23 dic. 2015

Las concepciones de la muerte, la monstruosidad de la lucha de clases y la incidencia de la belleza artística en estos fenómenos fueron algunos temas abordados por Vicente Zito Lema, militante, periodista y escritor, en dialogo con Alfredo Grande e Irene Antinori durante Sueños Posibles, emitido por Radio La Retaguardia. Zito Lema tomó como ejes para el análisis la muerte del general Valle, sublevado contra la dictadura de Aramburu y fusilado junto a otras 26 personas por orden del gobierno de la Fusiladora; la muerte de Manuel Dorrego, reconocido independentista federal asesinado producto de una decisión política por poner en tela de juicio al comportamiento de la oligarquía a comienzos del siglo XVII y, por último, la muerte de Darío Santillán, que socorrió en 2002 en el piquete del Puente Pueyrredón al agonizante Maximiliano Kosteki y se quedó hasta que la policía que reprimía le ordenó que se fuera y lo fusiló por la espalda. (Por La Retaguardia)

Imagen: Los comedores de papas, de Vincent Van Gogh

“Como sucede en mi cabeza lo que digo se va. Siempre sucede mi asociación libre donde está la vieja impresión poética, el sentimiento de la vida. A esta herramienta también la manejaron muy bien los poetas surrealistas, también muy influenciado por el psicoanálisis y Freud, que es el movimiento cultural con el que yo me formé de joven y sigue pesando en mi cabeza y mi trabajo”, introdujo Zito Lema para retratar su formación. “Tengo con las artes plásticas una ligazón profunda que me lleva de golpe, por ejemplo, el cuadro de Vincent Van Gogh, Los comedores de papas, que es donde los pobres aparecen como figura central de una obra de arte, desde muchos aspectos, para mí ha simbolizado históricamente la pobreza”, aseguró. El escritor señaló que el arte no suprime lo real de los fenómenos: “Tiene esa monstruosa y maravillosa capacidad de simbolizar. Toda la cultura es simbólica. Eso ya no está en disputa”.

El arte contra el dolor

Zito Lema explicó que comprende que aquellos momentos excepcionales del arte son los que “expresen con una potencia que abruma lo que antes era un gigantesco dolor. Cuando el arte se lo apodera, ese dolor se transforma, como si ya doliera menos. El arte permite, de alguna forma, entrar en zonas del dolor. Especialmente de lo que llamo el dolor social, aquel que toma como inicio el de un ser concreto, pero luego es de todos. Es el sujeto que sufre en el sufrimiento de los demás”. Según el escritor, el arte es la actividad suprema de la existencia humana: “La envergadura del dolor social no anula la subjetividad, pero le da un marco de referencia total. Podemos hablar del dolor social pero no siempre tiene la conciencia plena de las causas, lo que transmite son los efectos. El arte, en cambio, por más que la belleza opere sobre la conciencia, no la anula. Hay una complejidad mayor”.

El mundo de la muerte

Para Zito Lema, el arte aporta belleza a elementos provenientes de “el mundo de la muerte. Ese es el efecto más potente de la cultura de la vida. Me preguntaron por qué no uso una palabra más clara que fusilación. Yo quise explicar que son cosas distintas. Cuando sucede la desmesura, algo por fuera de lo esperado, acontecimientos que cambian la historia de una sociedad o de un grupo potente en ella se trata de otra cosa”. El escritor sostiene que Dorrego, Valle y Santillán expresan “la metáfora fundante de la tragedia argentina: la agonía se mezcla con el espanto, la sociedad y la animalidad expresa de la mierda. Al concepto de lo siniestro le falta algo que intento agregarle. En las situaciones que trato hay algo que recalca lo perturbador de lo siniestro”.
Adentrándose en cada muerte, Zito Lema detalló que a Dorrego lo mataron en el medio de un corral de vacas. “Cubrirlo de mierda en un corral de vacas es un plus que no podemos explicar recurriendo al concepto tradicional del mal o la humillación. Es el rencor, algo más sucio que el odio. No es la animalidad inocente, sino el encono perturbador, quizás hasta prenatal, que la lucha de clases muestra en sus distintas formas. Con el rencor se convierte al enemigo en pura mierda. Eso se repite”. Sobre la muerte de Valle, Zito Lema contó que se desarrolló una ceremonia de purificación de la muerte, “algo muy solemne. Tiene la forma de la Operación Masacre, muertos los obreros de la resistencia peronista en un basural, algunos incluso sin saber que resistían. Esto se da muy fuerte en este bombardeo o fusilación de tanta gente en la Plaza de Mayo que ni siquiera estaba allí en una actitud militante”. El escritor aseguró que esos asesinatos no tenían móvil político, pues eran rencor puro.
“El caso de Darío me toca más porque en estos trece años me he hecho muy amigo de su padre y escribo mucho sobre su obra y trato de apoyar la causa comprometiéndome lo más que puedo dentro de mis condiciones de salud e intelectuales o artísticas. Tuve la oportunidad de conocer lo que pasó con ese cuerpo y a las fotos”, contó. Zito Lema relató que el militante piquetero fue asesinado por la espalda pero que además “se lo levantó y se le dejó caer la sangre desde arriba hacia abajo para que no hubiera posibilidad de reanimarlo. Fue atroz, monstruosamente sucia, mierdosa. En nuestro país, la lucha de clases tiene aspecto de mierda total. Las clases dominantes son el espanto y actúan encima del bien y del mal pero no en un combate con los dioses sino con la pura muerte”.

Los dueños de la tierra y de la justicia

Con respecto a la clase dominante, el escritor señaló que la llamada oligarquía no supera demasiado su número de origen: “Todavía hoy ronda las 1500 familias y empezaron unas 500 hace 200 años. Algún cambio en materia de tierra e industria, la intromisión de una burguesía nacional buscando algún título de nobleza sin apellidos tradicionales como el señor Macri. Quieren sentirse familias fundadoras”. Sobre los poderes del país, Zito Lema explicó que aquellos apellidos de renombre por ser los dueños de la tierra, “son la estructura más dura de poder y reproducción material de la existencia. Hay dos reductos que van siempre de la mano y si uno ve los apellidos están siempre conjuntos, relacionados y vinculados: son los dueños de la tierra y los del poder judicial. Ahí se explica por qué Argentina es lo que es y por qué le cuesta tanto dejar de serlo”.
El escritor sostiene que lo mismo sucede en países de la región como Chile, Uruguay, Colombia o Venezuela: “La única vez que esa sintonía se quebró fue en Cuba, donde tuvo más potencia que en el resto de América Latina la organización de una justicia que no responde a la aristocracia. Es el único país de la región donde ser dueño de la tierra no te convierte en dueño del poder”.
Zito Lema reflexionó sobre el lugar de aquellos desaparecidos y asesinados u objetos de la fusilación durante la última dictadura militar: “Han cobrado un espacio de dignidad que los involucra en un respeto histórico. No así con víctimas de gatillo fácil, muertos por hambre, la violencia de la exclusión social, y superan a los de la dictadura. Esto espanta. Si algo tiene la muerte en las civilizaciones es necesidad de respeto. Los maestros del teatro griego tocaban el tema: todo se puede hacer menos privar al ser humano de la dignidad de su muerte”, citó.

Las reflexiones de Vicente Zito Lema nacen de su propio dolor, pero se vuelven reflexiones sociales donde confluyen el arte, la muerte, la vida y el dar pelea. Siempre dar pelea.

DESCARGAR

4 comentarios:

  1. cómo se puede descargar el audio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola j.c. El audio del programa completo se puede bajar del blog www.programasueniosposibles.blogspot.com
      Abrazo y gracias
      La Retaguardia

      Eliminar
  2. Hola j.c. El audio del programa completo se puede bajar del blog www.programasueniosposibles.blogspot.com
    Abrazo y gracias
    La Retaguardia

    ResponderEliminar