13 oct. 2015

Más de 60 mil mujeres participaron del histórico 30° Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Mar del Plata, el más masivo hasta el momento, a la luz de la convocatoria por el #NiUnaMenos del pasado 3 de junio. En ese marco, la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) realizó una transmisión especial desde Buenos Aires. En el estudio Victor Basterra de La Retaguardia, Fernando Tebele junto a Luis Angio y la producción de Hugo de FM La Barriada de Florencio Varela, nos metieron en el interior de la marcha de cierre del encuentro, con entrevistas y móviles en vivo. Pudimos estar ahí y difundir las voces de un encuentro histórico. (Por RNMA)

De esta manera, la transmisión especial de la RNMA fue dando cuenta, a través de diferentes entrevistas y móviles desde la misma marcha, de los diferentes debates que atravesaron el encuentro en los más de 60 talleres simultáneos. La problemática de la violencia de género y sus formas de abordarla; las estrategias para avanzar en temas como la anticoncepción y el aborto seguro, legal y gratuito; las concepciones de géneros y del feminismo; la sexualidad y el lesbianismo; las mujeres en situación de cárcel; las mujeres trans; el debate en torno a la familia; el trabajo y la organización sindical; y la mujer en la organización barrial, fueron algunos de los temas que se abordaron y de los cuáles integrantes de la RNMA dieron algunas pinceladas a raíz de su participación en ellos.

Sandra*

También escuchamos a Sandra González Altea, una abogada y socióloga española, que lleva 8 años viviendo en Argentina, y participa de su cuarto encuentro. Ya había asistido a Córdoba, Tucumán, Neuquén y ahora Mar del Plata. “Va a ser la primera vez que no voy a transitar por diferentes talleres porque me eligieron como secretaria de uno y entonces será una experiencia diferente a la de otros años, ya que permaneceré todo el encuentro en el mismo taller. Pero estoy re-contenta porque era un taller muy chiquitito, al contrario de lo que está sucediendo en otras aulas, porque se desdobló mucho y quedamos muy pocas, unas 40 mujeres, pero eso está permitiendo que el intercambio sea mucho más fluido y están saliendo temas muy interesantes que nos atraviesan a todas las mujeres”, explicó Sandra, que fue elegida como secretaria en el taller “Mujer, Impunidad y Poder”. “Explotando con la cantidad de cosas que nos atraviesan y que tienen que ver con el lugar que ocupamos, que nos hacen ocupar a las mujeres en la sociedad, y la gran impunidad que hay en todos los espacios institucionales del Estado y político donde nos machacan todos los días”, describió.
Al ser consultada acerca de cómo es el funcionamiento del taller y cómo se elige a las coordinadoras y secretarias, Sandra especificó: “la experiencia de este año es que dos compañeras que estaban en el taller, casi que yo pensaba que ellas iban a asumir la coordinación porque a veces la comisión organizadora ya ha previsto algunas coordinadoras para los talleres y desdoblan el propio taller en ese momento y se decide quién hace la coordinación y quién es secretaria, pero en esta ocasión no había coordinadora dentro de este espacio y había dos compañeras de Misiones que desde el principio tomaron mucho la palabra y al final medio como que ellas decidieron, ‘vos tenés cara de coordinadora y vos de secretaria’ y a mí me eligieron como secretaria y asumí el rol y ahí estoy tomando nota de las cosas que se van charlando y luego haremos una síntesis de las conclusiones”.
Sandra participa por cuarta vez de un encuentro y para ella lo que diferencia este 30° Encuentro de otros es la cantidad de mujeres que asistieron: “es como que ha quedado todo tan colapsado para la organización por la cantidad de mujeres que hay, ayer (sábado) había como una queja generalizada que por un lado te juega a un doble sentido, la queja generalizada era por ir pivoteando en diferentes talleres porque a todos los talleres a los que se quería llegar ya estaban todos cerrados y se desdoblaron y también se cerraron y no se pudo participar, entonces como que al principio tardaron en empezar los talleres casi una hora más tarde porque no se encontraba lugar para poder trabajar y entrar en algunos de los talleres, entonces eso generó como un pequeño malestar al principio de la jornada pero por otro lado nos estamos dando cuenta que la comisión organizadora quedó absolutamente desbordada y que estamos viviendo una cantidad de mujeres que eso es impresionante. Como por el momento solo he estado en un taller no veo ninguna otra cosa diferente a lo que es la dinámica normal del encuentro. Lo que me resulta chocante es que seguimos todos los años trasladando las mismas problemáticas entonces vas viendo cómo los lugares de poder avanzan y las luchas de las mujeres son un granito de arena muy chiquito, que igual eso te invita a seguir participando y a no abandonar la lucha pero como que para mí, personalmente, hay una cierta frustración de todavía estamos ahí, todavía no hemos logrado esto, todavía no hemos logrado lo otro, y como que año tras año siempre estás como atrapada en un loop y no salís de ahí porque es muy difícil poder romper ese círculo vicioso y seguir para adelante”.

