3 sept. 2015


Josefina García de Noia, “La Pepa”, falleció el lunes 31 de agosto. Pepa integró el grupo de 14 Madres que realizó la primera ronda en Plaza de Mayo el 30 de abril de 1977. Fue la primera en llegar aquella vez, unas dos horas antes de la cita. Buscaba desesperadamente a su María Lourdes Noia García. Murió sin justicia. Murió injustamente.
En el marco del programa Oral y Público, que se emite por Radio La Retaguardia, la homenajeamos a través del recuerdo de su hija Margarita, de Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA, y de sus propias palabras.

(Por La Retaguardia)

-Víctor Basterra: Estamos doloridos por esta partida pero estamos juntos. Te abrazamos con el alma.
-Margarita Noia: Agradezco mucho, sobre todo a vos Víctor por todo lo que nos has dado para poder llevar los juicios adelante, era invalorable para mi mamá, y lo sigue siendo para mí y para todos los que seguimos en la lucha.

Así comenzó el diálogo entre Víctor Basterra y Margarita, hija de Pepa Noia, al aire del programa Oral y Público.
“La Pepa era un símbolo casi por sí mismo, encima el afecto que le tengo a Margarita, que es una hermana, una compañera, una amiga. Nos llega mucho... el lugar común entre nosotros es el afecto y el compromiso que tenemos con nuestra historia, por eso nos afecta mucha la partida de una compañera”, afirmó Basterra.
“El afecto que vi que todo el mundo sentía por ella me dio… podría decir alegría, que no sería la palabra porque no estaba alegre, pero a la vez saber lo querida que era, lo que cosechó en su vida, tanto amor de tanta gente, realmente me reconfortó en un momento tan doloroso”, aseguró conmovida Margarita Noia.
María Lourdes Noia García fue secuestrada el 13 de octubre de 1976. Era la tercera de los 4 hijos de Pepa. Tenía 29 años y fue vista en el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio de la ESMA. Lourdes se recibió muy joven de psicóloga y era militante de la Juventud Peronista de las Regionales. Trabajaba en la Dirección Nacional de Educación para Adultos y daba clases en la Universidad de Morón. En 1974 tuvo a su único hijo, Pablo.
Tras la desaparición de su hija, Pepa inició el mismo camino de lucha de muchos familiares. En el libro “Las Viejas” que publicaron Ana y Virginia Giannoni sobre la historia de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, se reproducen palabras de la propia Pepa sobre la presencia de familiares en el Vicariato de la Marina, uno de los tantos lugares a los que iban a preguntar por sus hijos y hermanos desaparecidos: “Había que tener coraje para hablar ahí, Azucena (Villaflor) lo dijo fuerte, no al oído, ella dijo más o menos así: ‘yo quisiera decirles que nosotros lo que tenemos que hacer es ir a la Plaza de Mayo como hicieron nuestros mayores’, todos empezaron a deliberar qué día podía ser y un familiar sacó un almanaque chiquito y eligió el 30 de abril, pero la idea y quiero subrayar eso fue de Azucena Villaflor, tenía un don para hablar y era muy generosa. Ella tuvo un gran coraje, porque atrás de ella estaban los tipos esos de la mesita”, decía Pepa en referencia a los servicios de inteligencia que estaban atentos a lo que ocurría cuando las Madres iban al Vicariato de la Marina.
El mito dice que Pepa Noia fue la primera en llegar a la Plaza de Mayo aquel 30 de abril, que luego se transformaría en la primera ronda. Su hija Margarita así lo confirmó: “dentro del grupo de Madres que se reunió en esa primera ronda a la cual había convocado Azucena Villaflor, mi mamá llegó dos horas antes y se sentó a esperar en el Monumento a Belgrano. Entonces a medida que fueron llegando, que fueron 14 ese día 30 de abril de 1977, quedó como la primera porque había estado dos horas antes sentada, fumando. El cigarrillo... una característica de mi mamá para muchos”.
Pepa Noia falleció el 31 de agosto, un día en el que se entremezcló la vida y la muerte, tal como lo remarcó Nora Cortiñas, compañera de la Línea Fundadora de las Madres. En la misma jornada se conoció la identidad de una nueva nieta, la 117, y “se nos fue la Pepa”…
Hacia el final de la breve charla con Oral y Público, Margarita Noia afirmó: “agradezco este recuerdo a ella, desde lo personal que además de ser la Pepa de todos, para mí es mi mami. El otro día decía, cuando me entrevistaron para la agencia de noticias Télam, lo terrible que es que a sus 94 años se fue con una lucha de más de 30 años pero sin haber logrado conocer la verdad y sin haber conseguido justicia, y creo que eso es lo que nos compromete más a no abandonar el camino de las Madres, a seguir acompañándolas y por eso le agradecí a Víctor porque con compañeros como él nosotros pudimos tener conocimiento, poder ir a los juicios, poder reconstruir historias, yo le estoy eternamente agradecida a los ex detenidos, y a Víctor, a quien quiero con el alma, gracias por este momento y gracias a todos los que quieren a mi mamá”.
Los agradecidos somos nosotros. Gracias Josefina Pepa Noia por tu lucha.

DESCARGAR

Foto: Pepa Noia junto a su hija Margarita, la última vez que pudo ir a la Plaza, el 30 de abril de 2014.

0 comentarios:

Publicar un comentario