7 oct. 2015

La Asamblea de vecinos autoconvocados contra la Ceamse en González Catán inició, el viernes 2 de octubre, un bloqueo del ingreso al predio en que funciona en reclamo por la contaminación y las enfermedades que provoca en lo barrios vecinos, el amontonamiento de toneladas de basura. De inmediato, los activistas recibieron amenazas de represión y desalojo, pero ante la negativa a retirarse, sectores del gobierno provincial les solicitaron iniciar una mesa de diálogo, según el grupo militante, para evitar pagar el costo político de sacarlos por la fuerza. Durante el programa radial Sueños posibles, que conduce Alfredo Grande por Radio La Retaguardia, dialogamos con Cristian Corbalán, integrante de la Asamblea. (Por La Retaguardia)

“Tuvimos una reunión con el director del organismo para el desarrollo sostenible, ingeniero Hugo Bilbao, en La Plata. Allí firmaron un acta también los señores Isidoro Bonicatto, genente general del Ceamse y Karina Roca, secretaria de Medio ambiente de La Matanza, en la que se comprometieron a retomar el diálogo y sostener una mesa permanente para avanzar hacia el cierre definitivo y el saneamiento” declaró Corbalán. El militante informó que la instancia de discusión se mantendrá todas las semanas; en ella participarán Leo Pérez Esquivel como garante técnico y técnicos de Ceamse y del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS). “Esto no va a suceder de un día para el otro, el camino está abierto y queda el desafío a ver cómo damos ahí la pelea”, aseguró Corbalán.
El asambleísta contó que, el sábado 3 por la noche, el intendente Fernando Espinoza les informó a los vecinos que quedaba suspendida cualquier instancia de diálogo: “Seguramente iba a ser una feroz represión pero nosotros estábamos muy decididos a sostener el bloqueo, porque es una causa conocida y hace más de diez años venimos luchando. Si reprimían, iban a pagar un costo político muy alto y por eso hasta ayer a la noche estuvimos hablando con el señor Hugo Bilbao, con la secretaria de Medio ambiente, para retomar el diálogo”. La Asamblea sostiene que los funcionarios se contradijeron al cortar la comunicación y luego solicitar un encuentro para evitar el desalojo.
“Existe esta posibilidad de avanzar con responsables políticos, que es lo que necesitamos, porque hay otras personas que no tienen autoridad para resolver este problema. Ahora discutimos con el gerente general de Ceamse, con la secretaria de Medio ambiente y con el director de la OPDS”, expresó Corbalán. El activista comentó que Ceamse se puso en marcha en 1979, durante la dictadura militar, y fue un emprendimiento sostenido por todos los gobiernos de la democracia. Según el relevamiento realizado por los propios vecinos junto a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza, en 800 habitantes en las zonas aledañas se hallaron 500 enfermedades ligadas a la contaminación. “Cáncer, forúnculos, alergias respiratorias, en la piel, trastornos vasointestinales, disminución visual. Logramos graficar una pequeña muestra. La Ceamse ha contaminado los acuíferos más profundos que recorren a toda la provincia de Buenos Aires y de donde tomamos el agua”, relató Corbalán.
El militante contó que la Asamblea recibió apoyo de APDH La Matanza, Suteba La Matanza, Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas, entre otros grupos y personalidades. Sobre el bloqueo, aseguró: “Hubo mucha militancia, pero también mucho vecino que no milita orgánicamente pero sabe que Ceamse contamina, que es un asesino silencioso y que tiene que cerrar.  Toda esa gente fue fundamental para que el Estado vea que estamos firmes”. Por la presión social ejercida, declaró Corbalán, “tuvieron que convocar una reunión de urgencia y hoy nos mandaron los micros para que vaya la comitiva. Es necesario llevar la lucha a las puertas de estas empresas que nos están matando y devastando. El desafío que nos queda es que se sostenga este diálogo y se logre el cierre de Ceamse”.
Pavada de desafío les queda por delante.


0 comentarios:

Publicar un comentario