Camila Carrión de Radio Voces de La Rioja (RNMA)

Cuando comenzó a moverse (Luro e Independencia) la enorme columna de mujeres, nos comunicamos con Camila Carrión.
"Es mi segundo encuentro, para afianzar y para que participaran mujeres que nos interesaba que pudieran estar, como familiares de Romina Ríos, que es una chica que fue asesinada, víctima de femicidio a principios de año en nuestra provincia y está participando junto a nosotras, haciendo visible esa situación. En lo personal cada posibilidad es un pasito más, sobre todo teniendo en cuenta lo que estamos pasando en La Rioja, lo territorial, de no haber nada a poder participar y organizarnos, en avanzar, en cuestionarnos, en seguir  proponiéndonos también metas. En nuestra provincia recién hace 3 años se hace una marcha el día de la mujer, ahora la intención es poder avanzar en acciones más profundas, hacerlo más amplio,  trabajar con las problemáticas en el territorio que por supuesto son muy parecidas, en todos las dos, con características propias de cada lugar. En el noroeste son similares y poder entrar en contacto con organizaciones que quizás tienen un contacto más avanzado para nosotras es primordial".

Mariela* 

“Soy mujer y docente de la Provincia de Buenos Aires”, así se presentó Mariela Sarlinga, quien asiste a su primer Encuentro Nacional de Mujeres: “Estoy muy contenta, estoy pasando un momento muy especial. Estoy tratando de controlar tanta energía porque me tiene no apabullada sino que me está llenando de energía, estoy muy contenta. Es un momento espectacular”.
Ante la pregunta de qué era lo que más le gustaba de estar participando del encuentro, Mariela respondió: “ver tantas mujeres que estamos ocupadas en sentirnos mejor, ver mujeres que se solidarizan entre ellas, reconocerme en otras compañeras, encontrar amigas, pasar momentos con amigas, me parece que es lo más espectacular hasta ahora en este encuentro”.

Mariela participa del taller “Mujeres y Estado laico” y sobre esta experiencia relató: “me parece que de alguna manera resume gran parte de la lucha que estamos llevando adelante, pensar la necesidad de un Estado laico, donde sin ánimo de pasar por encima de las creencias de nadie, justamente cada una pueda practicar sus creencias o sus no creencias en total libertad, sin ningún tipo de imposición, sin ningún tipo de prohibición y persecución, y donde por otro lado los recursos que creo que en definitiva terminan siendo por lo que estamos luchando, porque todas necesitamos recursos materiales para reproducir nuestra existencia, están en juego, y ahora están en manos de un sector poderosísimo que es la iglesia católica y que yo quiero, exijo, demando que vuelvan a donde son, a toda la ciudadanía. La discusión, la propuesta, mi fuerza va hacia que el Estado argentino, y todos los Estados del mundo en realidad, dejen de subvencionar religiones, que cada uno pueda practicar su culto y que se lo subvencione, así como cada una de nosotras nos subvencionamos nuestra vida. No entiendo, no concibo la idea del Estado subvencionando la educación religiosa, cuando le sirve para sacar todo tipo de soporte material a la educación estatal, que creo que es la que debería primar en nuestro país. No entiendo al Estado autorizando la intervención o pidiendo la palabra de la iglesia para decidir sobre cuestiones de sexualidad cuando debe ser una elección de cada una de las personas; quiero, exijo y demando la absoluta laicización de la vida, fuera las iglesias de nuestros cuerpos, de nuestras mentes, de nuestras casas, de nuestras camas”.
Respecto a cómo fue el intercambio con otras mujeres que forman parte de este taller, Mariela afirmó: “una de las cosas más impactantes fue que había desde alumnas que todavía están cursando la secundaria hasta mujeres jubiladas. Y eso apenas me senté fue emocionante porque vi que había muchas generaciones, muchas mujeres, cuánto conocimiento, sentir que nos estaban legando esta situación, nos estaban abriendo las puertas, con ellas el intercambio fue maravilloso. Hubo momentos de tensión por supuesto, pero hay mucho respeto y hay pautas que nos ayudan a entendernos, escucharnos, es un ejercicio escucharse y entender a alguien que por ahí no piensa exactamente como uno, es movilizador y es sumamente enriquecedor. Yo tengo la cabeza estallada luego del taller, fue muy edificante. Había dos activistas católicas que por supuesto no se dieron a conocer hasta la última intervención del taller, y fue bastante triste el papel. Triste porque cada una de nosotras cuando hablábamos decíamos quiénes éramos, de dónde hablábamos, desde qué lugar, desde qué situación material, no fue el caso de ellas y también la situación, el modus operandi que tienen ellas de intervención, de infiltración, me hacen acordar a algunos momentos medio nefastos de la historia, de infiltrarse en un lugar y de disfrazarse de algo que no son, y de provocar situaciones en las que uno luego puede quedar mal parado en el sentido de ser señalada con actitudes por ahí violentas. Igual estuvo muy bien porque éramos muchas mujeres y ellas eran dos personas nada más y no lograron que nos violentáramos, simplemente las dejamos participar. Sos una mujer, también tenés algo para decir, te escuchamos, escuchanos, nos escuchamos”.
Al ser el primer encuentro del que participa, también es la primera vez que asiste a la tradicional marcha que se realiza por las calles de la ciudad organizadora. En este sentido, Mariela se mostró emocionada y ansiosa: “tengo un espíritu estúpidamente marchístico, yo adoro las movilizaciones populares, me emocionan, así que estoy muy ansiosa. Espero lo mejor, quiero ver cuadras y cuadras de mujeres divirtiéndose, gritando, reclamando, poniéndose en marcha”.

Victoria Aybar de Radio Pueblo (RNMA)

"Estamos esperando con mucha ansiedad la marcha debió haber arrancado hace casi dos horas, somos alrededor de 50 cuadras, a comparación de la del año pasado es una marcha más grande, el hecho que sea en Mar del Plata quizás sea fundamental para que seamos hoy 65.000 mujeres, hubo un colapso en los albergues, en la facultad de Humanidades donde estamos, hay gente en todos lados, mucho amontonamiento, eso se vio en los talleres, muy concurridos, hubo menos irregularidades en los talleres, se llevaron bastante bien. Participé en dos, mujer ante la pérdida de un hijo, que acompañé a una de mis amigas, fue muy emotivo, hubo casos de gatillo fácil en ese taller, estuvo muy bueno desde el punto de vista de contención. Esta tarde participé del taller mujeres y pueblos originarios donde estaba Relmu Ñamku, pidieron si podíamos personalizar, poner nombre y apellido de algunas situaciones de usurpación de tierras, hubo muchas denuncias de distintas provincias, el problema del agua. Complacida de los talleres y de la manera en que estuvo organizado. Viajamos con 20 compañeras desde Jujuy".

Verónica*

“Siempre es maravilloso ver a millones de mujeres, todas entusiasmadas por luchar por sus cosas y derechos especialmente”, afirmó la abogada Verónica Tomé, quien asiste a su cuarto encuentro. Previamente había estado en Mendoza, Córdoba y en el anterior que también se desarrolló en Mar del Plata.
Respecto a sus sensaciones en relación a ese encuentro anterior en Mar del Plata, Verónica reflexionó: “veo muchísimas más mujeres, de hecho Mar del Plata está colapsada. Sí me llama la atención en cuanto al poder que es que este encuentro no tuvo el mismo espacio cedido que el encuentro anterior, en el sentido de que las escuelas están totalmente desbordadas, los talleres están llenísimos de mujeres y no tenemos los espacios para hacerlos y además lamentablemente no ha tenido la transcendencia que esperábamos, antes teníamos reportajes, periodistas, y en ese sentido hay algo que es como contradictorio, hay muchísima más participación y compromiso de quienes estamos tratando de que estos espacios se generen, pero muchísimo menos compromiso de quienes pueden ceder esos espacios y generarlos”.

Verónica asistió al taller “Mujeres, Impunidad y Poder: “una temática que para quienes estamos en tribunales es muy importante. El objetivo del taller era plantear los problemas que tenemos cuando enfrentamos situaciones que nos vinculan al poder, y cómo en general las personas que estamos involucradas en instituciones o lugares de poder y estamos comprometidas con una temática, tenemos que enfrentar estos espacios y las estrategias posibles. El taller estuvo espectacular, porque en realidad las mujeres que estuvimos participando venimos de diferentes experiencias y algunas trabajamos en instituciones que tienen poder, pero otras no, entonces realmente ese encuentro es impactante. Por un lado, duele cuando uno sabe que está en lugares en los que puede ayudar y no lo dejan o no se logra por las estructuras, y por otro lado ver que quienes lo están reclamando lo van a seguir reclamando y están convencidas y además saben cómo se entreteje todo este circuito de poder entre políticos, gente que tiene dinero, y no hace falta ser de estratos poderosos, las experiencias que nos contaban eran de gente muy humilde que no obstante en su espacio ejerce poder”, señaló Verónica.
En el marco de este taller, Tomé pudo contar su caso y compartirlo con las otras participantes. Ella trabajaba en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) que depende de la Corte Suprema de Justicia; sin embargo se le abrió un sumario administrativo por haber pedido protección para una mujer víctima de violencia; además fue desplazada de su cargo y trabaja ahora en un área para la que no se capacitó. Respecto a las reacciones ante su historia, Verónica contó: “me pareció re-importante ver de qué modo se puede crear una red o hacer un trabajo entre quienes sí estamos comprometidas y tenemos la posibilidad de ayudar o de estar de algún modo luchando por estas temáticas, y quienes sí necesitan en estos espacios lograr cosas muy concretas como a lo mejor es una sentencia con perspectiva de género o como es una medida de protección o que las fuerzas de seguridad se movilicen. Lo planteé en el taller y yo tenía un poco de temor porque en general cuando uno está con la posibilidad de estar en un lugar de poder, bueno, siempre te sentís como que nunca das la respuesta que el otro necesita y siempre estás en deuda y hacés esfuerzos enormes y el sistema no responde, y sin embargo del taller recibí una respuesta re-solidaria de todas las mujeres que estaban ahí a pesar de tener experiencias terribles con lo judicial, con la policía, dijeron que hacía falta gente que se comprometiera y fueron re-solidarias con mi situación”.

Gisel Sosa de Agencia de Noticias Redacción (RNMA)

Mientras nos describía la gran cantidad de mujeres que estaban marchando por las calles de Mar del Plata, nos detalló la situación que se vivió en uno de los talleres de los que pudo integrar, "participamos del taller mujeres, cárceles y servicio penitenciario, hoy llegamos l taller y la tercera oradora, se presentó como agente del Servicio Penitenciario y ahí surgieron disputas, se estaba hablando de un tema muy sensible, de muchas compañeras que trabajan en cárceles y 8enm2015hablábamos del enmascaramiento contra el servicio penitenciario, donde muchas veces no pueden decir lo que están haciendo que taller hacen o como entran a la cárcel porque son marcadas y el servicio les prohíbe la entrada y que haya alguien del Servicio ahí, era bastante chocante; no se puede dar un debate de denuncia y de propuestas cuando están un agente de la institución a la cual se está denunciando. Hablaron familiares de detenidas y asesinadas y torturadas por el Servicio, explicaron sus casos y que no estaban de acuerdo que estén presentes del Servicio, generó una discusión porque otras opinaban que por su condición de mujer debía permanecer. Con lo cual un grupo junto con los familiares, mujeres que trabajan en cárceles nos levantamos, armamos otro taller, después nos llegó la noticia que había que entre 4 y 6 penitenciarios infiltrados en los cuatro talleres que estaban funcionando. Incluso nos pasó una situación bastante peculiar, cuando estábamos dando el taller comenzó a sacar fotos, diciendo que era por gusto personal que no pertenencia a ninguna organización, en principio se la dejó sacar pero hacía solo retratos, al llegarnos la noticia de los infiltrados, le pedimos el rollo, ya que tenía analógico, esa fue la situación"
También nos detalló la publicación de ANRed de los 3 femicidios, Rosario del Carmen Salinas, Claudia Sposetti y Silvina Barba, en menos de 24, dos ellos en la ciudad donde se estaba desarrollando el Encuentro.

Karina*

Karina Almirón es trabajadora del Hospital Posadas y militante de Opinión Socialista. Participa de su octavo encuentro: “una vez que empecé a participar de los encuentros, me parecieron que eran un espacio muy amplio, muy importante donde las mujeres podíamos tener oportunidad de acceder a un montón de información, de experiencias, de compartir, y donde todos los años de alguna manera reforzamos nuestra identidad como mujeres y nuestras ganas de luchar por nuestros derechos”.

En relación a las particularidades de este 30º Encuentro, afirmó: “en general lo importante para mí, más que nada, es la gran participación de las mujeres; este año hay 60.000 mujeres y es muy importante que vaya creciendo el encuentro en masividad. Después algunas cuestiones organizativas, el acto de apertura fue en un lugar al que nosotras no pudimos entrar, me parece que hay pocas escuelas para los talleres, en este caso fueron 18 y en otras ciudades han sido muchísimas más. Pero es muy importante que las mujeres que están viniendo están como muy comprometidas”.
Además le consultamos acerca de cuál es la reivindicación que ella querría que se incluyera en las conclusiones del encuentro: “seguir peleando por la legalización del aborto, me parece que hoy por hoy es la principal consigna que tenemos que tener todas las mujeres, no solo porque se están muriendo una mujer o más por día por abortos clandestinos, sino que simboliza de alguna manera la violencia sobre nuestros cuerpos, el no tener derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, me parece que es como la lucha política más importante que tenemos hoy por hoy las mujeres”, manifestó Karina.

Juliana de Radionauta (RNMA)

Participó del taller mujeres y organizaciones barriales, "fue extraño, muy interesante una composición mezclada, entre experiencias de base muy interesantes, en villas de Ciudad de Buenos Aires, en barrios populares de Mar del Plata, de la Plata, hubo también integrantes de ong con trabajo barrial, gente que a partir del Estado trabaja en territorio y una gran presencia de La Cámpora en el taller, dirigiendo coordinando las discusiones en relación lo que significa la participación del Estado en los barrios y las políticas sociales. A partir de allí que fue reñida la discusión en relación a eso, el debate de siempre, sobre cuales son conquistas y logros son a partir de la organización del pueblo y que cuestiones son leídas como derechos que da el Estado. Fue un debate rico en la comisión y se pudieron recuperar experiencias muy valiosas de auto organización por la tierra, la vivienda, el agua, la salud y por el género. Un trabajo interesante para el empoderamiento de las mujeres y poder valorizar el papel de las mujeres en los barrios populares, organizando, bancando todo, tejiendo los lazos. Muy interesante pero atravesado por ese debate en relación con la coyuntura. El tema de la cuestión represiva en los barrios, el papel de la policía, la muerte de pibes y el tema del narco tráfico fue como un sustrato común a las enm 19distintas regiones, sin embargo las mujeres de Córdoba hicieron incapie en lo que significa la presencia policial y la dureza particular con los sectores populares de la policía cordobesa. La situación con respecto a la tierra, la provincia de Buenos Aires es el territorio que se pudo escuchar que está la problemática dispuesta durante estos 15 años, con logros muy pequeños y todos frutos de la lucha popular, en ningún caso se escuchó haber conseguido derecho a tierra o vivienda como fruto de algún derecho otorgado, estas dos problemáticas fueron las más fuertes.

Con respecto  a la mesa latinoamericana, fue superadora, desde hace 8 encuentros que participo y para mi fue la mejor, participaron mujeres de ocho países| presencias de compañeras indígenas criminalizadas como Relmu Ñamku, se relató el caso de Reina Maraz y mujeres de Kurdistán como agregado a la mesa y experiencias latinoamercanas. Dieron cuenta de una situación bastante generalizada de criminalización ligada al extractivismo que se deposita fuerte en el cuerpo de las mujeres como primer territorio de esta rapiña imperialista, donde se instala, instala violencias especificas hacia las mujeres. De eso se habló mucho en relación a Colombia, México y Chile con mucha fuerza pero en Ecuador donde supuestamente no hay un neoliberalismo, surgían situaciones de desventaja para las comunidades ligadas al extractivismo. En cambio la situación en Venezuela trae un aire de esperanza a pesar de la situación política que se está viviendo allá. Sirvió mucho para ver que tenemos en común y que en particular. Me interesó mucho el comentario de Relmu, en el medio de la mesa intervino y dijo, "yo estoy aprendiendo mucho del movimiento feminista y lo respeto mucho, pero tienen que abrir más la cabeza a las mujeres indígenas para ayudarnos a nosotras también a dar toda nuestra lucha al interior de las comunidades, que vivimos lo mismo que viven ustedes por fuera y la verdad que fue ovacionada"

Maria Eugenia Otero, La Retaguardia (RNMA)

"Me quede siguiendo la cabecera de la marcha acabamos de atravesar Colon, ya hubo la tradicional división de la marcha y una gran parte creo que la mayor se fue a la Catedral, acá nos quedamos una buena parte y circulamos ahora por la calle Santiago del Estero, fue un increíble encuentro, muchas, muchas mujeres. Creo que comparando con otros encuentros me queda clarísimo como somos muchas más, hablaban de 55.000 parecemos muchas más. Todo desbordado, las escuelas colapsadas, con mucha masividad, hemos podido discutir. Participé en la comisión de estrategias para el acceso legal y gratuito, al que le sacaron aborto para evitar que las asistentes católicas no se metan a romperlo. Partimos que todas queremos el aborto legal y gratuito. En otro que estuve fue al de anticoncepción y aborto, que es un taller que si se podía discutir el tema. En la comisión que participé pudimos sacar conclusiones que se van a leer en la lectura de conclusiones del final. En el resto entraron las militantes católicas y se armó una bataola increíble y no se pudieron hacer las conclusiones pertinentes. Aparentemente el próximo encuentro se haría en Rosario. Otra cosa que hablábamos es que se pone muy difícil discutir en un contexto electoral, muy difícil, todo terminaba en una chicana electoral y es muy complicado así y eso que estábamos hablando del aborto que es algo que nos atraviesa a todas y algo en que estábamos todas de acuerdo, tuvimos la ventaja que no entró ninguna católica que en general vienen a decir cosas muy feas y a impedir la discusión. La complejidad del escenario.
Estuve en la exposición de la compañera kurda, estaba Norita (Cortiñas) que se hizo una patriada enorme vino apoyar la lucha de las mujeres kurdas, nos dejaron muy impresionadas a todas y Nora como siempre apoyar, nosotras estábamos cansadas del trajín del día y cuando nos encontramos con ella nos dio mucha vergüenza, se había tomado un micro al mediodía llegó a las seis menos cuarto de la tarde acá y a las 2 y media de la mañana se estaba volviendo a Buenos Aires a visitar a unos familiares a otra provincia. Era la única madre que estaba, a los 84 años hizo un esfuerzo enorme por estar acá.
Volviendo al tema de la división de la marcha, creo es poco inteligente en este contexto en que la noticia debería ser estamos todas peleando por nuestros derechos".

Nadia FM La Barriada de Florencio Varela (RNMA)

Estamos en la otra parte de la marcha hay miles y miles de mujeres reclamando y haciendo de la marcha parte de este avance de visibilización de temas tan importantes como legalización del aborto, femicidios, violencia de género, entre tantos temas que deberían estar en al agenda del Estado. Estamos llegando a la plaza. Es mi primer encuentro la verdad lo viví con muchas expectativas más allá de que hubo problemas con los micros, en épocas de elecciones el gobierno pago a empresas para que dejaran a compañeras sin viajar. (1)
Se siguen sumando a la marcha gente que no participa de organizaciones y eso es muy bueno porque es un avance para la visibilización de los temas que reclamamos.

Al cierre de la transmisión, un importante sector de la marcha ya estaba en las puertas de la Catedral local para denunciar a la Iglesia católica por inmiscuirse e intentar decidir en temas relacionados con el derecho de las mujeres a decidir sobre el propio cuerpo. Allí, Gisel de ANRed nos relataba los primeros episodios de encontronazos y cruces de insultos entre un grupo de ultracatólicos liderado por el dirigente de extrema derecha Carlos Pampillón (ligado al candidato a intendente de “Cambiemos”, Carlos Arroyo) y algunas agrupaciones feministas, que cedían a las provocaciones que provenían de las escalinatas de la Catedral.
Luego la situación se transformaría en una abierta represión policial de parte de un grupo de efectivos de la Policía Bonaerense que, al ceder las vallas de contención, salieron del interior de la Catedral de Mar del Plata reprimiendo con gases lacrimógenos y balas de goma. Producto de la represión policial una mujer fue detenida y retenida ilegalmente en el interior de la catedral durante al menos una hora, y otras cinco fueron detenidas en las inmediaciones. Todas ellas luego fueron liberadas en el transcurso de la noche, mientras que una tuvo que ser hospitalizada debido a los golpes recibidos.
Sin embargo, el episodio no opacó una transmisión que dio cuenta de un histórico y masivo encuentro, coronado con una multitudinaria marcha de más de 60 mil mujeres por las calles de Mar del Plata, hecho que culminó este lunes cuando la asamblea eligió como sede para la  edición del año próximo a la ciudad de Rosario. Hasta el próximo encuentro.

*Testimonios tomados por María Eugenia Otero durante la primera jornada del Encuentro

(1) Quedaron alrededor de 700 mujeres sin viajar en la zona sur del gran Buenos Aires, se hizo un escrache en la casa de la persona responsable, de hecho tuvo que prestar declaración luego de realizada  la denuncia, También le encontraron que ya venía de estafar gente en Brasil.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario