6 ago. 2015

Compañez, a la derecha en la foto, y la
lucha contra los bares en los parques.
(Foto: Pablo Odriozola)
(Por La Retaguardia) Se trata de la norma aprobada el año pasado por la Legislatura porteña que habilita la instalación de bares en parques y plazas públicas. Según adelantaron desde la gestión PRO, el primero será Parque Chacabuco. Margarita Compañez, integrante de la Asamblea que nuclea a los vecinos de la zona, dio detalles de cómo es el plan del macrismo para concesionar estos locales dentro de los espacios públicos verdes: “hay como cierto ensañamiento en privatizar cualquier espacio que sea de todos”, expresó.

“Es una postura ideológica de esta gestión de gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, y Parque Chacabuco se está resistiendo a la instalación de bares allí”, definió Margarita Compañez, integrante de la Asamblea de Parque Chacabuco en diálogo con La Retaguardia.
El proyecto para la instalación de bares en espacios verdes fue impulsado por el legislador José Luis Acevedo del PRO y se aprobó el año pasado, pero previamente recorrió un largo camino plagado de rechazos. Así lo recordó Compañez: “compañeros y vecinos del barrio y de la ciudad fuimos a la Legislatura a resistirnos a esto que era un proyecto de ley que empezó en 2008, se resistió; después siguió en 2011 y 2012, y como no les bastó la resistencia vecinal insistieron y en 2014 la gran mayoría de estos legisladores convirtió el proyecto en ley. Muy pocos fueron los que votaron en contra”.
Respecto a las críticas a la norma, la integrante de la Asamblea explicó: “el tema es que quieren implementar bares privados en parques y espacios verdes públicos. El primer bar que quieren instalar es en Parque Chacabuco. Nos enteramos y el 10 de mayo pasado fue nuestra primera asamblea bien popular y participativa de vecinos. Ahí empezamos a luchar, salir a la calle, ya no solo a las audiencias públicas sino a poner el cuerpo en el parque, en la plaza, en la calle, para decirle no a los bares porque nos parece que el espacio público en general, cualquier espacio público, es de todos, y no queremos que se privatice; ellos dicen que estos bares los van a construir con dinero del gobierno de la Ciudad pero va a tener una concesión privada, entonces toda la ganancia va a ser para el privado, y además nos quitan oxigeno que es una causa muy importante por la que nosotros estamos luchando. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre 10 y 15 metros cuadrados de espacio verde por habitante en las ciudades, y en Buenos Aires tenemos solo 1,8... y es un dato que ya debe estar desactualizado porque la cementación y la edificación es cada vez más grande y quieren seguir poniendo más edificación, cemento, hormigón armado, y estamos realmente en contra”.

¿Bares en los parques o parques en los bares?

Compañez agregó que, según la ley aprobada, en los grandes parques como Chacabuco, Tres de Febrero o Saavedra, se podrían implementar hasta 5 bares, ocupando cada uno 260 metros cuadrados: “en el caso de Parque Chacabuco ya hay un bar que mide 400 metros cuadrados y aproximaría a tener 2 bares de los que propone el gobierno de la ciudad, así que perdería bastante más espacio verde del que ya perdió. Comparando con otros países donde hay parques mucho más grandes que los de Argentina, por ejemplo desde que uno ingresa desde una avenida hasta llegar a la otra son como 5 veces más grandes que cualquiera de acá, entonces uno puede en esos casos por metro cuadrado como recomienda la OMS justificar o hacer el cálculo, pero en las condiciones actuales en las que estamos en la ciudad de Buenos Aires esto es inaudito porque además rodeando el Parque Chacabuco hay alrededor de 40 negocios de venta de comida y bebida entonces no hay ninguna causa para poner bares privados”.
Al referirse al caso particular del Parque Chacabuco, Compañez expresó: “cuando se inauguró en 1903 por Carlos Thays, tenía 20 hectáreas de espacio verde, césped y árboles, y en la actualidad tiene solo 8 hectáreas, las otras 12 restantes hoy son todo cemento, que sabemos que es un recurso actual de negocio privado y de ganancia para unos pocos, la privatización y la lógica ilógica de seguir privatizando para unos pocos el espacio público. El espacio verde público es uno de los pocos que quedan que son lugares donde se igualan las clases sociales, porque ya la escuela pública como servicio educativo también se está denigrando, lo mismo el hospital público, entonces el espacio verde público es uno de los pocos donde todas las clases se igualan y también nos preocupa que cambie eso”.
La licitación para la construcción de este bar ya fue aprobada por el gobierno de la Ciudad: “el dinero previsto sería de casi 5 millones de pesos solamente para su instalación. Lo que nosotros decimos es que ese dinero se puede destinar a las escuelas que se están cayendo a pedazos, a los hospitales que no tienen medicamentos, es decir que se usen en otros espacios públicos de mayor urgencia o necesidad; o mismo si es para espacios verdes, cada árbol sale 100 o 150 pesos por lo que con ese dinero se podrían comprar más de 45.000 árboles. No existe ninguna necesidad de implementar negocios privados en espacios públicos. Hace poquito salió una notificación de que también quieren poner bares privados en el Planetario y en otros lugares similares, hay como cierto ensañamiento en privatizar cualquier espacio que es de todos, si uno va a un parque y alguien se puede comprar una comida y una bebida, y otra persona que está al lado compartiendo no puede, ya se pierde ese valor de espacio de recreación, de socialización”.
“Como hay tan poco espacio verde en la Ciudad de Buenos Aires –continuó Compañez– y no llega a ningún nivel internacional o viable en condiciones de salud y espacio público, desde el gobierno porteño van justificando con esto que llaman macetones o estos pasajes o boulevares pequeños en algunas calles o avenidas. Es una nueva lógica ilógica de cómo esa sumatoria la consideran espacio verde público y es totalmente irracional. Los macetones llevan cemento y una plantita que la riegan un día y ya está, y esos boulevares abajo son todos de asfalto y cemento y esos arbolitos que están poniendo es difícil que crezcan mucho más de lo que están. Son estas perversiones que está haciendo esta gestión o esta ideología que lleva adelante este partido. Como Asamblea nosotros tratamos de visibilizar esto, estamos enojados, queremos que nuestro parque sea verde, queremos recuperar todas las hectáreas que perdimos”.

Con este objetivo la Asamblea de Parque Chacabuco se reúne semanalmente. En el último encuentro del 2 de agosto se sumaron integrantes de otras asambleas como Basta de Demoler, Manzana 66, Asamblea de Parque Lezama, Movimiento Comuneros, Asociación Lagos de Palermo. “Empezamos con el Parque Chacabuco pero nuestra ideología es defender a todos los parques si el gobierno porteño quiere seguir avanzando”, advirtió Margarita Compañez en diálogo con La Retaguardia.
La Asamblea se junta todos los domingos a las 11 de la mañana en la esquina de Asamblea y Emilio Mitre. También pueden buscarlos a través del Facebook de la Asamblea y el del No a los bares.

0 comentarios:

Publicar un comentario