20 dic. 2015

Dialogamos con los dos referentes en la lucha por Memoria, Verdad y Justicia de Neuquén. Inés, integrante de Madres de Plaza de Mayo Filial Neuquén, se refirió al homenaje que recibieron en la legislatura provincial: "lo aceptamos porque fue de todos los partidos", dijo con la autonomía como bandera esencial. Y con Oscar hablamos del IV tramo de la megacausa por los crímenes cometidos en La Escuelita. (Por La Retaguardia)

El valor de la independencia

Inés Ragni integra Madres de Plaza de Mayo Filial Neuquén-Alto Valle, agrupación que hace pocos días recibió un reconocimiento especial de parte de la Legislatura neuquina: “la verdad no esperábamos un nombramiento de esa clase, pero lo hemos aceptado con mucho gusto porque es a las Madres de Neuquén, no a las Madres que estamos de pie sino a todas las Madres, las que ya no están y las que estamos. Es un reconocimiento y lo hemos aceptado con mucho gusto porque es de la Legislatura, no es de un solo partido. Si hubiera sido de un solo partido no lo hubiéramos aceptado porque las Madres somos independientes, somos las Madres de Neuquén y Alto Valle. Todos los años nos han ofrecido un premio a las mujeres luchadoras, un montón de cosas, tanto del gobierno como de la municipalidad, y nosotros no lo hemos aceptado, de ninguna manera”, afirmó Inés Ragni en diálogo con Oral y Público. 
Con esta forma de actuar, las Madres mantienen en alto su autonomía: “nosotras nos abastecemos solas. Las Madres de Neuquén tenemos un grupo de 14 personas que está con nosotras y trabaja a la par nuestra, aunque nosotras vamos quedando pocas, pero de cualquier manera todo el gasto que tenemos para movernos tanto para la cordillera, a la capital o a donde tengamos que viajar nos abastecemos solas, porque hacemos trabajos, agendas, almanaques, remeras y las presentamos siempre el día de la Marcha de la Resistencia, que hacemos todos los años; acá no hay vejez, no hay cansancio, no hay sol, no hay frío, la marcha se hace igual”, agregó Inés.
En efecto, el 10 de diciembre pasado, las Madres de Neuquén y Alto Valle realizaron una nueva Marcha de la Resistencia. Al ser consultada sobre si se trató de una movilización especial por coincidir con el inicio de la llegada al gobierno nacional de Mauricio Macri, Ragni aseveró: “la marcha de Neuquén fue una más y fue hermosísima; una compañera comentó que había venido mucha más gente que el año pasado. En la marcha hablamos las Madres y la gente seguía alrededor de la plaza, no se iba”.
En Neuquén, las Madres realizan la tradicional ronda el tercer jueves de cada mes, en la plaza donde se encuentra emplazado el Monumento a la madre: “ese Monumento lo hizo hace muchos años la policía, pero nosotros lo utilizamos”, dijo entre risas Inés, quien contó que “orgullosamente” está por cumplir 88 años.
Los otros jueves del mes, las Madres llevan adelante un programa de radio de media hora en la FM Comunidad: “en vez de ir a la plaza hacemos un programa porque creemos que es bueno también que la gente que no va a la plaza escuche. En el programa recortamos las noticias que creemos de valor y las leemos en la radio, de diarios de Buenos Aires y de la zona. No hablamos solo de la problemática de Neuquén, hablamos de lo que sea, de lo que venga, de todos los lugares, hasta de Centroamérica se hacen comentarios, por eso decimos que las Madres somos independientes, porque eso nos da un valor de poder hacer cosas que si uno está de un solo lado no puede hacer lo que hacemos nosotras”.

La Escuelita

El 9 de diciembre pasado inició la cuarta parte del juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en Neuquén y Río Negro. En este tramo están imputados 22 represores de distintas fuerzas de seguridad, por 28 víctimas (14 de ellas continúan desaparecidas).
“El inicio de los tramos siempre es un poco pegajoso, porque se leen las acusaciones, es importante y necesario que la gente sepa de qué se trata, pero es un poco tedioso, y van dos audiencias en las que se leen los cargos, luego vienen las audiencias donde pueden hablar las defensas, los imputados y creemos que en realidad el juicio en sí va a empezar por febrero del año que viene, pero por lo menos se está llevando a cabo”, explicó Oscar Ragni quien continuó la comunicación con Oral y Público tras el diálogo con Inés.
En todos los tramos de esta causa se repiten muchos de los imputados, pero se van agregando nuevas víctimas y testimonios. De todos modos, Oscar aclaró: “en realidad la única condena que está firme es la primera parte porque así es este tema de la justicia, se apela, hay argumentos, argucias que tenemos que aceptarlas porque si hemos estado durante casi 40 años pidiendo que se haga justicia y exigiendo que la justicia se aplique como corresponde tenemos que soportar, valga el término, que estos individuos a los que se les reconoce todas las fechorías que han hecho hagan uso del derecho que les otorga la ley y los códigos de tener una defensa, de apelar las condenas, cualquier cosa para ir prolongando, nada más, porque aquí está todo muy claro. Los testimonios de las víctimas que han regresado son irrefutables, la nómina de compañeros y compañeras desaparecidos es irrefutable, quiere decir que lo único que están consiguiendo es prolongar estos juicios y no logran otra cosa que eso, algunos ya por edad avanzada, por enfermedad o algo han ido falleciendo y han pasado por la vida sin que sean juzgados como corresponde, y tenemos que aceptar que hagan uso del derecho que les otorga la ley, la justicia, y los códigos procesales”.
Además del inicio del juicio por el cuarto tramo, en estos momentos el segundo tramo de la causa La Escuelita se encuentra en una nueva etapa de audiencias, ya que las querellas presentaron una acción al considerar que las penas aplicadas en aquel proceso, que se llevó adelante durante 2012, no eran acordes a los delitos que se habían juzgado: “la medida llegó a la Cámara de Casación que ordenó que se hiciera el juicio de nuevo, la defensa apeló por supuesto, y la Suprema Corte avaló lo que decía Casación de manera que se hicieron ya 2 audiencias donde se está reconstruyendo toda esa parte. La próxima será el 28 de diciembre, en la que se escuchará la palabra de los acusados y de las defensas; todavía no fue fijada pero para las primeras semanas de enero estaría la audiencia donde se dictarán las nuevas condenas”.

Casos con sentencia pero no resueltos

En el primer tramo de La Escuelita ya se juzgó el caso de Oscar Alfredo, el hijo de Inés y Oscar Ragni. Sin embargo, la pareja referente en la lucha por Memoria, Verdad y Justicia de Neuquén siguió participando y bregando por la continuidad del juzgamiento de represores: “los que no teníamos una militancia hemos aprendido que estas cosas no son personales –afirmó al respecto Oscar– y hemos estado trabajando durante todo este tiempo con un montón de compañeros que tienen exactamente el mismo objetivo, que no es buscar la solución personal. También muchas veces cuando nosotros insistimos en algo se nos dice que nuestro caso ya está resuelto, pero el caso de Oscar Alfredo no está resuelto, hay una condena pero el caso nuestro y el de todos los compañeros y compañeras desaparecidos van a estar resueltos cuando sepamos la verdad de cada uno de ellos, de lo que pasó con cada uno de los compañeros que faltan, cuál fue el itinerario que estas bestias les hicieron seguir, quién ordenó, quién dispuso, quién ejecutó, quién los sacó de circulación, quién los llevó de un lado al otro, cuando sepamos el itinerario de todos los compañeros desaparecidos recién va a estar resuelto el problema en el sentido de que vamos a saber la verdad”.
“Aquí es interesante que se está luchando y peleando –continuó Oscar– y a los juicios se les da la categoría de que se está haciendo por memoria, verdad y justicia; creo que la memoria a nadie nos va a fallar, la justicia está a pasos lentos y con muchas trabas, pero nos falta la tercera pata que es la verdad, que es lo único porque sin verdad no hay justicia, y la memoria si no es en base a la verdad tampoco es memoria, es algo inventado, entonces estamos peleando por eso, fundamentalmente en muchos lugares donde se han llevado a cabo estos juicios se ha dejado de condenar desaparición forzada de personas y se ha condenado por homicidio”.
Oscar remarcó que para ellos condenar por homicidio es matar a los desaparecidos: “más allá de que con el tiempo transcurrido debemos pensar cuál es el final de cada uno de los compañeros y compañeras, nosotros lo que queremos es saber qué pasó con ellos entonces no está resuelto todo, por eso estamos aquí. En Neuquén, hasta el presente, ha habido un solo homicidio comprobado cuyo ejecutor ha sido condenado, el homicidio en tortura de un compañero que era un militante cooperativista de Río Negro, (José Luis) Albanesi; es el único caso de homicidio, los demás han sido secuestros blanqueados y después afortunadamente vueltos a la libertad que son los compañeros que con mucho coraje y valor han revivido esos momentos terribles que pasaron y han dado posibilidad a que los juicios sigan adelante, pero no podemos admitir que se tenga como escudo para lograrlo el hecho que el homicidio les puede conllevar una condena más grave, no nos interesa que los condenen a 100 años, 80 o 20, ya todos los que están procesados y condenados cargan con 70 u 80 años de condena, entonces lo que necesitamos es saber la verdad, nada más, y los casos no están resueltos con las condenas, son necesarias y hay que aplicarlas con todo el peso y el rigor de la ley aún teniendo en cuenta que tienen todas las posibilidades de defenderse, pero no podemos dejar que se proceda a condenar por homicidio porque eso es matar a los desaparecidos. Nos parece una cosa totalmente fuera de lógica”.

