16 feb. 2016

Esta semana se cumplen 50 años de la caída en combate del cura tercermundista colombiano Jorge Camilo Torres Restrepo. En un programa especial de Entrelazando Resistencias, que saldrá al aire el miércoles 17 a las 22 por Radio La Retaguardia, recordamos su figura a través de la palabra del filósofo y teólogo argentino Rubén Dri y de los colombianos Jaher Torrado (integrante del Equipo Jurídico Pueblos) y Alejandro Bayona Arenas, actualmente preso político, con quien realizamos el programa radial cada vez que sale de la prisión por 72 horas. (Por La Retaguardia)

Foto: durante la larga caminata hasta el lugar donde mataron a Camilo Torres (al que la policía impidió que llegaran los manifestantes), pudo verse este homenaje en flores.

Donde cayó Camilo 
nació una cruz, 
pero no de madera 
sino de luz. 

Lo mataron cuando iba 
por su fusil, 
Camilo Torres muere 
para vivir.

(fragmento de Cruz de Luz de Daniel Viglietti)

Entrelazando Resistencias 

Con ese nombre, La Retaguardia lleva adelante una nueva producción radial. Desde Buenos Aires, junto a importantes invitados, Fernando Tebele coordina el aire de un programa por lo menos binacional, pero con una clara impronta internacionalista. Desde Bucaramanga, Santander, Colombia, Alejandro Bayona Arenas, espera con ansiedad cada programa. Preso desde hace 10 años, con una condena de 27, Alejandro ha encontrado en el programa de radio una manera de continuar alzando su voz contra el sistema que lo ha condenado a ser uno de los más de 7000 presos políticos colombianos.
La tercera emisión, que saldrá al aire el miércoles próximo a las 22, estuvo íntegramente dedicada a la figura de Camilo Torres.
Jaher Torrado, integrante del Equipo Jurídico Pueblos, realizó un recorrido por la vida y el pensamiento del cura guerrillero. Recordó que nació en Bogotá el 3 de febrero de 1929 y que fue uno de los primeros teóricos y teólogos del Movimiento de Teología de la Liberación. En sus estudios posteriores al seminario, Torres cursó la carrera de Sociología en la Universidad Católica de Lovaina, e incluso fue cofundador de la primera Facultad de Sociología de América Latina en la Universidad Nacional de Colombia.
“Comprendemos en Camilo todo un universo de teoría y praxis revolucionaria. Durante toda su vida promovió la investigación desde el marco del marxismo y el cristianismo, va a ser fundamental en todas las luchas del movimiento social y popular; dentro de su apuesta política va a construir una plataforma en donde van a converger diferentes tipos de manifestaciones sociales que será el Frente Unido del Pueblo. Esa era la apuesta política de Camilo y finalmente luego de muchos intentos y mucho aporte al movimiento social tomó la decisión de alzarse en armas contra un Estado injusto incorporándose al Ejército de Liberación Nacional (ELN), en el que murió en combate” expresó Torrado.
La muerte de Torres ocurrió el 15 de febrero de 1966 poco más de un mes después de haberse sumado al Ejército de Liberación Nacional, en el departamento de Santander, en un lugar conocido como Patio Cemento. “El Ejército colombiano identificó a Camilo Torres como dado de baja –agregó Torrado– pero jamás entregó sus restos a su familia como debería ser. Así Camilo empezó a ser uno más de los desaparecidos del Terrorismo de Estado. Luego de muchos esfuerzos del movimiento social, del movimiento de víctimas y de los familiares de Camilo, se logró hace pocas semanas la identificación de un lugar donde posiblemente se habrían escondido esos restos. Directamente el presidente de la República (Juan Manuel) Santos le dio instrucciones al director de Medicina Legal para realizar el procedimiento de exhumación. Esto coincide con varios de los preparativos que se están haciendo para la conmemoración de los 50 años de la muerte de Camilo. Para el movimiento social y popular colombiano, Camilo Torres es un gran líder, un referente fundamental dentro de las luchas sociales y populares, en Colombia esta conmemoración de los 50 años de la muerte es muy importante y muchos de los sectores populares, por ejemplo el movimiento de presos, está muy pendiente de qué va a pasar en estos 50 años”.

Cuentan que tras la bala
se oyó una voz.
Era Dios que gritaba:
¡Revolución!

A revisar la sotana,
mi general,
que en la guerrilla cabe
un sacristán.

Lo clavaron con balas 
en una cruz, 
lo llamaron bandido 
como a Jesús. 

(fragmento de Cruz de Luz de Daniel Viglietti)

Figura señera

Durante este programa especial de Entrelazando Resistencia conversamos con el teólogo filósofo, profesor e investigador argentino Rubén Dri.
Al ser consultado sobre lo que significa la figura de Camilo Torres tanto para él como para quienes levantan los postulados de la teología de la liberación, Dri expresó: “es una figura señera realmente de todo lo que ha sido y sigue siendo el cristianismo de liberación, el cristianismo revolucionario. Por las décadas del ’60 y del ’70 se produce una nueva toma de conciencia de vastos ámbitos del cristianismo tanto de sacerdotes como de religiosas, de laicos, sectores populares, de lo que significó el proyecto de Jesús y por lo tanto lo que significa el cristianismo como movimiento de liberación y Camilo Torres es tal vez la primera figura realmente señera de todo ese movimiento”.
Para Rubén Dri, Torres une dos características fundamentales: “es uno de los primeros, hubo otros con él también, que reformula propiamente el proyecto cristiano como proyecto de liberación, es decir él es un sociólogo, un gran pensador y por lo tanto tenía la categoría suficiente como para ir reformulando, que tanto lo necesitábamos en aquel momento todos los que nos habíamos formado en una teología tradicional. Y la segunda característica fundamental es su compromiso, toda su teología, su pensamiento estaba avalado por su práctica, en él se daba esa relación dialéctica entre la práctica, el compromiso y la teoría o la teología, ese compromiso que lo lleva también a asumir el compromiso armado o la lucha armada, que hay que verla, naturalmente, en su contexto. En ese contexto en el que se veía a la lucha armada, él la veía en Colombia, como absoluta necesidad, entonces también la asume. Son dos características fundamentales que siguen estando presentes hoy en los sectores cristianos comprometidos con los proyectos de liberación latinoamericanos”.
En relación a cuánto influyó la figura de Camilo a los sectores que vincularon y mixturaron cristianismo y marxismo en los años ’60 y ’70 en Argentina, Dri reflexionó: “la revista fundamental del compromiso cristiano en la Argentina de la década del ’60 se llamaba ‘Cristianismo y Revolución’, en la que estaba siempre presente la frase de Camilo Torres respecto a que ‘el cristiano tiene que ser revolucionario’, que la revolución está unida realmente al cristianismo. Esa figura, para muchos de nosotros, estoy hablando como integrante del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo de aquella época, Camilo Torres fue siempre un ejemplar, una figura que en nosotros estaba continuamente presente”.

Entrelazando

Durante la entrevista se produjo un intercambio directo entre Rubén Dri y los colombianos Jaher Torrado y Alejandro Bayona Arenas:

-Rubén Dri: Somos compañeros cristianos, latinoamericanos, estamos luchando por la Patria Grande latinoamericana, nos une ese proyecto y el cristianismo es una de las raíces fundamentales de este proyecto de liberación.

-Alejandro Bayona Arenas: La verdad que el cristianismo siempre me ha llamado la atención por varias razones, creo que si uno llega al origen del cristianismo se da cuenta de que la filosofía era para ayudar a los pobres y necesitados, desafortunadamente en el camino del cristianismo se fue desvaneciendo esa esencia y terminó en manos de inquisidores, con ideas que llevaron a personas como Camilo y usted a hacerse a un lado de eso e ir por una teoría diferente. Creo que hacer alarde de esa teoría de la liberación, quitar ese terrorismo ideológico que permiten muchas religiones con ideas nuevas, revolucionarias y progresistas, van a llevar muy lejos a esos pueblos que tanto lo necesitan. 

-Rubén Dri: Tenemos mucho que aprender. Los marxistas inteligentes, no dogmáticos, de la primera hora, como Rosa Luxemburgo por ejemplo, también como (Friedrich) Engels en aquel momento, se dieron cuenta de que el cristianismo en su nacimiento fue completamente revolucionario, porque tenía ese proyecto humanista de liberación que estaba enfrentado fundamentalmente con el imperio romano. Una figura como la de Camilo Torres nos sigue sirviendo a nosotros, es un gran símbolo de esta recuperación de las raíces liberadoras del cristianismo, que son fundamentales para todo el proceso latinoamericano, tenemos en este momento una contraofensiva neoliberal feroz a la que nosotros tenemos que responder desde nuestras bases latinoamericanas y cristianas.

-Jaher Torrado: Estos hombres que han logrado articular esto tan fundamental que es poder unir la teoría con la praxis, no hay teoría revolucionaria sin praxis revolucionaria, y un poco lo que pensaba Camilo frente al cristianismo, era que no hay cristianismo si no es a favor de los más necesitados, del pueblo. Quisiera terminar este diálogo recordando al padre Camilo en una de sus tantas entrevistas donde dice que describió el cristianismo como una vida centrada totalmente en el amor al prójimo: ‘me di cuenta que valía la pena comprometerse en ese amor, en esta vida, por lo que escogí el sacerdocio para convertirme en un servidor de la humanidad, fue después de esto cuando comprendí que en Colombia no se podía realizar este amor simplemente con la beneficencia sino que urgía un cambio de estructuras políticas, económicas y sociales que exigían una revolución a la que estaba íntimamente ligado’. Esa apuesta de muchos filósofos, investigadores, profesores que han unido el estudiar la sociedad, el conocer lo que es el cristianismo con la praxis revolucionaria, transformadora. 

-Alejandro Bayona Arenas: A uno le alegra entender el cristianismo de manera diferente. Desafortunadamente uno creció alrededor de un cristianismo muy aterrador, el cielo y el infierno a ganar en el transcurso del sufrimiento, esto fue abolido con pensamientos diferentes con ideas diferentes como esa idea superior que terminó Camilo yendo de Jesucristo que fue el amor pero alrededor de una ayuda real, no de misericordia ni de caridad, sino de que fuera mucho más allá, capaz de transformar una sociedad donde se construyeran bases que posibilitaran a esa sociedad vivir de manera digna, con todas sus necesidades subsanadas. 

-Rubén Dri: Realmente es una alegría inmensa compartir con ustedes estas reflexiones, escucharlos, dignos latinoamericanos, es decir hermanos. A mí me duele enormemente cuando se dice que alguien es extranjero cuando hablamos de un latinoamericano que está en Argentina. Nosotros somos hermanos, constructores de la Patria Grande Latinoamericana y por eso este intercambio de reflexiones, el escucharlos a ustedes a mí me produce una satisfacción realmente muy grande, teniendo en cuenta además que ninguno de nosotros puede liberarse solo o aislado, la liberación la debemos hacer entre todos, con esta fuerza común de latinoamericanidad.

Retrocesos y resistencias

Aprovechamos la comunicación con el teólogo y filósofo argentino para preguntarle cómo ve la actualidad de nuestro país frente al flamante gobierno que lidera Mauricio Macri y su contraste con el proceso kirchnerista de los últimos 12 años: “con el triunfo del macrismo estamos teniendo un retroceso fenomenal que asusta –aseveró Dri, de público apoyo al kirchnerismo–, pero hay resistencia popular, no es que aquí está todo calmo y se acepta este proyecto de dominación. Aquí hay un ajuste tremendo, desocupación, despido de trabajadores, los gremios están bastante dormidos, recién comienzan a despertarse, pero hay bases populares que se formaron durante el kirchnerismo, durante estos 12 años, que están movilizadas. Durante la semana, casi todos los días y sobre todo los fines de semana hay concentraciones populares en todo el territorio nacional, de manera que estamos en lo que nosotros denominamos la ‘resistencia con aguante’, esta es la etapa en la que nos encontramos en este momento. El sábado pasado en Plaza de Mayo, en la carpa de la Tupac Amaru, cuya líder Milagro Sala está presa, es la primera presa política de este sistema, se hizo una misa presidida por los sacerdotes de la Opción por los Pobres, con una asistencia masiva, gran participación, en adhesión a Milagro Sala y en contra de este proyecto de dominación. De manera que la resistencia está, están las bases, ahora tenemos que avanzar o resistir en un momento de una ofensiva neoliberal muy fuerte”.
En este marco, Dri reflexionó sobre la figura del Papa Francisco en el actual proceso argentino y latinoamericano: “en los viajes que hizo en América Latina ha mostrado que está completamente a favor de los movimientos populares, sobre todo en las intervenciones que hizo en la visita a Bolivia donde tuvo las expresiones más fuertes. Creo que él quiere recuperar a la iglesia y se da cuenta que la iglesia puede ser recuperada solo en América Latina, porque es donde hay un cristianismo viviente, de liberación, se da cuenta de esto y creo que su intervención como la vemos hasta este momento va a ser favorable para esta recuperación de las luchas”.

100 mil Camilos

Hacia el final de este programa especial de Entrelazando Resistencias, Alejandro Bayona Arenas se despidió recordando una frase del propio Camilo Torres:
“Nuestra fuerza no es el dinero, no es la técnica, no es la instrucción, es la de estar convencidos de que tenemos la verdad y la razón, que esta razón y esta verdad están prostituidas si la clase popular no es capaz de unificarse como lo está la clase dirigente para combatir los intereses de las mayorías”.


Y cuando ellos bajaron 
por su fusil, 
se encontraron que el pueblo 
tiene 100 mil. 

100 mil Camilos prontos 
a combatir, 
Camilo Torres muere 
para vivir.

(fragmento de Cruz de Luz de Daniel Viglietti)

0 comentarios:

Publicar un comentario