28 nov. 2015

En la última reunión de directorio de AFSCA hubo novedades para los medios comunitarios, alternativos y populares: licencia para Barricada TV y permisos para las radios que participaron del relevamiento que se realizó algunos meses. Sobre el alcance de estos logros conseguidos por el sector hablamos con Martín Becerra, profesor de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQui), especialista en medios y asesor del radical Marcelo Stubrin, uno de los integrantes del directorio de AFSCA por la oposición. (Por La Retaguardia)


Una licencia para TV digital comunitaria

“Barricada TV se había presentado a uno de los concursos que se abrieron este año para licencias de televisión digital, en este caso de potencia baja. El concurso se sustanció y el directorio de la Autoridad de Aplicación de la Ley de Servicios Audiovisual (LSCA) le otorgó la licencia correspondiente, porque el dictamen fue muy bueno, la presentación había sido también muy buena y se inscribe plenamente en los requisitos que la ley tiene. En consecuencia, es una excelente noticia de las que no abundan porque la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual casi no fue aplicada en lo que respecta al sector de medios comunitarios, alternativos y populares y específicamente en lo relacionado a las licencias. Sí fue más aplicada, nobleza obliga, para lo que tiene que ver con los FOMECA, los fondos (concursables) de financiamiento de producciones, equipamiento, a veces también incluso para gestión, pero no así para licencias que era una de las grandes expectativas y de las grandes promesas que había tenido el debate que derivó en 2009 en la sanción de la ley”, explicó Martín Becerra en el inicio del diálogo con La Retaguardia.
“Yo felicito a Barricada TV con quienes tengo una relación también muy buena –continuó–, y soy francamente un admirador del empeño, el compromiso que vienen poniendo hace ya varios años en la emisora, así que me parece una noticia rara en el espectro audiovisual de nuestro país, de esas que no tenemos a menudo lamentablemente, una noticia rara pero muy buena”.
Cuando el 4 de setiembre pasado se produjo el secuestro de los equipos de Antena Negra, muchos medios tradicionales les preguntaron por qué no se habían presentado a estos concursos y la respuesta de los compañeros fue que pretendían tener un alcance mayor para sus emisiones, que no se viera limitado justamente por tratarse de un medio alternativo. En este marco, se le consultó a Becerra cuál era el alcance de esta licencia de potencia baja que obtuvo Barricada TV: “ambas emisoras (Antena y Barricada) tuvieron y tienen todo el derecho a reclamar por que se abran concursos para el sector sin fines de lucro en los términos que establece la ley para todas las frecuencias tanto de alta potencia como de baja. El gobierno, el Estado, AFSCA este año para el sector sin fines de lucro en la Ciudad de Buenos Aires, que es un distrito donde hay una saturación de la ocupación del espectro radioeléctrico, abrió solo concursos para señales de baja potencia. Los compañeros de Barricada TV decidieron presentarse mientras que los de Antena Negra decidieron no hacerlo. Es legítimo y legal el reclamo de Antena Negra respecto a que el Estado está incumpliendo el derecho que les asiste a las organizaciones de medios sin fines de lucro para que se abran todo tipo de licencias porque la ley en esto es muy taxativa, dice que el 33% de reserva para organizaciones sin fines de lucro del espectro radioeléctrico es en todas las frecuencias, no solo en baja potencia. Sin embargo, también está en todo su derecho Barricada TV de haberse presentado y aprovechado esta oportunidad; así lo entendieron ellos, como una oportunidad. Entre las miles de cosas donde patino y no sé mucho,  una de ellas tiene que ver justamente con la cuestión de potencia y la cuestión técnica de las emisoras de radio y televisión, pero hablando con Natalia Vinelli, directora de Barricada TV, lo que me ha dicho es que el alcance, si bien no tiene cobertura en toda la ciudad, es un alcance considerable y que desde luego supera con creces el que hoy tienen, o sea que también en el marco de lo que legítimamente ellos entendían como una mejora se presentaron al concurso y lo ganaron”.
En este punto, Becerra recordó que la asignación de esta licencia debe ser ratificada por un decreto presidencial: “este decreto es del presidente porque según la ley audiovisual en las ciudades con más de 500.000 habitantes no es AFSCA quien da la licencia sino que tiene que ser ratificado por un decreto del Poder Ejecutivo. Antes o después del 10 de diciembre van a tener que hacerlo, pero todo el circuito administrativo, legal y político hasta ahora conduce a que ellos ya están teniendo un derecho adquirido”.
Si se tienen en cuenta las declaraciones de algunos de los futuros funcionarios del gobierno de Mauricio Macri respecto a que se están entregando licencias de manera indiscriminada y que muchas de las resoluciones de la AFSCA serán revisadas luego del 10 de diciembre, resulta inevitable que surjan señales de alerta ante la necesidad de firma de este decreto antes del cambio de gobierno. Al respecto, Becerra especificó: “entiendo que tenemos una ley que hace una reserva que el Estado mismo incumplió hasta ahora, antes de esa ley había otra del Congreso Nacional del año 2005 que también expresaba que el sector sin fines de lucro tenía que tener acceso a licencias. Hay una biblioteca entera de recomendaciones, de la Relatoría de Libertad de Expresión de la OEA, hay mucha jurisprudencia como para avalar que este acto se concrete, todo es posible en la Argentina y esperemos que se concrete efectivamente. Yo entiendo, espero que la mía no sea una lectura sesgada, que cuando se refieren a esto de licencias indiscriminadas no se refieren a Barricada TV sino fundamentalmente a empresarios amigos o cercanos al actual gobierno, que dicho sea de paso como son empresarios hoy son amigos de este gobierno pero mañana van a ser amigos del que esté, pero ese ya es otro cuento”.

Iguales o distintos

Otra de las resoluciones de la última reunión de directorio de AFSCA fue el otorgamiento de permisos a las radios que habían participado del empadronamiento dispuesto por el organismo hace algunos meses. Le consultamos a Martín Becerra cuál sería la diferencia entre estos permisos y los 500 entregados de manera sorpresiva en 1999 por Carlos Menem hacia el final de su segundo mandato, conocidos como entre los medios como PPP (permisos provisorios precarios): “quedaría mal de mi parte decir que lo de AFSCA fueron permisos precarios provisorios, porque no lo son, sin embargo tampoco son licencias. Mi evaluación de lo que sucedió con estos permisos es que la AFSCA abrió a principios de este año un empadronamiento para organizaciones sin fines de lucro, para radios comunitarias concretamente, a pedido del sector. Abrió este relevamiento y lo que hizo el directorio del organismo fue reconocerlo, y de alguna manera con ese reconocimiento se le asignarían a estas emisoras comunitarias cuando se abran los concursos, que no sabemos cuándo va a ser si es que se abren, un plus de puntaje que representaría un reconocimiento del Estado a que existen y a que vienen funcionando. Para decirlo claramente: siguen en un estado de precariedad, por supuesto si uno es una emisora comunitaria es mejor tener un reconocimiento estatal que no tenerlo, es mejor tener un reconocimiento precario que no tener ninguno. Si uno lo mira en estos términos uno dice que esto constituye un avance y finalmente podría ser un escudo en la hipótesis de que una nueva administración no quiera formalizar o legalizar la situación del sector”.
El profesor de la Universidad de Quilmes agregó que los PPP también tenían como función expedir una suerte de reconocimiento para evitar decomisos: “frente a un Estado que era otro evidentemente, cuya conducción era muy distinta a la actual, en otro momento político, efectivamente fue una respuesta del menemismo a ese momento también reclamado por las organizaciones del sector. En cambio, este reconocimiento actual es un paso adelante pero en mi evaluación, esto obviamente es opinable ya que estarán quienes festejarán este reconocimiento que hizo AFSCA, a mí no me parece digno de festejo porque en el propio acto donde AFSCA hace este reconocimiento impreciso a las emisoras comunitarias lo que subyace es que tuvo que hacerlo porque no se hicieron concursos, porque no hay reserva del 33%, porque no hay plan técnico del espectro radioeléctrico, todas cosas que la ley desde 2009 marca y que el gobierno no atendió, entonces dentro de ese escenario uno dice que es mejor tenerlo que no tenerlo, sobre todo porque más allá de la evaluación que cada uno tenga sobre Macri, Cambiemos y el elenco que ahora viene a conducir el Estado, no figura dentro de su radar el caso de las emisoras comunitarias, entonces me parece mejor tenerlo, pero también es la evidencia de un fracaso”.
En relación a por qué se entregan estos reconocimientos en este momento político, Becerra reflexionó: “esta reunión de directorio con este temario estaba convocada antes del balotaje, o sea que aún en el caso de que hubiera ganado Daniel Scioli esto salía. Es verdad que era improbable que ganara aunque estuvo muy cerca de hacerlo. Pero, ¿por qué ahora?, porque el gobierno se está yendo, porque las emisoras comunitarias efectivamente están presionando de manera muy fuerte para tener un papel, una constancia de que existen; en una hipótesis de agresión del Estado, que espero que no se dé, al sector de medios comunitarios este papel en la justicia le sirve para una medida cautelar, depende del juzgado que toque, pero es un papel que no es menor, lo mismo que pasaba con los PPP”.

Sabbatella, ¿se queda o se va?

Desde hace un año y medio, Becerra es asesor del radical Marcelo Stubrin, uno de los directores de AFSCA por la oposición. Un dato que prefiere dejar aclarado, aunque considera que no lo condiciona en sus opiniones: “pero los oyentes y lectores son libres de interpretar lo que quieran, además para que no se piense que estoy eludiendo algún conflicto de intereses”, explicó.
El directorio de AFSCA está presidido por Martín Sabbatella, titular del organismo, quien adelantó que continuará en funciones hasta 2017, es decir hasta completar sus 4 años de mandato tal como lo indica la LSCA. En tanto, el ministro de Comunicaciones designado por Macri para su inminente gobierno, Oscar Aguad, aseguró que buscará “convencerlo” para que deje su cargo y así ser reemplazado por Miguel de Godoy, actual secretario de Medios de la Ciudad de Buenos Aires.
Sobre este tema, Becerra manifestó: “a mí me parece que todos los organismos que se suponían tenían autonomía política y funcional del Poder Ejecutivo o que fueron creados como por ejemplo la AFTIC, AFSCA, directorios de medios públicos, el presidente de Radio y Televisión Argentina (RTA), es decir todos esos funcionarios y organismos más allá de la personalidad de si se trata de (Tristán) Bauer (director de RTA), o Sabbatella, han hecho una sobreactuación de su oficialismo y de su dependencia y militancia y de ser soldados de Cristina Fernández. Hay declaraciones donde uno de ellos dice ‘estoy acá porque soy soldado de Cristina’; si la justificación de haber llegado a este organismo es ser soldado de un proyecto, es difícil que cualquier otro gobierno te sostenga, por el mismo motivo por el que vos dijiste que estabas ahí. Distinto es si estos organismos hubieran sido legitimados con su propia acción demostrando que más allá que la conducción del Estado quería por ejemplo barrer bajo la alfombra el hecho de que Telefé pertenece a Telefónica, el organismo se hubiera plantado y hubiera dicho ‘no, la verdad yo soy oficialista, me identifico con el kirchnerismo pero esto es una barrabasada, en los balances de Telefónica dice que Telefé le pertenece por lo tanto yo no puedo avalar esto porque es indigesto’. Esto no sucedió, entonces si uno hace permanente gala de que pertenece a un espacio político y que está ahí solo por pertenecer a ese espacio no me parece ilógico que otro espacio político te diga que no se cumplen con los requisitos”.
De todos modos, Becerra también sumó críticas a Mauricio Macri y su espacio Cambiemos: “si vos hacés gala de un discurso institucionalista, republicano y que hay que respetar la independencia de los poderes, ciertamente si se quedara Sabbatella, que creo que no va a suceder, ahora sí sería independiente, si uno realmente está consustanciado de la idea de que es bueno que el Poder Ejecutivo no tenga el mismo color político que los organismos reguladores de medios, ahora sí sucedería si Sabbatella se quedara dos años más, porque efectivamente no respondería a Macri. Ya sé que estoy hablando de ciencia ficción; si ese funcionario se pone en contra del presidente, es un país que es presidencialista desde siempre, no funca, por eso digo que eso no va a suceder por más que el funcionario tenga los instrumentos legales incluso para quedarse porque la ley dice que tiene dos años más de función todavía, es improbable que eso ocurra, como no ocurrió en el caso de Martín Redrado cuando era presidente del Banco Central, que tiene mayor autonomía incluso que AFSCA del Poder Ejecutivo, y cuando la presidenta Cristina Fernández quiso correrlo lo hizo. Lo digo por la naturaleza política, ya no va tanto por el lado legal sino por una lectura política es difícil que eso ocurra”.
“Creo que en el diseño institucional de la dirección de estos organismos –continuó– lo que ha faltado es que todos sus miembros tengan no solo el cuoteo que tienen, que el oficialismo designe al presidente que a su vez designa a 2 integrantes, el Congreso designa a 3 y el Consejo Federal a otros 2, sino que tengan por lo menos el requisito de contar con el aval de 2/3 del Congreso, un poco a la forma en la que Néstor Kirchner llegó a la presidencia e impulsó la renovación de la Corte Suprema de Justicia, vos ahí tenías personalidades con mucho consenso que uno puede cuestionar o no, pero no eran desconocedores de la materia, que es un poco la situación de Alejandra Gils Carbó. En mi evaluación personal, hay una diferencia entre (el titular del Banco Central, Alejandro) Vanoli y (la procuradora general de la Nación) Gils Carbó o entre alguno de los que están en el sector de medios y Gils Carbó, porque vos ahí tenés una persona que es competente, que es respetada por sus pares, que efectivamente tiene una militancia política como es legítimo tener, pero que llegó con un acuerdo potente del Senado”.
En este punto, Becerra remarcó que en los organismos relacionados con los medios deberían ocupar cargos personas competentes con gran acuerdo político y consenso: “me parece por lo sensible que es el tema, porque mucho de la política y de los negocios en la Argentina se hacen a través de los medios de comunicación. Este tipo de personas competentes existen, el sistema político las tiene, incluso cuando designaron a varios de los titulares de los organismos vinculados con medios, telecomunicaciones, medios públicos, yo tengo amigos, profesores queridos, que aprecio mucho dentro del kirchnerismo y que son mucho más competentes, algunos de ellos han redactado la ley audiovisual y nunca fueron propuestos por el kirchnerismo. ¿Y por qué no proponen a estos tipos que todo nuestro microclima los conoce muy bien y conoce su competencia?, porque muchos de ellos no hubieran firmado este dictamen de Telefónica y Telefé, hubieran dicho que ‘no, todo bien, pertenezco al espacio, soy orgánico, pero hasta acá llegó mi amor’”.
Martín Becerra y una extensa charla con La Retaguardia sobre los alcances y limitaciones de los avances conseguidos por los medios comunitarios, alternativos y populares en los últimos días, y sobre las perspectivas para este sector de cara al próximo gobierno de Cambiemos que asumirá el 10 de diciembre.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario