25 ene. 2016

En la madrugada del 15 de diciembre de 2014 Nehuén Rodríguez, de 18 años, iba en su moto a la casa de un amigo cuando fue atropellado por un patrullero de la Policía Metropolitana que iba a gran velocidad por Brandsen y Avenida Ramón Carrillo en el barrio porteño de La Boca. Desde entonces familiares, amigos y vecinos se encuentran movilizados y juntando pruebas para conseguir justicia. Antonella, amiga de Nehuén, estuvo en los estudios de Radio La Retaguardia participando del programa "A mí no me importa", realizado por pibes y pibas para los pibes y pibas. (Por La Retaguardia)

“El 14 de diciembre de 2014 fue el día del ascenso de Huracán, Nehuén era muy fanático y a la noche iba a juntarse con sus amigos para festejar en Pompeya. Él vivía en La Boca. Iba con su moto a la noche por Brandsen y Avenida Ramón Carrillo, y en esa intersección estaba cruzando y un patrullero de la Metropolitana pasó a más 100 kilómetros por hora, sin sirenas, sin balizas, en rojo, y lo atropelló. Nehuén cayó al piso y ya estaba bastante grave por el impacto; después llamaron a la ambulancia, lo llevaron (al Hospital Argerich) y horas más tarde murió porque no hubo forma de salvarle la vida. A partir de eso, la familia y los amigos empezamos a activar el tema, a movernos, conseguir abogados, difundir el tema porque es algo que está muy cercano a pibes de nuestra edad que constantemente sufrimos estos actos de violencia e impunidad”, relató Antonella, amiga y vecina de Nehuén Rodríguez.
Según contaron los amigos de Nehuén, lo primero que hicieron los agentes de la Metropolitana tras atropellar al joven fue llamar a otros patrulleros, no solo de la misma fuerza sino también de la Policía Federal, para resolver juntos qué historia iban a contar respecto a lo sucedido. Finalmente, fueron los propios vecinos quienes llamaron a la ambulancia que se presentó en el lugar media hora más tarde.
“Al mes del hecho estábamos tratando de conseguir las cámaras de seguridad de los domos que estaban en las esquinas, que fue todo un proceso llegar porque recién a mitad de año nos dieron las filmaciones y ahí pudimos ver al policía que estaba conduciendo golpeando la patrulla como diciendo ‘qué voy a hacer ahora’, no sabía cómo salvarse, después caen los otros patrulleros y se pusieron a limpiar. Esto último no lo vimos pero nos imaginamos que limpiaron toda la escena porque no había sangre, no había restos de la moto que se había roto, no había ninguna marca del automóvil que tuvo que frenar con todo, y ahí vimos que estuvo todo muy arreglado, además de que se encubrieron”, agregó Antonella en diálogo con el programa “A mí no me importa”.
Como es habitual en este tipo casos los medios de comunicación tradicionales ignoraron lo sucedido, sí en cambio hubo repercusión en medios barriales y alternativos.
“Para encubrir el caso, los policías dijeron que estaban buscando a un motochorro entonces cuando lo vieron a Nehuén no frenaron porque pensaron que era el delincuente. Yo soy del barrio de La Boca, además de amiga era vecina de Nehuén, y la verdad es que en La Boca y en los barrios del sur, marginados, donde hay más pobreza, vemos constantemente el abuso policial y los casos de estos pibes que todo el tiempo mueren. Yo siempre estuve muy al tanto de las cosas que pasaban en el día a día, pero nunca creí que un amigo mío podría ser víctima de esto, y la verdad es que estamos muy cercanos todos”, expresó Antonella.

Barrio y amigos movilizados

“El barrio de La Boca por suerte está bastante enterado de lo que pasó, Nehuén era un pibe conocido, conocía al barrio entero, nació y murió ahí. Cada vez que se hace una actividad los vecinos están presentes, muy movilizados”, afirmó Antonella.
“Desde un comienzo –continuó la joven– buscamos abogados para conseguir lo que queremos que es justicia, cuando conseguimos las filmaciones de los domos de seguridad que están en las esquinas, lo presentamos como una de tantas pruebas, habíamos pegado bastante carteles en las calles para ver quiénes eran los testigos y si nos podían aportar datos, así tenemos 3 testigos auditivos y 3 visuales. A todos ellos los llamaron a declarar, también llamaron a los policías que se negaron dos veces a declarar, y entonces la causa se atrasó un poco. En el proceso muchos de los testigos estaban como medio hartos de tener que ir a repetir todo el tiempo lo mismo, pero lo siguieron haciendo porque sabían que era su responsabilidad. Uno de los testigos auditivos no sabemos por qué pero cuando fue una de las últimas veces a declarar dijo todo lo contrario, dijo que los policías estaban con sirenas, con balizas, y que estaban cruzando bien, pero en la filmación se ve todo lo contrario, son cosas que pasan en estos procesos de lucha. Hasta ahora seguimos con la causa, metiendo presión para que se sigan haciendo cosas, lo que nos contestan desde el juzgado es que tenemos pruebas insuficientes, es decir que con filmaciones, testigos auditivos y visuales no es suficiente. La causa está muy parada, estamos esperando que nos llamen para el juicio pero no sabemos si ocurrirá hasta que no tengamos otras pruebas”.
Actualmente, la causa por la muerte de Nehuén se encuentra en el Juzgado Criminal de Instrucción Nº 4 de la Ciudad de Buenos Aires. A los familiares y amigos les costó dar con los nombres de los policías involucrados en el hecho, ya que fueron protegidos y se ocultaron sus identidades. Finalmente supieron que los agentes que iban en el patrullero eran el oficial Daniel Germán Castagnasso, que iba conduciendo, y el subinspector José Daniel Soria Barba, que iba de acompañante. Según contó Antonella, ambos siguen en servicio en la Metropolitana, pero fueron cambiados de Comuna: “no sabemos en cuáles están porque no nos dan esos datos, lo que sí sabemos es que viven en La Plata. Ellos no tuvieron ningún parate ni nada en su servicio. Cuando ocurre el hecho a los policías les hacen el examen de alcoholemia 10 horas después, no tenemos todavía las pericias del cuerpo de Neuhén, son muchas cosas las que están fallando... La verdad que vemos que esto va para bastante”.
“Lo que estamos haciendo ahora son marchas, movilizaciones, en facebook tenemos una página donde publicamos todo lo que sea necesario para juntar más gente para que esto se difunda”, agregó Antonella.
Todos los días 15 de cada mes, los familiares, amigos y vecinos de Nehuén Rodríguez realizan distintas actividades para recordar lo sucedido y exigir justicia. Tanto las novedades en la causa como las convocatorias pueden consultarse en el Facebook del grupo.

 DESCARGAR
El programa completo de A mí no me importa


0 comentarios:

Publicar un comentario