8 ene. 2016

Los trabajadores del restaurante de La Aguada, que funciona desde el 16 de junio de 1938 en la ciudad de La Plata, se encuentran peleando para mantener sus fuentes laborales luego de que uno de los dueños anteriores les iniciara un juicio de desalojo. En una de las últimas emisiones del 2015 de Enredando las Mañanas (que regresa en febrero), dialogamos con uno de los trabajadores, Alfredo Almeida, quien brindó más detalles del conflicto. (Por RNMA)

“Tenemos un juicio de desalojo por parte de uno de los dueños, esto se llevó a cabo y ahora estamos en una situación posiblemente de algún arreglo, no sé qué es lo que ocurrirá en los días que vienen, pero tenemos una audiencia, posiblemente con los dueños directamente, y vamos a ver en qué situación llegamos”, explicó Alfredo Almeida al comienzo de la charla con Enredando las mañanas.
“Los dueños quieren que nos retiremos porque supuestamente no les conviene que sigamos nosotros con la fuente laboral porque ellos tienen otras expectativas, seguramente tienen algún otro negocio que hacer. Ellos quisieran que dejemos el local, pero nosotros lejos de dejarlo queremos seguir trabajando porque es la única fuente laboral que poseemos, muchos de nosotros no se han jubilaron y les faltan muchos años todavía”, agregó el trabajador.
Según relató Almeida, los dueños anteriores de La Aguada decidieron cerrar el lugar: “en un momento determinado ellos dejaron de pertenecer a la empresa y nos cedieron a nosotros el lugar como indemnización por nuestros años de trabajo, y luego vinieron los problemas que ocurrieron en todo el país, la crisis y entonces a veces se hace difícil mantener un negocio pero fuimos saliendo siempre adelante; el tema es que uno de ellos no quiere alquilar más, y llegamos a este conflicto. Hay muchas posibilidades para seguir adelante, lo que pasa es que a veces uno no cuenta con los recursos económicos necesarios como por ejemplo para mudarse”.
A pesar del conflicto, los trabajadores se encuentran trabajando. En este sentido, Almeida destacó la actitud de los clientes: “el público asiduo, concurrente de tantos años, se ha agolpado, se ha arrimado de una manera masiva que me hace acordar a los mejores años, cuando la Argentina era otro país. Tenemos una respuesta muy amplia, muy favorable del público, esto ha crecido terriblemente gracias a la intervención de la valentía de todos los periodistas que han dado a conocer este episodio y en defensa de nuestra fuente laboral, los periodistas han hecho mucha fuerza en esta cuestión y se ha llegado a los lugares más altos como para ser contemplada esta situación”.
El acompañamiento y solidaridad con los trabajadores de La Aguada se vieron reflejados en un abrazo solidario al restaurante, entre otras actividades.
La Aguada comenzó sus actividades el 16 de junio de 1938, y al año siguiente pasó a la vereda de enfrente donde actualmente continúa funcionando, en pleno centro de La Plata: Calle 50, entre 7 y 8. Alfredo Almeida describió el restaurante como un emblema de la ciudad: “por aquí pasaron figuras importantes, incluso cuando estudiaban como René Favaloro, un orgullo de la Argentina y de La Plata más que nada, o José María Mainetti, creador de un hospital oncológico que está en Gonnet, y de muchas otras familias de una trayectoria importante en la Ciudad de La Plata. También pasó por aquí toda la muchachada de Estudiantes de La Plata, los de Gimnasia también. Este es un lugar de una trayectoria impresionante a través de los años”.
Actualmente 16 trabajadores cubren los dos turnos en los que funciona el restaurante: “somos un poco la continuidad de los dueños anteriores, que han sido nuestros patrones, ellos un día decidieron no seguir y como indemnización nos dejaron que siguiéramos nosotros el negocio, o sea que somos los continuadores de ellos. El vínculo en sí tengo entendido que no se ha roto, sigue vigente”, expresó Almeida.
Lo concreto es que el restaurante continúa abriendo sus puertas y que los trabajadores tienen el entusiasmo de aquellos que ven que pueden vivir sin patrones.

0 comentarios:

Publicar un comentario