17 jun. 2015

Los jueces del TOF 5 rechazaron el
pedido de las querellas y fiscales.
(Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)
(Por La Retaguardia) El integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD) reflexionó sobre la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 5 de rechazar el pedido realizado por la querella que representa Justicia Ya!, acompañada por la fiscalía y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, de incluir en la imputación a los represores que están siendo juzgados en el tercer tramo de la Megacausa ESMA los delitos sexuales cometidos contra los secuestrados.

“A lo largo de este tercer tramo del juicio ESMA se produjeron testimonios de compañeras y compañeros que denunciaron violaciones o delitos de carácter sexual en la ESMA. Esto se conoce en un juicio oral y público como hecho nuevo, quiere decir que son hechos que se ventilan en forma oral y pública en el propio testimonio que da la víctima en el momento de su declaración frente al tribunal, lo cual ya de por sí es una situación dificilísima para la víctima porque tiene que exponer el sufrimiento padecido, y este tipo de padecimiento en particular todos sabemos que requiere de un valor especial para exponerlo. Es un tema que toma mucho tiempo para cualquier víctima de carácter sexual; este tipo de situaciones se empiezan a denunciar muy de a poco, por una cuestión de pudor por sobre todas las cosas, temores y demás cuestiones. Esto, en el marco de lo que ocurrió en la Escuela de Mecánica de la Armada, se multiplica por 1.000. Es terriblemente difícil para una víctima testimoniar acerca de una violación sufrida. Esto se produjo en 4 casos en particular, y 2 más que surgen de las lecturas de testimonios, del propio desarrollo del juicio, pero hubo 4 testimonios que dieron cuenta de las violaciones y las imputaciones hacia los violadores específicamente, por lo tanto nuestra querella entendió que hacía falta condenar estos delitos que no habían sido previamente sometidos a indagatoria, esto quiere decir que a los imputados se los indagó en su momento por asociación ilícita, secuestro, robo de bienes personales, tortura, y una serie de delitos en general, pero no por el delito de violación, entonces entendimos y seguimos entendiendo además que configura un delito específico, particular, por fuera, porque no es una simple tortura, sino que se trata de otra cosa, es una violación, que persigue a la vez el ánimo de destruir moralmente a la víctima”, explicó Carlos Lordkipanidse en diálogo con Oral y Público. 
Según admitió el propio integrante de la AEDD, estaban confiados en que este pedido prosperaría, ya que existen antecedentes en otras causas por delitos de lesa humanidad de situaciones similares, que incluso recibieron condenas: “nos sorprendió muchísimo que este tribunal rechazara el pedido que hace nuestra querella en principio, apoyada y sostenida además por la fiscalía y por la Secretaría de Derechos Humanos, esto quiere decir que no es que nos presentamos nosotros solos, los loquitos de siempre, los que siempre hacemos quilombo. Acá la fiscalía entendió que nuestro reclamo era justo y que era necesario acompañarnos y solicitar exactamente lo mismo. Y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación de este gobierno también nos acompañó”.
Sin embargo, el pasado lunes 8 de junio, los integrantes del Tribunal, Daniel Obligado, Adriana Paliotti y Leopoldo Bruglia, informaron su rechazo al pedido. “Nos dejó a todos con la boca abierta –expresó Lordkipanidse– porque además hubo un punto del fallo en el que los 3 jueces coincidieron: dijeron que este era un juicio que ya se había extendido mucho tiempo y que someter a indagatoria por este delito a los más de 40 acusados iba a llevar más tiempo todavía, lo cual iba a alargar el juicio y que eso iba a repercutir en desmedro de las propias víctimas que iban a ver retrasado el final del juicio y una condena que se espera contundente con respecto a los represores”.
El sobreviviente de la ESMA calificó esta explicación como “absolutamente ilógica” ya que “las víctimas no van a ver reflejado en la condena el delito al que fueron sometidas”: “cada uno de los jueces mete alguna clase de matiz extra, pero en común lo que los 3 dicen es que es una cuestión de tiempo, olvidándose de que las víctimas, todos, la sociedad, este pueblo, está esperando justicia respecto de esta situación desde hace más de 35 años. Y ahora resulta que un mes, 3, 5 meses más, para esta gente es mucho tiempo. Ellos derivan estos casos a primera instancia, es decir que se los mandan al juez (Sergio) Torres, que es el que interviene en primera instancia respecto de la causa ESMA; esto quiere decir que este proceso de indagatoria a los imputados va a llevar por lo menos 5 años para que una vez indagado todo pueda llevarse a juicio nuevamente a los mismos imputados para un nuevo juicio, donde las víctimas van a tener que volver a declarar para que se los pueda someter a juicio por este delito en particular, por fuera de los otros que ya fueron condenados. Es absolutamente ridículo lo que plantean, teniendo la posibilidad de juzgarlos ahora a estas personas, resuelven mandarlos a primera instancia y que lo investigue el otro juez y que en todo caso si él interpreta que se ha cometido un delito que lo eleve nuevamente a juicio oral y público y ahí este tribunal o cualquier otro al que le toque seguramente condenará o juzgará en un debate oral y público este tipo de delitos en particular. El cálculo es que esto llevará 5 años”.
Lordkipanidse explicó que este plazo de 5 años se entiende en que el juez de instrucción tendrá que llamar a indagatoria a cada uno de los represores, al igual que tendrán que presentarse a declarar una vez más todos los testigos: “esto es con todos los artilugios legales que suelen imponer las defensas de los acusados para retrasar este tipo de cuestiones, y para que eso una vez aglomerado todo en una causa específica que se llamaría ‘violaciones’ como hay una causa específica que son ‘bienes’ que son los robos de propiedades, esta sería una causa aparte que se llamaría ‘violaciones’ y que los que tenemos experiencia en los juicios, hace más de 10 años que venimos transitando los tribunales, sabemos que todo esto lleva mínimo 5 años para que sea nuevamente llevado ante un tribunal oral”.

Amenazas veladas

La decisión del tribunal de rechazar el pedido de la querella de Justicia Ya! no fue el único tema por el que este juicio fue noticia en las últimas semanas. Uno de los civiles imputados en el juicio, Gonzalo Torres de Tolosa, contó cómo “se ocupó” de la apropiación temporal de los hijos de Mario Koncurat y Claudia Urondo, hija de Francisco Urondo, y confirmó que la pareja fue asesinada. Además, el represor Ricardo Miguel Cavallo acusó a los fiscales de prejuzgar a los imputados y mostró, en una clara señal de intimidación, fotos de la fiscal en charlas públicas y entrevistas periodísticas, entre ellas dos publicadas en La Retaguardia.
Al respecto, Lordkipanidse manifestó: “yo los interpreto como amenazas, no al tribunal, sino a los testigos en particular, a las víctimas, a las querellas. Son amenazas veladas en el sentido que ‘sabemos lo que hacen, con quién lo hacen, en qué oportunidad’, y son tan desfachatados -por decirlo de alguna manera- que van y lo expresan públicamente delante del tribunal: están haciendo inteligencia interna, eso supuestamente está prohibido por ley, pero además lo están haciendo varios tipos que ya están condenados, porque Cavallo ya está condenado a cadena perpetua, y (Adolfo) Donda también ya tiene cadena perpetua a partir del juicio ESMA II”.
El integrante de la AEDD explicó que en las últimas audiencias Donda ha tratado de mentirosos a los testigos: “él ahora está diciendo que en 1978 no estuvo en el grupo de tareas de la ESMA, sino en Seguridad y Ceremonial de la ESMA pero no en el grupo de tareas, y que él recién se hizo cargo de la función en 1979. Entonces está diciendo ‘sí, soy un asesino, pero del ’79 para adelante. Los testigos me vieron, dicen que sufrieron torturas de parte mía, dicen que yo los secuestré en el año ’78, son todos mentirosos’. Eso es lo que está diciendo Donda en esta oportunidad. Y por otro lado, otra cosa que dice también es ‘bueno, todos mis jefes están muertos’, o sea que todos los que lo precedieron en el puesto más todos los que fueron sus jefes, (Rubén) Chamorro, (Emilio Eduardo) Massera, están muertos entonces él no puede ni siquiera echarle la culpa a otro. Nuevamente lo único que le queda por hacer es encastrar el testimonio de los sobrevivientes, se pregunta en varias oportunidades cómo es que a lo largo de todos los juicios todavía no hubo una sola imputación por falso testimonio, como diciendo ‘a partir de todo lo que se dijo, un falso testimonio tiene que haber’”.
Hacia el final de la charla con Oral y Público, Carlos Lordkipanidse se refirió también al extraño incidente de tránsito vivido por Víctor Basterra el sábado 9 de mayo en la Ruta 5 cuando volvía de exponer la muestra con sus fotografías en la localidad bonaerense de 9 de Julio. “No entiendo cómo esto no salió en todos lados, estamos hablando de Víctor Basterra, no es alguien que sea un desconocido para la opinión pública como para que se diga que es un caso más de inseguridad o qué carancho… esto es muy serio, estoy muy preocupado por Víctor y entiendo que nos tenemos que preocupar todos por él y por todo. No son nenes de pecho y están dispuestos a cualquier cosa, total ya están jugados, ellos ya están perdidos”, aseveró Lordkipanidse.


0 comentarios:

Publicar un comentario