29 may. 2015

Una movilización acompañó la presión
por el proyecto de ley.
(Por La Retaguardia) Lo hizo la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular a través del proyecto de ley de “Protección integral de los trabajadores y talleres de la industria textil”. Además, instaló una carpa frente al Congreso Nacional con el objetivo de visibilizar la propuesta y los reclamos del sector. Dialogamos con el secretario general de la CTEP, Esteban Castro, quien explicó que se trata de un abordaje integral del tema y especificó sus principales problemáticas.

El proyecto fue presentado a través de la diputada del Frente para la Victoria (FPV) Adela Segarra, y se trata de una ley que plantea la emergencia de la situación laboral de los trabajadores que producen indumentaria en talleres. “En general a los trabajadores no les gusta que planteemos que son clandestinos, ni hablar de trabajo esclavo, no se sienten esclavos como trabajadores, son situaciones que vamos a respetar en principio porque ellos nos lo piden. Además, nosotros estamos presentando un abordaje integral del problema, buscamos la creación de un consejo donde se sienten todos los actores de esta cadena de trabajo”, afirmó Esteban Castro, secretario general de la CTEP, en diálogo con La Retaguardia.
En este sentido, Castro aclaró: “la cuestión textil tiene una parte que es la de producción de tela que no entra dentro de los talleres clandestinos, tienen incluso un sindicato distinto, y abordan el problema de la producción de la tela, no de la confección de ropa. El problema es con quienes se denominan trabajadores costureros. La verdad que muchos militantes han tenido lógicas en principio de denuncia en este tema, como indicar dónde se hace ropa con trabajo esclavo, y lo que nos manifiestan los trabajadores es que está todo bárbaro con eso pero que la realidad es que por esas denuncias ellos se quedan sin trabajo y nadie les da respuesta. Entonces hay que plantear algo que les sirva a los trabajadores, que tenga en cuenta su palabra”.
“Es cierto que muchas veces los compañeros –continuó Castro– viven en situaciones de precariedad que para nosotros son extremas, pero también nos plantean que la mayoría son bolivianos y vienen a la Argentina sin conocer nada y encuentran en un lugar casa, comida y trabajo, aunque para nosotros sea una barbaridad la cantidad de horas que trabajan. Entonces estamos haciendo ese proceso de discusión, y de tratar de abordar la problemática teniendo en cuenta todo lo que implica”.

Máximo responsable

“Desde nuestro punto de vista, la mayor responsabilidad siempre es de los dueños de las grandes marcas”, aseveró Esteban Castro a La Retaguardia.
En este sentido, remarcó que en muchos casos no tienen trabajadores a cargo: “es una locura, vos no tenés nadie que corte, que cosa, nadie a cargo, es una barbaridad, vamos a ver cómo empiezan las discusiones pero de alguna forma se tienen que hacer cargo, la forma que nosotros conocemos es que haya talleres en mejores condiciones, pero hay que plantear además que muchas veces es clandestino porque no tenés forma de habilitar un taller en la Ciudad de Buenos Aires, no hay zonificación, no hay lugares donde se puedan habitar, al menos hasta donde yo tengo entendido”.
Castro reiteró que en el proceso de discusión que se dé sobre esta problemática hay que tener en cuenta todos los aspectos; en este sentido, señaló que uno de los temas que preocupa especialmente a la CTEP es que en muchos de los talleres hay tuberculosis: “hay que abordar de entrada el tema de salud, disminuir la cantidad de horas, plantear que tiene que haber, tal como consiguieron los trabajadores cartoneros que vivían también una situación desesperante porque además trabajaban en la calle, que una parte del salario, y esto no está en la ley pero lo digo como forma de organización, se lo tenga que pagar el Estado porque si no no llegan con su salario para vivir”.

Rol del Estado y fragmentación de los trabajadores

“Nosotros planteamos, por ejemplo, que se le tiene que dar un subsidio a cada trabajador para que mejore su salario, esa plata sale de algún dado, y esa es la discusión. El Estado es un Estado en disputa, pero en esa disputa nosotros tenemos que lograr que el Estado resuelva. De dónde puede salir la plata, no sé, del impuesto al juego, de reformas impositivas, habrá que ver. Nosotros lo que venimos planteando fuertemente desde la CTEP hace años es que hay una cuestión de cómo se desarrolla el capitalismo a nivel mundial que cada vez se concentra más en el capital, que entra a tener preponderancia el capital financiero, que además los modos de producción se modifican en la década del ’70 o en Argentina en el ’76 cuando se da el golpe de Estado precisamente para aumentar los niveles de tecnología y concentrar la producción de todo, y para eso tenían que fragmentar a la clase trabajadora. Hoy estamos en un momento donde la clase trabajadora está fragmentada, donde han logrado seguir concentrando la producción a pesar de que, y esto lo digo en términos personales, se dio un proceso de avance popular del 2003 a esta parte, incluso un poco antes, y sin embargo con paritarias, con resolución de una cantidad de conflictos a favor de los trabajadores, seguimos teniendo arriba del 30% de informalidad en el trabajo, entonces en el capitalismo a nivel mundial cada vez hay menos posibilidad de resolver los problemas de los trabajadores, e incluso a importantes sectores de la burguesía que cada vez tienen que invertir más plata para generar algún puesto de trabajo. Yo creo que es un Estado que ha avanzado no solo acá, sino en el resto de Latinoamérica, pero seguimos con que cada 10 puestos de trabajo que se generan en Latinoamérica, 7 están en los marcos de la informalidad”, reflexionó el secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular.

Acciones

Con el objetivo de visibilizar la problemática y el proyecto de ley, la CTEP montó el martes 26 de mayo por la noche una carpa frente al Congreso Nacional. Hasta el jueves 28 se realizaron distintas actividades con la participación de organizaciones sociales, de trabajadores, legisladores y diputados. Algunos de los paneles que se desarrollaron fueron bajo las consignas “Organización y Trabajo Digno. Producción y comercialización: las experiencias de la Economía Popular”, "Juventud, trabajo y organización" y " Producción Popular de Indumentaria y la Unidad Latinoamericana”.
El proyecto ya fue presentado: “mientras se discuta nosotros no vamos a hacer presión, vamos a ser tolerantes durante un tiempo. A mí me parece que es un proyecto que hay que tener en cuenta. Nosotros queremos ser parte de la solución de los problemas, los trabajadores son parte de la solución de los problemas y no la oligarquía o burguesía de los países. Parte de los problemas es esta lógica de acumulación de capital que no pone el eje o el centro en el ser humano sino que lo pone en el dinero. El año pasado tuvimos un encuentro de 3 días en el Vaticano, fue el primero que se hizo allí con movimientos populares, y cuando vino el Papa Francisco nos dio un discurso en el que hizo un planteo que recomiendo que se escuche: habló de la cultura del descarte, y lo que hizo fue, sin nombrar la palabra capitalismo, expresar todo lo que genera el capitalismo en nosotros y nos dio el apoyo para pelear por este tipo de cuestiones, e incluso el planteo de la sindicalización de los trabajadores de la economía popular, que son los trabajadores que en muchos casos no tienen un patrón visible. Entonces, internacionalmente hay un apoyo, un debate y una discusión que nosotros tenemos la responsabilidad de profundizar”, expresó Castro.

De todos modos, adelantó que si la iniciativa presentada se traba en el Congreso y no se debate en los tiempos establecidos, la Confederación volverá a instalar la carpa y organizar las actividades que sean necesarias para visibilizar el problema de los trabajadores de la industria textil.

0 comentarios:

Publicar un comentario