15 sept. 2015


Lo dijo Analía Mas, integrante de la Federación Argentina LGBT y de la Coalición Argentina por un Estado Laico, al referirse a la aprobación en la Legislatura porteña de una iniciativa que implica la transferencia gratuita y por 20 años de inmuebles al Arzobispado de la Ciudad de Buenos Aires. Según el proyecto del jefe de gobierno, Mauricio Macri, deben “ser utilizados con fines educativos y religiosos”. Sobre este tema, Mas dialogó con el programa Oíd Mortales, que se emite por Radio La Retaguardia. (Por La Retaguardia)

“Nosotros nos enteramos (de este proyecto) y desde la Federación Argentina LGBT (FALGBT) y la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) hicimos una observación. Logramos que pase una semana más para que pueda ser tratado. Fue tratado el jueves 3 de septiembre y se votó por mayoría (47 a 7). Ahora sí podemos participar como ciudadanos y ciudadanas en las audiencias públicas que se harán, donde expresaremos nuestra opinión al respecto. Invitamos a todas las organizaciones y ciudadanos que quieran presentarse y participar de las audiencias. Sería muy importante”, afirmó Analía Mas, secretaria de Género y Laicismo de la FALGBT e integrante de la CEAL.
Tras la votación en primera instancia de esta ley debe realizarse una audiencia pública para luego sí hacer la votación definitiva: “cuando se tratan este tipo de leyes, se hace una primera votación, en la que votó el PRO en pleno, el Frente para la Victoria en pleno, salvo la diputada María Rachid, que es quien hizo la observación, de hecho fue la única que hizo una observación formal y la presentó; y luego votaron 7 diputados bastante salteaditos con respecto a qué partidos pertenecen”, explicó Más, quien aclaró que estas audiencias no son vinculantes: “para la votación se necesitan 40 votos; ellos han logrado 47. Hay que conseguir que los ciudadanos y las organizaciones cambien la opinión de al menos 8 de estos diputados. Para mí, que estuve presente, la votación fue vergonzosa. Estamos hablando de una institución que de por sí tiene innumerables bienes. Es una institución que, de hecho, se sustenta con nuestros impuestos, aunque tengamos otras religiones o ninguna. Pero, además, es una institución que se ha opuesto a todos los derechos de la diversidad sexual, a los derechos de las mujeres, a los derechos sexuales y reproductivos. Es una institución que ha hecho daño y que se ha opuesto a todas las medidas inclusivas logradas en estos últimos años”.
Respecto a los inmuebles cedidos, Mas especificó: “de los 20 inmuebles, sacaron 2 pero porque ya era muy grosero. Son 2 inmuebles de Belgrano que la Iglesia los transformó en canchas de fútbol. Sale carísimo alquilarlas. Realmente ya era grotesco, porque la ley dice que la ciudad de Buenos Aires considera que esos inmuebles son innecesarios y que deben tener un fin religioso o educativo. Las canchas de fútbol, a las que puede acceder muy poca gente porque son muy caras, ya era demasiado. Hay inmuebles en Barrio Norte, en Belgrano, en zona sur. Lo terrible es que hay varios de ellos, 6  o 7, que son del Instituto para la Vivienda. Esto quiere decir que son terrenos para construir viviendas sociales, para las familias que no tienen casa, y los regalaron a la Iglesia. Calculamos que son unos 30.000 metros cuadrados. El legislador (del MST-Nueva Izquierda) Alejandro Bodart calculó que son 15 millones de dólares aproximadamente”.
En cuanto a la sesión en la Legislatura, la integrante de la FALGBT y la CAEL expresó: “cuando uno va al recinto, si no sabe qué se está votando, se nombraban solo números. Dicen ‘se ponen a consideración los expedientes’, y dan una serie de números, y si uno está de público y no leyó, no sabe qué se está votando. Nosotros nos enteramos dos días antes. Entonces, la diputada Rachid  invitó a las organizaciones a decir que nos opongamos, que es lo que hicimos. Pero en el recinto pasó esto, hubo gente de UNEN, del Frente para la Victoria que han votado favorablemente, muchos se han ausentado. Tal vez estaban de viaje. Esperemos que vuelvan y tomen otra posición. Es vergonzoso. Además pensamos que en muchos casos son terrenos que la Iglesia los tomó y construyó iglesias. Como dijo un diputado ‘en la villa hay familias que hace 70 años viven en el mismo terreno, y nunca he visto que el Gobierno de la Ciudad diga: Señores, en virtud de que ustedes hace 70 años viven acá, se los damos en propiedad’. Lo que vemos a diario son desalojos de familias”.
En el mismo sentido, Mas afirmó: “no sé si la gente lo sabrá, ha habido un proceso en estos últimos años en el cual se han cerrado aulas de colegios, y hasta colegios; ha habido una crisis conocida por las vacantes en las escuelas públicas, y además el presupuesto ha superado el subsidio a escuelas privadas, sobre todo confesionales, que las públicas. Entonces, si están faltando escuelas, si hay problemas de matrículas, ¿cómo es posible que se estén regalando terrenos que son de todos, donde se podrían construir escuelas, hospitales? no se entienden  este tipo de actitudes cuando se subejecuta el presupuesto de Vivienda y de Educación. En realidad, sí se entienden, pero uno no está de acuerdo”.
En relación a la fecha de realización de la audiencia, Mas dijo que aún no está definida, sin embargo aclaró: “el Gobierno de la Ciudad muchas veces pone audiencias en horarios y lugares que no resultan accesibles a los trabajadores”.
De todos modos, Mas adelantó que si la ley se aprueba de manera definitiva las organizaciones a las que pertenece iniciarán una acción judicial: “entendemos, en primer lugar, que estos bienes son de todos los ciudadanos de Buenos Aires y no tienen por qué regalarlos. Entendemos que hay gente que tiene necesidad, familias que tienen necesidad de vivienda. Y además que existen muchísimas organización que hacen actividad social y educativa, tanto religiosa como organizaciones de la sociedad civil laica, y no hay registro en la historia de la Ciudad que se les hayan regalado inmuebles y menos en semejante cantidad”.


0 comentarios:

Publicar un comentario