3 feb. 2016

Hace apenas dos días se confirmaron las sospechas sobre un nuevo ministerio en crisis. Esta vez, más de 100 trabajadores/as del ministerio de Salud recibieron la noticia, como ya es costumbre, de manera informal -verbal-, que estaban despedidos. Los telegramas llegarían a sus casas con el anuncio tangible al día siguiente. En representación de la Junta Interna de ATE en esa cartera, Camila Lynn dialogó con Luis Angió en Otras voces, otras propuestas sobre la nueva ola de despidos y las políticas públicas que peligran a partir del vaciamiento. (Por La Retaguardia)

Foto: trabajadores y trabajadoras del Ministerio de Salud al enterarse de los despidos.

Políticas públicas en peligro

"Nos enteramos de que existía una lista con 113 personas del ministerio de Salud, de las cuales 20 son del Programa de Salud Sexual, que es el que más despedidos tiene. Esta política se vería totalmente reducida en sus funciones. Los compañeros fueron notificados verbalmente, lo comentamos con la funcionaria a cargo del Programa y nos confirmó que es verdad y que ya avisaron a Modernización de la emisión de telegramas”. Lynn explicó que el Programa funcionaba con unos 56 trabajadores: el recorte es abrupto. “La subsecretaria (de Atención primaria de la salud) ya nos informó que su intención es que el equipo pase a ser de 15. Eso no está ni cerca de los objetivos que alcanzamos en el día. El programa se reduciría a cuestiones administrativas. Las capacitaciones, la compra de métodos anticonceptivos, la compra de insumos, se verían totalmente reducidas”.
El Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable fue creado por ley en el 2002 y en el 2003 comenzó a depender, a partir de una resolución del ejecutivo, de la órbita del ministerio de Salud. “Lo que hace es la compra de métodos anticonceptivos que se distribuyen a todos los hospitales y centros de salud del país. Nuestro país tiene la canasta de métodos más grande de toda la región y somos pioneros en este tema: cualquiera puede ir a un hospital o centro de salud a elegir el método anticonceptivo que le parezca y recibirlo de manera gratuita”. El Programa, además, se dedica a formar a los profesionales de la salud pública de todo el país:  “para formarlos en las temáticas de salud sexual. No sólo se trata de métodos sino también de temas vinculados a la diversidad, a la fertilización asistida, a una visión integral de la sexualidad. También había un área de comunicación que producía materiales didácticos, informativos, folletos, spots, de forma federal. Trabajábamos en conjunto con los programas provinciales y éramos un nexo con ellos”, desarrolló Lynn.
Según la integrante de la Junta Interna de ATE, el nuevo gobierno no dimensiona la importancia que tiene, por ejemplo, la capacitación de los trabajadores de la salud: “Un ginecólogo recibido hace 20 años necesita formación y actualización periódica, ya que los avances científicos y las nuevas miradas en relación a la sexualidad se modifican. Hay que dejar en claro, además, que hablamos de temas que nos preocupan, por ejemplo, la mortalidad materna, muchas mujeres que mueren en situación de parto o de aborto, adolescentes embarazadas, violencia sexual, abusos”. Para Lynn, son problemáticas que le importan a la sociedad en su conjunto y que el Programa mantenía en escena: “No es algo nuevo, llevó mucho tiempo construir lo que se ha hecho hasta ahora, tenemos clarísimo que nos faltaba mucho más. Que una mujer se muera por razones de mortalidad materna es grave y muestra la inequidad que hay en el país. Es ahí donde entendemos que tiene que estar el Estado con presencia fuerte. De llevarse adelante estos despidos, todo esto está en riesgo”, advirtió.

Quién avisó

El anuncio informal fue realizado por la subsecretaria de Atención Primaria de la Salud, Dora Saráchaga. Lynn explicó que, desde el comienzo de esta gestión, el programa no tiene designado a ningún coordinador. “Nadie nos conoce ni nos vio trabajar, esta es una decisión totalmente arbitraria. Hace un mes que el Programa está parado luego de que nos llegara una nota diciendo que dejáramos de trabajar y que recibiríamos nuevas indicaciones. 56 personas estamos mirándonos las caras esperando el momento para volver a nuestras funciones”. La negociación para exigir respuestas y lograr la reincorporación estuvo acompañada por ATE, que consiguió una reunión con el secretario de Salud Comunitaria, Néstor Pérez Baliño, que mañana volverá a recibir a los trabajadores luego de, según expresó, ponerse al tanto de la situación. “Nos preocupan los trabajadores despedidos en el Ministerio en general pero también el futuro de la política pública y el impacto de esto en la salud sexual de toda la población”, enfatizó Lynn.

Qué desarticulan

“La mayoría de los despedidos pertenecen a la Subsecretaría de Saráchaga, el resto están en la dirección Maternidad e infancia que trabaja cuestiones de atención en el parto, neonatología, primeros años. Ahí también dejarían de funcionar áreas enteras y el resto de los despedidos viene de puntos diversos del Ministerio, no se ve otra relación tan fuerte con el desmantelamiento de un programa como sí en Salud Sexual”, Lynn explicó los motivos de su preocupación.
Con respecto al Plan Qunita, sobre el que corrieron rumores de cierre, la delegada explicó que se encuentra parado: “No sabemos qué va a pasar con las cunas que están en el depósito y las maternidades que todavía mantienen la vigencia las siguen entregando”. Para Lynn, el ministerio tenía un fuerte trabajo territorial que se encuentra completamente paralizado: “Hay camiones sanitarios que tienen 300 personas capacitadas para estar en terreno y atender a cualquier tipo de población y están adentro de una oficina mirándose las caras y en este contexto de emergencia sanitaria nacional en relación al dengue y las inundaciones y como trabajadores del Estado y ciudadanos, nos pone muy mal que esos camiones no estén funcionando como deberían”, lamentó.

La reacción

“Por la situación dentro del Ministerio, el jueves 4 a las once de la mañana vamos a hacer una movilización fuerte y a las 13 nos reunimos con las otras juntas internas de ATE Capital para marchar todos juntos hasta Modernización porque entendemos que es de ahí de donde viene la orden y están efectuando los despidos y queremos marcar una presencia fuerte ahí”, anunció Lynn y analizó el contexto: “En Salud nos tocó el lunes pero viene pasando en otros ministerios como Cultura, en Fabricaciones Militares. No es algo aislado de Nación, sino que se repite en el sector público y también en el privado y por eso marchamos con ATE Capital hacia Modernización con todas las juntas internas de ministerios nacionales”. Lynn enfatizó en que, además de preocuparle las fuentes de trabajo y las familias que quedarán en la calle, el desmantelamiento significa, también, el abandono de políticas públicas fundamentales: “¿Qué Ministerio están pensando? ¿Uno en el que se trabaje, que esté en el territorio, que piense políticas y haga protocolos o uno que regule y fiscalice a las provincias? Muchos de estos funcionarios nuevos son los mismos que lo vaciaron en los 90. La verdad es esa, no hay para nada un cambio”, denunció.

Al cierre de este informe, la ginecóloga Silvia Oizerovich habría sido nombrada como Coordinadora del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Sin embargo, no hubo marcha atrás con los 20 despidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario