29 mar. 2016


Un nuevo ataque de la policía bonaerense. Esta vez contra un estudiante. En el programa Otras Voces… Otras Propuestas dialogamos con Héctor Dugour, docente del bachillerato popular Raíces del Barrio Las Tunas de General Pacheco, Partido de Tigre. (Por La Retaguardia)

Foto: www.laizquierdadiario.com.ar


“Un habitante del barrio, estudiante del bachillerato popular Raíces, tuvo una discusión con un vecino que es policía. Como se dan estas cosas en los barrios, el vecino lo invita a la calle a pelear pero la sorpresa que se lleva nuestro estudiante es que cuando sale lo estaban esperando varios patrulleros, mucha policía, policía de civil y entre todos le empiezan a pegar, lo golpean brutalmente, le aplican una picana nueva que tenían, que es como si fuera un arma de puño que hace descargas eléctricas. Lo golpean brutalmente ante la resistencia de la madre, algunos familiares, algún vecino que salió en defensa de él. Lo terminan golpeando tanto que se lo lleva la policía”, relató Héctor, docente del bachillerato popular Raíces, en diálogo con Otras Voces… Otras Propuestas, que conducen Luis Angió y Rosaura Barletta por Radio La Retaguardia.
“La familia lo empieza a buscar –continuó Héctor–, la única comisaría que hay es una que está en la ruta197 a pocas cuadras del domicilio de Emanuel, pero ahí no estaba, entonces inmediatamente se dirigen a la fiscalía de General Pacheco, preguntan y hacen la denuncia de lo que había pasado. La fiscalía llama a la comisaría y le dicen que no hay ningún detenido ahí, los familiares se empiezan a preocupar. Como estaba tan golpeado deducen que es posible que lo hayan llevado al hospital de Pacheco y esa deducción resulta cierta porque allí lo encuentran finalmente. A todo esto transcurren alrededor de 2 horas entre que van a la comisaría, a la fiscalía, y que terminan yendo al hospital. Lo encuentran en mal estado, golpeado y es trasladado después a la comisaría. Es decir que durante 2 horas estuvo prácticamente desaparecido, pensando en estas épocas, pensando en la ilegalidad y en la impunidad con que se maneja la policía, él estuvo en esta situación. En la comisaría se empiezan a juntar vecinos a reclamar por la libertad de Emanuel porque él no había hecho nada, lo habían golpeado, habían entrado sin orden de allanamiento prácticamente hasta dentro de la casa, se lo habían llevado a los golpes, reclaman su liberación, y él termina siendo liberado después de la presión de la gente”.

Los culpables

Respecto a la identificación de los agresores, Héctor afirmó: “tenemos muchas fotos de Emanuel golpeado, están las fotos de algunos policías que lo golpearon, están los nombres de los dos agentes que más lo golpearon, después está el encubrimiento del resto de la policía, y ante un hecho similar que había ocurrido hace un mes atrás donde la policía también entró al barrio con la excusa de buscar un ladrón, se metió en las viviendas de los vecinos a las patadas, muy al estilo patota, se metió en los domicilios de los vecinos que reaccionaron tirándole piedras a la policía y apedreando a los patrulleros, haciendo correr a cuatro patrulleros que habían llegado y se tuvieron que retirar”.
Ante lo sucedido, desde el bachillerato popular hicieron una denuncia pública a partir de la que se comunicaron tanto desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) como desde la Comisión Provincial por la Memoria (CPM): “la CPM nos dijo que ante estos casos no hiciéramos la denuncia ni en la fiscalía de Pacheco, ni en la de Talar porque son dos de las fiscalías más corruptas que existen, y que nos convenía hacer la denuncia en Pilar. Gracias a este consejo, nosotros alertamos a la familia de Emanuel para que haga la denuncia en Pilar que es donde está radicada ahora. Hay datos concretos, nombres, fotos, y una denuncia radicada en una fiscalía que no está sospechada de corrupción”, explicó Héctor.
Las Tunas es un barrio popular como tantos otros en Tigre. Allí viven alrededor de 40.000 personas y una de sus características es, según indicó Héctor, organizarse ante determinadas emergencias: “la zona está rodeada de muchas fábricas, el Frigorífico Rioplatense -donde Emanuel es operario-, la Papelera Santa Ana, la Papelera Tucumán, la Ford, la ex Terrabusi, Volkswagen, todos los vecinos del barrio nutren de trabajadores a estas fábricas que nos rodean. Cuando hay conflicto en las fábricas, repercute en el barrio y los vecinos son solidarios con los trabajadores. Lo que nos comentan los compañeros de Emanuel, es que no fue a trabajar en estos días, está muy mal, muy triste, con miedo de salir a la calle, en un estado en que uno podría decir que es depresión, todo secuelas de lo que él pasó, sobre todo sabiendo que el que lo agredió es un vecino, y que uno de ellos le dijo ‘a vos te van a encontrar un día en un zanjón’, la vieja práctica y la vieja amenaza que conocemos los que tenemos un par de años”.
En cuanto al rol del bachillerato popular, Héctor expresó: “nosotros hacemos la denuncia pública, alertamos a los vecinos; este es un barrio que se organiza, entonces llamamos a los vecinos, hacemos asambleas, vemos juntos las líneas de acción, vemos si vamos a hacer una movilización frente a la comisaría en la ruta, todo esto lo vemos con los vecinos y la ayuda de los medios alternativos que realmente siempre están presentes, nos llaman, se preocupan, se ponen a disposición, y es el único reaseguro que tenemos los militantes que estamos en los barrios de que no hay un después, de que la represión no se extienda a otros vecinos. Hacer estas cosas públicas es nuestra única herramienta para salvaguardarnos”.

0 comentarios:

Publicar un comentario