23 ene. 2016

Hablamos con Matías Halpin, presidente de la Cooperativa 9 de Julio sobre la historia de esta escuela del barrio porteño de San Cristóbal que tras una mudanza necesita 4 alumnos para mantener el reconocimiento oficial por parte del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. (Por La Retaguardia)

El Instituto Privado 9 de Julio fue fundado como cooperativa en 1948, por lo que se trata de una escuela con casi 70 años de historia que funcionó históricamente en un edificio de Palermo hasta que el dueño falleció y su hijo no quiso renovarles el contrato de alquiler: “fue por una cuestión es especulación inmobiliaria”, explicó Matías Halpin, presidente de la Cooperativa, en diálogo con el programa radial La Retaguardia, que conducen Fernando Tebele y María Eugenia Otero. 
“Tuvimos un largo periplo buscando un nuevo espacio y finalmente encontramos un edificio muy lindo en San Cristóbal, muy grande y cómodo, pero con la mudanza y el cambio de barrio perdimos matrícula. Antes teníamos alrededor de 150 alumnos y ahora estamos con 65, y con esa baja en la matrícula el gobierno de la Ciudad, que históricamente nos otorgaba una subvención, consideró que ya no se justificaba, no le cerraba la justificación económica”, agregó.
Halpin aclaró que el colegio nunca tuvo cursos numerosos: “siempre tratamos de mantener grupos reducidos para poder hacer un seguimiento más personalizado de los alumnos. Tenemos estudiantes que han estado en situaciones que a veces complican la educación, chicos que son padres, que tienen que trabajar para ayudar en sus hogares, con problemas de disciplina que son expulsados de otras escuelas y que acá encontraron su lugar. Según nos lo han dicho los mismos chicos, vienen al colegio con gusto”.
A partir de la mudanza del barrio de Palermo al de San Cristóbal, se comenzó a generar cada año una nueva situación con el gobierno: “nos dicen que nos otorgan la excepción pero que para el año siguiente no, entonces hay que volver a negociar y este año incluso la cosa ya se había puesto más dura, al punto que en agosto nos habían dicho que ya estaba, que no iba más. Entonces comenzamos con una serie de festivales, a contactar diferentes cooperativas, legisladores de la ciudad para que nos ayudaran a tratar de cambiarles un poco la opinión, a cambiar este criterio cuantitativo. A fines de diciembre accedieron, tuvimos una reunión y nos dijeron que iban a reducir el criterio, antes nos pedían un mínimo de 20 alumnos por curso y ahora están pidiendo entre 8 y 12 según el año. Nosotros ya tenemos cubiertos esos mínimos de segundo a quinto año, pero nos estarían faltando 4 chicos para primer año”, expresó Halpin.
Respecto al funcionamiento de la escuela, explicó que desde que se fundó la cooperativa han tenido una política de otorgar becas: “esto es justamente para que más chicos puedan acceder a la educación y obviamente que en este momento especial también lo vamos a hacer. La disyuntiva en la que nos colocaba el gobierno al quitarnos la subvención era que o teníamos que aumentar la cuota, casi triplicarla, o cerrar, y nosotros estábamos convencidos de que no queríamos aumentar la cuota porque hace a quienes pueden o no entrar a la escuela”.
Halpin aclaró además que a partir de las complicaciones generadas con la mudanza los propios docentes decidieron cobrar el 80% de sus salarios: “lo que otorga el gobierno no llega cubrir la totalidad de los sueldos, entonces lo hicimos para ayudar a la escuela a seguir adelante. Ante subir la cuota o resignar una parte de nuestro sueldo preferimos la opción que menos impacte en los chicos y sus familias”.
En este sentido remarcó que en la escuela las decisiones las toman entre todos los que se suman a participar de la cooperativa, que a su vez se sostiene con el esfuerzo de todos los profesores.
“Aparte la escuela modificó hace un par de años su plan de estudio para incorporar el cooperativismo, los valores, materias que tienen que ver con la organización cooperativa para que los chicos salgan con esa experiencia, que es algo que en muy pocos lados se enseña”, aseveró Matías Halpin, presidente de la Cooperativa 9 de Julio, cuya escuela necesita la matriculación de 4 estudiantes de primer año para poder continuar funcionando como hasta ahora.
El instituto se encuentra en la calle Constitución 3156, entre Urquiza y 24 de Noviembre. Su teléfono es 011-4931-9299 y su sitio web http://www.inst9dejuliocaba.edu.ar




0 comentarios:

Publicar un comentario