26 jun. 2015

Como cada año, la movilización al
puente fue importante
(Foto: ANRed)
(Por La Retaguardia) Como cada año desde los asesinatos de 2002, familiares de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki realizaron en el Puente Pueyrredón un gran acto junto a organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos. Sin embargo, este aniversario de la Masacre de Avellaneda llegó con algunas novedades: la causa que investiga las responsabilidades políticas de los asesinatos no solo fue desarchivada sino que en los próximos días habrá nuevas declaraciones testimoniales. Fueron citadas 5 personas que eran funcionarias del Municipio de Avellaneda en 2002, entre ellos el intendente Oscar Laborde. Esto se logró gracias a la pelea de las familias y al acercamiento a organismos como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre. En esta nota, las voces de Alberto Santillán, papá de Darío, de Vanina Kosteki, hermana de Maxi, y de Pablo Pimentel de la APDH La Matanza.

La semana pasada, familiares de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki se reunieron con la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, con el objetivo de pedirle que se agilice la causa por las responsabilidades políticas de la Masacre de Avellaneda, que fue desarchivada a fines de 2014.
Entre los señalados por las familias se encuentran Eduardo Duhalde (presidente), Felipe Solá (gobernador), Carlos Ruckauf (ministro de Relaciones Exteriores), Juan José Álvarez (secretario de Seguridad), Alfredo Atanasof (jefe de gabinete), Jorge Matzkin (ministro del Interior), Luis Genoud (ministro de Seguridad y Justicia de la provincia de Buenos Aires), y Aníbal Fernández (secretario general de la Presidencia).
“Fue importante estar con la procuradora porque ahí pudieron hablar Vanina y Alberto, y la procuradora, como responsable de todos los fiscales, puso a disposición esa procuración para que esto no quede impune. Esta mujer dijo que ponían a disposición, por ejemplo, a 2 secretarios para que se sumen a trabajar a full en la causa del Puente Pueyrredón, para que cuanto antes la fiscal tenga elementos suficientes. Quiero reconocer a la fiscal Paloma Ochoa, una mujer muy joven que asumió hace muy poquito esta fiscalía; ella nos pidió unos días para leer, y tiene por supuesto razón de poder leer y tener conocimiento de la causa, pero también tuvo el coraje de aceptar estos testimonios para los que han puesto fecha y vamos a estar muy expectantes cuando vayan a declarar y le den elementos para que este caso, como todos por los que estamos luchando, no quede impune”, expresó Pablo Pimentel, referente de la APDH La Matanza, en diálogo con La Retaguardia.
En la causa serán citados el por entonces intendente de Avellaneda Oscar Laborde, y los secretarios de Seguridad y Acción Social, además del presidente del Concejo Deliberante, todos en funciones en el año 2002.
Haber llegado a esta instancia no fue fácil, y el primer paso fue el acercamiento de los familiares a organismos como la APDH y la LADH. “Nos ha servido cambiar de abogado, empezamos a trabajar con la APDH La Matanza y la LADH, además del acompañamiento de todos los compañeros. Esto hizo que a fines de 2014 una causa que estaba archivada desde 2010 se desarchive. Pero para que el juez y la fiscal sigan trabajando y buscando las responsabilidades políticas tenemos que laburar nosotros,. Ya les acercamos 5 testigos que en ese momento estaban trabajando en la intendencia de Avellaneda y que consideramos que tienen cosas importantes para decir. En el lapso de 8 meses cambiaron 3 fiscales, eso demuestra los palos en la rueda que nos quieren meter. Pero igualmente se ha conseguido que la nueva fiscal haya citado a declarar al primer testigo para el 6 (de julio) y a otro para el día 13”, expresó Alberto Santillán, papá de Darío, en comunicación con Desde Afuera, el programa que Familiares y Amigos de Luciano Arruga realizan en Radio Zona Libre y Radio La Retaguardia.

A la derecha, Pimentel abraza a Mónica,
la mamá de Luciano Arruga
(Foto: ANRed)
Pablo Pimentel destacó especialmente que Oscar Laborde se presente a declarar: “la verdad que me impresionó muy bien como ciudadano y militante de los ’70, es de mi generación, Oscar va a ir a contar toda su verdad, y no solamente él, sino que además van a ir 4 funcionarios más que ocupaban cargos estratégicos en el municipio de Avellaneda cuando dieron la orden política de preparar todo porque iba a haber una represión brutal, en los días previos estaba la antesala de la masacre, y lo van a ir a decir a la justicia, y eso lo valoramos mucho y es lo que pidió el juez Ariel Lijo para que ahora tenga elementos. Ya que tomaron la decisión política, la decisión nefasta, violenta, asesina, que ahora tengan la responsabilidad como ciudadanos de poner la cara cuando sean llamados a indagatoria”.
En diálogo con La Retaguardia, Pimentel calificó lo sucedido en la ex Estación Avellaneda, hoy Estación Darío y Maxi, el 26 de junio de 2002, como un hito en la historia argentina: “se ha pedido que se institucionalice en la Argentina el 26 de junio como el día del joven militante, y la verdad que hay que apoyarlo porque el testimonio que han dado Darío y Maxi es realmente de verdaderos mártires, luchadores que justamente con muy poca edad tenían una claridad meridiana de lo que se tenía que hacer en esa Argentina desmadrada, totalmente desarticulada, sin dirección política con un caos de dirigencia enorme, sin embargo tenían una claridad en que había que organizarse, había que peticionar, y lo hacían con piquetes, por ahí con un palo pero justamente para defenderse o hacer las barras de contención, y no iban a iniciar una toma del poder como la SIDE había planteado y que por eso mandaron toda esta represión”.
Respecto a los avances alcanzados en las últimas semanas, el referente de la APDH La Matanza aseguró sentir una satisfacción muy grande: “hace exactamente un año, Alberto y Leo Santillán se fijaron en la APDH La Matanza para venir a pedirnos si podíamos asumir la causa, y nosotros dijimos ‘¿quiénes somos nosotros para que esta gente que son víctimas de uno de los hechos más notorios que tuvo por lo menos en los últimos 30 años la Argentina nos vengan a pedir?’. Gracias a la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y en algún momento a la APDH Nacional con Paula Alvarado que como abogada también se prestó, iniciamos un camino que pensábamos que no íbamos a poder lograr y hoy podemos decir con alegría y con esperanza que se desarchivó la causa y que con estos testimonios este hecho no va a quedar impune. Todos los responsables están vivos y van a tener que ir a decir su verdad ante el juez cuando se los llame. Y ese es un mérito de los familiares, Alberto Santillán, Vanina Kosteki, Leo Santillán y de todos esos grupos incondicionales de amigos, del Frente Popular Darío Santillán, de los partidos también que vienen acompañando como el Partido Obrero, el PTS, que hay que decir que han estado. Lo único que digo es que hay que recordar todos los días esto para que no quede impune, y eso estamos tratando de hacer desde la APDH”.

Responsabilidades policiales

En 2006, Alfredo Fanchiotti, ex comisario bonaerense, y el cabo Alejandro Acosta fueron condenados a prisión perpetua al ser considerados los autores materiales de los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Sin embargo, desde hace unos años ambos se encuentran detenidos en un régimen semi abierto. En diálogo con Desde Afuera, Alberto Santillán señaló: “no hay que olvidarse que una de las tantas burlas de la justicia fue que unos días antes de que se cumplieran 10 años de los asesinatos se los premia sacándolos de una ya de por sí cárcel extramuros que estaban con la población carcelaria común, y los envían a un régimen semi abierto. Fanchiotti está en Baradero, cuando fuimos a hacer un escrache, más allá de sorprenderlo, la indignación fue porque el lugar parece una gran estancia, un country, no tiene murallones, tiene dos portones de madera inmensos a la entrada y hacia el fondo hay árboles, el pasto bien cortadito, reciben familiares cuando quieren, con el hecho de que en cualquier momento se confunda con la población de Baradero. Es el premio por haber ejecutado a 2 militantes sociales, por eso estamos luchando para que vuelvan a donde estaban, junto con la población carcelaria común”.

Como todos los 26

Las actividades por el 13º aniversario de la Masacre de Avellaneda comenzaron el jueves 25 de junio con una jornada cultural que se transformó en vigilia durante la noche. Ya el viernes 26, muy temprano, se realizó un escrache a Aníbal Fernández en la Casa Rosada donde todas las mañanas lleva adelante su contacto con la prensa acreditada.
“No lo vi a Aníbal Fernández, pero hablé con los compañeros y me dijeron que no era el mismo Aníbal Fernández verborrágico, que te toma el pelo, te pasa por arriba, no hay que negarle que tiene mucha verba, que uno lo mira y piensa de dónde mierda saca tantas palabras, pero hoy se ha mostrado más normal, con un grado de nerviosismo porque es la primera vez que lo escrachamos, y a medida que vayamos acrecentando los escraches a él y a Solá se le va a caer la careta, se va a bajar de la soberbia que tiene”, afirmó Alberto Santillán ya en el Puente Pueyrredón.
En este marco, el padre de Darío se refirió a la importancia de las declaraciones testimoniales que se producirán en la causa en los próximos días: “estas personas van a ir a declarar para decir todo como vivieron por dentro, los aprietes que hubo, por qué habían vaciado el Hospital Fiorito la noche anterior. En el transcurso que la fiscal haga preguntas y nuestros abogados también, creo que va a ser más que interesante lo que puedan llegar a decir, ojalá podamos conseguir que Duhalde no siga siendo intocable, que lo podamos bajar, sentar y acusarlo como realmente hay que hacer. El hecho de vaciar un hospital demuestra a las claras que la represión se iba a hacer si o si, lo que dijeron de que cruzar el puente era como una declaración de guerra lo llevaron tal cual. Pero han peleado con jóvenes que no tenían nada, Darío cuando vino para acá no traía nada, lo único era su gorro, una bufanda y un palo porque la mano venía jodida. No me voy a olvidar cómo (Daniel) Hadad mostraba a Darío con el palo en la mano, y después lo mostraba a Fanchiotti armado y el hijo de puta decía que Darío era el agresor. En su momento tanto medios nacionales como multinacionales trabajaron para el gobierno, para que esto quede como un enfrentamiento entre piqueteros”.
Alberto también se refirió al trabajo de inteligencia que desde el Estado se hacía a las organizaciones piqueteras: “Darío era alguien a quien perseguían, era alguien a quien en las asambleas se paraba el coche policial y lo filmaban, y cuando Darío salía a encararlos porque era de pocas pulgas, porque la injusticia le provocaba esa reacción, le decía que tal fiscal los mandó a ellos a que los filmen para ver de qué estaban hablando, y cuando llaman al fiscal dice que nunca mandó a nadie”, expresó.

Levantar las banderas


Foto ANRed
Al mediodía fue el momento del corte y el acto principal en este nuevo aniversario de la Masacre de Avellaneda. En el escenario, habló Vanina Kosteki, hermana de Maxi: “otro 26 más, otro día más para seguir luchando, para seguir levantando las banderas por Maxi y Darío y por todos los compañeros que hemos perdido a lo largo de todo este tiempo. Hoy más que nunca decimos que los responsables políticos siguen estando en libertad, y hoy son candidatos para estas nuevas elecciones. Aníbal Fernández y Felipe Solá no pueden ser candidatos a gobernador de la provincia de Buenos Aires, porque lo único que van a hacer es darnos más castigo, más represión y más mano dura. Ellos deberían estar juzgados y condenados por los asesinatos de Maxi y Darío, y por todos los compañeros que fueron heridos ese 26 de junio. El gobierno encubre, tapa y protege a los asesinos, y es lo que nosotros como familiares denunciamos, ellos se piensan que nosotros nos vamos a quedar conformes con la condena a Fanchiotti y Acosta y están muy equivocados; tenemos fuerza, tenemos esperanza y en algún momento vamos a lograr no solo que buscamos los familiares sino todo lo que buscamos los que luchamos que es justicia. Y que no haya más un funcionario asesino dentro del gobierno. El juez Ariel Lijo tiene que dejar de hacer la vista gorda, la fiscal que está a cargo de la causa tiene que dejar de hacer la vista gorda y tienen que empezar a hacer lo que tienen que hacer, que haya justicia en este país. Hubo escuchas, hubo una cadena de mando, y esto es lo que el gobierno está encubriendo; esa cadena de mando y esos funcionarios hoy son candidatos y el gran castigo que tienen es que nosotros no les vamos a permitir y no les vamos a dejar que sigan gobernando este país y que sigan dando más miseria más desocupación, menos vivienda, menos salud para nuestros hijos y menos educación. Lo que nosotros tenemos que hacer es seguir estando unidos, seguir demostrando que la calle es de los trabajadores, es de los que luchamos, y que la sangre derramada no se negocia de ninguna manera, continuamos compañeros, sigamos luchando y no permitamos que estos sigan estando en libertad, queremos justicia, cárcel para Duhalde, Sola, Atanasof, Ruckauf, Matzkin, Álvarez, Aníbal Fernández, Soria, Genoud, y los Kirchner son culpables, son encubridores de la masacre del Puente Pueyrredón”.
Luego fue el turno de Alberto Santillán: “otra jornada más, quizás una jornada más con algunos pequeños cambios, pero siempre juntos, siempre los 25 y 26 han sido multitudinarios. Yo estaba pensando que soy una persona agradecida y siempre les agradecí que siempre están y siempre nos acompañan, pero personalmente voy a hacer un pedido: cuando nosotros tengamos que ir a ver a la fiscal, cuando tengamos que ir a ver al juez Lijo, también me gustaría que mientras nosotros estamos peleando adentro, ustedes estén afuera exigiendo, pidiendo, agitando, demostrando únicamente que no somos los familiares y los abogados, sino que somos todos, ahí es donde se marca bien la cancha. Es importantísimo para nosotros que no nos vean solos, que vean que ustedes tienen el mismo reclamo que nosotros: justicia para Darío, justicia para Maxi, y cárcel para las otras mangas de hijos de puta que siguen dando vueltas, estando impunes. Aníbal Fernández fue uno de los primeros que fogoneó la línea dura, Felipe Solá parece que fue como alguien que estuvo de costado, parece como no hubiese sido gobernador; la sangre de mi hijo, la sangre de Maximiliano, la sangre que derramaron en la ex Estación Avellaneda, hoy llamada Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, es responsabilidad del gobernador, de este turro que se sigue presentando para gobernador, por eso mismo no hay que dejarlos tranquilos. Hoy hubo una sorpresa para Aníbal Fernández, porque mientras seguía con su dialéctica, un grupo de compañeros le ha hecho un escrache y Fernández ya no habló tan claro. El señor Fernández se puso un poquito nervioso y es lo que tenemos que hacer, seguir escrachando, seguir marchando, porque somos bien visibles, porque no somos boludos, para mantener durante 13 años los asesinatos de Darío y Maxi hay que tener bien puestas las pelotas y los ovarios. Cada vez somos más y más, y el grito de justicia es cada vez más fuerte”.
Santillán llamó a no permitir que la justicia le brinde tanta impunidad a los responsables políticos de la Masacre: “me parte el alma la ausencia de mi hijo, a Vanina le pasa lo mismo con la ausencia de su hermano, que Darío y Maxi no sean solamente la banderita, sino también que estén más presentes que nunca, y la presencia la vamos a marcar nosotros en la cancha y cuando vayamos al juzgado, lo haremos con el juez, nosotros adentro peleando y ustedes afuera gritando y sintiendo por lo mismo que peleamos nosotros. Que la justicia deje de darles tanta impunidad. Que no nos tomen el pelo, como Duhalde alguna vez dijo ‘sentí la muerte de Darío y Maxi como si fuesen mis propios hijos’. Y eso se lo permite la justicia. Vamos a lograr que se sienten en el banquillo de los acusados, que los acusen, que tengan la posibilidad de defenderse, posibilidad que no tuvieron ni Dari ni Maxi por la forma en que los mataron. Hagamos hasta lo imposible, golpeemos las puertas y si no se abren, golpeemos con un puño, y si es el puño izquierdo mejor todavía porque con ese puño izquierdo vamos a romper las paredes y vamos a meter cárcel a todos esos hijos de puta que siguen gobernando. Por Dari, por Maxi, por los caídos, por los desaparecidos, por Luciano Arruga, por Carlos Fuentealba y por los pibes de los barrios que la policía mata impunemente”.

Pasó un nuevo aniversario de la Masacre de Avellaneda, pero los próximos días serán decisivos para que la causa por las responsabilidades políticas de las muertes de Darío y Maxi avance. Los familiares, abogados y organizaciones sociales estarán atentos a toda la información que el ex intendente Laborde y los ex funcionarios de la Municipalidad de Avellaneda puedan brindar, y seguirán de cerca a la justicia para que a partir de todos los elementos que surjan se juzgue y condene a quienes mandaron a matar a los militantes sociales.


0 comentarios:

Publicar un comentario