2 dic. 2015

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) presentó el 19° Informe Anual de la Situación Represiva en Argentina en la Plaza de Mayo el pasado jueves 26. La Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) realizó una transmisión especial en vivo del acto del organismo antirrepresivo, en el cual se hizo un repaso cronológico de lasituación represiva durante los 12 años del ciclo del gobierno kichnerista, donde se contabilizaron 3.070 casospersonas asesinadas por gatillo fácil, represión en marchas y asesinatos en cárceles, comisarías e instituciones de encierro, dejando en claro la continuidad de una política represiva que se mantiene como política de Estado. (Por RNMA)


Estar allí en la Plaza durante la presentación del archivo anual es natural para quienes integramos la RNMA. Los actores sociales que desfilaron por el escenario tomando la voz, son parte esencial de nuestros medios. Son noticias, pero no casos. La diferencia conceptual entre noticia y caso no es menor. Somos parte de ese proceso que contamos. Caminamos al lado de los familiares que reclaman justicia. ¿Cómo no íbamos a estar allí? Naturalmente sí.
La transmisión comenzó a las 18 junto con el  acto, dando cuenta  de la finalización de los números artísticos que diferentes colectivos militantes culturales venían desplegando en la plaza desde las 17 y la feria de stands de organizaciones y familiares de víctimas de la represión policial e institucional, que ofrecían sus materiales, periódicos, remeras, pines y banderas.
Para darle un marco general a la presentación del informe, el primer móvil de la RNMA fue con María del Carmen Verdú, referente del organismo antirrepresivo, quien comenzó caracterizando el repaso represivo de diciembre de 1983 hasta la fecha, en el marco de la transición presidencial de este año, con el triunfo de Mauricio Macri en el balotaje: “Nos estamos enfrentando ahora a un escenario en el que tenemos unaultraconcentración de fuerzas represivas en manos de una sola expresión política, la alianza Cambiemos, que va a tener el control de la totalidad de las fuerzas federales, de las fuerzas de la Ciudad de Buenos Aires - la Policía Metropolitana más la Federal que va a ser transferida-, más las policías de la provincia de Buenos Aires y su Servicio Penitenciario, más las policías de las tres provincias en las cuáles la gobernación es radical o de integrantes de la misma alianza Cambiemos. La conclusión es obvia: si no nos organizamos, si no mejoramos todos los mecanismos habidos y por haber para la coordinación y la unidad de acción, estamos en el horno”.
Con respecto a la continuidad de las políticas represivas estatales a pesar de los cambios gubernamentales, Verdú remarcó que “la curva general de casos represivos siempre es ascendente, hay alguna etapa de amesetamiento, por lo general, después de las grandes crisis de crecimiento, que coinciden absolutamente con las crisis del capitalismo”, y agregó: “si comparamos el momento en qué el número anual se instaló en los tres dígitos o en qué momento salió del centenar para ubicarse mucho más arriba de los dos centenares de casos, va a coincidir con la crisis 1999/2000/2001, o te va a coincidir con la crisis 2007/2008/2009. O sea, te está mostrando cuándo se reprime más. Pero después de esos picos ascendentes no se produce una baja, se produce un amesetamiento”.

Verdú caracterizó los asesinatos ocurridos durante el ciclo kirchnerista y dejó cifras contundentes: “Hoy estamos hablando,sobre 4.970 casos totales, de 3.070 ocurridos en los últimos 12 años. El 65 % del total son muertes ocasionadas después del 25 de mayo del año 2003, y eso incluye a todos los que están gobernando hoy y a todos los que van a seguir gobernando después del 10 de diciembre. Y sabemos que el 49 % del total son chicos de entre 15 y 25 años, y de 0 a 25 años es el 52 %, donde la mayoría de los niños menores a 12 años son femicidios vinculados, niños asesinados junto con sus madres en hechos de femicidio, que abarca casi al mitad del archivo, donde el femicida es integrante del aparato represivo estatal”.
Cerrando el análisis destacó, finalmente, que en el total de casos, las provincias de Santa Fé, Tierra del Fuego, Mendoza, Córdoba y Buenos Aires son, en ese orden, en las que se mantiene el mayor índice de personas asesinadas por al aparato represivo del estado.

El origen de CORREPI: la continuidad de la represión en democracia


Siguiendo un orden cronológico, y con carteles que anclaban lo que decía la voz en off el relato contaba la poco difundida historia de la continuidad represiva e impunidad incluso con la vuelta de la democracia: “El 8 de mayo de 1987, Willi, el Negro y Oscar, tomaban una cerveza en Figueredo y Guamini, Budge. Dos autos patrulleros pararon frente a ellos, al grito de ´¡al suelo señores!´.Descendieron tres policías de la bonaerense: Juan Ramon Balmaceda, Isidro Romero y Jorge Miño. Los efectivos apuntaron, los tres pibes tirados en el piso recibieron 19 disparos. La Masacre de Budge destapó lo que ya muchos sabían. Para los pibes del barrio y los trabajadores el verso que decía ´con la democracia se come, se educa, se cura´ no era más que un eslógan televisivo. Aunque estos no fueron los primeros casos de gatillo fácil de nuestra historia, fue la primera vez que el dolor individual de las familias se rodeó de solidaridad y militancia popular”.
Y comenzaba a contar, luego, la resistencia que se empezó a dar en torno a ese emblemático caso de represión policial: “Las movilizaciones de las comisiones de amigos y vecinos fueron el inicio de un largo camino para visibilizar la represión en los barrios. Aunque con distintos métodos y con diferentes objetivos,la represión en democracia seguía existiendo. Los fusilamientos, las torturas, el verdugueo y las detenciones arbitrarias no eran casos aislados, ni obra de algún loquito suelto, sino parte de una política de estado. Los desaparecidos tampoco habían terminado con la dictadura, aunque muchos fueron y siguen siendo ocultados. El primero que se supo, José Luis Franco, ocurrió en 1983. Fue detenido en Rosario por personal policial del comando radioeléctrico. Durante meses su familia lo busco. Su cuerpo fue encontrado en un descampado, tenía 23 años”.
Asimismo, CORREPI hizo un repaso de la Masacre de La Tablada: “Los días 23 y 24 de enero de 1989, 32 combatientes del Movimiento Todos por la Patria fueron fusilados en los cuarteles del regimiento de Infantería Mecanizado 3 General Belgrano, en La Tablada. Habían presentado su rendición 3 veces, antes de haber sido atacados con fósforo blanco y torturados. Cuatro de ellos: Carlos Samojedny, Francisco Provenzano,  Ivan Ruiz y José Alejandro Díaz, siguen hasta hoy desaparecidos”.
Luego sería el turno de recordar los hechos de la década del 90' sobre todo uno, el que dio comienzo a
la historia de CORREPI, el crimen de Walter Bulacio: “unas prematuras elecciones, daban como presidente a Carlos Menem. El 19 de abril de 1991, Los Redondos tocaban en el estadio de Obras Sanitarias. La banda mas convocante del país. Allí la policía asesino a Walter Bulacio. Por los golpes,  Walter murió una semana después  había estado 15 hs en la comisaria antes de ser llevado al hospital.
El asesinato del Walter provoco las movilizaciones populares más masivas desde las marchas contra el indulto. Sacó a la calle a miles de jóvenes que le decían al estado y al gobierno de turno que no se iban a quedar inmóviles frente a la represión. La detención por portación de rostro, las torturas, el hostigamiento y el gatillo fácil eran responsabilidad del estado. Y la respuesta era la organización y la lucha. El grupo de militantes que se había movilizado con la masacre de Budge se definió como organización antirrepresiva, y años de gestación dieron vida a CORREPI”.
Otro momento sobresaliente del relato estuvo vinculado a la memoria de Delia Garcilazo, quien ideó el archivo antirrepresivo de CORREPI: “En 1986, el ministro del Interior Carlos Corach intervino públicamente sobre el gatillo fácil. Nuestra compañera Delia Garcilazo, mama de Fito Rios, propuso que hiciéramos las listas de las víctimas del aparato represivo del estado en democracia, y la discutiéramos con un acto en Plaza de Mayo. En ese momento la lista apenas tenía 200 nombres”. Delia falleció el año pasado.

Un repaso por casos emblemáticos del ciclo kichnerista

Luego del relato cronológico, la RNMA entrevistó a Leo Santillán, hermano del militante piquetero Darío Santillán - asesinado por el comisario Alfredo Luis Franchiotti el 26 de junio de 2002, en medio de una represión ordenada por el gobierno de Eduardo Duhalde -, quien se refirió a cómo se vive la presentación cada año de nuevos casos, siendo familiares de un caído: “Nos encontramos muchas veces en situaciones similares. En la desidia y en el desamparo, pero también nos encontramos reflejados. La lucha nos permitió encontrar una canalización e, correpi 6incluso, poder creer que a pesar de la impunidad podemos revertir algunas cosas si las luchamos. Lo contrario es resignarse, es como que uno muere en vida”.
Poco después se escuchaba desde los parlantes del escenario la voz del Alberto, padre de Darío Santillán, quien destacaba: “Una lucha no es una sola lucha, sino que es de todos. Venir es una manera de reafirmar que estamos juntos. Es para que nos vean, sobre todo, y sepan que no somos invisibles, por más que lo quieran”. Asimismo, el padre del militante asesinado, remarcó con respecto a la causa de su hijo: “Pensaban que nos iban a conformar con la prisión de Franchiotti y Acosta, pero nosotros seguimos, apuntamos para arriba, a los responsables políticos. Hay dos justicias: una para los que menos tienen, que es palos, presos o desaparecidos; y otra para los poderosos y políticos que siguen amparando”.
Como representante de los organismos de derechos humanos, pasó por la transmisión especial de la RNMA Enrique “Cachito” Fuckman, integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD) y del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, quien explicó el porqué de su presencia en el acto: “Vinimos aquí, desde nuestro lugar de militantes populares. Nosotros siempre decimos: porque luchamos nos desaparecieron, porque aparecimos seguimos luchando. Desde ese punto de vista, nuestra postura desde hace 30 años, desde que existe la AEDD, es siempre acompañar a todos aquellos que luchan por sus derechos y a su vez denuncian las violaciones actuales a los derechos humanos. Acá en la plaza quizás tengamos a los máximos exponentes, que son los familiares de aquellos que fueron asesinados por el propio estado. Me parece que lo correcto, justamente por ser sobreviviente de las políticas genocidas de este estado, es estar al lado de ellos, luchando por memoria, verdad y justicia. La misma que pedíamos frente a los juicios de los genocidas. Tenemos que entender mas allá de las diferentes situaciones  y los diferentes momentos del país, no es lo mismo hoy que hace 35 años atrás, la dictadura, pero el aparato represivo del estado sigue cumpliendo su mismo rol. Por eso, nos parece que tenemos que acompañar  a todos aquellos que hoy en día están en la calle reclamando”.
En ese sentido, uno de los temas sobre los que opinó Fuckman fue el del editorial del diario La
Nación que pidió el cierre de los juicios a los genocidas: “Los juicios los conseguimos porque habíamos logrado un consenso social a favor de ellos. Los vamos a seguir manteniendo mientras sigamos teniendo ese proceso social. Lo de La Nación no me extraña absolutamente nada, es lo que esperábamos que haga. Salir a reclamar por sus socios cómplices”.

También acercó sus palabras al escenario Mónica Alegre, madre del joven Luciano Nahuel Arruga, desaparecido y luego encontrado sin vida enterrado como NN en el cementerio de Chacarita. Mónica denunció: “Hay todavía chicas y chicos que no se encuentran, que los siguen matando día a día, y que nadie hace nada, ni los Kichner, ni los Scioli. Nosotros vamos a seguir acá, de pie, pidiendo justicia para nuestros hijos. O nos dan la justicia que se merecen nuestros hijos o nosotros la vamos a tomar. Estamos cansados de que nos pisoteen y nos ultrajen. A mi me llevaron 17 años de mi hijo, y no me voy a conformar con 10 años (de condena a los autores materiales del crimen), porque ellos van a salir y mi hijo no va a volver. Voy a ser su sombra, les voy a respirar en la espalda, no me van a ver caer. Voy a seguir como una loca, como me ellos me dijeron. Me van a ver de pie siempre. Donde haya un pibe desaparecido ahí va a estar esta loca”, aseguró, en un grito emocionado y dolorido.
Acercaron, entre otros también, su solidaridad y palabras Marcelo Ramal, legislador de la Ciudad por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), y dirigente del Partido Obrero, una delegada de la comisión interna de ATE de trabajadores del Hospital Garrahan, como así también el trabajador y delegado de la Línea 60, Néstor Marcolín.
La Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) también tuvo su espacio en el acto para decir una palabras. Dos de sus integrantes, Ezequiel e Irina, leyeron un texto consensuado por los medios que integramos la RNMA, donde destacaron: “estamos acá en el escenario y eso no es casual. Porque nosotros somos comunicadores populares y somos militantes populares. Las familias que están aquí nos conocen. Para los medios hegemónicos del sistema ellos son, en la mejor de las circunstancias, algunos casos; a veces ni eso, porque no les dan espacios en sus medios. Cuando hablan de las causas, toman como un hecho la versión policial; ponen a las víctimas en el lugar de victimarios; siembran dudas; instalan mierda. Para nosotros, estas causas no son casos ajenos. Son nuestras causas. Y en nuestros medios hablan las familias. Denunciamos, juntos, la represión policial e institucional que sufren nuestros pibes y pibas en los barrios. Nuestros medios son sus medios y también una herramienta de lucha”.

“Cuando vamos a una marcha, somos parte de las luchas que contamos, así que estamos de este lado -continuaron- como pasó el 13 de marzo de 2013, que durante uno de los intentos de desalojo de la Sala Alberdi, dos compañeros nuestros, Esteban Ruffa de ANRed y “El Polaco”, de Dtl! y Antena Negra TV, fueron heridos con balas de plomo por la Policía Metropolitana, la nueva policía de la nueva política, que solo quiere ser como las peores policías. La Metropolitana, cuando sea grande, quiere ser como la bonaerense, o como cualquiera de las policías provinciales o la federal. Quieren ser eso, asesinos de nuestros pibes disfrazados de justicieros. También, como nos ocupamos tanto de los derechos humanos de hoy como los de ayer, los genocidas de la ESMA han utilizado durante el juicio que está en su etapa final, materiales de La Retaguardia, otro medio integrante de la RNMA para apretar a los fiscales. Por supuesto, también, para apretarnos a nosotros”.
Concluyeron su intervención señalando la histórica lucha de la RNMA por el reconocimiento de sus medios: “Hemos dado debate en los espacios previos a la sanción de la Ley de Medios. Hemos marcado durante los primeros cinco años como el AFSCA de por Martín Sabatella, se dedicó a no cumplir la ley. Denunciamos, exigimos, movilizamos. Finalmente conseguimos, hace algunos días, que varios de nuestros medios, y otros que pertenecen a otras redes de medios comunitarios, alternativos y populares, obtengan un reconocimiento de parte del estado. No tenemos licencias, pero algunos sí tenemos reconocimiento del estado. No nos lo dieron, lo arrancamos en las calles”. También la RNMA remarcó su preocupación por el allamiento y decomiso de equipos  sufrido por el canal  Antena Negra TV: “conseguimos en las calles, que también nos los devuelvan. Sin embargo, un compañero del canal,Martín Sande, está imputado por comunicar. Este martes 1 de diciembre, en la Cámara Penal en Comodo Py, ahí en la calle vamos a estar exigiendo su absolución, acompañados como siempre, por los y las compañeras de CORREPI”.
Hacia el fin del acto, una gran cantidad de familiares de víctimas de la represión policial e institucional fueron subiendo al escenario para mencionar, uno a uno, el nombre de su familiar caído, detalles de las circunstancias de su asesinato y el nombre del policía asesino. Mientras, otros familiares posaban para los fotógrafos con las imágenes de sus víctimas.
Tres familiares de víctimas del gatillo fácil leyeron el documento central y las palabras finales quedaron a cargo de María del Carmen Verdú, que detalló, analizó y caracterizó las estadísticas generales del informe anual represivo 2015 y de los últimos 12 años.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario