21 nov. 2015

El martes 17 de noviembre la Sala Juan L. Ortiz de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno quedó chica; a pesar de las 120 sillas preparadas, otras tantas personas disfrutaron durante tres horas, aunque estuvieran de pie. Fue durante la jornada de reconocimiento a Norita Cortiñas, una actividad que ella misma resignificó (con perdón de la palabra), aclarando desde un principio que se trataba de “un re-conocimiento” con cada persona que estaba presente. Familiares, compañeros de militancia y de vida fueron respondiendo, entre risas, aplausos y lágrimas, cómo conocieron a esta incansable luchadora por los derechos humanos. Aquí la segunda entrega de testimonios. (Por La Retaguardia)

Fotos: Luis Angió

Radio La Retaguardia (junto a los programas Tengo Una Idea y Otras Voces, Otras Propuestas) realizó una transmisión especial de esta jornada, que contó con testimonios incluso en la previa al acto, mientras todos ansiosos esperábamos la llegada de Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora.
Primero hablamos con el periodista Quique Pesoa, que viajó especialmente desde la localidad cordobesa de San Marcos Sierras para asistir a este reconocimiento.
“Ella no quiere ni homenajes, ni adulaciones, ni nada, es una renegada. Pero estoy acá porque la quiero mucho y porque dentro de la vida nuestra, como familia inclusive, ha ocupado personalmente un lugar importante, y en la vida social ni qué hablar, todos sabemos el lugar importante que ha ocupado y sigue ocupando, donde se la necesita ella está, es una militante de la vida y pocos de nosotros ni siquiera nos arrimamos a serlo, entonces hay una admiración muy grande por ella”, afirmó Pesoa en diálogo con La Retaguardia.
El periodista señaló además que Cortiñas cuenta con una cualidad que pocos tienen en la comunicación que es ocuparse de la persona con la con que están hablando: “pero ocuparse en serio, de verdad; hay gente que por ahí saluda circunstancialmente, por ahí ni siquiera te mira a los ojos, charla un poquito con vos y punto, como para seguir de largo. Ella se detiene en cada uno, parece que tiene tiempo como para detenerse en cada persona. Creo que eso la hace incomparable. Hice un viaje desde allá justo para estar acá y darle una florcita, un abrazo y un beso, nada más. Estamos acá también porque muchos de nosotros todavía conservamos cierta capacidad de pensamiento, un poquito aunque sea, como si fuese una especie de gesto pero cierta capacidad de pensamiento, yo creo que tenemos que ir rescatando un poco entre todos porque nuestra sociedad, en los últimos tiempos ha abandonado el pensamiento justamente por la información, ha reemplazado pensamiento con información y así no sirve esto”.

Estrella del rock y del pop


Norita, la feminista.
En la previa al inicio del acto también dialogamos con Mabel Bellucci, militante feminista: “vengo a saludar a la sociedad y a la estrella del rock y del pop Nora Cortiñas, realmente somos una multitud que la estamos esperando. Es maravilloso que con sus 85 años muestre esa vitalidad, esos modos de resistir y siempre buscando espacios donde tener la voz de los sin voz.
Nora fue una compañera de ruta desde los años ’90 en adelante con el feminismo, tanto es así que intervino en el primer encuentro de mujeres en 1986 y estuvo en las marchas del orgullo, acompañando a todas las acciones que hacíamos y puntualmente también al aborto. El tema del aborto voluntario no es un tema muy difundido dentro de los organismos de derechos humanos, siempre han sido muy pocas, pero como dice un lema ‘son pocas pero buenas’, y Nora es una incondicional; entonces, el merecido y cariñoso amor que le tenemos”.

Re-conocerse

Al comenzar el acto, la primera en tomar la palabra fue su organizadora, Graciela Blancat, directora del Programa de Derechos Humanos de la Biblioteca Nacional, quien dio la bienvenida a los presentes: “es una noche de compartir con amigos, con compañeros, militantes, con una Madre que representa a muchas, a todas, que su estatura no condice con lo grandiosa de su lucha. Para quienes no lo sepan, este acto no está armado con oradores en una mesa donde algunos hablan y otros escuchan, acá hablan todos los que tengan ganas de hablar, decir algo, ya después me bajó la línea de cómo quiere contar ella, de cómo viene el desarrollo del acto; yo fui soldada de Nora siempre y lo sigo siendo ahora”.
Tras las presentaciones, la propia Norita tomó el micrófono y comenzó a caminar por entre las más de 300 personas que completaban la sala: “primero agradecer que están todos, además hoy me engañaron y me dijeron que Damián (su nieto) se había ido a hacer mandados, yo quería hablar con él y resulta que está acá. Mi familia: Marcelo, María Rosa, mis nietos, mis hermanas, las 5, para que vean que estamos todas vivas. Y les voy a contar qué es lo que sueño de acá: yo decía que es un reconocimiento con todos, con los que caminamos juntos en tal fecha o tal otra, entonces quiero que contemos cómo nos conocimos. Voy a contar la primera historia de ejemplo, un 13 de noviembre de 1955 después de rondar alrededor y dentro mío, nació Marcelo que vino a este mundo para conocernos y compartir la vida; Marcelo no me pudo conocer bien en ese momento, venía preocupado, tenía que abrir los ojos, respirar, y empezar a maquinar cómo íbamos a transitar juntos y así nos conocimos. Te hice hacer mala sangre, te pido disculpas”.
Varias veces a lo largo de la jornada Norita le pedirá perdón a su familia por todo lo que la lucha de tantos años les quitó.

Madre de la humanidad


Félix Díaz habla mientras Nora escucha
con atención.
Félix Díaz, qarashe de la comunidad La Primavera, fue uno de los presentes en este reconocimiento: “es emocionante ver a Nora rodeada de tanta gente importante. Nosotros creemos que hemos conocido a esta gran mujer en Formosa, en un encuentro de organización campesina. Se hizo un evento tan importante donde se convocó a los grandes luchadores sociales y defensores de los derechos humanos, y me quedó resonando siempre las palabras que ella decía respecto a defender los derechos humanos. Yo como indígena no sabía lo que era un derecho humano, y seguí buscando respuestas a esa pregunta que yo tenía y tuvimos un problema grave en nuestro territorio, en nuestra comunidad y siempre me molestaba esa pregunta de los derechos humanos. En el año 2006-2007 recibimos una Declaración Universal de los Derechos Humanos sobre los pueblos indígenas, entonces me vine a buscar a Nora, no la pude ubicar, no sabía dónde vivía, consultaba y nadie me decía dónde podía ubicarla, hasta que un día fui a la Plaza y pude encontrarla”.
Díaz también dio cuenta del significado que tienen las Madres para los pueblos indígenas: “las vemos como la fortaleza del mundo, es la madre de toda la humanidad, por ese amor que tiene esa madre a sus hijos da su vida por ellos, ellas nunca reclaman salarios cuando dan sus partos, cuando les dan de comer, curar, enseñar, lo dan por amor y ese amor no se puede comparar con nada. Ese amor (es) tan grande que la misma madre da su vida en defensa de sus hijos, y Nora lo ha hecho y lo sigue haciendo, defendiendo a todos los argentinos que sienten violados sus derechos. Ella está en todas partes, en cualquier parte del mundo, Nora siempre está y está con nosotros en (el acampe) Qopiwini, en los lugares donde vamos, ella siempre está presente. Gracias Norita por tu ejemplo y fortaleza de poder estar acompañando a todos los hermanos y amigos”.

Heroína verdadera

Durante toda la jornada se escucharon recuerdos dolorosos y emotivos pero uno de los denominadores comunes de los testimonios fue la alegría, las risas y los aplausos. Y esta característica incluyó a toda la familia de Norita, que ocupó la primera fila de la Sala Juan L. Ortiz.
En representación de sus hermanas, habló Juanita: “voy a hablar en nombre de todas las hermanas y de todos los de la familia. Anita Careaga leyó algo donde dice que sos abnegada, yo te conozco desde hace 74 años y medio, no le crean que soy melliza por favor, y toda la vida fuiste abnegada como todas mis hermanas. Te conocí muy buena ama de casa, muy buena madre, muy buena esposa, y sos abnegada y te convertiste en extracto de abnegación por Gustavo. Yo quiero hacerle un gran homenaje a Gustavo y a Marcelo también porque lo merecen. Y a Damián también. Y como todas las Madres de Plaza de Mayo, yo te lo dije el mes pasado, todas las Madres son abnegadas, heroicas, pero vos sos heroína. Alguna vez pensé si la historia de San Martín podía ser verdadera, de muchos héroes pensé si eran verdaderas pero conocí una mujer que realmente creó la historia, que ha sido Eva Perón, y vos vas a entrar en la historia, ya estás en la historia, tenemos el orgullo de que entres en la historia, y voy a tener el orgullo de decirles a mis bisnietos, que tienen 7 y 3 añitos, que Nora Cortiñas, la tía Nora, entra en la historia, que es verdadera.”

***

“La verdad es que es una preocupación todos los días, aparte de una alegría, porque a la noche suena el teléfono y no sabés desde dónde llama, hoy en Neuquén, mañana en Formosa, pasado en el Sahara, y ahora se está acostumbrando a avisar desde el Aeropuerto, ‘me voy a tal lado’ y la verdad que a pesar de que la vida nos puso en esto y tal vez todos hubiéramos querido tener una vida más tranquila, siempre nos sentimos uno más de los 30.000 detenidos desaparecidos”.
Marcelo, hijo de Nora.

***

“Primero el orgullo y la alegría de que hayas aceptado este reconocimiento propio, que vos siempre hacés por el otro. Muy contento de toda esta gente que te quiere, que te respeta y lo que te digo siempre (la abraza)… siempre te pido tres cosas, vamos a ir por el grado de lo que más caso me hacés al de menos. Primero cuidate, cuida la máquina; pórtate bien; y a ver si de acá en adelante sos un poquito más peronista”.
Damián, hijo de Gustavo, nieto de Nora.

***

“Nosotros como familia somos un poquito la estructura de contención tal vez más íntima, pero evidentemente la compartimos de una forma muy amplia, pero desde la familia queremos decirles que Nora es nuestra, ¿está? Pero la podemos compartir… igual duerma con quien duerma, los domingos siempre vuelve”.
Javier, sobrino de Nora.

***

Del acto también participó uno de los médicos de Nora Cortiñas, trabajador del Hospital Posadas, el nosocomio público de Haedo donde ella se atiende. Un hombre que no tiene una tarea fácil…

-Médico: Eso de ser médico de Nora no es posible, no está descripto en ningún libro de medicina. Yo me acuerdo una vez que la vi a Nora porque tenía un cuadro de mareos más o menos importante, y le dije que no era ninguna cosa grave, pero que tenía que tomar una medicación y hacer reposo una semana.

-Nora: Lo despedí…

-Médico: Al día siguiente por televisión la veo subiendo a un avión a Salta…

Alguien desde el público se sumó: “La semana pasada le dijeron que no podía ir a Mar del Plata y se fue a Chapadmalal”.

-Médico: Muchas gracias Nora por todo lo que hiciste por los compañeros desaparecidos del Posadas, por tu acompañamiento de todos estos años y por mantener viva la llama del pedido de justicia. Gracias.

***

Norita, la del amor eficaz

Así la definió la locutora Liliana Daunes al iniciar su intervención. Luego contó que a Nora la conoce desde hace mucho tiempo pero recordó especialmente el primer 8 de marzo de la democracia: “se hizo un gran recital, venían artistas del exilio, habíamos armado el Frente de Artistas por los Derechos Humanos, hicimos un gran abrazo a las Madres, y después fuimos a la Plaza feminista, en aquel primer grito en democracia de las mujeres, luchando por nuestros derechos, algunos conseguidos y muchos otros todavía por conseguir, y Nora también te recuerdo de los encuentros nacionales de mujeres, también disputo con otros haber dormido con ella en San Cristóbal de las Casas, donde deseábamos tomar un taxi y Nora decía ‘vamos caminando’ y así lo hacíamos. Nuestra querida Norita, que estás absolutamente  en todas las luchas, y por lo tanto en todos nuestros corazones”.

Pionera

Hacia el final de la jornada, hizo uso de la palabra Pablo, uno de los tantos compañeros de Nora, un militante por el casamiento igualitario y todos los derechos civiles que se consiguieron en ese sentido, quien contó divertidas anécdotas que la tienen a Cortiñas como protagonista: “por esas circunstancias de la vida viajé mucho con Nora. Primer viaje, segundo día: ‘No, me tengo que volver porque la perra, porque las plantas’. Segundo viaje, tercer día: ‘No, me tengo que volver porque la perra, porque no dejé la llave, que mi cuñada no puede’. Tercer viaje, cuarto día: ‘No, me tengo que…’. ‘Ya te tengo la reserva Norita, volvé…’. Vuelve y me llama, ‘no pero ahora me arrepentí, porque ese encuentro estaba tan bueno, y ahora qué voy a hacer’. ‘Bueno, esperá que te comunico con la gente’, ‘No, discúlpame que me tuve que volver, pero el perro, las plantas, mi cuñada…’. Guatemala, hotelito muy modesto, baño: ‘Mira, Pablo, lo que es el baño, hay que conseguir una escobita’. Segundo día, recorriendo mercados por todo Guatemala. Tercer día, cuarto, quinto día a la mañana conseguimos la escobita, la voy a buscar para irnos, ‘no, espera que no terminé’, ‘pero si te vas hoy’, ‘pero lo tengo que dejar limpio’. Le dio tanta lástima que hoy la escobita la tiene en su casa. Última: Es mi cumpleaños, vienen a festejarlo a casa ella con otros compañeros y compañeras. Les doy una rosa negra mojada a cada uno, a todos se les secó la rosa negra, a ella no, y me dice ‘¿por qué no se me seca?’, ‘y porque es la energía positiva que vos tenés con la rosa, Nora, por eso no se te seca porque sos un ser especial’”.
Pablo además reconoció a Nora por su compromiso y defensa de los derechos sexuales: “vos y Laura Bonaparte, una Madre que no está, fueron quienes cuando los derechos sexuales de los gays, las lesbianas, las travestis, no estaban tan de moda, hace muchos años ya, 15, eran las únicas que nos acompañaban en la marcha del orgullo, y eso para nosotros tiene un gran significado, porque vos fuiste pionera en poder hacer una relectura de género y eso a mí me llega al corazón porque fuiste una de las primeras que aceptó mi sexualidad y cuando fue el casamiento igualitario en la ciudad que Macri vetó, me llamaste apurada: ‘soy la madrina, Pablo, ¿qué tengo que decir? No sé qué decir, no sé qué decir’, ‘Nora, no tenés qué decir nada cuando fuiste la primera madre que nos acompañó, no jodás’. Te amo”.

Rebelde e independiente

Como no podía ser de otra manera, el cierre de la jornada estuvo a cargo de la propia Norita: “tendríamos que seguir porque hay varios que no hablaron, hacemos otro la semana que viene, ¿les parece? Estoy agradecida que vinieron amigos de Córdoba, de todos lados, y yo quería recordar desde cuándo nos conocíamos porque son muchos años, casi 39 años, y a veces uno se olvida y estoy contenta de haber compartido y haber caminado con todos ustedes, y al mismo tiempo haber disfrutado la compañía, el acompañamiento, tengo amigos que son de todos los partidos, yo soy independiente, aunque salga algo en estos días que dice que yo digo, yo no digo”, aseguró en alusión al comunicado de organismos de derechos humanos, que incluyen a la línea fundadora de Madres, apoyando la candidatura de Daniel Scioli.
Además se mostró agradecida por haber podido desarrollar esta actividad en la Biblioteca Pública Nacional: “estamos acá y estoy muy contenta porque esta Biblioteca es nuestra, del pueblo, y podemos compartirla, lo mismo que he peleado en otras trincheras, acá están mis rebeldes del INDEC que hemos estado en ese abrazo de una vez por mes, peleando, y es así, las Madres estamos donde hay injusticias”.
En este sentido, Norita remarcó la importancia de la presencia de las Madres y otros defensores de derechos humanos, por ejemplo, en algunos juicios: “verdaderamente a veces estando en un juicio donde ya sabemos una sentencia que va a ser de condena a una persona que no tiene culpa, el estar ahí una o dos Madres, Adolfo Pérez Esquivel que hoy no pudo venir, estar por ejemplo Cachito Fukman de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, sentarnos solamente y quedarnos ahí sentaditos, los jueces dan vuelta la carátula porque se dan cuenta de que algo no está bien para que estemos las Madres ahí; entonces yo creo que mientras podamos estar en ese momentito y cambiar esa sentencia, quiere decir que la coherencia y la lucha nuestra es válida”.
“Pero nosotras podemos estar acá primero porque venimos de una familia que nos alienta –continuó–, que nos acompaña y protege aún cuando yo soy rebelde, ustedes saben... pero si no fuera por todos ustedes, las Madres no estaríamos todavía en la calle. Estamos porque hay una generación que tiene la edad que tendrían nuestros hijos e hijas, y porque hay otro montón de jóvenes más jóvenes y también hay una generación que tiene casi la edad nuestra, casi. Yo quiero decirles que estoy en la crisis de los 85 y digo pavadas, no sé qué hacer con mi vida, me agarró la crisis y es terrible (risas generales), pero además me siento contenta que sigo siendo independiente, que respeto todo, que respeto lo que el pueblo elige aunque no esté conforme o si, no importa, pero lo respeto. Y que estar acá en la Biblioteca, y tener el cariño y el afecto de Horacio González, me hace sentir muy bien, porque no estoy equivocada. Hoy no tengo mi apuntador de los jueves al lado que es Mirta (Baravalle), todos los jueves en la Plaza lo que yo no llego a decir, ella me toca y me agrega… y al final le doy el micrófono y compartimos las dos troskitas (una y otra vez risas) y hacemos ese acto de reencuentro con nuestros hijos y nuestras hijas de Plaza de Mayo, entonces es duro y es duro ser independiente, yo soy de Boca igual… pero nos vamos a volver a encontrar la otra semana, y la otra, y la otra, y vamos a caminar juntos todo lo que haya que caminar y yo digo que gane quien gane, vamos a estar luchando para defender lo que logramos y para seguir luchando por lo que no tuvimos todavía. Así que vamos a estar en la calle. Gracias y sigamos andando y vamos a vencer”.
La jornada cerró como debía ser, con Nora y todos los presentes gritando: “Hasta la victoria siempre, 30.000 detenidos desaparecidos presentes, ahora y siempre", y con Nora agregando su sello distintivo: "Venceremos”. Claro Nora, no muchas más como vos, solo podremos vencer.


0 comentarios:

Publicar un comentario