5 may. 2015


(Por RNMA) En la jornada del martes 5 de mayo del juicio contra el policía Julio Diego Torales por las torturas cometidas contra Luciano Arruga, en el marco de su detención ilegal del 22 de setiembre de 2008, declaró Vanesa Orieta, la hermana del joven secuestrado, asesinado y desaparecido..
Tras la audiencia, la Red Nacional de Medios Alternativos dialogó con Juan Manuel Combi, abogado de la familia por la APDH.

Orieta declaró más de dos horas.
“Lo más importante que nos tenemos que llevar de esta audiencia es el testimonio de la víctima. Creo que además tenemos que rescatar que es una víctima que no solo ha testimoniado sobre los hechos sino también sobre los sentimientos, algo que muy pocas veces se puede hacer y se puede expresar con tanta claridad como lo hizo Vanesa, incluso ante preguntas totalmente impertinentes, fuera de lugar. Ella en ningún momento se sacó, sino que contestó con total respeto a la defensa, incluso con cosas que nos indignaban a nosotros mismos como abogados. Parecería ser como que la vida privada de las víctimas tiene mucho interés para la defensa. Sinceramente a mí me parece que nosotros hemos obrado de muy buena fe para con el imputado en el marco de todo el procedimiento, fuimos muy respetuosos, hemos sido muy respetuosos cuando vino la mamá del imputado, incluso no le hemos hecho preguntas, la hemos dejado expresarse con toda claridad, incluso cuando se refirió a cosas que nada tenían que ver con esta causa, en ningún momento la interrumpimos. Entendíamos que era la madre del imputado y había que respetarla, es una mamá, es una mujer que sufre como cualquier madre la detención de su hijo entonces la dejamos hablar. Es por esto que nos gustaría que haya el mismo respeto para con nuestras personas, que venga una víctima, la hermana de Luciano nada más ni nada menos, que tuvo que sufrir durante 6 años la desaparición, que hace poco lo hallaron muerto, son situaciones que me parece que deberían pesar y al momento de establecer algún tipo de preguntas habría que respetar eso porque aparte no tiene nada que ver con la estrategia de una defensa”.
En este sentido, Combi afirmó que la defensa de Torales debería trabajar sobre el objeto procesal que se está investigando en este causa: “es decir, si Luciano fue torturado en el destacamento el 22 de setiembre como bien lo venimos denunciando nosotros y como lo vamos a probar en este debate. ¿Qué tiene que ver la vida personal de las víctimas? Igual claramente Vanesa fue muy contundente, describió cómo es la situación que se vive en los barrios, describió también la falta de asesoramiento que tuvo en ese momento, como les pasa a miles de familias humildes. Creo que el testimonio de Vanesa fue el mejor alegato en este caso de la imputación que va a tener Torales y el mejor alegato respecto a lo que nosotros creemos que debe ser una condena ejemplar para que estos hechos no vuelvan a suceder en nuestro país, y para que no haya más pibes, niños en este caso, ni tampoco adultos detenidos en lugares de encierro, y maltratados por personal policial y torturados como fue Luciano el 22 de setiembre de 2008”.

Testigo en reserva

Tras la declaración de Vanesa Orieta, la defensa del imputado pidió la reserva de la testigo, lo que le impedirá continuar presenciando las audiencias, al menos hasta que terminen las testimoniales, algo que el propio Combi calificó como “una barbaridad".  “Si bien es una facultad de la defensa, uno reserva testimonio cuando hay otro testigo que pueda confrontar con ese testimonio. Tuvimos que pasar a otro día de audiencia porque no hay más testigos porque la defensa no se encargó de notificarlos, por lo tanto la reserva del testimonio creo que también no ha tenido en cuenta la consideración de la víctima en este proceso, no ha tenido en cuenta quién es Vanesa, quién es Luciano, yo creo que por demás está decir que por sobre toda estrategia judicial, por sobre toda pretensión defensista, que aparte creo que no influye en nada el testimonio de Vanesa para que se tenga que quedar acá, creo que priman los derechos humanos y en este caso los derechos de Vanesa y por sobre todas las cosas los derechos de toda la familia, de Mónica mismo. Realmente Mónica y Vanesa con todo lo que han sufrido, pedir una reserva para que no puedan presenciar la audiencia los días que vienen, de los testimonios que siguen… veremos ahora cuál es la estrategia de la defensa y qué preguntas se le van a realizar a Vanesa Orieta en estos días. Seguramente no se le realizará ninguna pregunta, fueron claros y contundentes los datos que ella aportó, y creo que eso amerita que se le tenga un mejor trato, cosa que a mí humilde entender no ha recibido por parte de estos pedidos que me parece que son innecesarios, y que no tienen nada que ver con lo que estamos tratando”.

Auto-incriminación

El miércoles 6 de mayo no habrá audiencia. Para el jueves 7 están previstas las declaraciones de los policías Mónica Chapero, Sergio Fecter, Damian Sotelo, Miguel Olmos, Miguel Sorayre y Néstor Díaz. Cabe señalar que Sorayre y Olmos fueron condenados a 3 años por el encubrimiento de esta misma detención. La defensa del imputado también citó a Yoel Colla, que es la persona a quien supuestamente le robaron aquel 22 de setiembre, además de sus padres.
Al respecto, Juan Manuel Combi explicó: “sobre los policías tenemos que decir que el tipo penal que se investiga acá es amplio por lo tanto pueden ser pasibles de auto incriminación, es decir que lo que se trató de hacer hoy es que no tengan que venir hasta acá para no tener que declarar porque cuando empiecen a declarar y en cuanto empiecen a auto incriminar seguramente se van a cortar los testimonios. A Torales se le imputa una acción concreta, la de torturar, pero también hay obligaciones que debieron cumplir otros funcionarios que no están imputados en este juicio pero sí en el marco de otro procedimiento que también se está llevando a cabo”.
En relación al supuesto robo por el que se lo detuvo a Luciano, Combi reflexionó: “en primer lugar el robo no está acreditado, pero supongamos que ese robo se acredite esto es parte de lo que tenemos que cambiar de la simbología de nuestro país, nosotros obviamente defendemos a la familia y tenemos claro además que no está acreditado el hecho de robo, pero hago una pregunta a la sociedad: ¿si Luciano hubiese cometido un delito previo, eso amerita o justifica un hecho de tortura en un lugar de detención? ¿Estamos queriendo insinuar que una persona que cometió un delito puede ser torturada en un lugar de encierro? Realmente eso sería aberrante, por lo tanto tampoco creo que puedan aportar nada en este proceso (la víctima del robo y sus padres). Incluso son testigos que nos van a beneficiar porque van a decir lo que sucedió el día de esos hechos y como bien manifestó Luciano mismo, que dejó un testimonio muy importante, que es el que le dejó a su amigo, a su hermana y a su mamá, y a esos testimonios los vamos a hacer pesar en esta causa, y vamos a salvar el buen nombre de Luciano, pero no solo por si robó o no, el buen nombre de Luciano en el sentido de que se va a ser justicia con un pibe que hoy no está. Si no lo logramos en esta audiencia con una condena seguiremos con las instancias ulteriores como hacemos en otros casos en los que se vulneran los derechos de nuestros pibes”.

Tortura acreditada

“No sólo quedó acreditada su detención, sino que además hay un registro en el Policlínico de San Justo, hay un médico que acreditó las lesiones producto de la tortura. Nosotros tenemos acreditado que estuvo adentro del Destacamento, y también tenemos acreditado que fue golpeado y los lapsos horarios también los tenemos claros. Luciano entró en un momento del día a ser atendido por un médico que era de la propia policía que no constata lesiones, sospechosamente después de salir de esta comisaría sí constata lesiones. ¿Dónde se produjeron esas lesiones? En el destacamento de Lomas del Mirador que fue el único lugar donde estuvo Luciano, pero además tenemos la tortura psíquica que está clara, los tormentos, el hostigamiento, que está acreditado por la mamá, la hermana y algunas situaciones que se desprenden de los propios testimonios que se escucharon”, aseveró Combi.
Hacia el final del contacto con la RNMA tras la segunda jornada de juicio, Combi reiteró que la detención de Luciano de aquel 22 de setiembre fue ilegal: “esto está dado por el marco del procedimiento, no se dio comunicación a la familia, no se comunicó inmediatamente con el asesor de menores, pero además hay un hecho que es por demás relevante, hay una resolución que ya había sacado Carlos Arslanián (ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires hasta 2007) de que no podía haber detenidos menores en las comisarías. En este caso, encima estaba detenido en la cocina de un destacamento policial que no tenía lugares para alojar detenidos, por lo tanto estamos hablando de una arbitrariedad manifiesta y una detención que no deja de ser clandestina porque estaba en un lugar que no tiene las precauciones de la ley y los controles que deben tener los lugares de encierro por las instituciones correspondientes”.

El juicio continúa el jueves 7 de mayo, a las 9, en Florio 2765, San Justo, La Matanza.

Seguí también el diario del juicio en: El blog de Familiares y Amigos de Luciano Arruga

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario