5 oct. 2015

Integrantes de la Comisión independiente por Justicia por Darío y Maxi, conformada por el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), organizaciones sociales y organismos de derechos humanos, irrumpieron ayer en una charla dictada por Felipe Solá en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA. El objetivo del escrache fue señalar al candidato a gobernador como responsable intelectual impune de la masacre de Avellaneda, ocurrida el 26 de junio de 2002. La Comisión realizó hoy una conferencia de prensa para sentar su posición sobre los hechos. Así como los medios tradicionales se encargaron en aquel momento de desviar las responsabilidades de los verdaderos responsables (con el ya mítico título de Clarín "La crisis causó 2 nuevas muertes" como bandera), hoy pusieron toda su artillería en denunciar una operación de prensa que no fue. (Por Rosaura Barletta y Paulo Giacobbe para La Retaguardia)

“Agradecemos a los medios y los trabajadores de prensa que están cubriendo esta actividad, que se comprometen con la información y no sólo dan voz al candidato a gobernador Felipe Solá, indicado por nosotros como responsable de los asesinatos de 2002, sino también a los familiares y compañeros de Darío Santillán” destacó inicialmente el documento leído por la Comisón. El grupo denunció, no sólo que no se comportaron con violencia para llevar a cabo el escrache, sino que fueron agredidos por una patota del Frente Renovador: “En los videos se puede ver cómo un hombre de remera rayada golpeaba en la cara a Leonardo Santillán, hermano de Darío, y cómo varias personas arrojaron mesas y sillas desde el primer piso de la facultad de Ciencias Económicas hacia la planta baja donde estaban retirándose nuestros compañeros”.
Con respecto a los medios de comunicación, que en su mayoría calificaron la medida como violenta, los militantes sostuvieron: “Como el 26 de junio de 2002, medios y políticos se hicieron eco de lo que dicen los poderosos. Sostuvieron que los violentos somos los que pedimos justicia y que las víctimas son quienes comandaron la represión que terminó con la vida de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Parece el mundo del revés”. El grupo rechazó la vinculación que hicieron medios de comunicación e integrantes del Frente Renovador de la actividad realizada con sectores del kirchnerismo y el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia Parrilli y denunciaron: “No es inocente intentar vincular el reclamo legítimo de un movimiento popular que ha mantenido la bandera de los derechos humanos de ayer y de hoy levantada a lo largo de 13 años con los servicios de inteligencia”. Además, señalaron que en todo este tiempo denunciaron y escracharon por igual a Eduardo Duhalde, presidente durante la represión; Felipe Solá, gobernador; Luis Genoud, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires; Juan José Álvarez, ex agente de la SIDE durante la dictadura militar y encargado de la operatoria de seguridad aquel 26 de junio y Aníbal Fernández, secretario general de la Presidencia.
Para solventar su postura en relación a la proveniencia de la violencia, la Comisión planteó que las imágenes y los videos demuestran “quiénes son los violentos”. El comunicado expresa, además, el logro militante que implicó poder reabrir la causa por las responsabilidades políticas de la masacre pero sostiene que “mientras no haya justicia, va a haber escrache porque los poderes políticos, judicial y mediático, se apañan unos a otros”. Definieron como una ofensa a la memoria de Kosteki y Santillán que ninguno de los respnsables intelectuales haya sido siquiera indagado y que, además, se candidateen.

El estallido

Alberto Santillán, padre de Darío, explicó que la situación de impunidad generó “un estallido que se manifiesta yendo a buscar a los responsables intelectuales de la masacre de Avellaneda. Lo que pasó ayer es un pedido de justicia. Es la única manera que tenemos los menos poderosos de acceder a un poco de justicia. Son suficientes las pruebas que hemos mostrado y el trabajo que hemos hecho nosotros como familiares y como movimiento”, sentenció. Con respecto al proceso judicial, Santillán señaló que se recarga sobre la familia el trabajo que debieran hacer jueces y fiscales.
El hombre se mostró conmocionado y aseguró que la acción tomada es “para que se terminen los pibes asesinados en los barrios, los compañeros presos. Es una manifestación de una búsqueda permanente de justicia y es una manifestación más que clara de que a donde vayan los iremos a buscar. Es la única manera de que en este país puedan cambiar las cosas”. Dejó en claro, por último, que la organización que reivindica la militancia de su hijo “no actúa para ningún partido político, no se vende, no trabajamos para el kirchnerismo, ni para (Oscar, actualmente a cargo de la SI) Parrilli, ni para Aníbal Fernández; caminamos en una vereda totalmente opuesta de lo que es el kirchnerismo y tantos partidos políticos. Lo que hacemos es defender a rajatabla la búsqueda de justicia por Darío y Maxi”.

La violencia de no tener a Darío

Leonardo Santillán, integrante del Frente Popular Darío Santillán y hermano de Darío, señaló que en la circunstancia del escrache los militantes se encontraban en total desventaja y que se ve con claridad cómo son agredidos. Sobre las acusaciones de violencia, el joven señaló como ejemplo de violencia que “hace 13 años convivimos con la ausencia de Darío, con el pedido de justicia, hace 13 años vemos a Duhalde, a Solá, a Aníbal Fernández, soportamos las chicanas y que usen al nombre de Darío para tirarse la mierda. Jamás nadie ha investigado, a nadie le preocupa, nadie siente lo que sentimos”. Santillán recordó cuando el movimiento de su hermano fue acusado públicamente de sedición y de insurrecto por funcionarios del gobierno en aquel entonces. “Nosotros nos remitimos a gritar. Tenía enfrente a una persona que considero un asesino, se me ocurrieron millones de cosas, y se me siguen ocurriendo, pero nos limitamos a esperar a una justicia que no llega y es muy ajena a nosotros. Lo único que hicimos fue gritarle asesino”, aseguró.

Orlando Agüero, integrante del Frente Popular Darío Santillán, señaló: “Solá, en el programa de Leuco, ayer a la noche, dijo que se ponía a disposición de la justicia; si es así, Solá, tenés toda la libertad para presentarte a los tribunales de Comodoro Py”. Por último, el grupo invitó el viernes 9 de octubre a las 10 de la mañana a acompañarlos en la movilización a Comodoro Py por la declaración de un nuevo testigo en la causa que, lentamente, investiga las responsabilidades materiales, el intendente de Avellaneda durante la Masacre, Oscar Laborde.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario