21 feb. 2016

Ante la reanudación de las audiencias de la megacausa de La Rioja, dialogamos con la ex presa política Lucila Maraga. Repasamos la visita ocular y reconocimiento del lugar donde estuvo cautiva que se realizó en el marco de este proceso y reflexionamos sobre los desafíos de los organismos de cara a la nueva gestión en el gobierno nacional. (Por La Retaguardia)

Iniciamos la charla con Lucila Maraga recién salida de una nueva audiencia por la Megacausa La Rioja: “todavía estamos con los compañeros, los comentarios, los abrazos, la fuerza que nos damos entre nosotros porque sabemos que todas estas audiencias son fuertes, duras, dolorosas, a pesar de que nosotros luchamos durante todos estos años para llegar a esta instancia”, expresó al comienzo de la entrevista con Oral y Público.
En estos momentos el juicio continúa en la etapa de testimonios: “hay por lo menos 30 compañeros que aún tienen que declarar. Estamos en una etapa donde ya terminaron de testimoniar los compañeros que son testigos-víctimas del juicio, y quedan quienes también han sufrido cárcel, han sido secuestrados, torturados, pero que dentro de este juicio se los toma como testigos de concepto. Con sus testimonios, ellos vendrían a reafirmar lo que los testigos víctimas ya han denunciado de los distintos lugares de detención. Son testimonios muy importantes pero un poco más acotados; ellos hablarían de los imputados, de los compañeros que han visto, de lo que ellos han visto, escuchado y vivido. Estamos en ese proceso y se calculan 3 compañeros por audiencia, hoy por ejemplo fueron 2 y en general terminan siendo 2 por lo extenso que se hace, porque recordemos que además del testimonio que uno da están las intervenciones de las defensas de los imputados que son muy tediosas, que quieren desestabilizar a los testigos, o sea que se da una situación de tensión. Entonces los testimonios que podrían ser mucho más ágiles y menos dolorosos para las víctimas se dilatan por esta situación de las defensas. Se calcula, si se sigue en un proceso así, que para mayo, junio pueda llegarse a la finalización de este juicio, pero todavía quedan unos 40 imputados de la megacausa general que seguirían siendo juzgados en otros juicios”, detalló Maraga.
Hace dos semanas se realizó, en el marco de este juicio, una visita ocular al lugar donde Maraga y varios secuestrados permanecieron cautivos: “fue en el lugar donde funcionó la delegación de la Policía Federal, desde años anteriores al golpe y en el caso nuestro que fuimos detenidos en 1975. Fuimos 4 compañeros, fui junto a Lucho, Azucena y Diana. Ese lugar hoy es una casa familiar que había sido alquilada y que ahora está abandonada, incluso tuvimos inconvenientes con el dueño para entrar, pero por orden judicial entramos y está totalmente abandonada, bastante deteriorada, mucha maleza a pesar de las que igual caminamos, vimos y pudimos descubrir los lugares en los que hemos sido torturados, donde hemos sufrido los abusos sexuales. Mucho dolor, mucha angustia no solamente para nosotros sino también para nuestras familias, nuestros hijos, nuestros amigos, pero es lo que nosotros hemos estado buscando, que se haga justicia y para eso hemos mantenido en nuestra memoria, sin querer olvidarnos, todas estas cosas que hoy podemos verbalizar frente a un tribunal”.
Como forma de acompañar y apoyar el desarrollo de las audiencias, todos los jueves Radio Voces (integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos) lleva adelante una radio abierta, bajo el nombre “Voces por la memoria”. Al respecto, Maraga afirmó: “es una forma de acompañar las audiencias, se hace en la vereda frente al Tribunal, con una familia solidaria que nos da la corriente, entre distintas agrupaciones, cada uno aporta algo, y se hace esta radio abierta. Es como un lugar de encuentro al que vienen todos los compañeros que todavía no pueden subir a las audiencias porque son testigos, o también se acercan familiares nuestros que quieren acompañarnos y hay mucha gente que no se anima a subir todavía a las audiencias por lo fuerte que son y acompañan desde abajo”.

Perspectivas

Desde Oral y Público, el programa de los juicios a los genocidas que se emite por Radio La Retaguardia, le consultamos a Lucila Maraga cuáles eran sus sensaciones ante la nueva gestión de Cambiemos en el gobierno nacional y su relación con los juicios de lesa humanidad: “hacemos la lectura que no va a ser fácil –reflexionó–, vamos a tener que seguir haciendo mucha fuerza, como se hizo hasta lograr los juicios. Tenemos que seguir trabajando sobre eso, seguir luchando, porque si bien se baja la voz de que los juicios siguen como política de Estado o que van a seguir adelante, nosotros sabemos que no se está brindando la posibilidad para que sigan de la misma manera. Gente de los equipos de trabajo que venían a La Rioja en el apoyo a los testigos en estos juicios se ha quedado sin su trabajo; sabemos que por un lado se dice que es política de Estado pero por otro lado te lo están vaciando. Pero seguiremos con la misma fuerza, la misma convicción de que estos juicios tienen que seguir adelante y nosotros vamos a seguir con ese mismo entusiasmo”.
Maraga aseguró que además tienen en claro que existe un avance en lo que hace a la protección de los civiles que han participado en el Terrorismo de Estado: “sabemos también que van avanzando en el protocolo que se hizo de seguridad que avanza en otro sentido. Estos juicios no son lo que a este gobierno le interesa, tampoco las luchas y reivindicaciones populares, sociales, entonces seguiremos trabajando, seguiremos en la lucha, con la convicción de que la verdad que sostuvimos todos estos años tiene que llegar a juicio y tienen que ser juzgados y condenados con cárcel común y efectiva los responsables. Nosotros hemos notado en estas nuevas audiencias el rol que está cumpliendo la defensa, como lo hace en todo el país, pero nosotros lo estamos viviendo acá con la vuelta de sus preguntas capciosas, tomando puntos que no hacen al juicio pero que pueden desestabilizar al testigo, con una claridad mayor de que ellos van a defender a estos imputados a costa de que los testigos tengamos que pasar por una doble situación, como es la de dar nuestro testimonio con tanto dolor. Esto pasó cuando se hizo la inspección ocular en la Policía Federal, que para nosotros fue y sigue siendo un centro clandestino de detención donde además de las torturas, de los atropellos y de los delitos sexuales que sufrimos las mujeres en ese lugar, estuvo participando ahí el Comando Libertadores de América, conjuntamente con las fuerzas de La Rioja, son lugares que han sido emblemáticos de lo que ha sido la represión; y no estamos hablando de lugares de Buenos Aires, esto es acá en La Rioja, donde han participado los que han llevado la represión adelante. Pero nosotros seguiremos adelante con fuerza”.
En este punto, Maraga reiteró que los organismos de derechos humanos continuarán su pelea, preparándose a su vez para el próximo 24 de marzo, en el que además se cumplirán nada menos que 40 años del último golpe cívico militar: “seguiremos en la lucha, caminando entre todos, ahora más que nunca estamos convocándonos las distintas fuerzas de la provincia para hacer un acto importante, que trascienda para el 24 de marzo, y reafirmar ese día todo esto, que vayan los civiles, los militares que no solo han torturado, han hecho desaparecer niños, sino que también han destruido económicamente al país, por todo esto estamos pidiendo justicia y que se acabe la impunidad”.

0 comentarios:

Publicar un comentario