21 feb. 2016

En la emisión del jueves 18 de febrero de Enredando las mañanas repasamos, junto a Sol Arrieta de El Zumbido de Neuquén, los casos de dos jóvenes víctimas de gatillo fácil. Por un lado el de Pablo Vera, en Río Negro, y el primer día de juicio contra el policía Jorge Villegas, que lo mató de un disparo a 2,5 cm. de la nuca; por otro lado el de Matías Casas en Neuquén, cuya causa nos trajo una buena noticia hacia el final del programa con la confirmación de que el agente Héctor Méndez, que lo asesinó disparándole cuatro veces por la espalda, seguirá en la cárcel. (Por La Retaguardia)

Pablo

Pablo Vera era de un barrio de las afueras de Fiske Menuco (tal como está extendido nombrar a la ciudad de General Roca en algunos ámbitos vinculados a la militancia y el estudiantado) y fue asesinado en septiembre de 2014.
“Era la madrugada y estaba en el centro de la ciudad. Un policía que estaba de vacaciones salió con su arma reglamentaria y al grito de ‘alto policía’ se le acercó, lo agarró y le disparó en la nuca. Esta historia desde el primer momento fue planteada desde los medios como que un policía había matado a un chorro que le estaba queriendo abrir el auto, que lo había agarrado in fraganti, habían forcejeado y al policía se le había escapado un tiro”, relató Sol Arrieta, integrante de El Zumbido, uno de los medios que conforman la Red Nacional de Medios Alternativos.
“Por supuesto se pudo probar que no era así, que todos esos son discursos estigmatizantes, funcionales a la policía. Es un caso que está repleto de irregularidades, no solamente en cuanto a, por ejemplo, las pericias, ya que cuando se peritó la ropa de Pablo estaba lavada, sino también a que, tal como ocurre en cualquier lugar de Argentina, si un pibe comete un delito, cualquiera sea, y sobre todo si es un asesinato, inmediatamente queda bajo prisión preventiva. De hecho aproximadamente el 60% de la población penitenciaria no tiene una sentencia firme todavía, un número que no es pequeño. En el caso del policía Jorge Villegas, que le disparó a Pablo a menos de 3 cm. de la nuca y lo mató en el acto, no se le dio prisión preventiva. A diferencia de cualquier persona, llegó al juicio en libertad”, explicó Arrieta.
“En Neuquén –agregó– hemos logrado que todos los policías homicidas en casos de gatillo fácil lleguen a juicio en prisión. En el caso de Fiske Menuco en particular y Río Negro en general, la población todavía tiene muchas características que juegan en contra, de hecho se hicieron manifestaciones a favor del policía y se logró que llegara a juicio en libertad”.
Arrieta recordó además otro hecho que marcó la lucha de familiares y amigos de Pablo Vera: “el asesinato fue en septiembre de 2014 y en noviembre, cuando la familia y militantes volvieron a exigir que el policía llegara preso al juicio, hicieron una manifestación frente a la ciudad judicial que no solamente fue reprimida, sino que 25 personas, familiares y amigos de Pablo Vera, entre ellas una mujer con 8 meses de embarazo, nenes de entre 11 y 13 años, fueron secuestrados y metidos en la comisaría, torturados y permanecieron 72 horas incomunicados. Esa es una causa que todavía no avanza y sin embargo a todas las personas que fueron torturadas sí se les abrieron causas”.
El miércoles 17 de febrero fue la primera audiencia del juicio contra el policía Jorge Villegas. Radio Zona Libre y El Zumbido organizaron una radio abierta afuera del lugar, a pesar de que la idea original era retransmitir -tal como lo han hecho en otras oportunidades- lo que estaba pasando en la sala, ya que se trata de un juicio oral y público: “en este caso no nos permitieron sacar el audio, así que tuvimos que completar la mañana con entrevistas a familiares de otros casos que estaban presentes en el lugar. Pero básicamente en la primera audiencia hubo declaraciones de peritos, entre ellos de quien hizo la autopsia del cuerpo de Pablo, que pudo determinar que la bala entró a 2,5 cm., o sea que desbarató la hipótesis del forcejeo, de que sin querer se le escapó un tiro; también declaró el perito que pudo determinar que el tipo de arma que fue disparada no se dispara sola, sino que hay que accionarla voluntariamente, con lo cual en ese sentido la primera audiencia fue bastante próspera para la familia de Pablo. Villegas se negó a declarar como hacen siempre los policías en estos casos, ya que esperan a escuchar todos los testimonios y el último día piden hablar e intentan dar lástima”, repasó Arrieta.
En la primera audiencia además quedaron formuladas dos acusaciones contra la policía; la fiscalía y la querella no se pudieron poner de acuerdo en ese sentido porque la fiscalía insistió con esto de que para que se desencadene el hecho se partió de un robo, versión que por supuesto la querella no avaló”, agregó la integrante de El Zumbido.
Respecto a la importancia de esta causa para la lucha y militancia en Fiske Menuco y en Río Negro en general, Arrieta reflexionó: “en realidad no es más importante que otras, sino que es un caso ejemplar, es decir hay otros casos de la región, en Neuquén, como el caso de Braian Hernández que era un chico menor, de 14 años, que iba en un auto con amigos y que efectivamente se comprobó que el policía disparó y le pegó en la nuca y lo mató. Es un caso que conmovió socialmente, porque era un chiquito, no estaba en una situación de robo, ni nadie lo puso en esa situación, se consiguió que le den perpetua al policía y sin embargo le bajaron la pena a 15 años, pero en este caso puntual de Pablo, inmediatamente se puso esa cosa del policía y el ladrón, el policía bueno que estaba cumpliendo con su trabajo, un chorro menos, todo ese discurso. En ese sentido me parece que es fundamental darlo vuelta”.

Matías

El jueves 18 de febrero por la mañana se llevó adelante una audiencia muy importante en la causa por Matías Casas en Neuquén.
Matías es otro chico asesinado por la policía: “lo mató en julio de 2012 el policía Héctor Méndez. Se tardó mucho en llegar al juicio por un montón de dilaciones, hasta que a fines de 2013 se realizó el primer juicio por jurado popular en Neuquén, que en junio de 2014 por unanimidad consideró culpable al policía Méndez de haber matado a Matías de cuatro tiros por la espalda. Una situación en la que en un primer momento también se argumentó que fue una pelea familiar, se decía que Matías había amenazado al hijo de Méndez y que por eso el policía reaccionó y lo había ido a buscar y lo terminó matando no se sabe por qué. La justicia lo condena a cadena perpetua, que es lo mismo que sucedió con el caso de Braian Hernández, al poco tiempo, y al igual que pasó con el caso de Braian, el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén le bajó la pena a 20 años quitándole el agravante de abuso de función; a Salas, el homicida de Braian, se le bajó la pena a 15 años. Es muy importante remarcar esto en cuanto a la resolución judicial, que sabemos que no tiene el mismo carácter que le damos desde la lucha, pero en cuanto a lo judicial lo más importante es el agravante del abuso de sus funciones, no solamente porque ese agravante condena a perpetua a los policías sino que además deja explícito el hecho de que un policía con un arma reglamentaria mate a un chico es abusar de su función. Sin embargo, tanto en el caso de Matías como en el de Braian, ese agravante fue quitado, entonces no solamente se les bajó la pena sino que además la justicia está diciendo que puede ser parte de la función policial matar a un pibe”, detalló Sol Arrieta.
Hace una semana la defensa de Héctor Méndez pidió que por vencimiento de plazo directamente se sobresea al policía y se lo deje en libertad. Esta era la decisión que debía tomar el Tribunal de Impugnación de Neuquén en la mañana del 18 de febrero. “Entendemos que el hecho que coincida el mismo día que el juicio por Vera es adrede porque hemos logrado en Río Negro y Neuquén que las familias y la militancia se junten por estos casos, desde Choele Choel con el caso de Daniel Solano, Fiske Menuco con Vera, Allen con el caso de Carlos Painevil, Picun Leufú con Sergio Ávalos, entre otros. Es toda una región en la que la militancia se mueve para esos casos y por suerte se trabaja juntos. Ayer (por el miércoles 17) mucha gente no pudo estar allá (en el juicio por Pablo) porque se hacía acá (en Neuquén) una conferencia de prensa por el caso de Matías. Que estén las dos fechas juntas no es casualidad”, expresó Arrieta.
Hacia el final de la emisión de Enredando las mañanas nos volvimos a comunicar con Sol para que nos contara el resultado de la audiencia del Tribunal de Impugnación. Los jueces confirmaron la sentencia a 20 años de prisión para Héctor Méndez: “la audiencia estaba prevista para las 12 y se adelantó el fallo por mail, pero fue un adelanto positivo porque nos informaron que no quedará en libertad y que por el momento continuará con la pena de 20 años, lo cual además permite seguir con la lucha a través de la Corte Suprema de Justicia enviando la causa para poder retomar el pedido a prisión perpetua que es en realidad lo que le corresponde a los policías que matan chicos”, explicó.
Luego, nos comunicó con Liliana Silva, mamá de Matías, quien expresó su satisfacción por el resultado de la audiencia: “estoy muy contenta. En el día de hoy notificaron por e-mail, no nos dieron la cara, pero confirmaron los 20 años de condena y es muy importante para la lucha que estamos haciendo. Igual seguiremos en la calle, seguro que (Carlos) Ronda (defensor del policía) va a apelar, pero nosotros seguiremos en la lucha porque queremos lograr que la Corte Suprema confirme la perpetua, el abuso policial; la lucha continúa”.
En este sentido, Silva remarcó: “vamos a seguir, no solo en el caso de Matías, en todos los casos, porque hay mucha impunidad, pero igual es un día de mucha alegría para nosotros, para mí, para César que es su papá, calculo que para Mati donde esté… porque él merece descansar, así que seguiremos en esta lucha. Gracias a los medios y a todos los que nos acompañaron, porque sin ustedes no se podría hacer nada, y acompañamos el caso de Vera también”, dijo Liliana, con la voz quebrada por la emoción.
Hacia el cierre de la comunicación, la propia Sol Arrieta remarcó la importancia del lazo y lucha en común entre los familiares: “cada familia a la que el Estado le roba un pibe se solidariza con las otras familias y se va formando una red enorme que demuestra que no es un policía, que no son hechos aislados, que es toda una institución y que son todos los pibes los que están en riesgo, y que afortunadamente las familias se pueden juntar y estrechar estos lazos enormes”, finalizó la comunicación con Enredando las mañanas, que cerró su emisión del jueves con una noticia alentadora.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO Síntesis de las causas 

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO La mamá de Matías Casas

0 comentarios:

Publicar un comentario