15 abr. 2016


Así definió la abogada Lucía Tejera al intento de reapertura de la causa por el asesinato de José Ignacio Rucci y la consiguiente reaparición de la teoría de los 2 demonios. Tejera es integrante del colectivo Kaos, que representa una de las querellas del tercer tramo de la megacausa ESMA. Lo dijo en el marco de una entrevista en el programa Oral y Público, que se emite por Radio La Retaguardia, y de la que también participó Víctor Basterra, sobreviviente de ese centro clandestino, que integra ese grupo querellante y es testigo esencial de la causa. (Por La Retaguardia)

Foto: Rucci y Perón, sonrientes.
En las últimas semanas, los hijos del dirigente sindical pidieron la reapertura de la causa por su asesinato, ocurrido en septiembre 1973, y pidieron la citación a declaración indagatoria de los integrantes de la Comisión de Montoneros que aún viven, es decir Mario Firmenich, Roberto Perdía y Fernando Vaca Narvaja (aunque este último no pertenecía a la Comisión en esa época).
Según explicó Eduardo Soares, abogado de Perdía, en una entrevista realizada por Alfredo Grande e Irene Antinori en su programa Sueños Posibles, los hijos de Rucci ya cobraron una indemnización en la década del ’90, señalando que la muerte había sido producida por el Estado nacional. Sin embargo, ahora dicen que se trata de un delito de lesa humanidad, que no prescribe, porque hubo 50 días (el gobierno de Héctor Cámpora) en los que Montoneros tuvo algún tipo de presencia en el Estado.
“El planteo de ellos es que Montoneros era parte del Estado y por eso debería ser un crimen de lesa humanidad, el juez de instrucción (Ariel Lijo) ya había dicho que no, la Cámara fue la que dijo que siga abierta la causa. Para mí, sinceramente, es como que mantienen esta causa abierta por las dudas y cada tanto le agregan una o dos fojas al expediente, todos los septiembres es como que hay movimiento en esa causa, justo para la fecha del asesinato de Rucci (25 de setiembre). Este tema para mí es como una cuestión de revivir la teoría de los dos demonios por un lado, que más allá de que ahora algunos funcionarios del Estado nacional, o más bien de la Ciudad de Buenos Aires, lo están haciendo o lo pretenden hacer, lo cierto es que no hay mucho más para decir de eso, creo que no es una cuestión de que se arriesguen los hijos de Rucci, sino una cuestión del Poder Judicial en mantener abierta esta causa porque ya en otras donde se ha querido seguir o abrir contra hechos que cometió la organización Montoneros la justicia ha sido muy clara al momento de decir que se investigan estos delitos y ya están prescriptos porque no se los considera de lesa humanidad, y el hecho de que sea Montoneros parte del gobierno en ese momento no me parece que sea un argumento tan sólido como para hablar de imprescriptibilidad de un delito”, expresó la abogada del Colectivo Kaos, Lucía Tejera, en diálogo con Oral y Público. 
En el mismo sentido, Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA, reflexionó: “esta nueva embestida por implantar la teoría de los dos demonios tiene una doble vuelta que es la que en algún momento de este proceso que estamos viviendo, que es un proceso muy peligroso para el conjunto de la sociedad, yo siempre digo que ahora nos gobierna la ultra derecha, no es una derecha común, no necesitó de las fuerzas armadas para imponer sus ideas sino que recurrió al voto del pueblo y eso le da una especie de legitimidad particular, y que trae aparejado empezar a mirar al sobreviviente. Por ejemplo, en mi caso, yo pertenecía a las Fuerzas Armadas Peronistas, ahora lo puedo decir; hace más de 20 años no, decía que pertenecía al Peronismo de Base, que era cierto, pero las FAP eran el padre y tutela del Peronismo de Base. Tenía un trayecto en la historia política argentina que puede llegar a convertirse en un proceso, en una especie de criminal de guerra según el concepto que van a tratar de desarrollar de que acá hubo un acto de guerra, que hubo dos demonios y que hay gente que hizo barbaridades. Yo siempre digo, un poco para defenderme y otro poco porque es la realidad, que lo que yo veo horrendo es la tortura y la desaparición, y en los juicios siempre los pongo como elementos sustanciales; la muerte es un aspecto lamentable pero que es producible en un enfrentamiento entre facciones, pero la tortura y la desaparición fue lo sistemático que se llevó adelante contra todos los que estuvimos prisioneros durante la dictadura, ese fue el rasgo típico de la dictadura. Este viejo elemento que tratan de poner de nuevo sobre la mesa, la teoría de los dos demonios o el hecho ahora de esta lamentable situación de la muerte de Rucci, que lo quieren poner como que también formaba parte del Terrorismo de Estado, un Estado democrático, eso es más grave”.

Una vieja teoría

En este punto, Tejera retomó la persecución jurídica que sufrieron los sobrevivientes del Terrorismo de Estado: “la teoría de los dos demonios se inicia con esos decretos de Alfonsín en cuanto por un lado la persecución penal de quienes integraban las organizaciones armadas, y por otro lado la persecución penal de los integrantes de la Junta militar, en ese orden también. Respecto a la teoría de los dos demonios me gusta seguir las ideas de Graciela Daleo (sobreviviente de la ESMA y parte de la misma querella) que dice que en realidad es la existencia de un solo demonio que son las organizaciones armadas que justifica la aparición del otro demonio,. Caer en la teoría de los dos demonios es lo que cuenta Víctor y un poco esta cuestión de lo que mantiene o persiste en la causa Rucci de decir que habría un demonio que eran las organizaciones armadas, y decirlo justamente en un contexto, en un momento en que la sociedad argentina durante todo este proceso de 30 años en que nosotros luchamos contra la impunidad y generamos un proceso de memoria, verdad y justicia porque esto va más allá del gobierno, estos juicios no los puso Néstor Kirchner o Cristina Fernández y los saca Macri, es un proceso del movimiento popular que nosotros logramos y de consenso popular de militantes políticos y de derechos humanos. Lo que sí es cierto es que hablar de esto es como demonizar la organización política, demonizar de vuelta la cuestión de las organizaciones armadas e impedir en cierto punto todo esta discusión que se empezó a dar en el último tiempo de poder darnos una discusión de que acá hubo un proceso revolucionario en Argentina, entonces volver a todo eso es como retrotraer y retroceder en esa discusión de si hubo o no un proceso revolucionario”.
En cuanto al planteo de la existencia de una guerra que suelen utilizar las defensas de los represores y que repiten quienes pregonan la teoría de los dos demonios, la letrada aseguró que se trata de una afirmación que se cae en el minuto uno: “en el momento en que como dijo Víctor acá se aplicaron desapariciones y torturas de manera sistemática, acá no se aplicó ni el derecho a la guerra con las seis Convenciones de Ginebra, ni el derecho penal; acá a los secuestrados no se les aplicó ningún tipo de derecho, entonces no pueden argumentar la cuestión de la guerra porque sinceramente se cae en dos segundos; Creo que son cuestiones más de titulares que largan, que cuando te ponés a discutir seriamente no lo pueden sostener”, concluyó.


0 comentarios:

Publicar un comentario