22 may. 2015

(Por Pablo Contreras Varas* para la Retaguardia) El Tribunal en lo Criminal Nº 6 de San Martín llevó adelante dos jornadas del juicio por asesinato contra José Luis Orellana, un joven humilde de 22 años. Se lo acusa del asesinato de un custodio de un supermercado chino en San Miguel, en un intento de robo, el 24 de mayo de 2013.
José Luis, que padece un retraso madurativo, sordera de un oído, y no puede leer ni escribir, se encuentra detenido desde 2013, aunque no existen pruebas de que haya cometido el hecho. Su familia sostiene que todo San Miguel sabe quién es el asesino. Orellana no se encontraba en el lugar del hecho, fue detenido horas después y obligado a firmar una declaración en la que reconocía su culpabilidad.

En el día de hoy, en la segunda jornada del juicio, declaró el dueño del supermercado chino en que fue asesinado el custodio, citado por la fiscalía. Dio su testimonio con la ayuda de su hijo que ofició de interprete, ya que solo entiende algunas palabras en castellano. En su declaración no dio ninguna certeza en el reconocimiento de José Luis como autor material del hecho. No recordaba la vestimenta ni el rostro de quien entró a robar al supermercado.
Después de este testimonio con más dudas que certezas (algo similar ocurrió en la primera jornada en que declararon los testigos citados por la fiscalía) declararon en su mayoría los testigos aportados por la defensa de Jose Luis: su suegra, una vecina llamada Rita Osorio, la madre de José Luis y Celeste, su novia. Todas ellas fueron terminantes en la reconstrucción del trayecto que hizo el joven esa mañana del 24 de mayo del 2013. Todas coincidieron en que a la hora del asesinato se encontraba a más de 30 cuadras del supermercado, situación que resaltó enfáticamente Gabriela Conder , abogada de la Gremial de Abogados, que representa a Orellana.
Esta causa hace ruido por donde se la mire y queda demostrado en el debate que las pruebas que llevaron a Orellana a estar dos años privado de su libertad son insostenibles.
En su alegato la fiscal pidió la máxima pena para el delito por el cual lo acusan: cadena perpetua. Esto deja entrever que ya tenia armado el pedido de condena antes de asistir al debate.
La familia de José Luis ha demostrado enorme fortaleza en estos dos años de lucha. En estas jornadas de juicio el acompañamiento por parte de familiares de otras causas similares y de organizaciones fue masivo. La organización y la lucha son fundamentales, junto a una familia que encabeza la lucha y la actuación de abogados compañeros y comprometidos.
·El próximo jueves 28/5 a las 12 hs, en el Tribunal 6 de San Martín, en Eva Perón 2535,  se leerá la condena. La Coordinadora Antirrepresiva del Oeste convoca a acompañar para exigir justicia.

*Integrante de Hijos Zona Oeste en la Coordinadora Antirrepresiva del Oeste

0 comentarios:

Publicar un comentario