14 mar. 2016

Lo dijo en Otras Voces... Otras Propuestas, por La Retaguardia, Enrique Banfi, presidente de la Asociación Civil Vecinos de Belgrano, que junto a otras organizaciones vecinales llevan adelante la campaña “Buenos Aires No Se Vende”, para denunciar y detener el intento del gobierno porteño de privatizar varios de sus terrenos, muchos de ellos históricos y valiosos. (Por La Retaguardia)


“El primer objetivo que nos propusimos es que se sepa lo que está pasando, porque lo grave de esta situación es que se podrían vender a espaldas de la ciudadanía terrenos que son propiedad de la ciudad. El 3 de diciembre de 2015 en la Legislatura porteña, cuando el 60- 65% de los diputados se iba y no renovaba su banca, se votó una ley que aprobaba la creación de una agencia de bienes de sociedad del Estado, que estaría autorizada a vender terrenos para emprendimientos inmobiliarios”, explicó Enrique Banfi en diálogo con el programa Otras Voces… Otras Propuestas, que conducen Luis Angió y Rosaura Barletta por Radio La Retaguardia.
Uno de esos terrenos es el de Tiro Federal: “son 16-17 hectáreas que están ubicadas desde Libertador hacia el Río. Todo el predio fue declarado años atrás monumento histórico a pesar de lo cual el gobierno de la ciudad está decidiendo que podría venderse o que quiere venderlo, y este sería además el inicio de todo un movimiento inmobiliario impresionante que seguramente acabaría con todos los clubes de la zona, porque empieza a construirse, a comprarse y a empujarse, sería una cuña que hasta incluso se ha anunciado en los diarios. Salió un artículo creo que en Clarín donde se hablaba justamente de generar un emprendimiento inmobiliario muy importante en todas esas tierras que no se usaban, desconociendo que sí se usan, que son históricas, que tienen trabajadores, que a la gente que vive acá le encanta tener todo esto, que la ciudad necesita estos espacios”, expresó Banfi.
Aquel 3 de diciembre, 44 legisladores, es decir la totalidad de las 2 bancadas mayoritarias, el PRO y el Frente para la Victoria más algunas aliados, votaron esta ley: “ni se debatió, en la versión taquigráfica no aparecen las discusiones, simplemente se resolvió que se iba a votar, no se anunció en la campaña, nadie dijo, ningún partido que se estaba pensando vender las tierras de la ciudad, porque saben perfectamente que la ciudadanía se opone a esto. Cuando entramos en contacto con todas las asociaciones civiles, vecinales, vemos que todo el mundo está indignadísimo, es un abuso, un atropello para lo que es una gran ciudad como Buenos Aires. Las grandes ciudades del mundo no venden su patrimonio, al contrario, lo aumentan, lo acumulan, lo cuidan, lo transforman en espacios públicos. Estoy hablando de Nueva York, que no vende terrenos, las Torres Gemelas por ejemplo están implantadas sobre terrenos del Estado, no son propiedad. Londres, París no venden ni un terrenito. Otros países que están en situaciones complicadísimas, países pequeños, centroamericanos, ahí sí puede ser que se encuentre alguna municipalidad que desesperada tenga que vender algo para hacer alguna cosa, pero no es el caso de Buenos Aires, que es una de las ciudades más ricas de Latinoamérica. Nos están tratando de vender con la idea de primer mundo, que vamos a hacer obras, cosas maravillosas, centros científicos, y además es indignante porque tenemos una publicidad que estamos distribuyendo donde en inglés se dice ‘señores inversores, han aparecido nuevas oportunidades en el campo inmobiliario, aproveche’. Y te muestran una maqueta construida sobre los terrenos del Tiro Federal, con construcciones que son simplemente de especulación e inversión inmobiliaria internacional”, aseveró el presidente de la Asociación Civil Vecinos de Belgrano.
“Nosotros les decimos a los legisladores, que deberían ser nuestros representantes: ‘señores, nosotros los elegimos para que representen lo que queremos, la ciudadanía no quiere que se vendan los terrenos, ni por doble lectura, ni con o sin trampa’”, afirmó Banfi en referencia a la metodología que por lo general debe llevarse adelante ante estos proyectos. Primero la iniciativa debe aprobarse en primera lectura, luego efectuarse una audiencia pública y finalmente la sanción definitiva a través de una segunda lectura que tenga en cuenta las distintas opiniones escuchadas en las audiencias. Sin embargo, este mecanismo que está incluido en la Constitución de la Ciudad no se respeta: “las audiencias públicas terminan siendo una burla a la ciudadanía, tienen solo la apariencia, es de lo más perverso, es como que te dicen ya cumplí, la ciudadanía se ha manifestado, ahora hago lo que se me canta”, señaló Banfi.
Ejemplos de esta situación sobran: “en Catalinas Sur había unos terrenos que estaban ocupados por un estacionamiento, se hizo una audiencia pública, fuimos muchos vecinos a oponernos y fue vergonzoso porque si bien se cumplió con los requisitos legales no fue un acto legítimo porque hubo un solo interesado en el remate y el Estado además tuvo que indemnizar a aquel que tenía la concesión para el estacionamiento, o sea que utilizando los mecanismos legales de primera lectura, audiencia pública, segunda lectura, en realidad lo que se hizo fue burlar a la ciudadanía”.
Para Banfi, la gran lucha de los vecinos es por el saneamiento de la “estructura podrida de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires”: “se parece al Concejo Deliberante y hace acordar a la escuela shopping. Por eso somos varias las asociaciones vecinales, organismos, consejos consultivos que estamos participando de esto, y cada vez aumenta más la lista de asociaciones que están tomando cartas en el asunto. Una de las cosas que decidimos fue el repudio a los 44 legisladores que votaron esta ley y se los declaró personas no gratas de la ciudad. Esto se hizo en la parroquia Santiago Apóstol donde de los vecinos presentes, el 95% levantó la mano y dijo que repudiaba a estos señores. Fue cómico porque hay dos que se abstuvieron, (Javier) Gentilini (Frente Renovador) y (Graciela) Ocaña (Confianza Pública), entonces los declaramos personas dudosas”.
Al ser consultado acerca de cuál puede ser la “contraprestación” que recibieron algunos legisladores del Frente para la Victoria para apoyar estas iniciativas, una conducta que quizás para un público no involucrado resultaría difícil de explicar, Banfi manifestó: “aparentemente todos han mejorado sus cargos, todos han salido para lugares que son mejores, habría que hacer la investigación y los vecinos queremos que se haga. Esto nosotros lo hemos detectado y también ha sido nota de los diarios, por ejemplo, cuando se han elegido los defensores, y claramente la ciudadanía no se siente defendida por sus defensores porque directa o indirectamente han sido comprados, manipulados, presionados, inclinados a no defender los intereses del pueblo”.
En este punto, Banfi especificó citando un caso que involucra a su Asociación Civil: “se iba a hacer una obra en la calle Arribeños y el Consejo Consultivo de la Comuna y mi Asociación nos presentamos ante la Defensoría General de la Ciudad hace unos 2 años y medio para rechazarla. La Defensoría consideró que la peatonalización era un absurdo, dijo que se iba a oponer y hacer un amparo, le dijo al gobierno porteño ‘ustedes empiezan la obra, nosotros le vamos a hacer una amparo y parar la obra’, el Ejecutivo paró la obra y retiró la licitación. Sin embargo, tiempo después cambiaron al defensor general y apareció la nueva licitación, los mismos actores nos presentamos ante la misma Defensoría, el mismo organismo con defensor nuevo, pero no nos contestaron. O sea, de un mismo despacho de 44 páginas donde la Defensoría fundamentaba por qué no se podía hacer esa obra y que ellos iban a encabezar un amparo pasamos a que directamente no nos contesten. Lo mismo pasa en la Defensoría del Pueblo, por ejemplo, en relación a los bares en las plazas. Como Defensoría, se había opuesto a esta medida, había fundamentado su posición, se había presentado en la audiencia pública y manifestado que le parecía que afectaba gravemente a la ciudadanía el hecho de ceder espacio público en las plazas. Cambiaron al defensor y los ciudadanos descubrimos la falsificación de un acta en el proceso de elaboración de la ley, pero el nuevo defensor del pueblo no nos recibió. Acabábamos de descubrir un delito, o algo que presuntamente puede serlo, la Defensoría debe auxiliarnos, ellos son los que tienen que defender a los ciudadanos, pero no nos recibieron”.
En cambio, Enrique Banfi destacó a los legisladores que sí actuaron de manera diferente apoyando el reclamo de los vecinos: “hay varios que se opusieron a aquel proyecto de diciembre pasado como (Alejandro) Bodart (MST-Nueva Izquierda) que incluso e otro día denunció en esta reunión de vecinos que esto era un fraude, (Gustavo) Vera (Bien Común) y (Adrián) Camps (Socialismo Auténtico) fueron otros. Son varios los legisladores y son aquellos que no pertenecen a estas 2 grandes fuerzas. Pero lo mismo pasó con la Isla Demarchi, se estuvo casi a punto de negociar para hacer el Dubai en la Costanera Sur, que se canjeaba por el Polo Audiovisual de la Isla Demarchi”.
En este sentido, el presidente de la Asociación Civil Vecinos de Belgrano aseveró: “lo que pasa es que los ciudadanos estamos acostumbrados a que votamos al partido y no sabemos bien quiénes son los legisladores y después no nos damos cuenta que en realidad hacen lo que se les canta y eso de representarnos queda en los libros de Educación Cívica, no en la realidad, hoy la Legislatura sigue siendo un lugar de negocios".

0 comentarios:

Publicar un comentario