13 jun. 2015

(Por RNMA) Lo dijo Angélica Urquiza, la mamá de Kiki Lezcano, tras el fallo de Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal que determinó que sea llevado a juicio el policía Daniel Santiago Veyga, que asesinó a balazos a Jonatan Lezcano y Ezequiel Blanco en julio del 2009 y luego alegó que lo había hecho defendiéndose de un supuesto ataque. Adriano Agreda y Angélica Urquiza, uno de los abogados de la causa y la mamá de Kiki respectivamente, dialogaron sobre este cambio de rumbo en la investigación con Enredando Las Mañanas, el programa de la Red Nacional de Medios Alternativos.


“Esta causa es un manual de cómo investigar mal, de principio a fin”

Adriano Agreda junto a Juan Manuel Combi representan a la familia de Kiki Lezcano en la causa que investiga su asesinato policial junto al de Ezequiel Blanco. Ambos fueron baleados en Parque Chacabuco por el policía Daniel Santiago Veyga, quien fue sobreseído ya en dos oportunidades por la justicia, pero esos fallos fueron anulados en ambas instancias. Según él actuó en legítima defensa, pero nunca se pudo probar la supuesta situación de la que se habría defendido. Es más: existe un video que lo muestra riéndose del crimen mientras Kiki agoniza.
“Todos los planteos que inicialmente se hicieron al momento de presentar el recurso de casación fueron tenidos en cuenta por la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal, y eso es importantísimo para nosotros porque más allá de que podíamos o no tener razón, lo cierto es que el planteo tuvo un eje único que es la imposibilidad de saber la verdad por parte de la familia, pero en términos de verdad jurídica, no tanto en la verdad de lo que pudo haber sucedido aquel fatídico día”, relató Agreda, quien explicó que diferencia la verdad jurídica de la verdad sobre la realidad del hecho porque “el procedimiento y la investigación que se llevaron a cabo en esos primeros tres meses por parte del Juzgado Nacional de Primera Instancia Nº 49 a cargo del doctor Cubas  fue totalmente ineficiente; hubo una serie de delegaciones de facultades hacia los miembros de la policía federal, que eran los que tenían que proveer la prueba y cosas que no han hecho y terminó perjudicando la posibilidad de acceder a una verdad”.
“El poder judicial no colaboró en la primera etapa para acceder a una verdad, hasta pareciera ser que había dejado librada la suerte de esa investigación a miembros de las fuerzas”, dijo el abogado. “Al haber tantas dudas y al haberse manipulado tanto las pruebas que se debían rendir en autos y las contradicciones que surgen de lo que han dicho los testigos y de lo que se pudo cotejar en realidad y lo que pudo haber sucedido con la pérdida de material, implica que en esta instancia es imposible acceder a una certeza a los fines de decir si hay un sobreseimiento”, remarcó en relación a los dos fallos que separaban a Veyga de la causa.
“El tribunal por unanimidad coincidió que el fallo de segunda instancia de la Sala I de la Cámara Criminal es nulo por falta de motivación, porque estuvo mal fundado ese fallo”, explicó el letrado: “no es un tema menor, cuando se consideró que debían haberse dado los elementos para lo que ellos entendieron como legítima defensa, se logró demostrar que eso no es así”.
El abogado sintetizó que “en un lapso de casi 6 años se han obtenido dos fallos nulificantes de las instancias anteriores porque no cumplían con los requisitos necesarios para ser considerados válidos” y explicó que  “para poder acreditar la legítima defensa se trató de establecer previo al hecho una serie de elementos que no se han podido probar” y remarcó: “sostenemos al día de la fecha que los chicos no portaban armas, lo único que hay es la versión del imputado”.
Sobre el video que muestra a los policías dejando morir a Kiki y Ezequiel dijo que “hace al contexto de cómo se dio toda esta agresión”.
“Ahora hay que esperar que la causa llegue a primera instancia, que se dicte un nuevo fallo para que se eleve a juicio, hay que ver si la defensa se opone o no a la elevación a juicio, que se sortee un tribunal, la disponibilidad de fechas del tribunal, ver si hace falta instrucción suplementaria”, concluyó estimando que por lo menos pasará un año para que se concrete la instancia oral.

“Hay un Estado que mata, asesina y hace desaparecer a nuestros hijos enterrándolos como NN”

“Estoy feliz”, comenzó diciendo Angélica Urquiza, y eso se le notaba en la voz. “Moni (Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga) y yo tenemos algo en particular, que es que cuando nos vemos y nos abrazamos, con Vane (Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga) y con toda la gente que está trabajando por el caso de Luciano, hay algo muy particular; en 2009 Moni me vio a mí con un cartelito porque hacía un mes que había desaparecido Kiki, y ella me miró y me dijo que así como yo estaba buscando a mi negrito ella también estaba buscando al suyo; ´los vamos a encontrar´, me dijo”.
“A los dos meses y medio apareció el cuerpo de Kiki, después de cinco años el de Luciano”, recordó Angélica: “Kiki estaba en Chacarita y Luciano también; hoy, antes de cumplirse los seis años, pasa lo mismo con Kiki; hay algo en ellos dos, ese pedido de justicia, la lucha”.
“Vamos a luchar, dijimos con Moni, a ser las voces de nuestros hijos”, y no fallaron.
Angélica Urquiza dijo que lo que hace el Estado “es aberrante, usan las mismas herramientas con los mismos pibes, andá a saber cuántos Kikis y cuántos Lucianos hay” y lamentó que “esa unión (con familiares de otras víctimas) sea porque hay un Estado que mata, asesina y hace desaparecer a nuestros hijos enterrándolos como NN”.
“Como mamá se me revuelve el estómago, desde lo más profundo de mis entrañas algo me decía que tenía que haber justicia, que tenían que decir que sí, y que si decían que no, ¿qué voy a hacer?”, añadió la mamá de Kiki y concluyó halagando el trabajo de los abogados Adriano y Combi, que la acompañaron todo este tiempo: “les debo mi vida por la vocación que tienen, confío ciegamente en ellos”.

DESCARGAR O ESCUCHAR EL AUDIO DE ANGÉLICA
DESCARGAR O ESCUCHAR EL AUDIO DE AGREDA

0 comentarios:

Publicar un comentario