Futuro y memoria

Hacia el final de la charla con Oscar Ragni, desde Oral y Público le preguntamos qué creía que iba a pasar con los juicios de lesa humanidad ante el cambio de signo político en el gobierno a nivel nacional: “creo que eso es algo que con un dedo de frente ningún político, de cualquier condición que sea, puede hacer volver atrás. Por otra parte, vamos a tratar de evitarlo por todos los medios legales. Los juicios hace años que se están llevando a cabo, tienen un apoyo muy firme de todo el conjunto de la sociedad porque es el conjunto de la sociedad la que está deseando saber la verdad y no creo que haya nadie capaz, si mínimamente tiene algo de ética y algo de verdadera conciencia política, de volver atrás en eso. Inclusive quien ejerce la presidencia en este momento en alguna oportunidad tuvo unas expresiones en ese sentido, de que iban a seguir los juicios; y ya más cerca en el tiempo los tres candidatos, Macri, Massa y Scioli, hablaron de la prosecución de los juicios, de no innovar en ese aspecto y esto es fundamental para el futuro el país, porque no podemos dejar esto en una nebulosa, tratar de taparlo o meter todo debajo de la alfombra, hace falta una alfombra muy grande”, reflexionó.
Durante una conversación anterior con Oral y Público, realizada en mayo de 2014, Ragni había hecho referencia a que llevaba 13.920 días de lucha. En esta oportunidad volvimos a ese número y a ese modo de contar su militancia: “lo que yo quería significar era mi rechazo personal y mi crítica al haber designado el 24 de marzo como el Día de la Memoria. Creo que el Día de la Memoria son todos los días, en estos casos y en casos similares o que tienen similar repercusión en el conjunto de la sociedad, la memoria no puede concentrarse en un día. Nosotros hemos adoptado el 24 de marzo como una fecha clave que fue realmente lo que sucedió, un vuelco total en la vida de la República y nos reunimos con todas las expresiones políticas que quieran seguirnos, afortunadamente son muchas, faltan siempre los que se sienten acusados, pero eso es lo que queremos expresar, que más allá de que nos reunimos un solo día, durante todo el resto de los días del año estamos pensando en la militancia, en derechos humanos, porque creo que para todos pero fundamentalmente para quienes empezamos a militar un poco tarde aprendimos que el tema de los derechos humanos no empezaba ni terminaba, pese a la gravedad del caso, con el secuestro, la tortura y la desaparición y los crímenes cometidos durante la dictadura”.
“El tema de derechos humanos es cuando no se atiende la salud pública, la educación pública, las necesidades del conjunto de la sociedad, cuando los beneficios que el Estado otorga para sus integrantes, que somos la sociedad, no responde equitativamente; hay un panorama muy amplio en el tema de derechos humanos, entonces eso es lo que nosotros queremos hacer, pero el 24 de marzo es una fecha que no podemos esquivar, olvidar y es cuando nos juntamos toda la militancia, más allá que durante el año tenemos los distintos gremios y organizaciones que salen en reclamo de sus derechos y estamos acompañando, el tema de derechos humanos no empieza ni termina con el 24 de marzo de 1976, con toda la gravedad que significó eso. Evidentemente si hablás del tema del 24 de marzo de 1976 lo que significó la represión no podés obviar el tema de derechos humanos, y si hablás de derechos humanos no podés obviar  el tiempo del genocidio, del Terrorismo de Estado, es decir que el tema de derechos humanos es muy amplio”, con estas lúcidas palabras, que dan cuenta de por qué es uno de los referentes de la lucha por la memoria, la verdad y la justicia no solo en Neuquén sino en todo el país, finalizó Oscar Ragni la charla con Oral y Público. Siempre es un placer charlar con dos viejos luchadores, encantadores y sabios.

0 comentarios:

Publicar un comentario