22 abr. 2016


En el Enredando Las Mañanas del jueves, entrevistamos  a Roberto Lovera, integrante del grupo  Autoconvocados por la vida de Tinogasta (Catamarca), quien nos contó sobre el anteproyecto de ordenanza que busca prohibir la megaminería metalífera, la de uranio y torio, y el uso de los productos químicos que se emplean para estos tratamientos. (Por RNMA)

El anteproyecto fue ingresado la semana pasada al Concejo Deliberante de Tinogasta, en la provincia de Catamarca. El texto será revisado en las comisiones pertinentes.
Roberto Lovera, que hace nueve años trabaja junto a Autoconvocados por la Vida, contó que “el pueblo es muy consciente de lo que se ha planteado, por lo que se ha conseguido en un pueblo tan pequeño el aval de 2500 firmas para que esto nazca como una iniciativa popular” y remarcó que “lo independizamos del apoyo político de concejales, para que sea la comunidad la que le pida a sus representantes la participación y el compromiso en pos del bien común”.
“Cuando se habla de minería se habla solo de cianuro y loquitos sueltos”, explicó Lovera: “el problema de fondo es una política que llevan las empresas mineras, que toman al Estado, al cuerpo político y a los gobiernos como rehenes y los someten a sus decisiones. El Estado cede su función a estas empresas para que puedan conseguir el apoyo social. Compran voluntades y llevan a la división de los pueblos. Hay provincias que han hasta alterado sus manuales de geografía porque decían algo sobre la megaminería” y resaltó el accionar sobre la educación, la salud, la justicia y las religiones.
El integrante de Aautoconvocados por la Vida aseguró que “es muy complejo el tema y  a veces se prohíben estos debates y se persigue a la gente que habla”. También aseguró que “es necesario que se conozcan estos temas y se pueda trabajar en esto, para que la gente entienda cuáles son los planteos formales de lucha, que están los Estados ausentes y se deja a las empresas que actúen sobre las poblaciones llevando a las divisiones sociales. Esa penetración es muy grave y muy peligrosa, y pasa donde hay minería, glisfosato o petróleo”.
“Hay tantas cosas raras dentro de estos convenios que directamente no se muestran”, expresó Lovera y se refirió concretamente al acuerdo de la mulitnacional Chevrón con YPF en la provincia de Neuquén, donde se aprobaron cláusulas secretas que costaron toda una jornada de feroz represión fuera del recinto donde se votó.
“Consideramos que una vez que están radicados los emprendimientos, ya el daño que dejan es irreversible”, concluyó y finalizó asegundando que “cuando terminan queda lo peor, con daños de hasta 100, 200 y muchos más años”.

ESCUCHAR O DESCARGAR AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada