13 mar. 2016

Lo dijo el abogado Nicolás Tauber, miembro y coordinador de Liberpueblo que integra el Encuentro Memoria Verdad y Justicia (EMVyJ), en relación al intento de distintas organizaciones de convocar a una marcha única para el 40 aniversario del golpe de Estado cívico militar. Durante una entrevista con Sueños Posibles, el programa que conducen Alfredo Grande e Irene Antinori por Radio La Retaguardia, Tauber explicó las posiciones en común, las diferencias y por qué habrá finalmente 2 marchas, tal como ocurre desde hace 10 años. (Por La Retaguardia)


Daniel Feierstein, doctor en Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, fue quien dio el primer paso. Convocó a distintos organismos de derechos humanos a una reunión con el objetivo de coordinar la realización de una sola marcha de cara al próximo 24 de marzo, día en que se cumplen 40 años del golpe genocida. Asistieron organizaciones que integran el Encuentro Memoria Verdad y Justicia y también organismos vinculados al último gobierno de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. 
“Se empezó a conversar sobre la posibilidad de hacer una sola marcha y nosotros llevamos la propuesta de nuestras consignas. Veníamos marchando con consignas independientes y queríamos que esta marcha también reflejara las violaciones a los derechos humanos durante los últimos años, durante estos 33 años de gobiernos constitucionales. Ahí hubo un intercambio, se quedó en una segunda reunión a 15 días y el mismo día que íbamos a volver a vernos los organismos más referenciados en el kirchnerismo levantaron la reunión, dijeron que no aceptaban seguir discutiendo y convocaron a su marcha media hora antes del horario que estábamos pensando nosotros. Ellos ya sabían que nosotros íbamos a convocar 14.30 y ellos convocaron a las 14 para marchar desde Avenida de Mayo y 9 de Julio, con lo cual las negociaciones lamentablemente se rompieron, no por iniciativa nuestra. Tampoco fue posible algo que se planteó que fue tratar de sacar alguna solicitada o tener algún marco de acuerdo a los efectos de que aunque se realicen 2 marchas se pueda tener una actividad ordenada que permita que se expresen los millones de argentinos que salen a la calle, más allá de tal marcha o tal otra, a expresar su repudio y expresar la lucha por la vigencia efectiva por los derechos humanos hoy. No fue posible, hubo conversaciones y quedaron 2 marchas, la de los organismos más referenciados con el gobierno anterior que plantean hacer una movilización en la que se reivindique expresamente al gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, y una marcha independiente, la de todos los años del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, que concentra a las 15.30 en Congreso para marchar a Plaza de Mayo”, explicó Tauber. 
“Nosotros tampoco teníamos muchas intenciones de hacer una marcha en donde queden relegadas las posiciones independientes – continuó Tauber – y quede diluido en un golpe antimacrista desde el kirchnerismo, por eso también hay 2 marchas, amén de lo que diga cada uno y las reuniones y demás. Nosotros no vamos a bajar ninguna bandera, ni ninguna de las luchas porque los otros organismos de derechos humanos que se referenciaron en el gobierno anterior mantuvieron un silencio cómplice con las violaciones a los derechos humanos durante estos 10 años. No se trata de contarle las costillas a nadie sino de plantarse y tener una posición política clara. A su vez era hipocresía y oportunismo plantear de juntarnos en una única marcha sin documento o con 2 documentos distintos sin discutir absolutamente nada porque por algo, como planteamos en la reunión, venimos marchando en forma separada desde hace10 años. Hasta 2006 había una sola marcha, pero ese año cuando el Encuentro Memoria Verdad y Justicia hizo uso del micrófono y se dijo que en Las Heras había criminalización, represión y tortura, desde el sector del kirchnerismo tiraron piedras al palco, ahí fue cuando se rompió la marcha única del 24, no la rompimos nosotros”.
En diálogo con Sueños Posibles, Tauber se refirió al problema político que surgió durante la primera y única reunión en pos de una sola marcha: “el kirchnerismo nos planteaba que ahora el enemigo era uno, Mauricio Macri, que había que unir todo contra él y no había que tener ninguna consigna, ni crítica contra el gobierno anterior, no mencionar absolutamente, se negaban a plantear el tema de la derogación de las leyes antiterroristas, no aceptaban hablar de la criminalización de la protesta, no planteaban la aparición con vida de Jorge Julio López, había un sinnúmero de puntos que no eran meramente reivindicativos. Entonces era una marcha antimacrista kirchnerista o una marcha independiente obviamente opositora al macrismo pero sin dejar de señalar cómo se llegó a esta situación. Los organismos de derechos humanos no pueden ser oficialistas, tenemos que ser críticos del oficialismo que esté aunque sea de nuestra simpatía, porque sino no cumplimos, el Estado viola derechos humanos entonces si nosotros dejamos de decir eso, dejamos de denunciar y de pelear no hay posibilidad. El propio Lenin durante la Revolución de Octubre se negaba a que dejaran de existir los sindicatos y se dejara de pelear contra el Estado por sus reivindicaciones, es un tema básico”.
De todos modos, las conversaciones se mantienen. Uno de los puntos es evitar que, tal como ocurrió otros años, la movilización kirchnerista no permita ingresar a la otra a la Plaza de Mayo: “actualmente hay como una pequeña mesa de negociación donde ellos acordaron salir de la Plaza a las 17, otros años no han cumplido el acuerdo, esperemos que esta vez lo cumplan a los efectos de que puedan estar las 2 marchas y se puedan escuchar todas las voces que hay y que el pueblo se manifieste tranquilamente. Para nosotros, obviamente lo peor que le puede pasar al movimiento popular es que haya un problema el 24 de marzo, así que por nuestra parte que marchemos cada uno en la marcha que quiera, muchos independientes marcharán en las 2, otra gente se quedará en la Plaza, la idea es que se exprese la lucha por la vigencia de los derechos humanos y también que exprese no al protocolo, por los 30.000 compañeros desaparecidos, fuera Obama, es decir las consignas que tenemos desde el Encuentro”, explicó Tauber.

Juntos en la calle 

“Nosotros no estamos en desacuerdo de golpear juntos con los organismos kirchneristas o con quien sea en las reivindicaciones puntuales y en las situaciones que se vayan dando, de hecho nos manifestamos en favor de la libertad de Milagro Sala cuando la encarcelaron por hacer el acampe en Jujuy. Nosotros no hacemos antikirchnerismo, nosotros hoy peleamos por la vigencia de los derechos humanos, lo que pasa es que si hacíamos una sola marcha detrás del kirchnerismo y un acto de reivindicación de Néstor y Cristina realmente quedaba totalmente diluido y partidizado una fecha, un acto, una movilización que es independiente, para repudiar el golpe de Estado y denunciar las violaciones a los derechos humanos hoy, porque los 30.000 desaparecidos no desaparecieron por nada, arbitrariamente. Nosotros levantamos sus luchas y las mantenemos. Esa es la discusión que está detrás de las 2 marchas”, especificó Nicolás Tauber.
El abogado señaló además que la profundización de la represión y la ola de despidos masivos que se viven actualmente en el país llevan a intentar buscar puntos de unión entre las organizaciones y afirmó que esta fue una de las posturas por las que aceptaron participar de la reunión para discutir la posibilidad de una sola marcha: “pero no fuimos nosotros los que levantamos la negociación, están los mails, las posiciones públicas de ellos que no quisieron seguir discutiendo y difundieron su convocatoria cuando nosotros no la habíamos sacado en pos de esta posibilidad. Ellos la difundieron públicamente en lugar de hacer una reunión para charlar con nosotros, con lo cual fueron los organismos kirchneristas quienes impusieron las 2 marchas, no el Encuentro Memoria Verdad y Justicia. Pasado esto nosotros no vamos a dividir el campo popular en la lucha por las reivindicaciones y por la situación que está y que se viene, que entendemos que es grave y va a ser grave, ya que hay una profundización de la represión. Ocurre que después tenemos una diferencia con los organismos kirchneristas que plantean que la represión empezó ahora, mientras que nosotros decimos que en realidad continúa y se profundiza. Por ejemplo, el protocolo con el que Macri quiere avanzar en estos días tiene un antecedente directo que son los proyectos de ley que impulsó el Frente para la Victoria con Diana Conti o Carlos Kunkel, que planteaban también un protocolo para reprimir las protestas sociales. Entonces tenemos cambio, profundización y continuidad, todo al mismo tiempo, no es que antes era la panacea del respeto por los derechos humanos y ahora vino el cuco y se vino la noche. Esa es una diferencia que tenemos, que no nos impide estar en la calle tal como ocurrió con muchas organizaciones que están en el Encuentro y que participaron del paro de ATE del 24 de febrero, en el que confluyeron organizaciones que hasta ahora eran críticas del kirchnerismo con organizaciones kirchneristas, y se dio un rechazo importante al protocolo y una movilización extraordinaria contra los despidos. Creo que nuestra línea en el sentido de la confluencia es lo que se dio el 24 de febrero”.
“Nosotros fuimos a discutir, porque hacía 10 años que no había una reunión para discutir nada, nos plantearon una marcha sola sin discutir nada y nosotros dijimos que primero había que discutir un poco porque sino somos todos energúmenos que hace 10 años que marchamos por separado y de repente nos juntamos porque asumió Macri cuando ellos vienen haciendo acuerdos con Macri desde el comienzo del gobierno de Cristina Fernández como mínimo, con la creación de la Policía Metropolitana, el endeudamiento. Hay un montón de leyes en el Congreso y en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires que no hubieran sido posible sin la alianza entre el PRO y el FPV, con lo cual está claro que el kirchnerismo está vivo, que es una corriente en la sociedad y que quiere imponer su relato, ahora desde la oposición y está en disputa ese sector opositor”, agregó el integrante de Liberpueblo.
En este punto, Tauber aclaró: “nosotros no descartamos, de hecho nuestro objetivo es hacer posible lo necesario y oponernos a las políticas neoliberales de Macri, pero con una línea que no sea volver al kirchnerismo sino de llegar nosotros. Eso es lo que nos diferencia del kirchnerismo, lo cual no nos va a impedir golpear juntos y estar juntos en la calle y en donde tengamos que estar contra el macrismo. Lo que pasa es que hay veces que el kirchnerismo quiere empujar salidas rupturistas, de destrucción de patrimonio público; por ejemplo en Quilmes cuando fueron los despidos empujaban a incendiar la municipalidad y uno entiende que hay formas y formas, momentos y momentos políticos para llevar adelante la oposición a los despidos, las políticas del macrismo, pero en todo lo que podamos juntar al campo popular para golpear esta política antipopular nos van a encontrar al pie del cañón”.
Hacia el final de la charla con Alfredo Grande e Irene Antinori, Nicolás Tauber reiteró la convocatoria de las organizaciones que componen el Encuentro Memoria Verdad y Justicia para el próximo 24 de marzo, a partir de las 15.30, desde Congreso hasta Plaza de Mayo: “esperemos que todo sea con fraternidad y entre compañeros, que podamos expresar nuestras posiciones, la lucha, la historia del movimiento popular argentino en paz, con tranquilidad y que se expresen los millones que se quieran expresar”, cerró el abogado e integrante de Liberpueblo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario