25 jun. 2015

El auto consumido por las llamas.
(Por La Retaguardia) Apenas 2 días después de haber denunciado el incendio de su auto, Vanesa Orieta participó del programa Desde Afuera que los Familiares y Amigos de Luciano Arruga realizan en Radio La Retaguardia y Radio Zona Libre, en el que repasó lo sucedido en la madrugada de aquel sábado 7 de junio, poniéndolo en contexto junto a otros hechos similares sufridos por familiares y testigos de la causa de la desaparición de su hermano. Además, habló de las responsabilidades judiciales y agradeció el apoyo y solidaridad de sus compañeros.

“En este caso es la pérdida de un objeto material, que si bien es importante y es grave que esto suceda, creemos que habría que ajustarlo dentro de una lógica que se viene dando desde que empezamos a denunciar la desaparición de Luciano. Han ocurrido hechos muchos más graves que tienen que ver con detenciones a testigos, armado de causas, en algún momento intentaron incendiar la casa de mi mamá, intentaron incendiar instalaciones de la APDH La Matanza, que en este último tiempo además fue muy perseguida e incluso los familiares de Pablo Pimentel han sufrido algún tipo de persecución. Lo del auto sencillamente fue levantarnos una madrugada con el auto ya en llamas, la presencia de los bomberos inmediatamente para poder apagar el incendio, y lo que nos llamó la atención fue encontrar cosas que estaban dentro del auto afuera y algunas incluso cerca del domicilio. En el contexto en el que vivimos, lamentablemente no podemos dejar pasar ninguna de estas situaciones, y la realidad es que la justicia al no avanzar en los procesos de investigación lo que hace es que nuestra duda se agrande aún más y que ante esto tengamos que difundir cada uno de los hechos tratando de ponerlo en contexto”, afirmó Vanesa Orieta al referirse al incendio de su auto ocurrido el 7 de junio pasado.
Orieta charló con su familiares
 y amigos en su programa radial.
En la última emisión de su programa Desde Afuera, que se emite por Radio La Retaguardia y Radio Zona Libre, los Familiares y Amigos de Luciano Arruga repasaron las distintas amenazas y hostigamientos sufridos, que fueron repasados en el comunicado difundido hace pocos días. Además, mencionaron otros hechos que no fueron incluidos en el escrito, como lo sucedido tras una actividad realizada en 2011 en San Martín y Mosconi. Al finalizar estaban sacando los carteles y materiales utilizados cuando pasó una camioneta de la Policía Bonaerense que se detuvo a sacarles fotos. Al día siguiente fueron a presentar la denuncia ante la fiscalía, incluyendo el dato del número de la patente de la camioneta. La nota no prosperó y esa misma camioneta fue vista luego en el destacamento policial de Lomas del Mirador.
“Nosotros estamos denunciando una desaparición forzada –continuó Vanesa–, si bien hemos encontrado a Luciano, lo encontramos enterrado en el Cementerio de la Chacarita después de muchos años. Acá intervinieron centros de salud, otras fuerzas de seguridad, morgues y cementerios y esto la verdad que lo que hace es agrandar aún más el panorama de preocupación para todos como conjunto social. Creo que esto que estamos denunciando, que habla de violencia institucional pero que al mismo tiempo compromete a diferentes instituciones del Estado, lo que hace es comprometer a sectores muy poderosos, esto los pone en alarma y creo que estas formas que usan de amedrentarnos es simplemente para que nosotros retrocedamos en nuestras denuncias y nuestras exigencias con relación a obtener la total verdad con relación a lo que pasó con Luciano, pero por otro lado ellos también saben que nosotros no reducimos esta cuestión solamente a la causa de Luciano, sino que hemos levantado una bandera hablando de la problemática de violencia institucional. Hablamos por todos los pibes asesinados por el gatillo fácil y hablamos por los pibes que no están y han sido desaparecidos por diferentes fuerzas de seguridad en complicidad con diferentes instituciones del Estado”.

Responsabilidades judiciales

Resulta inevitable relacionar este último hecho con la reciente condena al policía Diego Torales por las torturas cometidas a Luciano Arruga durante su detención de setiembre de 2009. A su vez, los Familiares y Amigos del joven mantienen su exigencia para que se inicien los jurys de enjuiciamiento contra el juez Gustavo Banco, y las fiscales Celia Cejas y Roxana Castelli; como así también el reclamo porque se concrete la firma de la ley de expropiación del espacio para la memoria, que funcionará en el ex Destacamento policial de Lomas del Mirador. Al respecto, Orieta reflexionó: “el juicio en el que se ha condenado al teniente primero Diego Torales es histórico: se ha condenado a un policía de la Bonaerense por torturas psicológicas efectuadas sobre un adolescente de 16 años. Este es un hecho inédito que marca un antes y un después en lo que tiene que ver con la justicia, y va a sentar un precedente, va a ayudar a que muchas familias puedan avanzar en establecer las responsabilidades de otros agentes policiales que cometen las mismas violaciones a los derechos humanos sobre otros jóvenes; es también poner sobre la mesa la cuestión esta que tiene que ver con los niños, las niñas, los jóvenes que sufren a diario la persecución producto de la discriminación y la criminalización, y que por supuesto desemboca en cosas terribles. Acá estamos hablando de tortura psicológica, tendríamos que hablar también de torturas físicas, esto deja secuelas irreparables en este sector de la sociedad. Los jury de enjuiciamiento que deben realizarse a los 3 funcionarios judiciales es algo que también es importante, eso está trabado, es algo que nosotros tenemos que empezar a pensar fuertemente de qué forma reactivarlo para que se ponga una fecha firme y podamos presenciar un hecho que también va a ser histórico a mí entender y ojalá pueda arrojar como resultado la condena a los responsables judiciales”.
La hermana de Luciano se refirió especialmente al accionar de la fiscal Roxana Castelli: “fue quien entregó la causa a la misma policía que nosotros denunciábamos. Es la fiscal que me tomó declaración a los 45 días (de la desaparición de Luciano) con el policía Herrera a mis espaldas. Herrera es uno de los 8 policías responsables o sospechosos de la desaparición de Luciano el 31 de enero de 2009. Esta mujer es la responsable de haber ocasionado daños irreparables en el proceso de investigación, es la responsable de que la policía se metiera en nuestra casa, de que nos hostigara con preguntar cosas que por supuesto nosotros no estábamos en condiciones de responder. Son los responsables de haber puesto en una situación realmente incómoda a muchos de los testigos de la causa, que por supuesto después de haber sido sometidos a declaraciones tortuosas no iban a querer en el futuro volver a colaborar. Acá han pasado muchas cosas graves. Hay que hablar por supuesto también de la fiscal Celia Cejas y del juez Gustavo Banco que son los responsables de haber provocado esa serie de escuchas, de investigación a través de pinchaduras de teléfono de mi abuela, mi mamá y míos; mediante 15 prórrogas estas personas se metieron en nuestra vida, nos pusieron en el mismo lugar que los 8 policías responsables de la desaparición de Luciano, esto violó rotundamente nuestros derechos como víctimas, que merecemos ser escuchadas, acceder a la información, participar del proceso de investigación y sin embargo pasó con nosotros todo lo contrario, eso habla de la mirada que tiene la justicia con relación a los familiares que denunciamos violencia institucional, es la mirada que discrimina, que criminaliza y que lo que intenta es tratar de buscar el punto negro de ese familiar para seguir cargar las culpas sobre él”.
“Ojalá que se pueda avanza; ojalá no, tenemos que avanzar, y lo tenemos que hacer nosotros, tenemos que obligar a que se ponga una fecha de inicio del jury y poder condenar a los responsables judiciales, esto tiene que ver también con lo que viene pasando, con esta serie de atentados que venimos sufriendo no solamente nosotros sino aquellos que nos acompañan, por eso es necesario difundir cada uno de los hechos. Creo que nosotros en eso somos muy responsables, no salimos a vomitar inmediatamente lo que nos pasa sino que lo discutimos, planteamos la forma en que tenemos que denunciarlo y esta vez lo hicimos muy bien porque no solamente denunciamos el hecho, la pérdida material, sino que al mismo tiempo planteamos una serie de hechos que viene poniendo en riesgo la vida de cada uno de nosotros”, agregó Orieta.

Compañeros de fierro

Hacia el final de la charla con Desde Afuera, Vanera se refirió especialmente a sus compañeros de Familiares y Amigos: “son momentos bastante movidos, uno pone toda la energía para tratar que sigamos difundiendo esta causa, para tratar que todos estemos bien, y la verdad que yo siento la enorme responsabilidad de que cada uno de mis compañeros esté bien, que no nos pase nada, y la verdad que en la medida de lo posible que pueda salir en algún lugar a expresar lo que nos viene ocurriendo lo voy a hacer. Algunas veces me enchincharé porque estoy cansada, pero sé que tengo compañeros de fierro que me van a comprender y bancar y gracias por el apoyo y el acompañamiento, y sigamos adelante porque todo lo que estamos haciendo es muy productivo para el futuro de esta democracia. Creo que estamos marcando un rumbo importante para todos nosotros y creo que también estamos generando lazos solidarios que no se van a poder destruir tan fácilmente. Somos compañeros, estamos expresando claramente una forma de compañerismo leal, solidario, que se juega por el otro y que intenta sacar de cada uno de nosotros por sobre todas las cosas la parte más humana y este grupo tiene eso y yo lo valoro profundamente”.
Tras despedir a Vanesa, Matías Bregante, uno de los conductores de Desde Afuera y vocero de Familiares y Amigos, reflexionó: “es un laburo y una responsabilidad muy grande para la familia. A pesar de que somos amigos, estamos hermanados en esta lucha y somos compañeros, y la vida nos ha puesto en este lugar de tomar la decisión de acompañar a la familia, y para la familia es un peso extra velar o temer por la seguridad de sus compañeros, y en ese tratar de que nada nos pase está ese compromiso que termina a veces desgastando, y todos los que estamos cerca de la familia hemos visto cómo todos estos días Vanesa ha estado deslomándose nota por nota, radio por radio, canal por canal, tratando de responder a todos los medios posibles para seguir dando testimonio”.

Orieta agradeció una vez más a sus compañeros, que la despidieron no sin antes bromear con un gorro de lana que Vanesa usó durante una entrevista en CN23. "Amelie de la puna", le dijeron entre risas. Para eso hay lugar también. Estos pibes, lloran, lucha, se enojan, ganan, pierden, ríen. Todo lo hacen con pasión. Por eso, siempre, estarán más cerca de ganar que de perder.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario