante la Corte Suprema de Justicia, acá se nos había negado poder presentar la causa en la Corte, hicimos una queja y estamos esperando que siga en manos de la Corte, queremos avanzar con amicus curiae para que en caso de que el máximo tribunal tome la causa de Brian puedan intervenir, que puedan ayudar justamente a esclarecer la situación de lo que ocurrió en Neuquén. Esperar a que llegue este momento, juntar fuerzas para que llegue este momento, esta mochila es muy pesada, lo sé yo, lo saben todos los padres, todas las madres, y todos los amigos que nos rodean en estos momentos tan difíciles, lo fuerte que es tener que levantarse a la mañana y seguir adelante, pero creo que en este camino encontré gente que me ayudó mucho”.
Entre las personas valiosas a las que conoció a partir de su lucha por encontrar justicia para su hija, Ely Hernández se refirió especialmente a Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga: “pude conocerla y fue para mí un referente importantísimo. La conocí en Buenos Aires a menos de un mes del asesinato de Brian, yo iba muy quebrada, yo no era la mujer que soy ahora, realmente estaba vencida, realmente creía que no tenía posibilidades de continuar adelante, que no tenía las herramientas, creía que ni siquiera podía tener recursos, ni posibilidades de llegar a los lugares a los que he llegado, pero fue gracias a la solidaridad, el apoyo, la contención, y creo que en esto están las palabras de Vanesa en aquella actividad en la que participé luego del asesinato de Brian y me di cuenta cuando estaba arriba del escenario que esa era la mujer que tenía que ser yo, que no podía dejarme vencer ni permitirle a ellos que me vean vencida, que tenía que seguir adelante y sacar esas fuerzas enormes y hacer que mi hijo, esté donde esté, se sienta orgulloso de la madre que está de pie peleando por él. Creo que fue muy fuerte conocer a la familia de Luciano, fue muy fuerte conocer a tantas madres en mi misma situación, y me reconforta saber que no estoy sola en esta pelea, que son muchos los que me apoyan y en el caso de Fermín tenerlo acá, es un ser humano gigante, enorme, y le agradezco a la vida que Dios lo haya puesto en mi camino, que la vida lo haya puesto en mi camino, que mi hijo lo haya puesto en mi camino, y que hoy esté acá apoyándome, que esté conmigo.  A las organizaciones sociales, a la izquierda que acá en Neuquén es muy fuerte, realmente ha conseguido espacios importantes, y los ha puesto a funcionar en pos de esta lucha, la lucha de los pibes de los barrios”.

El cambio de sentencia para el policía Claudio Salas fue un golpe muy duro para la familia de Brian Hernández. Sin embargo, Ely ya demostró tener la fuerza y el acompañamiento para seguir adelante. El próximo paso será esperar la respuesta de la Corte Suprema de Justicia; mientras tanto la pelea continuará todos los días, en las calles de Neuquén.
DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario