17 oct. 2015

En el Enredando Las Mañanas del jueves pasado realizamos un múltiplex para hablar sobre Diana Sacayán. Con Eugenia Otero y Fernando Tebele desde el piso, Luis Angio desde Villa Crespo y la compañera trans Casandra Sand desde La Voz Indígena de Tartagal, Salta (a quien pertenece la frase del título), recordamos a una gran luchadora. (Por RNMA)

Casandra Sand conduce la mañana de la La Voz Indígena en Tartagal, provincia de Salta. Es activista trans y fue amiga de Diana Sacayan, asesinada antes de poder llegar al Encuentro Nacional de Mujeres y después de denunciar un ataque policial.
“No solo era mi amiga, sino además una persona de la que aprendí muchísimo, porque se vino a este norte bien escondido del país para traducir a palabras la posibilidad de conseguir trabajos”, contó Casandra sobre el viaje de Diana a Salta y recordó que “cuando ella se acercó a esta partecita del norte de Salta, inmediatamente encaró a las autoridades locales, a lo que nosotras todavía no nos atrevíamos: nos puso mar de frente con quienes nos representan”.
 “Decir Diana Sacayan es decir lucha, militancia, resistencia, pensarla en un contexto totalmente activo, de iniciativas, de propuestas que se resignificaban constantemente, de ideas a las que no renunciaba, que discutía con todos los argumentos posibles, de una presencia conmovedora, no solo por la forma de construir su discurso, sino porque supo militar su propia vida”, reflexionó la conductora de La voz Indígena.
Fernando Tabele, desde el piso en Buenos Aires, rememoró: “hacíamos memoria de la cantidad de veces que nos hemos cruzado en diferentes circunstancias, por ejemplo en encuentros abolicionistas en torno a la prostitución” y remarcó que “ella tuvo, como el 95% de las travestis, que prostituirse por no poder a acceder a otro tipo de trabajo”. También “nos la cruzamos al noveno mes de la desaparición de Luciano Arruga cuando el caso no era lo que fue después”, porque Diana no militaba únicamente las problemáticas referidas al colectivo que integraba.
“Ella estaba siempre”, resaltó Eugenia Otero.
“Nadie más que la mayoría de las chicas travestis puede saber lo que significa vivir en situación de prostitución”, retomó Casandra Sand: “levantamos la bandera del acceso a un trabajo digno y diciendo que la prostitución no es un trabajo que nos permita pensar que podemos vivir en mejores condiciones”. Dijo que “Diana ha podido resignificar una década de esa situación y la ha traducido en herramientas bien concretas para poder pensar cómo construir esos caminitos”.
“Su ayuda era incondicional, solidaria, humana y de corazón”, resaltó la compañera trans desde Salta y aseguró que “esta muerte no puede quedar impune”, enfatizando en la mención del crimen de odio de Diana por parte de la presidenta de la nación y en que se trató del tercer travesticidio del país en un mes.
Desde el piso recordaron los casos de Marcela Chocobar y Coti Olmos. “Estos casos nos hacen suponer que todavía estamos muy lejos de poder decir que estamos en una sociedad más justa o más inclusiva, que nos permita vivir desde el respeto por las diferencias, creo que todavía tenemos que entender que hay  muchas cosas para seguir haciendo”, destacó Casandra. “Entendemos que la acción en comunidad es en conjunto, las soluciones se encuentran pensando en conjunto; hay que salir nuevamente a pelear eso que hoy el Estado argentino nos reconoce como derecho; no es solamente el DNI y ya está, es hacer carne el acceso al trabajo digno, a una vivienda, a la educación, respetando las identidades autopercibidas, entendiendo que cuando uno o una es diferente lo es desde muy chica”.
Fernando Tabele contó que habían hablado con Pablo Pimentel –referente de la APDH La Matanza-, quien la conoció hace 20 años “cuando Diana estaba en estado de prostitución y había caído presa por negarse a pagar una coima a la policía, lo llamaron como referente de la APDH para sacarla”. Agregó que “Pablo nos contaba que la APDH de La Matanza va a pedir que el proyecto que se aprobó, que obliga al Estado a contratar a un cupo de trans, sea llamada ley Diana Sacayán, porque fue quien la impulsó”.
Diana Sacayán iba a viajar en noviembre a Salta para impulsar junto a Casandra y al colectivo trans de esa provincia una ley idéntica.
Luis Angio recordó que “en agosto ella tuvo un incidente con la policía metropolitana, porque la agredió en la calle cuando iba hacia la legislatura” y le consultó a Casandra si sabía de algún miedo de Diana ante esa situación. Desde La Voz Indígena, la conductora respondió: “a mí me parece demasiada casualidad que después de tremendo encuentro de mujeres que hubo en Mar del Plata las y los periodistas tengamos que estar relatando esto y me parece tremendo que situaciones como las que vivió con las fuerzas de seguridad de la provincia de Buenos Aires, nadie haya visibilizado su opinión”.
Angio remarcó también que Diana iba hacia el ENM cuando la asesinaron, “donde no iba a pasar desapercibida, y fue precisamente porque no llegó que se comenzaron a preguntar qué había pasado”, reflexionó: “no convenía que Diana esté en ese encuentro de mujeres”.
“Son suposiciones que parten de una lógica básica”, agregó Casandra: “el ENM iba a ser la plataforma para disparar que la ley de cupo laboral trans sea una ley nacional y para reflotar la ley que le daba una pensión a las mujeres trans”.
Para cerrar, Casandra Sand dijo: “hoy la lloro, pero mañana la lucho, por ella y por muchas otras amigas que ya no están”.
Cerramos el programa con la recomendación del documental Tacos altos en el barro y escuchando a Susy Shock y su derecho a reivindicarse monstruo.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario