10 nov. 2015

Un joven fue baleado con tres tiros por un efectivo de la Policía Metropolitana alrededor de las 16 de ayer en la esquina de Martín Rodríguez y Villafañe, en La Boca. Lucas Cabello se dedica a cuidar autos en un restorán de la zona. Ahora está internado en el Hospital Argerich en grave estado. La policía quiere instalar que fue un tiroteo pero sus vecinos y familiares aseguran que lo balearon a quemarropa. Ayer se realizó una movilización pacífica para exigir justicia por Lucas. Durante la emisión de Sueños Posibles, con Alfredo Grande e Irene Antinori, Santiago Agüero del Frente Popular Darío Santillán de La Boca, dio todos los detalles conocidos hasta aquí. El policía permanece detenido en la Comisaría 24. (Por La Retaguardia)

Foto: anoche los vecinos cortaron Almirante Brown y Villafañe (Foto: Sur Capitalino)
“La información que tenemos es que Lucas está muy grave, muy comprometido. Fueron tres balazos. El primero se arrimó al cuello y se alojó en la médula. Fue una ejecución, porque cuando cae le pega dos tiros más. Uno de ellos le da en el testículo, que ya lo perdió durante una operación. Está en una situación muy crítica. La novia vio absolutamente todo”, relató Agüero, que con su agrupación está siguiendo la evolución de Lucas y acompañando la movilización de la familia. “Así es como se maneja la Metropolitana, el miedo que siempre siembran, y hace ocho años que la denunciamos, desde que está el PRO instalado acá –denunció-. Ahora estamos cortando en Villafañe y Almirante Brown desde las cinco de la tarde, esto sucedió alrededor de las 16. Todavía estamos haciéndole el aguante a la familia para pensar cómo se resuelve todo esto, cómo seguimos en la lucha, cómo nos organizamos para salir a dar pelea”.
Agüero destacó la importancia que tiene la lucha en este tipo de casos y explicó: “Desde el Frente siempre conseguimos cosas en la lucha, y eso es lo que transmitimos al vecino, que se organice y salga a luchar. La política del PRO en la Ciudad no da para más, gatillo fácil, desalojos, incendios. Hay que desnaturalizar todo esto, ya se ve como normal que maten a un pibe, que desalojen a la familia o se incendie un conventillo”. El militante denunció que el PRO adorna Buenos Aires y “piensan que por subir a un Metrobús está todo bien. Esa no es la realidad: acá, en La Boca quieren hacer una extensión de Puerto Madero. Para eso desalojan y dejan a gente en la calle. Matan chicos, queman conventillos, la política es desastrosa y lo venimos denunciando”, concluyó.
Lucas Cabello pelea por su vida. La versión oficial indica que el joven desoyó una voz de alto del efectivo, que se habría dado tras la activación del botón antipánico de una joven víctima de violencia de género. Según señaló el portal Infojus, la chica "Le dijo cómo estaba vestido y el policía cuando lo localizó le dio la voz de alto. La persona le disparó y ahí se dio un tiroteo”. Los familiares niegan que Lucas tuviera un arma y sus vecinos los acompañan.
Más allá del uso electoral con el que algunos medios tradicionales de comunicación atendieron este caso, lo cierto es que, en poco tiempo, la Metropolitana ha seguido el mismo camino que otras fuerzas de seguridad: no es ni más ni menos que cualquiera de las más temibles. En el conurbano, en la CABA -también víctimas de la Federal-, en Jujuy a manos de la provincial, en cualquier rincón del país, los chicos corren la misma suerte: son un blanco móvil para prácticas de tiro. Política de Estado si las hay, el gatillo fácil está a la vuelta de cada esquina, más allá de quién esté en el poder.

0 comentarios:

Publicar un comentario