28 nov. 2015

Si bien los tres mapuce habían sido absueltos por el cargo de tentativa de homicidio, la referente había sido considerada culpable de daño leve por la abolladura de la camioneta de Verónica Pelayes. Sin embargo, en la segunda instancia, la justicia revirtió ese fallo y consideró que Ñamku, Maliqueo y Raín son inocentes de todos los cargos. (Por Radio Zona Libre y La Retaguardia)

El día 26 de Noviembre se realizó en la ciudad de Zapala, Neuquén, Puelmapu, la segunda y última etapa del juicio que los poderes económicos y estatales impulsaron contra los miembros del lof mapuce Winkul Newen.
Gracias a la tarea militante de Radio Zona Libre de Familiares y Amigos de Luciano Arruga, La Retaguardia, La Caterva y El Zumbido, medios que integramos la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), miles de personas pudieron conocer los detalles de este juicio ejemplificador que intentaba dar un escarmiento a la única comunidad mapuce en wajmapu (territorio ancestral) que decidió parar la salvaje explotación petrolera, paralizando completamente la actividad de los pozos que hace años vienen devastando la vida y arrasando, no solo la biodiversidad, sino también a un pueblo cuya identidad se encuentra profundamente comprometida con la defensa de la tierra. No en los términos de la propiedad privada que impuso la cultura occidental e implantó por estos lares a través de procesos sociales genocidas que continúan vigentes hasta el día de hoy, sino en los de la propia cosmovisión transmitida por siglos, que otorga un rol fundamental al CE (gente de la tierra) como garante y defensor del equilibrio necesario para que todos los componentes del IXOFIJ MONGEN (biodiversidad) puedan vivir  en armonía y respeto.
A diferencia de los modos de vida individualistas, ambiciosos y criminales impuestos por el sistema capitalista, nuestro Pueblo Mapuce tiene un proyecto de vida. El KVME FELEN (buen vivir) es el objetivo y la búsqueda de este pueblo, que está obligado a asumir el rol de WEICAFE (guerrero) frente al desprecio por todas las formas de vida y la enfermedad traída por el capitalismo extractivista en desgracia de nuestra gente.
Esto fue lo que entendió la mayoría del Tribunal Popular que tuvo la responsabilidad de juzgar a Relmu Ñamku, Martín Maliqueo y Mauricio Raín por los delitos de tentativa de homicidio y daño agravado, luego de resistir a piedrazos uno de los sucesivos intentos de desalojo por parte de la empresa petrolera y el poder político judicial de la Provincia y de Nación. Allí fueron declarados no culpables.

Cuando la verdad avanza, el poder judicial retrocede

En ese mismo juicio, sin embargo, Relmu Ñamku fue declarada culpable por el delito daño simple contra la camioneta de Verónica Pelayes, la oficial de justicia que fue herida y se constituyó luego en acusadora. Podríamos leerlo como una ironía lanzada por los representantes del pueblo contra el poder, en clara posición de clase y de identidad asumida por la mayoría del jurado popular, reconociendo en su sentencia que Relmu arrojó una piedra en defensa de su territorio (al igual que lo hicieron durante todo el proceso los lamgen del lof Winkul Newen), pero que Verónica Pelayes no corrió peligro alguno, más allá de que la querella y la fiscal Sandra González Taboada se encolumnara detrás de su injusta y grave acusación.
La audiencia de cesura celebrada el dia 26 de noviembre, fue la segunda y ultima etapa del juicio que prevé el nuevo código procesal penal de la provincia de Neuquén, momento en el cual el juez de derecho evalúa las respuestas que el tribunal popular dio a las instrucciones impartidas por las partes, en caso de haber un veredicto de culpabilidad.
Con la sala llena por representantes de diferentes comunidades de la Zonal Centro de la Confederación Mapuce de Neuquén, lamgen mapuce de distintos puntos del territorio, organismos de derechos humanos, familiares de víctimas de la represión como Sergio Avalos y Luciano Arruga, asambleas ambientalistas, medios alternativos, el sindicato ceramista de neuquen, obreros y abreras de FASINPAT (Ex Zanón), ATEN Zapala y militantes de diferentes organizaciones políticas de la región; el ministerio publico fiscal, a través de Marcelo Jofré, fue el primero en pedir la palabra para solicitar la absolución de Relmu Ñamku por prescripción del delito de daño simple.
La defensa del pueblo mapuce, asumida en forma honesta y comprometida por los abogados Darío Kosovsky y Emanuel Roa Moreno, asintió el planteo de prescripción del delito realizado por la fiscalía, que contó con la adhesión de la querella. Pero solicitó al juez que absolviera a Relmu, en primer lugar, por la ilegalidad que significó instruir al jurado popular para que por un mismo hecho, tenga que optar entre un crimen menor (que de ninguna manera hubiese justificado la realización de este tipo de juicios por jurados previstos para crímenes cuyas escalas penales regulan penas superiores a 15 años de prisión) y otro mayor. Acompañados de leyes, tratados internacionales, doctrina y jurisprudencia elaborada en el tema, los abogados argumentaron ampliamente acerca de que el derecho prevee que el delito más grave subsume al menor cuando es un mismo hecho el que está siendo juzgado. Por lo tanto, al resolver la no culpabilidad del delito de homicidio en grado de tentativa, se resuelve también la no culpabilidad por la rotura de la camioneta o por cualquier otro tipo penal en que pueda encuadrar el lanzamiento de la piedra vindicatoria que hizo retroceder el operativo judicial, empresarial y policial que pretendía ingresar nuevamente por la fuerza al territorio del lof Winkul Newen.
De esta forma, la defensa apunto nuevamente el error del juez de derecho por permitir esa instrucción al jurado por parte de fiscalía, instándolo a subsanar esta clara violación al derecho de debida defensa.

¿Quién paga las costas del proceso?

Otro de los pedidos de por parte de los abogados defensores fue que el pago de las costas del proceso que el ministerio publico decidió llevar adelante, carguen sobre el mismo, es decir que pague el Estado de la Provincia de Neuquén por el costoso juicio al que decidió someter a los hermanos mapuce.
Ofreciendo como prueba el presupuesto erogado por la oficina judicial para la realización del mismo, los abogados pusieron el énfasis en lo exagerado del costo de la persecución estatal, teniendo en cuenta que en los juicios por jurados llevados a cabo hasta el momento el costo de los mismos fue menor de 90 mil pesos, mientras que este superó la suma de 240 mil pesos
Este pedido motivó la reacción inmediata del Fiscal Jofré, que solicitó al juez que se exima del pago al ministerio publico fiscal.

¡El pueblo mapuce vive! La lucha sigue

Luego de que juez resolviera absolver a Relmu por la prescripción de la acción penal por daño simple al momento de ser imputada en este caso, y se difiriera para el martes próximo la resolución de los otros planteos, Relmu tomó la palabra. Con la tranquilidad que da la razón, pero también con dolor por todo el sufrimiento afrontado, ella reforzó el pedido de sus letrados para que paguen los responsables. Denunciado nuevamente la discriminación del poder judicial para impulsar determinadas causas y desistir de otras, ya que ese mismo día estaban convocados para recibir el dictamen de prescripción de la causa iniciada por la comunidad Winkul Newen tras el ataque de la patota de la empresa Apache, que golpeó salvajemente a una mujer embarazada, a una ñaña (anciana) y le pegó un tiro en la pierna a un menor de edad, en uno de los sucesivos intentos por doblegarlos en esta lucha.

¡Taboada fascista, vos sos la terrorista!

Por último, no podemos dejar de mencionar un dato importante, ya que en esta instancia culminante de la “caza de brujas” que se orquestó contra el pueblo mapuce, hubo una ausencia que se destacó: la de la fiscal del caso, Sandra González Taboada,  que durante tres años fogoneó mediáticamente el pedido de castigo a los lamgen y no escatimó apelativos descalificativos y demonizantes contra los imputados.
González Taboada es la misma fiscal que durante 10 años intentó ausentar de la memoria colectiva la desaparición forzada de Sergio Daniel Ávalos y que hasta aquí ha conseguido esquivar el jury de enjuiciamiento reclamado por su familia y numerosas organizaciones y familiares de otras víctimas, que consideran que su labor fue encubridora de las responsabilidades policiales. Su ausencia generó una ironía que corrió de boca en boca: ¿estará preparando su defensa?


0 comentarios:

Publicar un comentario