31 may. 2015

Tras la desaparición de López se creó
el Centro Ulloa.
(Por La Retaguardia) El Centro de Asistencia a Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos "Dr. Fernando Ulloa", dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, surgió en 2006 y su competencia más conocida es la que se relaciona al acompañamiento de sobrevivientes y familiares de víctimas del Terrorismo de Estado. Sin embargo, desde hace unos años la asistencia también incluye a familiares y víctimas de violaciones de derechos humanos sufridas en contextos democráticos. Dialogamos con la coordinadora de esta área, Laura Vázquez, acerca de las tareas que realizan y sobre todo de cómo actúan ante violaciones cometidas por el propio Estado del que el Centro pertenece.

La fundación del Centro Ulloa se produce a partir de la desaparición de Jorge Julio López el 18 de setiembre de 2006, luego de su declaración en el juicio contra su torturador Miguel Etchecolatz. “Antes era un programa que acompañaba en las instancias judiciales, pero a partir de 2006 tuvo su primera competencia que es el acompañamiento y asistencia psicológica a las víctimas del Terrorismo de Estado. En 2009, por un decreto presidencial, se genera la segunda competencia que tiene que ver con ampliaciones de derechos, y el Ulloa permite un poco esa mirada desde la reparación hacia la ampliación de derechos. Esta segunda competencia tiene que ver con la asistencia a víctimas de violaciones a los derechos humanos pero en contextos democráticos”, explicó Laura Vázquez, responsable justamente del área de Asistencia a Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en contextos democráticos del Centro Ulloa.
En diálogo con Oral y Público, Vázquez especificó las acciones que llevan adelante desde el área que coordina: “lo que trabajamos en esta segunda competencia son graves violaciones a los derechos humanos, asesinatos de chicos en los barrios por las fuerzas de seguridad, el mal llamado ‘gatillo fácil’; por otro lado la desaparición forzosa, tortura. Ahora la Secretaría está incorporando algunos temas, donde el propio organismo será querellante o presentará amicus curiae, como el femicidio y el aborto no punible. Estas son las temáticas que esta segunda competencia del Ulloa viene trabajando a partir de 2009”.
Entre las últimas acciones llevadas a cabo por el área se encuentra el acompañamiento a la familia de Luciano Arruga durante el juicio en el que se condenó a 10 años al policía bonaerense Diego Torales por las torturas cometidas con el adolescente el 22 de septiembre de 2008, y el juicio contra integrantes del Servicio Penitenciario Federal por las torturas cometidas contra el joven Brian Núñez mientras estaba detenido en el Penal de Marcos Paz. En el caso de Núñez también está interviniendo la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin), que dirige Abel Córdoba.
Al ser consultada acerca de cuáles son las principales diferencias y similitudes en el trabajo con sobrevivientes del Terrorismo de Estado y familiares y víctimas de desapariciones actuales, Vázquez afirmó: “ahí está un poco el meollo del trabajo cotidiano que hacemos, porque hay cosas que tienen similitudes y otras que tienen grandes diferencias. En el Ulloa hicimos un esfuerzo grande con todo lo que capitalizamos de experiencia en el acompañamiento en los juicios de lesa, para poder también trasladar esa experiencia a las víctimas de violaciones actuales pero que tienen otro tipo de complejidad, comenzando porque son víctimas que no están presentadas de esa manera dentro de la sociedad. En general son víctimas que vienen con una condena social previa, algo que después de tantos años y luchas de organismos de derechos humanos se pudo cambiar con las víctimas de lesa humanidad; hay un amplio sector de la sociedad que viene acompañando los juicios y se ha generado una reparación importante desde el Estado también. Pero las víctimas actuales son en general de sectores vulnerables, podemos pensar en todo lo que pasó Luciano, primero perseguido en su barrio por la policía, torturado en una comisaría, luego desaparecido y toda esa primera instancia en que la familia, la mamá, la hermana empezaron a intentar denunciar todas estas prácticas, y lo primero que pasó fue que se puso el ojo sobre Luciano: si había robado, si consumía alguna sustancia, como si eso pudiera justificar el hecho que sea torturado en una comisaría; algo que en lesa es una batalla que se ha dado y se ha ganado”.
En los casos actuales de violaciones a los derechos humanos, los victimarios forman parte de diferentes brazos del propio Estado. Esto hace que el primer acercamiento del Centro Ulloa -que es también un organismo estatal- con las víctimas y familiares sea difícil ante la lógica desconfianza inicial: “no es que la confianza se brinde inmediatamente, hay un proceso de conocimiento, de generar confianza, que lleva un tiempo, pero el solo hecho de que el Estado vaya a buscar a una familia en estos contextos que estamos pensando en general es recibido ya como algo alentador, en tanto reconocer, construir como decimos en general, ese lugar de víctima, que las víctimas del Terrorismo de Estado ya están instituidas como víctimas, a estas víctimas de violaciones actuales hay que construirlas. Nuestra presencia desde la Secretaría, el primer movimiento que se genera hacia las familias que están atravesando una situación tan dolorosa, como el asesinato de un hijo o alguien que ha padecido torturas tremendas, lo que les hace sentir es que tienen derecho a algo, porque hasta entonces vienen como despojados de derechos, como si fuera que a un chico con pocos recursos económicos, que usa gorrita o visera, en general ya pareciera como que eso justifica ante los ojos de la sociedad que sea maltratado, que sea detenido arbitrariamente, el merodeo como llaman en muchas provincias, algo con lo que está pasando una situación bastante irregular, entonces pareciera que justifican los malos tratos como si fueran sujetos sin derechos, herencia del neoliberalismo uno podría pensar”, expresó Laura Vázquez, coordinadora de la parte de Asistencia a Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en contextos democráticos del Centro Ulloa, una interesante herramienta estatal que debe cubrir las graves falencias que tiene el propio Estado en otras áreas.

DESCARGAR

3 comentarios:

  1. Muy bueno estas acciones.
    Pero lamentablemente cuando asumió Fresneda disolvió el grupo de Pueblos originarios y Migrantes,dependiente de la División Atención de personas en estado de Vulnerabilidad

    ResponderEliminar
  2. Los DDHH no deben estar en manos del Estado ,no es mi opinión solamente es la de Vicente Zito Lema

    ResponderEliminar
  3. Derechos Humanos y Represión image PAIS / MUNDO
    ENTREVISTA A VICENTE ZITO LEMA
    Los DDHH, el Estado y el oportunismo de los crápulas
    http://desalambrar.com.ar/Los-DDHH-el-Estado-y-el

    ResponderEliminar