29 dic. 2015


Desde las 14 de hoy, los familiares y amigos de víctimas y heridos de la Tragedia de Once convocan a una concentración en Comodoro Py para oír la sentencia por la masacre ferroviaria más grande de la historia. María Luján Rey dialogó con Alfredo Grande e Irene Antinori en Radio La Retaguardia, durante el programa Sueños Posibles (Por La Retaguardia)

Foto de M.A.F.I.A.

El choque producido el 22 de febrero de 2012 dejó un saldo de 52 muertos y 800 heridos. El juicio llevó más de un año y medio y tiene 28 imputados, todos empresarios y funcionarios, excepto Marcos Córdoba, el motorman. Las pericias realizadas sobre la formación arrojan que el deterioro del tren fue clave para que se produjera el aplastamiento en forma de acordeón de los primeros dos vagones y que el segundo terminara encima del primero. En Sueños Posibles, Alfredo Grande dialogó anoche con María Luján Rey, mamá de Lucas Menghini Rey, una de las víctimas falales cuyo cuerpo permaneció desaparecido mientras estaba dentro del tren, donde fue hallado dos días después.
“Esperamos con mucha ansiedad, es sumamente importante para nosotros. Llegamos con la tranquilidad que a lo largo de este juicio tan extenso que comenzó en marzo de 2014 se han puesto de manifiesto una cantidad inmensa de pruebas que el Tribunal tiene en su poder para valorar la responsabilidad de cada uno de los imputados y dictar una sentencia condenatoria”, explicó Rey. Según la activista, el fallo será histórico: “Se condenará a los corruptos, funcionarios y empresarios, amigos del poder, que han permitido que se gestara la masacre o la tragedia de Once y la muerte de 52 inocentes y dejar laceradas las vidas de más de 800 personas”.
Rey explicó que la mayor parte del arco político dio su apoyo a los familiares de víctimas. “Lamentablemente, quienes ejercían el gobierno y sus seguidores nos pusieron a los familiares en un lugar que no nos corresponde. Somos familiares que luchan por justicia trascendiendo las banderías políticas. No somos la oposición de un gobierno, sino que nos oponemos a que los corruptos y asesinos de escritorio ocupen cargos en la función pública”. En este sentido, Rey aclaró que hubieran adoptado la misma posición si el gobierno hubiese sido otro o si volviese a pasar durante esta gestión. “Jamás hubo un interés político y partidario. Es el derecho ciudadano de vivir tranquilos y en un país donde los delincuentes sean enjuiciados y encarcelados. El gobierno no lo entendió así y prefirieron sostenerle la mano a Jaime, a Schiavi, a Cirigliano, y faltarnos el respeto en cada oportunidad que tuvieron a los familiares de las víctimas de la tragedia de Once”, dijo.
La mamá de Lucas contó que el grupo de familias tuvo una fuerte identificación con los familiares de víctimas de Cromañón y que, al igual que a ellos, intentaron silenciarlos: “Evidentemente esto sucede cuando uno se pone de pie y lucha por justicia, en una lucha que no se compra, que no se vende y que no claudica. A pesar de todos los intentos han tenido resultado con Cromañón ni con nosotros. Lo que sí puedo decir es que los familiares nos hemos sentido siempre acompañados por gran parte de la sociedad y por referentes que nos honra haber tenido a nuestro lado desde el primer momento”. Rey mencionó a tres de las personalidades que apoyan su lucha: “Tener en cada actividad y a cada paso a Nora Cortiñas y Elia Espen es un honor. Que nos haya acompañado quien hoy es el Papa Francisco, que nos haya invitado a Roma para contenernos y darnos aliento. Son esas personas que encarnan los valores por los que luchamos. Estamos muy orgullosos de la lucha que hemos llevado adelante y del acompañamiento que hemos recibido”.
Rey reflexionó sobre su vida personal, trascendiendo el momento de la sentencia y la lucha de estos años: “De aquí en adelante estaré de duelo porque a la pérdida la siento todos los días. Su ausencia, su falta. También siento que sigo siendo su mamá, su amor y que él merece de mí lo mejor que pueda dar. Esta lucha me ha permitido sentirme tranquila sabiendo que cumplo con Lucas, con Lara que hoy está conmigo y con mi nieta, la hija de Lucas, haciendo lo mejor que puedo para dejarles un país mejor que el que tenemos”.

0 comentarios:

Publicar un comentario