25 feb. 2016


Para analizar la repercusión y los efectos del paro de ayer y las cientos de movilizaciones convocadas en todo el país, Alfredo Grande e Irene Antinori dialogaron unas horas antes de la jornada, por Radio La Retaguardia con Jorge Acedo de ATE Rosario en Sueños Posibles. Como respuesta a los más de 26 mil despidos injustificados en la órbita del Estado, el sindicato convocó a una huelga nacional. En el curso de la agitación de la medida se sumaron decenas de nuevos gremios en solidaridad o por sus propias reivindicaciones, entre ellos se encuentran la CICOP (médicos), la CTA (central sindical) y Suteba (docentes). (Por La Retaguardia)

Foto: resumenlatinoamericano.org



“La convocatoria de ATE fue muy difundida, todos saben los motivos y la forma en que se discutió, cómo se fue dando. Lo que ha habido fue un ataque fuertísimo del nuevo gobierno contra los trabajadores estatales. A esta metodología de poner a la policía en la puerta para ver quiénes entran yo no la vi nunca en todos mis años de militancia. A mi me echaron los militares en el 76”, explicó Acedo para comparar las improntas persecutorias: “Me llamaron a la oficina de personal, me leyeron esos decretos que tenían de seguridad nacional y contra la lucha terrorista, me dijeron que me iban a pagar un sueldo por cada año de servicio. Hasta en eso lo que hizo el gobierno es peor”.
Acerca de los temores previos por la posible implementación del protocolo antipiquetes en alguna de las concentraciones, Acedo se posicionó: “A nosotros nos ponen a prueba todos los días: nos echan del trabajo, no aceptan la decisión paritaria. Patricia Bullrich es un mamarracho. Lo que están diciendo es que al que proteste le va a ir mal, eso es lo que dicen, pero a nosotros no nos importa porque tenemos la obligación de hacerlo y somos representantes de los trabajadores que ellos despiden”, aseguró. Para el sindicalista, no hay que dar vueltas a la hora de los análisis: “Hoy decía un abogado de ATE que si los que nos movilizamos somos los trabajadores, nos tiene que citar el ministerio de Trabajo, no el de Seguridad. No tienen nada que ver con nosotros”.
Acedo denunció la interferencia del gobierno de Macri en la posibilidad de los trabajadores de elegir sus propios delegados y aclaró: “El gobierno de Macri también es consecuencia del gobierno que tuvimos. Una cosa es hablar, pero otra es impedir que se elijan delegados en los lugares de trabajo y principalmente en el Estado. No es que la 'la gente' de pronto se volvió de derecha en el país, el gobierno que tenemos es consecuencia del anterior. Nos quisieron destruir ATE, partieron la CTA, decían que estaban en defensa de los trabajadores y se juntaron con los mismos que Macri el otro día. Hay que ser claritos”, expresó. El sindicalista se mostró imparcial ante el paso de los gobiernos: “Algunos podrán favorecernos más que otros pero nosotros aprendimos hace mucho tiempo que nos salvamos a nosotros mismos. La discusión entre el kirchnerismo y macrismo me pasa por arriba. No me interesa”.
Acedo consideró, además, que el Estado es de derecha y puso en cuestión a la legitimidad de esta democracia: “Esto no es responsabilidad solamente del gobierno que lleva 70 días, sino también de los anteriores. La persecución a los trabajadores existió siempre, a veces más brutal y a veces más solapada. Hay sectores del Estado donde el propio gobierno impugnaba las elecciones de delegados. Claro, en eso están de acuerdo todos, la dirigencia burocrática y los empresarios”. Recordó, otra vez, los inicios de su militancia: “Yo empecé siendo delegado en el 72, en aquella época había tantos burócratas en el sindicalismo que los de hoy son nenes de pecho. Pasó todo lo que pasó porque el 98% de las empresas tenían delegados en los sectores y hoy es totalmente al revés. Más del 90% no tienen. El sindicato es una entelequia que dice 'hoy paramos, mañana arreglamos'”.
Por último, sobre los resultados de la jornada, Acedo aclaró: “Nosotros no le garantizamos el triunfo a nadie, pero sí el espacio para la dignidad y para defender los derechos porque en definitiva los que ya tenemos son por todos los compañeros que pelearon antes, inclusive los que fundaron ATE que eran los marginales del Estado. Changarines, peones, por trabajo a destajo, sufrían al día la economía. Esa precariedad fue profundizada por el último golpe cívico militar y para adelante la democracia aceptó eso como una regla de juego indispensable para mantener la ganancia empresaria”, denunció.

0 comentarios:

Publicar un comentario