25 abr. 2015

León Glogowski
 (Foto: juiciosmendoza.wordpress.com)
(Por La Retaguardia) Continúa el juicio contra ex jueces y fiscales acusados de delitos de lesa humanidad en Mendoza. Repasamos con el abogado querellante Pablo Salinas algunos testimonios de las últimas audiencias que dan cuenta de la presencia y el rol de los imputados judiciales de esta causa. Además, Salinas se mostró confiado en que la sentencia se conocerá antes de la feria judicial, y dijo que cree que el fallo será una respuesta contundente a los últimos fallos judiciales que favorecieron a Vicente Massot y Pedro Blaquier, entre otros. Fue durante el programa radial Oral y Público, que se emite por Radio La Retaguardia y una veintena de radios comunitarias y alternativas de todo el país.

“Los mendocinos somos una especie de sobrevivientes en la Argentina luego de la contraofensiva que hizo la derecha en todo el país y que logró planchar la causa de (Pedro) Blaquier, la de (Vicente) Massot, que logró dar vuelta lo de (Pedro) Hooft, que logró meternos una piña muy fuerte últimamente, pero no han logrado tirar abajo el juicio contra los jueces. Hay que decir que vamos a seguir luchando y que vamos a llegar a la complicidad civil, no vamos a bajar los brazos hasta llegar a la complicidad civil”, aseguró Pablo Salinas en el inicio de la entrevista con el programa radial Oral y Público.
Salinas es integrante del Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos (MEDH) y abogado querellante en el proceso judicial más importante de Mendoza, la megacausa en la que desde hace un año se juzga, entre otros, a ex jueces y fiscales por su actuación durante el Terrorismo de Estado.
“Hoy en el juicio en Mendoza se le está complicando muchísimo la situación a (los ex jueces Luis) Miret y a (Otilio) Romano porque las pruebas no solo son documentales, que ya las tenemos ofrecidas, sino que además están declarando los compañeros”, afirmó Salinas.
Algunas de las últimas declaraciones de sobrevivientes fueron las de Luz Faingold, León Glogowski y Juan Carlos Yanzón: “Luz lo vio a Romano en el D2 (Departamento de Información 2) –enumeró el abogado–, Yanzón lo vio a Miret en el D2, incluso cuando el defensor de Miret le preguntó por qué no lo denunció antes, Yanzón le contestó que no sabía que ver a un juez era un delito, ‘cuando lo vi en el D2 pensé: me van a picanear lo que quieran pero no me van a matar porque me vio un juez’, le respondió. Obviamente que ellos, los imputados, estuvieran en cuerpo presente en el D2 es una prueba más, además de la documental donde firman en las audiencias, donde usan las declaraciones obtenidas bajo tormento y picana, y las usan para acusar a los compañeros, ahora los mismos compañeros relatan todo el calvario que estos dueños del poder los hicieron sufrir”.

Todas las discriminaciones posibles

Salinas destacó, a su vez, la integridad y la fuerza de Glogowski al declarar: “él tenía 19 años y Luz (Faingold) que era su novia 17, y a ella la violaron en el D2, y él le dice a Miret y a Romano que a Luz la habían ultrajado, les dice que a él le habían robado 6.000 pesos que tenía para cambiar su moto, y les dice que a todos los compañeros les habían robado los relojes, y además habían sido brutalmente torturados y él venía con un labio partido. Ni Romano, ni Miret sacaron ninguna compulsa de eso, y encima Miret le dijo ‘con ese apellido, qué querés...’, o sea la discriminación especial por ser judío, que además lo hacían comer en el piso por esta condición. Ahí tenemos todas las discriminaciones sociales posibles; a Luz no le restituyeron a los padres, porque ellos eran divorciados, entonces dijeron que era una familia disgregada”.
En diálogo con Oral y Público, Salinas afirmó que todos los testimonios que se escuchan en las audiencias son fuertísimos: “es duro para mí contarlo porque yo los escucho todo el tiempo, es duro para mí estar todos los días en las audiencias, porque es tremendo el grado de perversidad que tuvieron todos estos personajes, pero es muy importante para una Argentina mejor que esto salga a la luz. Todos los testimonios van en el sentido de comprometer muy seriamente a Romano, Miret, (Guillermo) Petra y a (Rolando) Carrizo. El rol de ellos es un rol que exige una sanción más severa, son personas que han tenido una formación, una preparación y han sido los que cerraron la puerta, sin la complicidad judicial federal estos tremendos crímenes no podrían haber ocurrido”.

Picudeos con los defensores

Al ser consultado sobre la actitud de los abogados defensores durante las audiencias, Salinas utilizó un modismo trasandino: “tuve un picudeo, una pelea fuerte con uno de los defensores porque le dijo medio socarronamente a León si sabía leer. León es un compañero que tiene una formación enorme, y él le contestó muy sabia y serenamente, ‘mire, no me haga ese tipo de preguntas y no insulte mi inteligencia’. Después le pedí al tribunal que le indicara a los abogados que se limitaran a hacer preguntas sin pretender atacar a los testigos; pero ninguno de los abogados por lo menos hasta ahora, veremos en los alegatos, ha hecho una defensa ideológica del Terrorismo de Estado, como sí me ha ocurrido por ejemplo en audiencias en San Luis, donde varios defensores de represores están compenetrados con la defensa del Terrorismo de Estado ideológicamente, incluso uno que entiendo que va por todo el país defendiendo represores, (Eduardo Sinforiano) San Emeterio. Es una especie de condotiero, de mercenario de los represores. Es una especie de defensor ideológico a ultranza de toda esa época”.

El Tribunal

En relación a la conducta de los integrantes del Tribunal Oral Federal N°1 de Mendoza a cargo del juzgamiento en esta megacausa, Pablo Salinas manifestó tener confianza: “creo que podrá haber diferencias de apreciación en los montos de las penas, quizás, pero no creo que vaya a pasar nada como un manto de impunidad, que fue lo que ocurrió hace poco con Blaquier y Massot, no creo que pase eso. Es muy difícil que estos imputados puedan alcanzar protección, aunque tampoco es imposible”.
Respecto a las últimas decisiones judiciales que favorecieron a Blaquier, Massot, entre otros, Salinas aseveró: “le hablo a todos los compañeros, no bajemos los brazos, se puede, ya lo vamos a revertir. La idea es que se puede y que lo vamos a dar vuelta, que nos pueden dar algunas piñas pero nosotros también vamos a meter las nuestras. Y en el caso de este juicio, preparémonos porque si nos dan otra piña, iremos a Casación”.

Amenazas

Además de los fallos judiciales, en las últimas semanas han sido amenazados distintos integrantes del Poder Judicial que tienen un marcado compromiso con la defensa de la verdad, la memoria y la justicia, tal es el caso del juez de La Plata, Carlos Rozanski. Salinas afirmó que estos aprietes también se han dado en Mendoza y agregó: “damos todo el apoyo para ese excelente juez que es Rozanski, al que tengo el honor y el orgullo de conocer, compartimos una charla juntos en Godoy Cruz, y todo el apoyo para él. Creo que ante el avance que hemos tenido en las causas de lesa humanidad este tipo de hechos ocurren porque la cobardía de toda esta gente se demuestra en el anonimato y en el ataque permanente a aquellos que son referentes y Rozanski es un gran referente. Él es un punto de inflexión, a partir de la condena a Etchecoletaz el país empezó a ser otro. Además, fue el primer juez que se animó a hablar de genocidio y eso hay que reconocerlo, cuando la pacatería de nuestra justicia federal nunca se animó a llegar a la palabra genocidio que es la que más se adecúa a lo que ocurrió. Nosotros somos militantes de que se condene por genocidio, lo hemos pedido en diversos juicios, en el último conseguimos que se pusiera en el marco del genocidio y veremos qué pasa en este”.
En la megacausa de Mendoza aún queda por escuchar alrededor de 20 testimonios, luego será el turno de los alegatos y finalmente la sentencia, que se espera para antes de la feria judicial de julio.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario