2 ago. 2015

Las víctimas en esta causa son
trabajadores, entre ellos del Astillero.
(Por La Retaguardia) El Tribunal Oral Federal N° 1 de esa ciudad juzga a 8 represores que formaron parte de la Fuerza de Tareas 5, que dependía de la Armada y tenía como zona de acción Berisso y Ensenada. La mayoría de las 40 víctimas trabajaba en empresas como el Astillero Río Santiago, Propulsora, YPF, y el Frigorífico Swift. Oral y Público dialogó con la abogada querellante Guadalupe Godoy sobre las características de este nuevo proceso, que se reanuda mañana.

Según explicó la abogada Guadalupe Godoy, el accionar de la Fuerza de Tareas 5 no comienza con el inicio del última dictadura cívico militar sino previamente: “empieza en 1975, en el marco de lo que se llama ‘Placintara’ (Plan de Capacidades de la Armada Argentina), donde se le asigna a la Armada el control y el objetivo de exterminar cualquier elemento subversivo que hubiera en ese sector (Berisso y Ensenada), que obviamente eran sectores fabriles, por lo tanto el eje de la represión fue la concentración del movimiento de trabajadores. Por eso esta causa es bastante diferente a lo que hemos llevado a juicio antes en La Plata donde en general ha tenido que ver con la actuación de la Policía Bonaerense, subordinada al Ejército”.
La primera audiencia de este juicio se realizó el 13 de julio. Fue la única porque luego comenzó la feria judicial. Está previsto que la actividad se retome entonces mañana. Aquel día se dio lugar a las indagatorias de los imputados, quienes se negaron a declarar. Estuvieron presentes Jorge Alberto Errecaborde, Juan Carlos Herzberg, Roberto Guitián, Carlos Ramón Schaller, Luis Rocca y Eduardo Antonio Meza. En tanto se ausentaron el ex vicealmirante Antonio Vañek, que tiene una condena previa de 40 años de prisión por su participación en el Plan Sistemático de Apropiación de hijos de desaparecidos, ya que según manifestó su abogado estaba internado en el Hospital Naval. También faltó el ex comandante José Casimiro Fernandez Carró, por tener una bronquitis que su defensor no había informado en los días previos al Tribunal.
De todos los procesados, el único que está detenido es Guitián, que está alojado en la Unidad 31 de la cárcel de Ezeiza; el resto tiene prisión domiciliaria. “Esta es una enorme diferencia con los juicios anteriores –afirmó Godoy– donde en general incluso desde el primer día habíamos podido plantear el pedido de revocatoria de esas prisiones domiciliarias. Lamentablemente sobre todo el juez (Arnaldo) Corazza en toda la última etapa antes de jubilarse cambió su criterio que en el inicio era de prisión efectiva que luego era revocada por la Cámara Federal, pero una vez que la Cámara Federal cambió el criterio a partir de la desaparición de (Jorge Julio) López, el juez Corazza también lo cambió, entonces estamos en esta situación donde llegamos a juicio y recién ahora en el juicio podemos revertir eso a partir de los informes médicos, lo cual es ya una consabida pelea con el Cuerpo Médico Forense y algunas de las opiniones que tienen respecto de los imputados, pero esperamos poder revertirlo en varios de los casos”.
Cabe señalar además que esta causa había sido elevada a juicio hace más de un año, en el tiempo transcurrido murieron 2 de los represores procesados, Tomás Osvaldo Méndez y Antonio Mocellini.
“Lo paradójico de esta causa en realidad es que Vañek siendo el máximo responsable solamente está imputado por un caso de los casi 40 que se elevaron. Y a la vez, también es un panorama bastante restringido estos 40 casos de lo que sucedió tanto en Berisso como en Ensenada, porque si bien casi la totalidad de las víctimas tiene que ver con trabajadores del Astillero Río Santiago, de Propulsora, YPF, y del Frigorífico Swift, casi ninguno de los casos de desaparición o de homicidio que sufrieron en esas empresas están elevados a juicio. Dentro de esa parcialidad igual intentaremos como siempre mostrar una historia que por ahí en La Plata no es tan visible que es todo lo que tiene que ver con el movimiento obrero; en general lo que ha llegado a juicio son otros tipos de casos salvo cuando se hizo el juicio contra los penitenciarios de la Unidad 9 donde muchos de los que son víctimas luego terminaron como presos políticos; allí entonces en algunos relatos surgió un poco lo que sucedió en Berisso y Ensenada”, expresó Godoy a Oral y Público. 
En cuanto a sus expectativas respecto a este proceso, la abogada querellante aseveró: “los juicios anteriores estuvieron más vinculados fundamentalmente a lo que tenía que ver con las organizaciones políticas y con el movimiento universitario vinculado a estas organizaciones. En eso (este juicio) tiene una riqueza que por ahí intentaremos explorar, porque no nos olvidemos que tanto el Frigorífico Swift como Propulsora hasta el ’77 eran empresas privadas por lo que creemos que pueden llegar a surgir lo que fueron las responsabilidades empresariales. Hay testimonios que indican que las listas negras y las listas de los trabajadores que fueron secuestrados fueron provistas por la gerencia de esas empresas”.
Está previsto que el juicio dure entre 4 y 5 meses, con la declaración de más de 100 testigos. Sus audiencias se desarrollarán los lunes y miércoles de cada semana, a partir de las 9, en los tribunales que se encuentran en la Calle 4, entre 51 y 53, de La Plata, Provincia de Buenos Aires. La asistencia es libre y se puede acceder siendo mayor de 18 años con la presentación del DNI.


0 comentarios:

Publicar un comentario